31 ene. 2008

Necesitamos personas inteligentes, no personas buenas

"Yo estaba viajando con un monje hindú. Él era un hombre bueno en todo sentido: no violento, una persona muy silenciosa, y entre los hindúes, nadie podía haberse dado cuenta de su estupidez.

Cuando llegó una limosina a la estación para recibirnos, él no se sentó. Le pregunté: "¿Cuál es el problema?".

El conductor dijo: "Primero hay que poner su colchoneta de bambú en el asiento. Él se va a sentar sobre la colchoneta de bambú, porque es un asceta. No puede sentarse en un auto tan lujoso, en un asiento tan lujoso".

Inmediatamente trajeron su colchoneta de bambú, la pusieron ahí y él se sentó. Yo estaba mirando todo el show. Ahora, él piensa que está sentado en su colchoneta de bambú y no se da cuenta acerca del auto lujoso. Bajo su delgada colchoneta de bambú hay un hermoso tapizado de
cuero. Eso no es su problema, él ha creado una barrera. Yo dije: "Esto es simple estupidez. Eres un hombre tan bueno, pero ¿no puedes ser también inteligente?".

Y luego comenzaron los problemas. Él bebía solamente leche, no comía ninguna otra cosa...

Cuando supe todo esto, simplemente me dio risa. Él bebía sólo leche de vaca. Los hindúes son grandes adoradores de la vaca. Ellos adoran tanto a la vaca que hasta la bosta de la vaca se torna "santa bosta de vaca". Ellos se la comen, ellos se beben la orina de la vaca... es santa...

Y este hombre tenía también otras condiciones. La vaca debía ser completamente blanca, porque el negro representa al diablo, a la muerte, a la oscuridad y a todo lo que es malo. Entonces había que encontrar una vaca blanca para él. Tenía que ser completamente blanca, ni siquiera unas pintitas de otro color.

Le dije: "¿No puedes ver el simple hecho de que hasta la vaca negra da leche blanca?. Tienes que pensar en la leche. La leche no se vuelve negra".

Él dijo: "No molestes mi vida religiosa". Él era adorado por estas ideas idiotas. Cada mañana tomaba lo que los hindúes llaman panchamrit, cinco néctares, las cinco cosas que vienen del cuerpo de la vaca: la bosta de la vaca, la orina, la leche, el yogur y la manteca. Pero estas cinco cosas tienen que ser mezcladas y esto se vuelve "los cinco néctares". Y es así como un verdadero santo hindú toma su desayuno.

Mira a las personas buenas, y rara vez las encontrarás inteligentes. Su estupidez no tiene límite. Mirando tantas personas buenas, he llegado a la conclusión de que excepto que nos libremos de las personas buenas no nos podremos librar de la estupidez, no nos podemos librar de todo tipo de ideas idiotas... necesitamos personas inteligentes, no personas buenas."

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://osho-maestro.blogspot.com

El deber es una palabra espantosa

"A mi padre le encantaba que le masajeasen los pies... Y yo estaba siempre disponible, porque no tenía nada que hacer en el mundo. Todos sabían de que yo no sirvo para nada, entonces nadie me daba ningún trabajo. La gente me dio trabajo algunas pocas veces y el resultado fue tal desastre que dejaron de darme trabajos. Y como yo andaba siempre por ahí, él me pedía. Algunas veces le decía que sí y algunas veces le decía que no.

Un día me preguntó: "¿Cómo es el asunto?. Algunas veces dices que sí, algunas veces dices que no..."

Yo le respondí: "Digo que sí cuando siento que lo puedo hacer amorosamente, alegremente, sin ninguna compulsión. Y digo que no cuando siento que lo estaría haciendo por compulsión, como un deber, y para mí el deber es una palabra espantosa".

Algunas veces solía suceder que comenzaba a masajearle los pies y en la mitad decía: "Se terminó". Y él decía: "Todavía no estoy satisfecho".

Yo decía: No es cuestión de tu satisfacción, yo estoy perfectamente satisfecho. Seguir masajeándote sería a partir de la compulsión y odio hacer cualquier cosa por compulsión. Discúlpame".

Él decía: "Eres un niño extraño. Comenzaste y lo estabas haciendo tan bien...."

Y yo le decía: "Lo estaba haciendo tan bien porque me encantaba hacerlo. Cualquier cosa que me encanta hacer, la hago. Pero cuando no siento ningún amor no quiero fingir. Y quiero ser claro contigo: ésta será mi aproximación a todas las cosas en la vida. Cuando digo que sí, quiero decir que sí; y cuando digo que no, quiero decir que no. Nunca trates de cambiar mi no por un sí, porque no tendrás éxito. Moriré antes que hacer cualquier cosa por obediencia, por compulsión, porque eres mi padre".

Pero en todo el mundo la gente está haciendo cosas que odian; dicen que odian hacerlo, pero hay alguna compulsión y lo tienen que hacer".

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://osho-maestro.blogspot.com/

La riqueza consiste en tu plenitud, en tu alegría interna, una sensación de que has llegado a cumplir con tu destino

"Me estaba hospedando en una casa y un niño pequeño estaba jugando. Yo estaba sentado en el césped y él estaba jugando alrededor mío, entonces comenzamos a conversar. Le pregunté: "¿En qué te convertirás en tu vida?". Y él dijo: "Por lo que puedo ver ahora, en loco".

"¿Y de dónde sacaste esa idea?", le pregunté.

Él dijo: "Mi madre quiere que sea doctor, mi padre quiere que sea ingeniero, mi tío quiere que sea científico; es por esto que estoy diciendo que todas estas personas me van a volver loco y nadie me pregunta qué es lo que yo quiero ser. Están decidiendo, están peleando, están discutiendo continuamente. Soy el único hijo y todos quieren proyectar sus ambiciones en mí".

Le dije al niño: "Aprende a decir no. No hay necesidad de volverse loco. Afirma aquello que quieres llegar a ser, arriesga todo por ello y nunca serás miserable. Puede que no te vuelvas muy rico, puede que no te vuelvas muy famoso, pero ¿a quién le importa la fama? . Y el dinero no puede comprar ninguna cosa que sea realmente significativa. Si estás profundamente contento porque has llegado a ser aquello que deseabas, serás la persona más rica del mundo".

La riqueza no consiste en una cuenta bancaria, la riqueza consiste en tu plenitud, en tu alegría interna, una sensación de que has llegado a cumplir con tu destino".

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://www.osho-maestro.blogspot.com/

No hay realmente ninguna otra meta excepto el viaje

"Si en el momento de la muerte, la muerte te pregunta: "¿Te gustaría vivir una vez más tu vida, la vida que has vivido?". ¿Cuál piensas que sería tu respuesta?. Yo no creo que ningún hombre inteligente estaría listo para vivir la misma tragedia otra vez. Exactamente la misma mujer, el mismo marido, exactamente el mismo drama, los mismos diálogos.

Pero un hombre que ha vivido la vida no como una miseria sino como una exploración de nuevas experiencias, siempre moviéndose, siempre yendo hacia arriba, siempre buscando algo mejor, siempre creándose a sí mismo, siempre destruyendo lo que en él es basura y sacando lo mejor.... tal vez ese hombre diga: "Bueno, una vez más entonces, no hay nada malo en esto".

Pero sólo un hombre que ha vivido realmente de manera intensa y total, que no ha sido tibio, que ha quemado la antorcha de su vida por ambos extremos, estará listo para atravesar la vida nuevamente. Porque sabe que puede cambiar todo lo que ha sido, puede encontrar nuevos espacios, puede encontrar nuevas montañas para subir, puede encontrar nuevas estrellas a las cuales llegar, puede confiar en sí mismo. Sabe de su valentía, y sabe que vivir peligrosamente es el único modo de vivir....

Si deseas cambiar, entonces no lo pospongas para mañana. Desde este mismo momento comienza a explorar y recuerda no ser repetitivo. Busca siempre algo nuevo, busca algo fresco, porque no hay realmente ninguna otra meta excepto el viaje, entonces has de él lo máximo. Hazlo tan hermoso como sea posible, tan encantado, tan creativo como tengas la capacidad de hacerlo. Y tienes infinita capacidad, simplemente está adormecida.

Zarathustra desea provocarte a ser un buscador de lo imposible, un escalador de montañas, un viajero de los caminos por los que nunca ha viajado nadie y tal vez nadie viajará. Sólo esta novedad, esta juventud puede ser llamada verdaderamente vivir. De otro modo estás simplemente vegetando....

Para ser un hombre se necesita tener valentía, porque ser un hombre significa una continua superación, una trascendencia cada día. Allí donde te deje la puesta del sol, no debería encontrarte la salida del sol y donde te deje la salida del sol no debería encontrarte la puesta del sol.

Sé un viajero del alma, un viajero de las profundidades mayores de la conciencia".

