26 mar. 2008

Si quieres disfrutar, ¡disfruta! Hazlo ahora mismo, porque no hay otro modo de hacerlo

"No hay que ganarse el paraíso, ni pagar por él. Sólo has de aprender a disfrutarlo, eso es todo. Si sabes cómo hacerlo, entonces lo tienes disponible ahora mismo. No has de pagar por ello.

Pero nuestra mente ha sido formada por economistas y políticos, que dicen que has de pagar. Sacrifica tu infancia para educarte, para que cuando seas joven puedas tener una bonita casa, una familia, respeto, un trabajo respetable. Deberás pagar por ello, sacrificar tu infancia para cuando seas un joven adulto puedas disfrutar todos los placeres del mundo.

Pero cuando eres un adulto joven resulta que tu esposa te dice: "Contrata un seguro porque los niños están creciendo y necesitarán ayuda. Nosotros nos haremos viejos, y ¿qué haremos en la vejez?". Sacrifica ahora tu juventud en pro de la vejez, para que de viejo puedas jubilarte cómodamente. Así que sacrificas tu juventud por tu vejez. ¿Y qué harás cuando te jubiles? Tu vida habrá desaparecido preparándote continuamente para otra cosa. Y cuanto más te preparas, más hábil te vuelves en la preparación... y eso es todo. Así puedes preparar más.

Una persona que se torna habilidosa preparando nunca está lista para vivir. Siempre está lista para prepararse, eso es todo. Así es como se pierde la oportunidad de vivir. Y llegada la vejez te dicen: "Ahora prepárate para el otro mundo. ¿Pero qué haces? Lo que tienes que hacer es rezar, meditar, ir a la iglesia. Ahora has de ser religioso. ¿Pero qué haces? La muerte se aproxima, prepárate para la otra vida".

Toda esa lógica es una estupidez. La infancia sacrificada por la juventud; la juventud sacrificada por la vejez; la vejez sacrificada por la otra vida. Todo es un sacrificio. ¿Y cuándo llega el momento de disfrutar?

Permite que te diga lo siguiente: si quieres disfrutar, nunca prepares. Si quieres disfrutar, ¡disfruta! Hazlo ahora mismo, porque no hay otro modo de hacerlo. Si te conviertes en un gran preparador, hábil y capaz de realizar preparativos, siempre te estarás preparando, pero nunca emprenderás ningún viaje. Serás tan mañoso preparando, haciendo la maleta y deshaciéndola, pero nunca sabrás cómo ir de viaje. Sólo sabrás cómo hacer y deshacer la maleta. Eso es lo que hace la gente en la vida.

La vida es gratis, es un regalo... un regalo de existencia. Disfrútalo. Que profundice todo lo posible en tu corazón; permite que ese secreto deje de serlo. ¡La vida es un regalo! Que haya baile en las calles".

Osho, Dijo el Buda...
http://osho-maestro.blogspot.com

25 mar. 2008

Si te sientes feliz, no dejes que la mente te perturbe

A menudo siento en mí tu energía, muy claramente, tanto si me encuentro en Occidente como cuando estoy de vuelta en India. No obstante, cuando estoy aquí me pregunto si la sensación de que has estado conmigo es o no es imaginación mía.

¿Y qué si es tu imaginación? ¿Por qué no la disfrutas? ¿Qué tiene de malo la imaginación? La imaginación es tan divina como cualquier otra cosa. Si te sientes feliz y dichoso, disfrútala. Déjala manifestarse.

Es la mente la que sigue creando problemas. Una y otra vez, la gente, cuando se siente bien, cuando se siente a gusto, viene y me pregunta: “Estoy preocupado... pero quizá sea sólo mi imaginación”. Pero cuando sufren y sienten dolor, nunca vienen a mí diciendo: “Quizá sólo me estoy imaginando que sufro”.

¡Qué bonito! Eres tan adicto al sufrimiento que el sufrimiento siempre te resulta real y, sin embargo, la beatitud te resulta sospechosa .... ¡quizá sean imaginaciones tuyas!

¿Y qué? Si son imaginaciones, deja que sean imaginaciones. Disfrútala. Goza de ella. Y recuerda siempre que el criterio de la Verdad es el deleite, la celebración. Respecto a la Verdad, para mí no existe ningún otro criterio. Aquello que te proporciona paz, lo que te da beatitud, es auténtico. Lo que te causa dolor, lo que te hace sufrir, es irreal. Éste es el único criterio; no hay otro criterio.