Osho, Zarathustra, el profeta que ríe

http://osho-maestro.blogspot.com/

Lo importante es que uno no actúe dormido. Entonces, todo lo que hagas es meditación

"El observar es meditación. Lo que observes es secundario. Puedes observar los árboles, puedes observar el río, puedes observar las nubes, a los niños jugando alrededor. El observar es meditación. Lo que observes no es importante, el objeto no es importante. El modo de la observación, la manera de estar consciente y alerta, eso es la meditación.

La clave no está en la acción, sino en el carácter que tú das a esa acción. Caminar puede ser una meditación si te mantienes alerta. Sentarse puede ser una meditación si te mantienes alerta. Escuchar a los pájaros puede ser una meditación si escuchas conscientemente. El simple hecho de escuchar la voz interior de tu mente puede ser una meditación si permaneces alerta y vigilante. Lo importante es que uno no actúe dormido. Entonces, todo lo que hagas es meditación".

Osho, El arte del té

http://osho-maestro.blogspot.com/

Hagas lo que hagas.... sumérgete de lleno en ello, éstate totalmente inmerso

"Acerca tu conciencia al sabor. Cuando estés comiendo, olvida todo lo demás; conviértete en tu lengua, tus glándulas gustativas. Vívelo en su totalidad. Saborea la comida lo más intensamente posible; te llevarás una gran sorpresa. No una sino muchas sorpresas.

Primero, llegarás a ser consciente de que no puedes comer más de lo necesario. No necesitas dieta; sólo los tontos lo hacen. Si haces dieta unos cuantos días, después te lanzas a la comida desquitándote y ganas más peso del que habías perdido. Si eres inteligente, acerca tu conciencia a tu paladar. ¿Por qué comes más?. Por la sencilla razón de que no saboreas y tu hambre de sabor continúa, así sigues tragando más. Si realmente saboreas, enseguida te quedas satisfecho, lleno.
Enseguida el cuerpo te dirá: "¡Basta!". Si estás atento serás capaz de escuchar cuando el cuerpo te dice basta.

Ahora mismo no estás ahí en absoluto. Estás comiendo, pero no estás
ahí, presente. Puede que estés en tu oficina o puede que hayas ido a algún otro sitio ha hacer mil cosas. Pero algo es cierto: que no estás en la mesa donde estás sentado, siempre estás en algún otro lugar. Nunca
estás donde estás; no se te puede encontrar donde estás.

Come, pero hazlo meditativamente, silenciosamente. Cuando estás
comiendo, estás hablando. No hables, porque si lo haces, perderás el gozo de comer, y cuando pierdes el gozo de comer, tu hambre de sabor sigue pidiendo más; entonces sigues comiendo. Eso parece no tener fin. La gente se pasa comiendo el día entero y aún así no quedan satisfechos. Comer dos veces puede ser suficiente, o como mucho tres veces ; pero la gente sigue y sigue comiendo. ¡Particularmente los americanos! Si no están comiendo no saben que otra cosa hacer. El hacer algo con la boca les mantiene ocupados. Si no están comiendo, están hablando. Si no están hablando, están fumando. Si no están fumando, están mascando chicle, como si hubiera que tener la boca
constantemente ocupada.

Incluso cuando estás comiendo estás hablando. ¿Cómo vas a saborear la
comida y cómo vas a ser sensible al sabor? .

Cuando entras en un jardín estás hablando. Si no estás hablando con
alguien más, estás en diálogo constante contigo mismo. Te divides a ti mismo en muchas personas, creas una multitud en tu interior. Te preguntas y te respondes dentro de ti mismo. No miras las flores. No sientes su fragancia, el gozo de los pájaros, la celebración de los árboles. No te permites a ti mismo ninguna sensibilidad, ninguna oportunidad de ser sensible, de ser más asequible a la existencia, de ser
más vulnerable....

Hagas lo que hagas.... (cosas sencillas: comer, andar, beber agua,
bañarte, nadar en el río; sea lo que sea: tumbarte al sol), sumérgete de lleno en ello, éstate totalmente inmerso. Conviértete en tus sentidos.
Baja de la mente a los sentidos, vuelve a ellos".

Osho, El arte del té

http://osho-maestro.blogspot.com/

30 ene. 2008

El apego es una enfermedad

"Por eso han de hacerse esas dos cosas; desapego, desapego con todo.

Esto no quiere decir que debas de dejar de disfrutar. Esta confusión está ahí y el Yoga ha sido mal interpretado en muchas maneras. Una es ésta. Parece que el Yoga está diciendo que mueras a la vida porque el desapego significa que no has de desear nada. Si no deseas nada, si no estás apegado a nada, si no amas nada, entonces serás solamente un cadáver. No; ése no es su significado.

Desapego significa "no dependas de nada" y "no hagas que tu vida y tu felicidad dependan de nada". Que prefieras, es correcto; que te apegues, no es correcto. Cuando digo que tener preferencias es correcto, quiero decir que puedes tener preferencias, que has de tener preferencias. Si hay muchas personas aquí, has de amar a alguien, has de elegir a alguien, has de sentirte amistoso con alguien. Ten preferencia por alguien, pero no te apegues a él.

¿Cuál es la diferencia?. Si te apegas, entonces se convierte en una obsesión. Si no tienes a la persona, te sientes infeliz. Si no estás con la persona, te sientes desgraciado. Y el apego es una enfermedad de tal calibre que si no tienes a la persona contigo, te sientes desgraciado, y si la persona está ahí, te sientes indiferente. Entonces está bien, entonces la tienes asegurada. Si la persona está allí, va bien; nada más que eso. Si la persona no está ahí, entonces sufres. Esto es el apego.

Tener preferencias es exactamente lo inverso. Si la persona no está ahí, tú estás bien. Si la persona está ahí, te sientes feliz, agradecido. Si la persona está contigo, no la tomas como algo seguro. Eres feliz, disfrutas, lo celebras. Pero si la persona no está contigo, tú estás bien. No exiges, no te obsesionas. También puedes estar solo y ser feliz. Hubieras preferido que esa persona estuviera contigo, pero no es una obsesión.

El tener preferencias es correcto; el apego es una enfermedad. Y el hombre que vive teniendo preferencias, vive inmerso en una profunda alegría. No puedes hacerle desgraciado. Solamente puedes hacerle feliz, más feliz, pero no puedes hacerlo desgraciado....

Una chica vino hace unos días a verme. Había venido dos meses antes, con su novio. Y estaban constantemente peleando entre ellos y el discutir se había convertido en una enfermedad, de modo que le indiqué que se separaran durante unas semanas. Dijeron que les era imposible vivir juntos, así que les dije que se separaran.

De modo que la chica estuvo aquí, en Pascua, y me dijo: "¡He echado tanto de menos a mi novio durante estos dos meses! . Constantemente he estado pensando en él. Ha empezado a aparecer incluso en mis sueños. Nunca me había sucedido antes. Cuando estábamos juntos, nunca lo vi en
mis sueños... Y , ¡déjanos vivir juntos otra vez , ahora! ".

De modo que le dije: "Por mí de acuerdo. Podéis vivir juntos. Pero recuerda solamente esto: estabais viviendo juntos hace tan solo dos meses y nunca fuisteis felices".

El apego es una enfermedad. Cuando estáis juntos, no sois felices...

El apego te hará más y más desgraciado; el preferir te hará más y más feliz... Todo el mundo ha de tener preferencias. Puede gustarte una comida y puede no gustarte otra. Pero esto es solamente una preferencia. Si no dispones de la comida que te gusta, entonces elegirás la segunda comida y será feliz, porque sabes que la primera no está disponible, y que has de disfrutar con cualquier cosa de la que dispongas. No te quejarás ni llorarás. Aceptarás la vida tal y como se te presenta".

Osho, Yoga. La ciencia del alma, Vol. I

http://osho-maestro.blogspot.com/

La vida es en sí misma un riesgo

".....la vida es en sí misma un riesgo. En busca de una vida superior, mayores riesgos aparecerán. Viajas por un camino peligroso. Pero recuerda, solamente existe un error en la vida, y ése es no moverse en absoluto. Estar asustado, sentado, simplemente temiendo que si te mueves algo puede ir mal, de modo que es mejor esperar sentado. Esta es la única equivocación. No te pondrás en peligro, pero no habrá crecimiento posible".

Osho, Yoga. La ciencia del alma, Vol. I
http://osho-maestro.blogspot.com/

Podéis dirigirme insultos... son fuego cuando los lanzáis; pero en el momento en que llegan a mí, mi calma apaga su fuego

"Alguien te insulta, como si apretara un botón, y tú reaccionas. Te pones furioso, saltas sobre él.... ¿y a eso lo llamas acción?. No es acción, fíjate bien, es reacción. Él es el manipulador y tú el manipulado.. Él ha apretado un botón y tú has funcionado como una máquina. Como cuando aprietas un botón y se enciende la luz, y vuelves a apretarlo y la luz se apaga. Eso es lo que la gente te hace a ti. Te encienden y te apagan.

Alguien viene y te elogia, y se te hincha el ego y te sientes de maravilla. Después viene alguien y te pincha, y caes al suelo deshinchado. No eres dueño de ti mismo. Cualquiera puede insultarte y ponerte furioso, irritado, molesto, violento, loco. Y cualquiera puede elogiarte y hacerte sentir en las alturas, puede hacerte sentir que eres el más grande.... Actúas según las manipulaciones de otros....

Buda pasaba por un pueblo y salió gente a insultarle. Le lanzaron todos los insultos que conocían, todas las palabrotas que sabían decir. Buda se quedó ahí parado, escuchó en silencio, con mucha atención y después dijo:

-- Gracias por acudir a mí, pero tengo prisa. Tengo que llegar al próximo pueblo.... Hoy no puedo dedicaros más tiempo, pero mañana, cuando pase de regreso, tendré más tiempo. Podéis volver a reuniros, y si queda algo que queráis decir y no hayáis podido decirme hoy, me lo podréis decir mañana....

Aquella gente no daba crédito a sus oídos y sus ojos: a este hombre no le ha afectado lo que decimos, ni siquiera le ha distraído. Uno de ellos preguntó:

-- ¿No nos has oído? . Te hemos insultado a base de bien y ni siquiera has respondido.

-- Si queríais que respondiera --dijo Buda-- habéis llegado demasiado tarde. Deberíais haber venido hace diez años, y entonces os habría respondido. Pero en estos diez años he dejado de ser manipulado por los demás. Ya no soy un esclavo. Soy dueño de mi mismo. Actúo por mi propia cuenta, no por cuenta de ningún otro. Actúo según mis necesidades interiores. No podéis obligarme a hacer nada. Todo está muy bien: queríais insultarme y me habéis insultado. Sentíos satisfechos; habéis hecho vuestro trabajo a la perfección. Pero en lo que a mí respecta, no recibo vuestros insultos, y si no los recibo no significan nada.

Cuando alguien te insulta, tienes que convertirte en un receptor; tienes que aceptar lo que él dice, sólo entonces puedes reaccionar. Pero si no lo aceptas, si te limitas a quedarte distanciado, si mantienes la distancia, si permaneces en calma, ¿qué puede hacer él?

Dijo Buda: " Es como si alguien arroja una antorcha encendida al río. Seguirá encendida hasta que llegue al río. En el instante en que cae en el río, el fuego se apaga. El río lo enfría. Yo me he convertido en un río. Podéis dirigirme insultos..... son fuego cuando los lanzáis; pero en el momento en que llegan a mí, mi calma apaga su fuego. Ya no hacen daño. Tiráis espinas .... pero al caer en mi silencio se transforman en flores. Yo actúo según mi naturaleza intrínseca".

Esto es espontaneidad.

El hombre de conciencia, de conocimiento, actúa. El hombre que no es conciente, el inconsciente, el mecánico, el robot, reacciona.

Osho, Conciencia. La clave para vivir en equilibrio

http://osho-maestro.blogspot.com/

29 ene. 2008

Simplemente vuelve al presente

"A mi han acudido personas de países muy lejanos. Cuando están allí, piensan en mí,.... Cuando llegan aquí, empiezan a pensar en sus casas; ¡en el momento de llegar, ya están regresando! . Empiezan a pensar en sus hijos, en sus mujeres, en sus trabajos, en esto y en aquello, en mil y una cosas. Y yo veo toda esa insensatez. Después regresarán allí y se pondrán a pensar en mí. Han faltado, y eso es pecado...

Así pues, recuerda una cosa: cada vez que te des cuenta de que te has ido al pasado o al futuro, no te crees problemas por ello. Simplemente vuelve al presente, sin crearte problemas... Simplemente recupera tu conciencia...."


Osho, Conciencia. La clave para vivir en equilibrio
http://osho-maestro.blogspot.com/

No malgastes tu momento presente intentando asegurar el futuro....Y tampoco pierdas el tiempo mirando hacia atrás

"La mente humana ha intentado desde siempre hacer dos cosas imposibles. Una es alterar el pasado, que es algo que no se puede hacer. El pasado ya ha ocurrido. No se puede volver al pasado.... El pasado ya no existe, así que no se puede modificar. Este es uno de los objetivos imposibles de la humanidad, y el hombre ha sufrido mucho por su causa. Quieres rehacer el pasado. ¿Cómo vas a rehacerlo?.... Ya no existe ninguna posibilidad de modificarlo, de deshacerlo, de rehacerlo. Con el pasado no se puede hacer nada.

Y la segunda idea imposible que siempre ha dominado la mente humana es determinar el futuro, que es algo que tampoco se puede hacer. El futuro significa lo que aún no es.... El futuro siempre es indeterminado, el futuro sigue abierto.

El futuro es pura potencialidad; hasta que ocurre, no se puede estar seguro de él. El pasado es pura actualidad; ya ha ocurrido. Ya no se puede hacer nada al respecto. Entre estas dos cosas, el hombre se encuentra en el presente, siempre pensando en imposibles. Quiere asegurarse de todo lo referente al futuro, al mañana.... y eso no se puede hacer. Métetelo en la cabeza lo más hondo posible: no se puede hacer. No malgastes tu momento presente intentando asegurar el futuro. El futuro es incertidumbre; esa es la cualidad básica del futuro. Y tampoco pierdas el tiempo mirando hacia atrás. El pasado ya ha ocurrido, es un fenómeno muerto. No se puede hacer nada con él. Como máximo se puede reinterpretar, y eso es todo. Eso es lo que hace el psicoanálisis: reinterpretarlo. Se puede reinterpretar, pero el pasado sigue siendo el mismo.

El psicoanálisis y la astrología... la astrología trata de algún modo de darnos seguridades acerca del futuro y el psicoanálisis trata de rehacer el pasado... Las dos cosas son imposibles, pero ambas tienen millones de seguidores.... porque al hombre le gustan esas cosas. Quiere estar seguro acerca del futuro, así que va al astrólogo, consulta el I Ching, acude a una echadora de Tarot, y existen mil y una manera de tomarse el pelo a sí mismo, de engañarse uno mismo. Y además hay personas que dicen que pueden cambiar el pasado.... y también las consulta.

Cuando se descartan estas dos cosas, uno queda libre de toda clase de tonterías. Dejas de ir al psicoanalista y dejas de acudir al astrólogo. Sabes ya que el pasado está terminado.... y que tú has terminado con él. Y el futuro aún no ha ocurrido. Cuando ocurra, ya veremos. De
momento, no se puede hacer nada al respecto. Con eso sólo destruirías el momento presente, que es el único momento disponible, real..."


Osho, Conciencia. La clave para vivir en equilibrio
http://osho-maestro.blogspot.com/

Una vez que comprendes que cambiar el mundo entero no es responsabilidad tuya, lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo

"…. siempre piensas: “Todo el mundo está equivocado, y si pudiera cambiarlo sería feliz”. No serás feliz nunca, no puedes ser feliz; esta es la base de la desdicha. Una vez que comprendes que cambiar el mundo entero no es responsabilidad tuya, lo único que puedes hacer es cambiarte a ti mismo.

Bayazid, un místico sufí, escribió en su biografía: “Cuando yo era joven pensaba y le decía a Dios: “Dame fuerza para cambiar el mundo entero”, y esto era la base de todas mis oraciones. Me parecía que el mundo entero estaba equivocado. Yo era un revolucionario y quería cambiar la faz de la tierra.

“Cuando me hice un poco más maduro empecé a rezar: “Por lo visto eso es demasiado. Se me está yendo la vida de las manos; ya se me ha ido casi la mitad y no he cambiado ni a una sola persona, qué decir del mundo entero”. Así que le dije a Dios: “Con mi familia será suficiente. Déjame cambiar a mi familia”.

“Y cuando me hice viejo, me di cuenta de que hasta mi familia era mucho pedir, además ¿quién soy yo para cambiar a nadie?. Entonces me di cuenta de que si me pudiera cambiar a mí mismo sería suficiente, más que suficiente. Le recé a Dios: “Ahora he llegado a la verdadera cuestión. Al menos permíteme hacer esto: me gustaría cambiarme a mí mismo”.

“Y Dios contestó: “Ahora ya no queda tiempo. Esto lo tenías que haber pedido al principio. Entonces todavía había una posibilidad”. Todo el mundo pide esto al final. El que lo pide al principio, ha entendido la naturaleza de las cosas. Éste comprende que aún cambiar uno mismo no es una tarea fácil. Eres todo un mundo dentro de ti; llevas en ti el mundo entero. Eres todo un universo, no una cosa pequeña; si este cambio puede ocurrir lo habrás conseguido".


Osho, El libro de la nada
http://osho-maestro.blogspot.com

28 ene. 2008

Si vas pensando "acerca de", te pierdes la vida entera

"La realidad está justo ahí, siempre esperando cerca de tu corazón, cerca de tus ojos, cerca de tus manos. Puedes tocarla, puedes sentirla, puedes vivirla, pero no puedes "pensarla"....

Ver es algo directo, tocar es algo directo; pero pensar es algo indirecto. Es por eso que el pensar no toca la realidad....