De manera que si te sientes feliz, no dejes que la mente te perturbe. La mente es una gran envenenadora; inmediatamente crea la sospecha de que hay algo que va mal: “¿Tú? ¿Y feliz? ¡Imposible! ”. La mente te dice: “Ha de ser irreal” .


Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II

http://osho-maestro.blogspot.com/

La música está implícita en la vida misma. Es existencial

“Si hubiera que elegir entre filosofía, religión, ciencia y música, y me pidieran que eligiera una, mientras desaparecen las restantes de la Tierra, escogería la música. Porque si hay música, habrá religión; no puede desaparecer. Si hay música ¿cómo va a ser posible que la religión desaparezca? La música transmitirá a todo el mundo un sentimiento tan misterioso que la gente empezará a pensar sobre lo que representa ese misterio. Si hay música, la filosofía no puede desaparecer; si hay música, la ciencia no puede desaparecer; si hay música, la literatura no puede desaparecer...

La música es el fenómeno primordial porque está en la naturaleza, en la brisa que atraviesa los árboles, en los pájaros que cantan... nunca encontrarás un pájaro filósofo, pero todos los pájaros son músicos. Ve e investiga. No encontrarás ningún arroyo que sea religioso, pero todos los arroyos son musicales. Ve y pregunta a los vientos que soplan entre los árboles... puede que nunca hayan oído hablar de la Biblia, del Corán, ni del Gita, pero saben lo que es la música. La música está implícita en la vida misma. Es existencial.

De manera que si tuviera que elegir, elegiría la música en vez del resto, porque sé que reaparecerían. La música es tan inmensa que los crearía de nuevo. La música es celestial”.

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II

http://osho-maestro.blogspot.com/

¿Cómo puedo decir que la gente se interesa por ser feliz? Les interesa su infelicidad

“Si aceptas lo que hay, no hay ninguna posibilidad de ser infeliz.

He estado observando a miles de personas, a buscadores, a no buscadores, a gente mundana, a gente del otro mundo, y siempre me he encontrado con que la gente no está muy interesada en ser feliz. Nadie parece interesarse por sentirse feliz porque están dispuestos a sacrificar su felicidad por cualquier tontería: por celos, por posesividad, por ira, por odio... por cualquier tontería están dispuestos a sacrificar su felicidad. Pero no están dispuestos a sacrificar su ira, su posesividad, sus celos, por la felicidad. ¿Cómo puedo decir que la gente se interesa por ser feliz? Les interesa su infelicidad. Lo que dicen no es verdad; yo los veo siempre intentando ser infelices, intentando encontrar medios y maneras de ser infelices. Es algo realmente tremendo: en un mundo donde la infelicidad no existe, el hombre ha creado muchísima infelicidad. Realmente ha demostrado ser un auténtico “creador”.

Donde no hay ninguna posibilidad de que exista la infelicidad, ¿cómo vas a crearla? Sois absolutamente maravillosos... y sois unos maestros generando infelicidad, sois muy creativos... sólo que creando infiernos.

La felicidad es algo sencillo; no necesitas nada para crearla. Sólo necesitas estar presente y ser feliz...

Pero quieres felicidad de acuerdo a tus condiciones y premisas. En realidad no te interesa la felicidad; si no, ¿por qué pones condiciones y premisas? Podrías decir:
“Estoy dispuesto a ser feliz, tanto como lo pueda ser, porque quiero ser feliz”, pero en cambio dices: “No. Se han de cumplir mis condiciones”. Y pones unas condiciones imposibles, inalcanzables.

Tienes un amante, alguien a quien amas... podrías ser feliz ahora mismo. Pero pones la condición de que tu amado ha de prometerte que te amará por siempre y para siempre. ¿A qué viene esto? ¿Cómo va alguien a prometértelo? Nadie conoce el futuro ...

Cuanto más y más os observo, más real se vuelve el hecho de que nadie parece tener interés por ser feliz. Estás dispuesto a perder tu felicidad por cualquier tontería; la sacrificas por cualquier idea basura.

Pero no necesitas sacrificar nada por la felicidad.

¡Son unas matemáticas muy sencillas! ”.

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II


Las necesidades son simples y escasas; los deseos son infinitos

“Las necesidades son muy simples: necesitas comida, necesitas a alguien a quien amar y por quien ser amado, necesitas un cobijo... pequeñas cosas, pero que te proporcionan una satisfacción infinita. Las necesidades son simples y escasas; los deseos son infinitos. Puedes satisfacer tus necesidades muy fácilmente y sentirte entonces tan tremendamente feliz que todo tu ser se convierte en una oración de gratitud. Pero los deseos existen por millones... y no pueden ser satisfechos”.