He oído acerca de un filósofo judío. Era un campesino ordinario pero muy filosófico. Se llamaba Yossel. Pensaba acerca de todo, como suelen hacer los filósofos. Le era muy difícil hacer nada porque el pensar llenaba todo su tiempo, y cuando por fin estaba listo ya había pasado la oportunidad.

Una vez fue al mercado de una aldea cercana para vender su trigo. Le dijo a su esposa: "En cuanto haya vendido el trigo, te mandaré un telegrama." Vendió el trigo obteniendo una gran ganancia y luego fue a mandar el telegrama. Entró en la oficina de Correos, rellenó el impreso de envío y empezó a pensar en qué poner.

Escribió: "Trigo vendido provechosamente. Llego mañana. Amor y besos. Yossel".

Entonces empezó a reflexionar y pensó : Mi esposa se va a creer que me he vuelto loco. ¿Por qué "provechosamente"? ¿Acaso vendería el trigo con pérdidas?. Así que tachó la palabra "provechosamente". Entonces se preocupó más aún porque, si había cometido un error con una palabra, puede que hubiera cometido otros errores. Así que volvió a leerlo todo parándose a pensar en cada palabra. Y pensó: ¿Por qué poner: "Llego mañana"? ¿Acaso voy a regresar el mes que viene? ¿El año que viene?. Ella ya sabe que voy a regresar tan pronto como haya vendido el trigo. Así que tachó las palabras "llego mañana".

Más tarde pensó: "Mi esposa también sabe que he venido a vender el trigo, ¿entonces para qué escribir: "Trigo vendido"? Y también tachó eso.

Entonces se echó a reír y dijo: Le estoy escribiendo a mi propia esposa, ¿para qué le voy a poner "amor y besos"? ¿Acaso le estoy escribiendo a la esposa de otro?.... Y también tachó eso.

Ya sólo quedaba su nombre: Yossel. Y se dijo a sí mismo: "¿Yossel, te has vuelto loco? Tu mujer ya sabe tu nombre" . Así que rompió el telegrama, contento de haberse ahorrado un dinerillo y algunas palabras sin sentido.

Pero así es como son las cosas: si vas pensando "acerca de", te pierdes la vida entera; poco a poco vas tachándolo todo ...

Recuerda: la acción es buena; el pensar es un círculo vicioso, nunca te lleva a ninguna parte. Así que hay que dejar de pensar pero no de actuar.... Ver es una acción, moverse es una acción, danzar es una acción, pintar es una acción. Cuando haces cualquier cosa, sea lo que sea, te pones en contacto con la realidad."

Osho, El libro de la nada
http://osho-maestro.blogspot.com/

¡ Toda acción es total !

"Alguien pidió a Bokuju (un gran maestro Zen) "¿Cuál es tu sadhana?" A lo que Bokuju respondió: "Mi sadhana es muy simple: cuando estoy hambriento, como; cuando tengo sueño, duermo. Eso es todo". El hombre se quedó asombrado. Dijo : "¿Qué estás diciendo?. Yo también como y duermo y todo el mundo hace lo mismo. ¿Qué tiene esto de particular para que lo llames sadhana?" Bokuju le dijo: "Cuando estás comiendo estás haciendo muchas cosas, no solamente comes. Cuando estás durmiendo, estás haciendo de todo excepto dormir. Pero cuando yo como, simplemente como; cuando duermo, simplemente duermo. ¡ Toda acción es total ! " .

Osho, La alquimia Suprema, Vol. I
http://osho-maestro.blogspot.com/

Nosotros también debemos regocijarnos en el momento

"¿Has visto, a la luz del amanecer, un capullo de rosa con una gota de rocío brillando bajo los suaves rayos del sol, casi como una perla , y el capullo de rosa bailando en el viento? ....

El momento es precioso , es un momento de danza.

Esta danza no va a traer dinero, esta danza no va a traer fama, esta danza no hará respetable a la rosa. Esta danza no es para que la vea nadie, no está esperando que lo aplauda una audiencia . Esta danza es un valor en sí misma; es una alegría sin propósito, sin significado. No es una comodidad.

Eso es lo que hay en común entre nosotros y el capullo de rosa. Nosotros también debemos regocijarnos en el momento. También debemos bailar en el sol, en el viento, en la lluvia, y la danza misma es la recompensa...

Cuando yo era estudiante en la Universidad, solía levantarme temprano, a las tres de la mañana. La universidad en la que estaba se hallaba rodeada de montañas, y a las tres de la mañana, los caminos estaban vacíos, sin tráfico. Solía entonces correr algunas millas.

Lenta, lentamente, los estudiantes comenzaron a preguntar: "¿Cuál es el propósito de esto?"

Dije: "¿Propósitos? Es tan alegre andar al viento, en la noche silenciosa llena de estrellas, sin tránsito en los caminos, los árboles están profundamente dormidos a ambos lados del camino. Es un mundo de hadas, y bailar con el viento..."

Unos pocos se interesaron a partir de la curiosidad: "Iré por lo menos un día". Lenta, lentamente un grupo de casi dos docenas de estudiantes comenzaron a bailar por esos caminos..."


Osho, Zarathustra, un Dios que puede bailar
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 ene. 2008

Yo simplemente te amo como tú eres

"El amor puede convertirse en un proceso de alquimia. Si amas a alguien esto transforma a la otra persona.

En mi pueblo había un hombre que era un ladrón bien conocido... casi la mitad de su vida se la pasaba en la cárcel. Pero cuando era liberado de la cárcel venía directamente a verme. Por supuesto mi padre estaba muy preocupado, mis maestros estaban muy preocupados y decían que esta amistad no era buena , que este hombre era peligroso.

Yo les decía : "La amistad que ustedes temen es una espada de doble filo. Sólo el tiempo podrá demostrar si el amor lo cambia o si su amor me cambia. Es una cuestión de quién ama más."...

Dijeron: "No nos escucharás hasta que te corrompa"

Les dije : "Alguien va a ser corrompido , o él o yo, pero dennos una oportunidad"

Un día me dijo (el ladrón) : "Nunca dices nada acerca de mis robos"

Le dije: "Ese es tu modo de vida. Tú eres un maestro de tu propia vida. Si has elegido robar , no tengo ningún deseo de interferir en eso" ....

Había lágrimas en sus ojos y me dijo : "Es por ti que yo muchas veces me cuido de robar . En la cárcel sólo te recuerdo a ti, que hay alguien ahí afuera, que alguien debe estar recordándome. Si no, el mundo externo no existe para mi. Y sólo es cuestión de unos pocos meses, yo lo lograré. Pronto estaré afuera y la próxima vez no voy a robar."

Le dije: "Eso depende de ti. Pero nunca , ni siquiera por un momento pienses que yo te lo estoy pidiendo. Porque en mi concepción, si el amor no da libertad no es amor. Si el amor interfiere en la vida del amado, del amigo, del amante, entonces no es amor. Yo simplemente te amo como tú eres...."

Y muy despacio, muy despacio, sus robos fueron desapareciendo. La gente estaba muy asombrada.

Uno de mis maestros, que había sido muy insistente en que él me podía convertir en un ladrón, estaba absolutamente sorprendido cuando pasaron dos años y él no había robado y no había ido a la cárcel. Mi maestro me llamó y me dijo: "Lo siento. A lo mejor no sé que el amor tiene un poder en sí mismo."

Osho, Zarathustra, un Dios que puede bailar

http://osho-maestro.blogspot.com/

Camina, pero haz del camino una meditación

"Te contaré una historia. Un pensador alemán, Herrigel, se encontraba en Japón. Estaba sentado con sus amigos y había invitado a su Maestro a comer. De repente hubo un terremoto. Estaban sentados en el séptimo piso del edificio. El edificio entero empezó a sacudirse y todo el mundo echó a correr escaleras abajo. Apareció el caos.

El mismo Herrigel se fue corriendo hacia la puerta; fue algo automático. Nadie piensa qué hacer en esas situaciones; todo el mundo se comporta como un robot. Ése es el significado: el hombre es una máquina.

Pero de repente, junto a la puerta se acordó.... "¿Dónde está el Maestro...?" ... Miró hacia atrás. El Maestro estaba sentado en su silla sin inmutarse, pero ahora había cerrado sus ojos. En su rostro no había ni asomo de miedo, ni pizca de alteración, como si no ocurriera nada....

El terremoto apareció y se fue. El Maestro abrió sus ojos y empezó a reanudar la charla en el mismo punto...

Herrigel le dijo : "...me gustaría preguntarte una cosa: cuando todos nos fuimos corriendo, ¿por qué no te moviste?"

El Maestro le dijo: "Yo también me moví, pero en una dirección diferente: hacia adentro. Vosotros os movíais hacia afuera; yo también corría, pero hacia adentro. Porque sé que hacia afuera no encontraréis refugio. El terremoto tenía lugar en todas partes. ¿Hacia dónde ibais corriendo? El correr no puede ayudar. Yo entré en mi ser. Y ahí, ningún terremoto ha llegado nunca .... Yo también corrí, yo también busqué un cobijo, pero en la dirección correcta."

Si tratas de ser consciente, te mueves en la dirección correcta. Antes o después te convertirás en el verdadero sabio...

De modo que lo único que has de hacer.... es volverte más y más consciente, más alerta y consciente.

Camina , pero haz del camino una meditación; camina sabiendo lo que haces. Respira, pero deja que tu respiración se convierta en una constante meditación; respira sabiendo que respiras. El aire entra, obsérvalo. El aire sale , obsérvalo. Come, pero con plena atención. Toma un bocado, mastícalo, pero sigue observando. Deja que el observador esté ahí a cada instante, en todo lo que hagas...


Sé. Y la única forma de "ser", es ser consciente. Y una vez seas consciente, la felicidad surgirá... Para ser consciente no es necesario que vayas a los Himalayas;... tu vida te ofrece suficientes oportunidades para ser consciente.


Alguien te insulta; escúchalo con plena conciencia. Y te sorprenderá descubrir que el insulto deja de ser un insulto; puede que incluso sonrías. No te hiere; solamente puede herirte cuando lo recibes sin plena atención. Otro te alaba y te demuestra su aprecio; escucha con atención. Y así nadie podrá persuadirte de cometer estupideces. Nadie podrá sobornarte; la adulación resulta imposible. Sonreirás al ver toda esa estupidez.

Escucha, observa, sé consciente, y poco a poco surgirá en ti una diferente cualidad de ser... Y a medida que esta conciencia cristalice, por primera vez irás sintiendo más y más que tú "eres"; el sentimiento de "ser". Y entonces los estados de ánimo irán volviéndose más y más irrelevantes. Surgirán y desaparecerán pero tú permanecerás impertérrito. A tu alrededor el ambiente cambiará pero tú no cambiarás. Lo que suceda en el exterior no podrá cambiarte en absoluto en tu interior. Tu interior permanecerá absolutamente puro e incorrupto."


Osho, El verdadero sabio
http://osho-maestro.blogspot.com

25 ene. 2008

La felicidad surge al sentirse necesario

"La ciencia ha logrado tanto... y ha hecho milagros -por supuesto milagros inútiles porque no han agregado ni un solo pedacito de felicidad al ser humano, y un milagro es inútil si la felicidad no ha sido aumentada a través de éste. Por el contrario, la felicidad ha disminuido. Mientras más tecnología, más comodidad -pero menos felicidad: éste es el milagro que la ciencia ha logrado. Cuantas más cosas pueden ser hechas por artefactos mecánicos, menos necesario eres. Y cuanto menos necesario seas, más inútil te sentirás, sin sentido. Tarde o temprano el computador te reemplazará y entonces no serás necesario en absoluto; entonces podrás ir y suicidarte porque el computador lo hará todo.
La felicidad surge al sentirse necesario. Cuando eres necesario te sientes feliz porque sientes que tu ser tiene significado; sientes que tu vida tiene significado; sientes que eres necesario y que sin ti las cosas serían diferentes. Pero ahora, sin ti nada es diferente, mas bien las cosas serán mejores sin ti porque las máquinas pueden hacer todo mejor que tú. Tú eres simplemente un obstáculo, simplemente una cosa arcaica. El hombre es la cosa más obsoleta hoy en día, porque todos los años sale una nueva edición de todas las cosas: un nuevo modelo de los carros Ford, un nuevo modelo de todo. Sólo el hombre permanece siendo el modelo más obsoleto. En medio de tantas cosas nuevas, tú eres la única cosa vieja.

La mente moderna continuamente siente una falta de significado porque nadie te necesita. Aun los niños no te necesitarán, porque el gobierno, los asistentes sociales del gobierno, se encargarán de ellos. Los ancianos padres no te necesitarán, habrán entidades -del gobierno, del estado- que se encargarán de sus necesidades. ¿Quién te necesita? Y cuando sientes que nadie te necesita, que eres simplemente una carga innecesaria ¿cómo puedes ser feliz?

En la antigüedad tú eras necesario. En algún lugar, un místico judío, Hillel, quien debe haber sido un hombre de gran confianza, un hombre que oraba mucho, le dijo a Dios en su oración: "No pienses que sólo yo te necesito -tú también me necesitas. Sin mí no serás nada. Si Hillel no está ahí ¿quién orará? ¿Quién te venerará? Yo soy una necesidad. Así que recuerda esto: Yo te necesito, eso es verdad -tú también me necesitas".

Cuando todo el universo te necesita -aun el Dios- entonces tú tienes un sentido, un significado, una fragancia. Pero ahora nadie te necesita; puedes ser descartado fácilmente, tú no eres nada. La tecnología ha creado la comodidad y te ha hecho descartable. La tecnología te ha hecho mejores casas, pero no un hombre mejor, porque un hombre mejor necesita de alguna otra dimensión -y esa dimensión no corresponde a la mecánica. Esa dimensión es de la consciencia, no de la mecanicidad".

Osho, La semilla de mostaza
http://osho-maestro.blogspot.com/

24 ene. 2008

Sé total… y serás libre

"La mente es el pasado acumulado de todas las acciones incompletas.

Quisiste amar a una mujer y no la amaste; ahora la mujer está muerta. Quisiste ir donde tu padre, ser perdonado por todo lo que habías hecho, por todo lo que hiciste que le pudo herir; ahora él está muerto. Permanecerá el lastre. Ahora el fantasma… Ya es irremediable. ¿Qué hacer? ¿a quién ir? Y ¿cómo pedir perdón? Tú querías ser bondadoso con un amigo; pero no pudiste porque te cerraste. Ahora el amigo no está y duele. Comienzas a sentir culpa, te arrepientes. Así van sucediendo las cosas.

Haz cualquier cosa totalmente y te liberarás de ella, y no mires hacia atrás. El hombre verdadero nunca mira hacia atrás porque no hay nada que ver, no tiene lastres. Simplemente continúa. Sus ojos no acarrean el pasado, están limpios, su visión no está nublada. En esa claridad uno viene a conocer lo que es la realidad.
Estás muy preocupado por todas tus acciones incompletas; eres como un trasto viejo. Algo incompleto por aquí, algo incompleto por allá. No hay nada completo. ¿Lo has observado? ¿Alguna vez terminaste algo? ¿O está todo incompleto? Y dejas de lado una cosa y comienzas otra, y antes de que se complete empiezas otra. Comienzas a cargarte más y más, esto es el karma: una acción incompleta.

Sé total… y serás libre".

Osho, La experiencia tántrica
http://osho-maestro.blogspot.com/

El mañana nacerá del hoy

"La gente solía preguntarme “¿Qué pasará después de la vida? ¿Qué pasará después de la muerte?”. Y les solía contestar, “Eso que te está ocurriendo antes de la muerte, será lo que seguirá después”. ¿Eres feliz hoy? porque el mañana nacerá del hoy, el hoy está impregnado con todo tu futuro".

Osho, El futuro de oro

http://osho-maestro.blogspot.com/

23 ene. 2008

La verdad de la cuestión es que apenas existe ningún hogar donde el padre y el hijo se traten con amor

"Me alojé varios días como huésped en casa de un amigo mío. Es muy rico; posee muchos bienes. Pero una cosa me desconcertó: nunca hablaba con amabilidad a nadie. Por lo demás, era un buen hombre. Me desconcertaba mucho ver que era muy blando interiormente, pero era muy duro por fuera. El criado temblaba ante él; su hijo temblaba ante él; su mujer tenía miedo de verlo. La gente se lo pensaba mucho antes de visitarlo. Aun cuando llegaban a su puerta titubeaban antes de llamar al timbre, preguntándose si debían entrar o no.Cuando pasé unos días con él y llegué a conocerlo bien, le pregunté a qué se debía todo aquello.-En realidad, eres un hombre muy sencillo –le dije. Él me respondió:-Tengo mucho miedo. Es peligroso establecer una relación personal, pues si estableces una relación con alguien, tarde o temprano empieza a pedirte dinero. Si eres amable y cariñoso con tu esposa, los gastos se multiplican. Si no eres severo con tu hijo, te pide cada vez más dinero para sus gastos. Si hablas con amabilidad a tu criado, también él quiere comportarse como un amo.Por lo tanto, tenía que levantar a su alrededor un sólido muro de frialdad, que espantase a su esposa, que espantase al hijo. ¿Cuántos padres han hecho esto?La verdad de la cuestión es que apenas existe ningún hogar donde el padre y el hijo se traten con amor. El hijo recurre al padre cuando necesita dinero; el padre va a ver al hijo cuando quiere soltarle un sermón; los dos no se reúnen en ninguna otra ocasión. No existe ningún punto de reunión entre el padre y el hijo. El padre tiene miedo y se ha rodeado de un muro sólido. El hijo también tiene miedo; se mueve a hurtadillas del padre. No existe ninguna armonía entre los dos. Cuanto más miedo tiene una persona, cuanto más se preocupa de su seguridad, más se solidifica. La fluidez es muy peligrosa, produce inseguridad.Esta es la razón por la que tenemos miedo a enamorarnos. Sólo cuando hemos estudiado a la persona y nos hemos asegurado a fondo llegamos a enamorarnos. Eso quiere decir que primero nos aseguramos de que la persona no representa ningún peligro para nosotros y después nos enamoramos. Por eso hemos inventado los matrimonios: primero nos casamos, primero tomamos todas las medidas necesarias, y después nos enamoramos, porque el amor es peligroso. El amor es fluido, da entrada a otra persona. Es peligroso enamorarse de una persona extraña: ¡puede escaparse por la noche con todos nuestros objetos de valor! Así pues, investigamos a fondo quién es esa persona, a qué se dedica, de dónde son sus padres, qué carácter tiene, qué cualidades tiene. Tomamos todas las medidas, tomamos todas las precauciones sociales posibles; sólo después de esto aceptamos contraer matrimonio con la persona.Somos gentes asustadas; queremos asegurarlo todo primero. Cuando más nos aseguramos, más duro y más frío se vuelve el muro de hielo que nos rodea y que encoge todo nuestro ser. Nuestra separación de lo divino se ha producido por un único motivo: porque no somos líquidos, porque nos hemos vuelto sólidos. Ésta es la única causa de la separación: no fluimos, nos hemos quedado como bloques; no somos agua, somos como hielo sólido. Cuando nos volvemos fluidos, ya no existirá la separación; pero sólo nos volvemos fluidos cuando aceptamos ver y vivir la muerte, cuando aceptamos que la muerte existe.