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II

http://osho-maestro.blogspot.com/

24 mar. 2008

Todo lo que sabes hacer es juzgar exteriormente

"Sucedió cuando Junaid estaba atravesando un bosque. Vio a un hombre cerca de un lago. Parecía estar borracho y junto a él también había una mujer. Inmediatamente la mente se puso en marcha: "¿Por qué está ahí ese hombre con esa mujer? Y está escanciando algo con un surahi --una botella-- ...Debe de ser vino. ¿Una mujer... vino... juntos en la soledad del bosque?..." Lo interpretó. Creyó comprender. Todo le pareció claro.

Entonces se levantó una tormenta y un pequeño barco que se estaba aproximando a la orilla del lago de hundió. El santo no tuvo valor para meterse en aquellas aguas tormentosas aguas, pero el borracho se lanzó a ellas para salvar a los náufragos. De siete, salvó a seis, quedando completamente exhausto. Le dijo a Junaid:

-- Tú eres un gran santo, ¿por qué te quedas ahí, de pie? ¿Por qué no haces algo?. Sólo queda un hombre. Sálvale; si no, su sangre se derramará sobre ti. Yo he hecho lo que he podido.

De repente Junaid se dio cuenta de que aún habiendo creído a aquel hombre un borracho, un mujeriego, un hombre corrupto, un pecador, había hecho algo más digno de santidad que lo que él pudiera haber imaginado nunca. Él no tenía el valor suficiente. Era peligroso, era un riesgo; no tenía valor ni siquiera para ayudar al séptimo hombre. El borracho se lanzó de nuevo al agua y también salvó al séptimo hombre del lago.

Entonces, empezó a reirse.

Junaid le dijo:

- ¿De qué te ries?

Él le contestó:

- Acércate más.

Y quitó el velo de la cara de la mujer... era una mujer muy, muy vieja.

Junaid se dio cuenta de que era la madre del hombre y que en la botella, en el surahi, solamente había agua pura.

Todo lo que sabes hacer es juzgar exteriormente. Inmediatamente tu mente empieza a hilvanar. Ves algo y sin dilación la mente empieza a atar cabos y lo interpreta. Tu interpretación no es la realidad".

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol II
http://osho-maestro.blogspot.com/

La relajación es el antídoto para el miedo

Pregunta:
Me siento solo, lo cual es bueno, pero estoy confundido. No sé lo que está sucediendo. Las cosas están cambiando dentro de mí así que algunas veces me siento asustado, y otras hay una sensación de estar flotando.


"Es natural. Siempre que te sientas asustado, simplemente relájate. Acepta el hecho de que el miedo está allí, pero no hagas nada al respecto. Descuídalo; no le prestes ninguna atención. Observa el cuerpo. Allí no debería haber ninguna tensión. Si la tensión no existe en el cuerpo, el miedo desaparece automáticamente. El miedo crea cierto estado de tensión en el cuerpo, para conseguir estar arraigado en él. Si el cuerpo se relaja, el miedo tiene que desaparecer. Una persona relajada no puede estar asustada. Tú no puedes asustar a una persona relajada. Incluso si el miedo llega, llegará como una ola… no tendrá raíces.

El miedo viene y va como las olas y tú permaneces sin ser afectado por él, es hermoso. Cuando consigue arraigarse en ti y empieza a crecer en ti, entonces se convierte en un crecimiento, un crecimiento canceroso. Entonces paraliza tu organismo interno.

Así que siempre que te sientas asustado, lo que hay que mirar es que el cuerpo no debería estar tenso. Acuéstate en el piso y relájate —la relajación es el antídoto para el miedo— y vendrá y se irá. Tú simplemente observa.

Esa observación no debería ser de interés —indiferente. Uno simplemente acepta que está bien. El día está caliente; ¿qué puedes hacer? El cuerpo está transpirando… uno tiene que pasar por ello. La tarde se está acercando, y una brisa fresca estará soplando… Entonces simplemente obsérvala y relájate.

Una vez que sepas cómo funciona, y lo sabrás pronto —que si te relajas, el miedo no puede apegarse a ti, que viene y va sin dejarte cicatrices— entonces tienes la llave. Y vendrá. Vendrá porque cuanto más cambiemos, más miedo estará llegando.

Todo cambio crea miedo, porque cada cambio te está poniendo en lo que no es familiar, en un mundo extraño. Si nada cambia y todo permanece estático, nunca tendrás ningún miedo. Eso quiere decir, si todo está muerto, no tendrás miedo...