Cuando hemos visto y hemos reconocido que la muerte existe, ¿por qué hemos de tener miedo alguno? Cuando la muerte está allí con seguridad, cuando la ola sabe con seguridad que ha de desaparecer, si la ola ha descubierto que el nacimiento mismo contiene a la muerte, si la ola ha llegado a saber que su desintegración comenzó en el momento mismo en que fue creada, allí termina la cuestión. ¿Por qué convertirse entonces en hielo? Enseguida aceptará ser una ola mientras tenga que serlo, y aceptará ser el mar mientras tenga que serlo. ¡Eso es! ¡Aquí termina la cuestión! En ese instante se acepta todo. En esa aceptación, la ola se convierte en el mar. Entonces desparece toda inquietud por su desaparición, pues la ola sabe que existía antes de su extinción y que seguirá existiendo aun después de desparecer; no como el yo, sino como el mar sin límites".

Osho, Aquí y ahora
http://osho-maestro.blogspot.com/

Y la persona que todavía no ha sido capaz de amar la muerte ¿cómo podrá amar alguna vez la vida?

     "Por tanto, cuando digo que hay que conocer la muerte, quiero decir que también tendremos que amar la muerte. Tendremos que ver la muerte. Pero la persona que tiene miedo a la muerte, que la rehuye, ¿cómo puede amar a la muerte, cómo puede tener su darshan, cómo puede ver alguna vez la muerte? Cuando se aparece la muerte ante él, él le vuelve la espalda. Cierra los ojos; no permite nunca que se aparezca la muerte ante él, cara a cara. Tiene miedo, está asustado; por eso es incapaz de ver la muerte en absoluto, y tampoco es capaz de amarla. Y la persona que todavía no ha sido capaz de amar la muerte ¿cómo podrá amar alguna vez la vida?, pues la muerte es un suceso muy superficial, y la vida es un fenómeno mucho más profundo. El que rehuyó el primer escalón ¿cómo podrá llegar alguna vez a las aguas profundas del gozo?
Por eso os digo que la muerte tendrá que vivirse, tendrá que conocerse, tendrá que verse. Tendréis que enamoraros de ella; tendréis que mirarla a los ojos. Y en cuanto la persona mira a la muerte a los ojos, empieza a observarla, penetra en ella, se maravilla. Descubre, con gran asombro: “¡Qué gran misterio se oculta en la muerte! Lo que yo llamaba muerte, de lo que huía, encierra en realidad dentro de sí la fuente de la vida suprema.” Por eso os digo: entrad de buena gana en la muerte para que podáis alcanzar la vida.

     Hay un dicho de Jesús que es increíble. Jesús ha dicho: “Porque el que quiera salvarse perecerá, y el que entregue la vida no será destruido. El que se pierda se encontrará, y el que se ponga a salvo se perderá.” Si una semilla quiere salvarse, se pudrirá; ¿qué otra cosa le espera? Y si una semilla se aniquila a sí misma en la tierra, si desaparece, se convertirá en árbol. La muerte de la semilla se convierte en vida para el árbol. Si la semilla se protegiera a sí misma diciéndose: “Tengo miedo: podría morirme. No quiero desaparecer. ¿Por qué voy a desaparecer?” En ese caso, ni siquiera seguirá siendo semilla, ni mucho menos se convertirá en árbol. El miedo a la muerte nos hace encogernos".

Osho, Aquí y ahora
http://osho-maestro.blogspot.com/

Siempre recuerda que cuando estés con alguna persona, puede ser la última vez

     "Siempre recuerda que cuando estés con alguna persona, puede ser la última vez. No la desperdicies en trivialidades, no crees problemillas ni conflictos sin sentido. Cuando viene la muerte no importa nada más. Alguien hace algo, dice algo y tú te enojas: piensa en la muerte. Piensa en esa persona o en ti muriendo; ¿qué importancia tendrá que haya dicho eso? Y tal vez él no lo decía en ese sentido, puede haber sido sólo tu interpretación. El noventa y nueve por ciento de los casos es una interpretación.
     Recuerda: cuando estés con alguna persona, él o ella no será la persona que conocías, pues todo cambia continua­mente. No puedes bañarte dos veces en el mismo río ni puedes encontrarte dos veces con la misma persona. Puedes ir a ver a tus padres, a tus hermanos, hermanas o amigos, pero habrán cambiado. Nada permanece igual. Tú has cambiado, no vas a ser el mismo, y no los vas a encontrar iguales. Si recuerdan estas dos cosas, el amor florece entre los dos. Siempre mira a una persona como si fuera la primera vez que la vieras. Siempre mira a una persona como si fuera la última vez que la fueras a ver. Y así es como es. Este pequeño momento de encuentro puede llenarte inmensamente".

Osho, Tónico para el alma
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 ene. 2008

Existe una diferencia enorme entre vivir y pensar

"Y existe una diferencia enorme entre vivir y pensar.
El hombre que piensa acerca del amor puede llegar a escribir una tesis sobre él, pero el enamorado lo vive, lo ve, aunque quizás no sea capaz de escribir una tesis sobre él. Y si alguien pide a un enamorado que le diga algo acerca del amor, éste puede cerrar los ojos, puede llenarse de lágrimas y puede responderle: “Te ruego que no me lo preguntes. ¿Qué puedo decir del amor?” El que ha pensado acerca del amor se pasará horas enteras explicándolo, pero quizás no sepa nada del amor.

Pensar y ver son dos procesos completamente diferentes".

Osho, Aquí y ahora
http://osho-maestro.blogspot.com

21 ene. 2008

Sé más creativo

"Has de descubrir tu rostro privado. El énfasis debería radicar más en lo privado que en lo público y deberías empe­zar a aprender como amar lo privado, porque lo privado es la puerta hacia Dios. Lo público es la puerta hacia la ciencia, pero no hacia la religión, no hacia Dios. Lo público es la puerta hacia la aritmética, hacia el cálculo, pero no es la puerta hacia el éxtasis, hacia el amor. Y disfruta con las cosas que son privadas: la música, la poesía, la pintura. El zen insiste en la caligrafía, en la pintura, en la poesía, en la jardinería, en todo lo que es absolutamente privado, en eso que vives desde el interior hacia el exterior, en algo que surge como una ola desde el centro más interno de tu ser y que se expande hacia el exterior.

La vida pública es simplemente lo contrario: algo surge en el exterior y se dirige hacia tu interior. En una vida pública el origen, la fuente, siempre es externa. El centro de tu ser nunca está dentro de ti, siempre radica en el exterior. Por eso un político siempre está asustado del exterior, porque su vida depende de ese exterior. Si la gente no le vota, no será nadie.
Pero para un pintor o para un poeta eso no importa. Nadie compraba las pinturas de Van Gogh. En toda su vida no vendió ni una sola de sus pinturas; pero eso no tenía importancia para él; él disfrutaba con ello. Si se vendían, bien; si no se vendían, bien. Su verdadero valor no estribaba en que se vendieran y fueran apreciadas; su verdadero valor estaba en la creatividad del pintor a través de ellas. Al crearlas, él alcanzaba su meta. En el instante de creadas, él se volvía divino. Te conviertes en Dios siempre que creas...

Van Gogh, reconocido o no, vivió una vida tremendamente bella en su mundo interior, con mucho colorido. La verdadera recompensa no llega cuando se vende una pintura y los críticos la elogian en todo el mundo; eso es solamente la recompensa de los tontos. La verdadera recompensa reside en el acto del pintor creándola. Cuando el pintor está perdido en su pintura, cuando el bailarín se ha disuelto en su danza, cuando el cantor ha olvidado quién es y su canción vibra llena de vida, ahí está la verdadera recompensa, ahí está el logro.

En el mundo exterior dependes de los demás. En la vida pública, en la vida política, dependes de los demás; eres un esclavo. En la vida privada comienzas a convertirte en el amo de tu propio ser.

Deja que insista en ello y lo resalte porque me gustaría que mis sanyasins fueran creativos de uno u otro modo. Para mí, la creatividad tiene una tremenda importancia. Una persona que no es creativa, no es, en absoluto, una persona religiosa. No estoy diciendo que tengáis que ser Van Goghs; no podéis. No estoy diciendo que tengáis que ser Leonardo da Vincis, o Beethovens, o Mozarts; no estoy diciendo que tengáis que ser Wagners, o Picasos, o Rabindranaths, no. No estoy diciendo eso. No estoy diciendo que tengas que convertirte en un pintor, o en un poeta famoso, o que tengas que ganar el premio Nobel. Si esa es tu idea, has caído de nuevo en lo político. El premio Nobel te llega desde el exterior; es la recompensa de los tontos, no es la recompensa auténtica. La verdadera recompensa llega desde dentro. No estoy diciendo que seáis capaces; no todos tienen la capacidad de llegar a ser Picasos. Y tampoco hay necesidad de ello, porque demasiados Picasos harían del mundo un lugar monótono. Está bien que solamente haya un Picaso y está bien que nunca se repita pues sino, llegaría a ser algo aburrido.

Pero todos podéis ser creadores de una u otra forma. No importa si alguien lo llega a saber o no; carece absolutamente de importancia. Puedes hacer algo que nazca del amor; entonces será algo creativo. Puedes disfrutar mientras lo haces; entonces se convertirá en creativo....

Sé más creativo. Baila y no te preocupes por si a alguien le gusta o no le gusta tu danza; esa no es la cuestión. Si puedes disolverte en ella, eres un bailarín. Escribe poesía. No tienes porqué enseñársela a nadie. Si disfrutas, escribe y luego quémalo. Toca tu flauta o la guitarra o el sitar. Has de ver a nuestro tablista, Bodhi. ¡Cuán meditativamente toca su tabla! Eso es su meditación. El está creciendo, sumergiéndose en ello, disolviéndose, fundiéndose".

Osho, El arte de morir
http://osho-maestro.blogspot.com/

No hay fracaso mayor que el éxito

"¿Has visto a la gente que triunfa? ¿Puedes encontrar mayores fracasados? Has oído el proverbio de que no hay nada que tenga tanto éxito como el éxito. Es absolutamente falso. Me gustaría decirte: no hay fracaso mayor que el éxito. El proverbio debe de haber sido inventado por estúpidos. No hay fracaso mayor que el éxito.
Se dice de Alejandro Magno que el día en que se convirtió en el conquistador del mundo, cerró las puertas de su habitación y empezó a llorar. No sé si realmente sucedió o no sucedió, pero si tuvo algo de inteligencia, así debió de suceder.Sus generales estaban confundidos, ¿qué le estaba ocurriendo? Nunca habían visto a Alejandro llorar. Él no era de esta clase de hombres, él era un gran guerrero. Le habían visto en graves dificultades, en situaciones donde la vida corría gran peligro, donde la muerte era inminente, y nunca habían visto brotar las lágrimas de sus ojos. Nunca le habían visto en un momento bajo, de desesperación. ¿Qué le estaba sucediendo ahora, ahora que había triunfado, ahora que era el conquistador del mundo?Llamaron a su puerta, entraron y le preguntaron, «¿Qué te ocurre? ¿Por qué lloras como un niño?» Él contestó, «Ahora que he triunfado, sé que he sido un fracasado. Ahora sé que estoy exactamente en el mismo lugar en el que estaba cuando empecé con esta estupidez de conquistar el mundo. Y esto se me ha hecho evidente porque ahora no hay otro mundo que conquistar; sino, hubiera seguido en lo mismo, habría podido empezar a conquistar otro mundo. Ahora no hay otro mundo que conquistar, ahora no hay nada más que hacer y de repente he sido devuelto a mí mismo».Un triunfador, al final, siempre es devuelto a sí mismo y entonces sufre las torturas del infierno porque desperdició toda su vida. Buscó y buscó, se jugó todo lo que tenía; ahora ha alcanzado el éxito y su corazón está vacío y su alma carece de importancia y para él no hay fragancia alguna, no hay dicha alguna. .Por eso lo primero es saber exactamente qué es lo que estás buscando. Insisto en ello porque cuanto más fijas tus ojos sobre el objeto de tu búsqueda, más empieza a desaparecer el objeto. Cuando tus ojos están absolutamente fijos, de repente no hay nada que buscar. De inmediato tus ojos empiezan a volverse hacia ti mismo. Cuando no hay un objeto para la búsqueda, cuando todos los objetos han desaparecido, aparece el vacío. En ese vacío surge el cambio de rumbo, el ir hacia dentro. De repente empiezas a mirarte a ti mismo. Ahora no hay nada que buscar y surge un nuevo deseo de conocer a este buscador.Si tienes algo que buscar, eres un hombre de mundo. Si no hay nada que buscar y la pregunta «¿ Quién es éste que busca?» se ha vuelto importante para ti, entonces eres un hombre religioso. Esta es la forma en que defino al hombre mundano y al hombre religioso.
Si todavía estás buscando algo --puede que en la otra vida, en la otra orilla, en el cielo, en el paraíso, en el moksha, da igual-- eres todavía un hombre mundano. Si ha cesado toda búsqueda y de repente te has hecho consciente de que solamente hay una cosa que buscar ¿Quién es este buscador que hay en mí? ¿Qué es esta energía que desea buscar? ¿Quién soy yo? entonces surge una transformación. De improviso todos los valores cambian. Has empezado a ir hacia dentro".

Osho, El arte de morir
http://osho-maestro.blogspot.com/

20 ene. 2008

Si vives la vida y la muerte plenamente, los trasciendes

Pregunta:
¿Cómo podemos prepararnos para morir?
No acumules nada, sea lo que sea: prestigio, poder, dinero, virtud, conocimiento, ni incluso las mal llamadas experiencias espirituales.


No acumules. Si no acumulas estarás dispuesto a morir a cada instante porque no tendrás nada que perder. El miedo a la muerte no es realmente el miedo a la muerte. El miedo a la muerte nace del acumular en la vida. Entonces tienes mucho que perder y te aferras a ello. Ese es el significado del dicho de Jesús, «Bienaventurados los pobres de espíritu».

No te digo que te conviertas en un mendigo, ni quiero decir con esto que renuncies al mundo. Quiero decir que estés en el mundo, pero que no pertenezcas al mundo. No acumules en tú interior; sé pobre de espíritu. Nunca poseas nada y entonces estarás listo para morir. La posesividad es el problema, no la vida en sí. Cuanto más posees, más miedo tienes de perderlo. Si no posees nada, si tu pureza, tu espíritu, no están contaminados por nada, si simplemente estás solo, puedes desaparecer en cualquier instante. En cualquier momento en que la muerte llame a la puerta te encontrará dispuesto. No pierdes nada. Al irte con la muerte no te conviertes en un perdedor. Te estarás adentrando en una nueva experiencia.

Y cuando te digo que no acumules, lo digo como una exigencia absoluta. No te digo que no acumules cosas de este mundo, pero que sí sigas acumulando virtud, sabiduría y eso que llamas experiencias espirituales, visiones. No; Estoy hablando en términos absolutos: no acumules...

Pero si acumulas, con el acumular se introduce el miedo. Al acumular, el miedo se introduce en la misma proporción... entonces te asustas. No acumules y el miedo desaparecerá. No te estoy enseñando renunciación en el sentido clásico. Mi sanyas es un concepto absolutamente nuevo. Te enseña a permanecer en el mundo sin pertenecer a él. Entonces siempre estás dispuesto...

Un hombre que es realmente espiritual tiene tremendas experiencias, pero nunca las acumula. Una vez le suceden, las olvida. Nunca las recuerda, nunca las proyecta en el futuro. Nunca suspira: porque se repitan o porque le sucedan de nuevo. Nunca reza por ellas. Una vez le suceden, le han sucedido. ¡Se acabó! Ha acabado con ellas y se aleja de ellas. Está asequible a lo nuevo, nunca acarrea con lo viejo.

Y si no acarreas con lo viejo, descubrirás la vida como algo absolutamente nuevo, increíble, inexplicablemente nuevo, a cada paso que des. La vida es novedad, solamente la mente es caduca, y si miras a través de la mente, también la vida te parecerá una repetición, algo aburrido. Si no miras a través de la mente... La mente quiere decir tu pasado, la mente significa tus experiencias acumuladas, el conocimiento que posees. La mente significa eso por lo que has pasado, pero a lo que aún estás aferrado. La mente es un apego, polvo del pasado que cubre tu consciencia especular. Si entonces miras a través de ella, todo se distorsiona. La mente es la facultad de distorsionar. Si no miras a través de la mente sabrás lo que es la vida eterna. Sólo la mente muere. Sin la mente, tú eres inmortal. Sin la mente nada ha muerto nunca, la vida sigue y sigue para siempre. No tiene ni principio ni final.