Es por eso que la gente, asustada de meterse en situaciones temerosas, organiza una vida sin cambios. Todo permanece igual y la persona sigue una rutina muerta, totalmente olvidada de que la vida es un flujo. Permanece en una isla de su propia creación en la cual nada cambia. El mismo cuarto, las mismas fotografías, los mismos muebles, la misma casa, los mismos hábitos, las mismas pantuflas —todo igual. La misma marca de cigarrillos; incluso una marca diferente no te gustará. Entre esto, en medio de esta igualdad, uno se siente a gusto.

La gente vive casi en sus sepulcros. Lo que llamas una vida conveniente y cómoda no es otra cosa que un sutil sepulcro. Entonces cuando empiezas a cambiar, cuando inicias el viaje del espacio interior, cuando te conviertes en un astronauta del espacio interior, y todo está cambiando tan rápidamente, cada momento está temblando de miedo. Entonces cada vez más el miedo tiene que ser enfrentado.

Permite que esté allí. Poco a poco empezarás a disfrutar tanto de los cambios que estarás listo a cualquier precio. El cambio te dará vitalidad… más vitalidad, entusiasmo, energía. Entonces no serás como un estanque… cerrado por todas partes, sin moverse. Te convertirás en un río que fluye hacia lo desconocido, y hacia el océano en donde el río llega a perderse".

Osho, Be Realistic: Plan for a Miracle
http://osho-maestro.blogspot.com/

17 mar. 2008

Nadie debe interferir de ninguna manera en la vida de los demás, ni nadie debe permitir que los demás interfieran en su vida

"Si yo tuviera que decidir, te daría libertad total: si quisieras ir desnudo, deberías hacerlo. Si estuviera en mi mano, sólo establecería una regla: no has de interferir en la libertad de los demás. Eso es todo. Cuando interfieres en la libertad de alguien, sólo entonces cometes un crimen. Si estás haciendo algo sólo para ti, sin perjudicar a nadie, deberías ser completamente libre...

Por ejemplo, si quieres ir sucio, entonces ve a los Himalayas, porque ir sucio puede interferir en la vida de otras personas. Cuando estás sucio y hueles mal, puede que no estés agrediendo a los demás con tus manos, pero los estás agrediendo con tu olor. Es una agresión. Si el otro se siente molesto, entonces eres agresivo. Si quieres estar sucio --y no hay nada malo en ir sucio-- entonces ve a los Himalayas, al sitio más remoto, para que nadie entre en contacto contigo. Entonces podrás disfrutar de tu mal olor, y lo harás felizmente. No tienes derecho a lanzar tu olor y suciedad sobre los demás; no, eso no está bien.

Nadie debe interferir de ninguna manera en la vida de los demás, ni nadie debe permitir que los demás interfieran en su vida. Así es como ha de ser un hombre: ni intentar esclavizar a los demás, ni permitir que nadie le esclavice. Uno debería vivir una vida de libertad y permitir que los demás vivan libremente. No tengas miedo; si te gusta el hermoso naranja, úsalo; eso está bien. Todo lo que te guste es bueno. Sólo hay una condición: si no interfiere, es hermoso, es moral".

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II
http://osho-maestro.blogspot.com/

Nunca he preguntado nada a nadie en la vida

"Un joven vino a preguntarme si debía casarse o permanecer soltero... es como el suicidio, el mismo problema: ¿has de suicidarte o debes seguir vivo? Seguir soltero es una especie de suicidio porque cercenas la mitad de la vida; decides vivir a medias. El matrimonio es para toda una vida. Por eso le pregunté al joven:

--¿Por qué me lo preguntas a mi? Si no sientes atracción por las mujeres, ¿de dónde surge esta pregunta? ¡Olvídala! Estoy de acuerdo, no hay ninguna necesidad de casarse. Pero si surge el deseo, entonces ve y cásate.

Entonces me preguntó:

--Si es así, ¿por qué no te casaste tú?

Yo le dije:

--Porque así lo decidí. Pero nunca pregunté a nadie. Nunca he preguntado nada a nadie. Uno debe ser responsable. Nunca he preguntado nada a nadie en la vida. ¿Para qué? Si tengo claridad me moveré con ella; aunque yerre, así es como ha de transcurrir mi vida: a través de los errores, a través del ensayo y el error. Pero nunca lanzo la responsabilidad sobre los demás."