Acumula y entonces tendrás un principio y tendrás un final.

¿Cómo prepararte para la muerte... ? Cuando te digo que te prepares para la muerte no me refiero a que te prepares para la muerte que llegará al final. Esa está muy lejos. Si te preparas para ella te estarás preparando para el futuro y de nuevo la mente se entrometerá. No, cuando te digo que te prepares para morir, no me refiero a esa muerte qué llegará al final. Me refiero a la muerte que te visita a cada instante; con cada exhalación. Acepta esa muerte a cada instante y entonces estás listo para aceptar la muerte final cuando se presente.

Empieza a morir a cada instante al pasado. Límpiate del pasado a cada instante. Muere a lo conocido para que así seas asequible a lo desconocido. Al morir y al renacer a cada instante serás capaz de vivir la vida y también serás capaz de vivir la muerte.

Y de eso es de lo que trata la espiritualidad. De vivir la muerte intensamente, de vivir la vida con intensidad, de vivir ambos tan apasionadamente que nada quede atrás sin ser vivido, ni incluso la muerte. Si vives la vida y la muerte plenamente, los trasciendes. En esa tremenda pasión e intensidad de vida y muerte, trasciendes la dualidad, trasciendes la dicotomía, llegas al Uno. Ese Uno es realmente la Verdad. Puedes llamarlo Dios, puedes llamarlo Vida, puedes llamarlo Verdad, Samadhi, Extasis o lo que quieras".


Osho, El arte de morir

15 ene. 2008

Cuando eres consciente, durante un solo instante te conviertes en un Buda

"Por lo general, vivimos dormidos. Todos somos sonámbulos, caminando, actuando en sueños. A veces, trata de observarte mientras actúas dormido y entonces sabrás lo que esto significa.

Caminas por la calle y mil y un pensamientos bullen en tu mente. Caminas como un robot, sin ser consciente de adónde vas, de lo que haces, de por qué caminas, de lo que ocurre en tu cuerpo, de los árboles con que te has cruzado, del viento que está soplando. No, no sientes nada. La flor exhala su aroma, pero no te alcanza. El mundo es hermoso; tú no te das cuenta. Estás perdido en la profundidad de tus pensamientos, pero aún así te mueves.

Date una sacudida. Por un instante, sé consciente. Observa la situación y de repente descubrirás la diferencia entre la vida corriente de dormido y la vida de un Buda. Durante un solo instante te has convertido en un Buda. Cuando eres consciente, durante un solo instante te conviertes en un Buda. Toda la esencia de un Buda llega a ti. Y su sabor creará en ti un profundo deseo de convertirlo en el estado eterno de tu ser.

Hazte más y más consciente, y utiliza toda clase de situaciones. No hay necesidad de trascender el mundo, no hay necesidad de salirse del mercado. Estés donde estés, utiliza cualquier situación para Despertarte. Puedes utilizar cualquier situación....

Es muy cómodo dormirse; es muy incómodo Despertar. Y tu sueño puede obedecer a muchos intereses. A veces, durmiendo profundamente, tienes hermosos sueños, y cuando te despiertas, todos los sueños desaparecen y has de encarar la realidad desnuda. Hay la tentación de seguir dormido, de no encarar la realidad..."

Osho, El verdadetro sabio
http://osho-maestro.blogspot.com


12 ene. 2008

Todo el mundo ha sido educado para ser un mártir para otro. Eso es una estupidez, simple y llanamente

"Todo el mundo ha sido educado para ser un mártir para otro. Eso es una estupidez, simple y llanamente. Pero es en nombre del progreso.

¡Olvídate del progreso! Los pájaros nunca se han preocupado por él. ¿Qué hay de malo en ellos? ¿Qué se han perdido? Tampoco los árboles se han preocupado nunca. Tampoco los Himalayas se han preocupado nunca. ¿Qué se han perdido? Han estado gozando desde hace mil años; siempre han estado gozando. Están gozando ahora y gozarán en el futuro. Sólo el hombre padece la enfermedad llamada "progreso". Es un cáncer.

Y tú sigues sacrificándote diciendo: "Hoy no puedo disfrutar. Hoy tengo que trabajar duro para tener dinero mañana. Entonces disfrutaré" . ¡Pero el mañana nunca llega! ¿Cómo vas a disfrutar entonces? Tienes hijos y tienes que trabajar duro para que esos hijos puedan disfrutar mañana. Y ellos tendrán sus propios hijos y esos hijos tendrán sus propios hijos... ¿Cuándo llegará el momento en que puedas disfrutar?. Tu madre se sacrificó por ti. Fue una mártir. Nunca tuvo un solo momento de deleite porque estaba trabajando para ti, se estaba sacrificando por ti. ¿Disfrutas ahora gracias al sacrificio de tu madre? No. No estás disfrutando porque ella te enseñó el truco de sacrificarte por alguien más: por el país, por la religión, por la humanidad... pero siempre sacrificarte...

Con el hombre siempre ha subsistido un secreto que ha estado matándolo, envenenándolo. ¡No! ¡Deja ya de hablar de "sacrificarte"! ¡Basta de hablar de "progreso"! ¡Vive tu vida! Si algo sucede como producto de ella, estupendo. Si nada sucede, tú no eres el responsable. No está dirigiendo el mundo.

Y todo lo que llamas "progreso" --grandes casas, tecnología, grandes automóviles...-- ¿ha añadido algo a la felicidad del hombre? En realidad ha sido al contrario; han acabado con esa posibilidad. Puedes vivir en un palacio, pero un palacio no es la felicidad. Puedes tener un Rolls Royce, pero tener un Rolls Royce no es ser feliz. Puedes ser tan miserable como en cualquier otra parte.

La pregunta es cómo hacer al hombre más feliz... Y si este progreso sigue envenenándote, el hombre nunca podrá estar contento. Es un truco, es una conspiración, para empujarte al suicidio... por los demás. Y entonces eso obligará a unos a suicidarse por otros. El mundo entero se ha convertido en el infierno. ¡Olvídate de esta locura del progreso! Todo está bien como está hoy y tú sólo estás aquí ahora. ¡Vívelo!

Y si como producto de tu vivir algo sucede, resultará hermoso. ¡Y te digo que surgirá de tu vivir! Pero no lo llamo "progreso", porque la palabra misma es fea. Apunta al futuro. Yo lo llamo más bien "crecimiento", no progreso.

Vive este momento. De esta vida surgirá otro momento que, desde luego, será mejor y más rico que el primero...

Con el progreso se desarrolla lo no-esencial mientras que lo esencial muere. En el crecimiento, lo no-esencial es no-esencial. Si aparece, de acuerdo. Si no aparece, mejor incluso. Pero lo esencial crece. ¿Y qué es lo esencial? Lo esencial es la beatitud, tu felicidad interna, la experiencia orgásmica, la experiencia cumbre.

No tendrás grandes palacios, pero vivirás experiencias cumbre. Eso es perfecto. Puede que vivas en una choza...¡y será suficiente! Puede que no tengas ropas muy caras, pero no las necesitarás. Tu ser es rico. Al crecer se abre una dimensión diferente, totalmente diferente...

El crecimiento se basa en el presente. El progreso está orientado hacia el futuro. El crecimiento surge a partir del vivir y el progreso surge a partir del sacrificio. El crecimiento es vida; el progreso, un suicidio".

Osho, Tao Los tres tesoros, volumen III
http://osho-maestro.blogspot.com/

¡Ahora ya nadie podrá obligarme a fumar!

"Yo vivía con un amigo. Un día se quedó muy preocupado al ver a su hijo fumando. Su hijo era muy pequeño, no más de diez años, y él se quedó muy preocupado. Era un hombre muy bueno, muy religioso. Y me preguntó:

- ¿Qué puedo hacer?

Yo le dije:

- Tráeme un paquete y envíame a tu hijo.

Y obligué al muchacho a que fumara veinte cigarrillos, amenazándole con pegarle si no se acababa el paquete entero. Llorando y quejándose, fumando y tosiendo, conmigo allí de pie con un palo para pegarle.... ¡se acabó! Me dijo:

- ¡Ahora ya nadie podrá obligarme a fumar!

Es bueno que lo malo sea asociado con la esclavitud... pero no ocurre así. Tu padre no quiere que fumes, tu madre no quiere que fumes. De súbito surge en ti el impulso de liberarte de todo esto. Quisieras fumar; eso te proporciona un sentimiento de libertad, de independencia. Te da la sensación de ser tú mismo, de no preocuparte de todo lo que la gente dice. Ellos, realmente, te están obligando a fumar.

Si prohíbes algo, estás obligando a la gente a hacerlo. Prohíbe algo y eso se volverá más y más atractivo. Permítelo y será olvidado".

Osho, Tao Los tres tesoros, volumen III