Osho, Tao Los tres tesoros, Vol. II
http://osho-maestro.blogspot.com/

13 mar. 2008

Una persona que vive soñando se torna cada vez más estúpida

"Buscas dinero, sueñas con el dinero; nunca te fijas en la gente que tiene dinero, no la ves. Sólo quieres dinero para ti mismo. Crees que cuando tengas dinero todo será fabuloso. Descansarás y disfrutarás, y lo celebrarás, cantarás y bailarás, y harás lo que siempre quisiste hacer cuando no tenías dinero ni oportunidad de hacerlo.

¿Pero te has fijado alguna vez en la gente que tiene dinero? No es que se pongan a bailar de contento precisamente, ni a celebrarlo. No parecen felices. Quizás en alguna ocasión te cruces con un mendigo que parezca feliz, pero es imposible cruzarse con un rico que lo parezca. Es casi imposible encontrar a un rico feliz. El mendigo puede parecer feliz porque todavía puede soñar. El mendigo todavía alberga esperanzas, por eso puede parecer feliz. Puede creer que el día de mañana las cosas mejorarán o, si no, pasado mañana.

Para el mendigo hay un futuro, pero para el rico ha desaparecido. Ha conseguido lo que quería lograr, y no hay nada en ello. Se siente frustrado al ir acumulando dinero. Sea lo que fuere que hubiera visto en el dinero, ahora ya no lo ve. El sueño ha desaparecido.

El ser humano sueña constantemente con poder, prestigio, respetabilidad. Y siempre que lo consigue también consigue frustración. La gente más desdichada es la que ha triunfado a la hora de conseguir sus deseos, porque también ha aparecido la frustración.

La naturaleza del deseo es soñar, y sólo se puede soñar con cosas que no se tienen...

Todo lo lejano parece hermoso. Acércate y todo empieza a cambiar. La realidad es devastadora.

El Buda dice que ser consciente, que estar presente, significa abandonar este sueño inconsciente en el que solemos vivir. Somos sonámbulos. Vamos viviendo, pero de manera muy superficial. En lo más hondo, persisten los sueños, y más sueños....

Una persona que vive en una especie de sueño nunca puede ser inteligente. La presencia en uno mismo, la conciencia, es la llama más pura de la inteligencia. Una persona que vive soñando se torna cada vez más estúpida. Si vives en el torpor de tornarás estúpido, te embotarás.

Este embotamiento ha de destruirse. Y sólo puede destruirse tornándose más consciente. Anda con más conciencia. Come con más conciencia . Habla con más conciencia. Escucha con más conciencia”.


Osho, Dijo el Buda...


Cuando brote la realidad tu fantasía ensoñadora quedará destrozada

"Recordadlo: sólo cuando la mente fantasiosa detiene sus actividades queda la verdad. ¿Por qué? Porque la mente fantasiosa no hace más que proyectar y distorsionar lo que es. Si miras una cosa con deseo, nunca ves la cosa tal cual es. Tu deseo te toma el pelo.

Pasa una mujer, una mujer hermosa, o pasa un hombre, un hombre guapo.... Y de repente aparece el deseo: de poseerla, de poseerle. Luego no puedes ver la realidad. Luego tu mismo deseo crea un sueño alrededor del objeto. Empiezas a verlo de la manera que quieres verlo, empiezas a proyectar. El otro se convierte en una pantalla en la que proyectas tus más profundos deseos. Empiezas a colorear al objeto, y ya no puedes ver lo que es. Empiezas a ver visiones, a pasar a la fantasía.

Y claro, esa fantasía está destinada a ser destrozada; cuando brote la realidad tu fantasía ensoñadora quedará destrozada. Pasa en muchas ocasiones. Te enamoras de una mujer... y un día esa ensoñación desaparece; la mujer no parece tan hermosa como solía. No puedes imaginar de qué manera fuiste engañado. Empiezas a encontrarle defectos. Empiezas a buscar racionalizaciones, como si ella te hubiese engañado, embaucado; como si hubiese pretendido ser hermosa cuando no lo era. Nadie te ha engañado. Nadie puede engañarte excepto tu propio deseo y tu mente fantasiosa. Creaste una ilusión, nunca viste la realidad de la mujer. Pero tarde o temprano, la realidad ganará.

Por eso las aventuras amorosas están siempre al borde de la crisis. Y los amantes se asustan al ver la realidad poco a poco, e intentan evitarla...

Los maridos dejan de ver las cosas que solían ver en sus esposas. Las esposas dejan de ver en sus maridos lo que antes solían ver. ¿Qué es lo que ocurre? La realidad es la misma; sólo que contra la realidad, los sueños nunca pueden ganar. Tarde o temprano el sueño estalla...”

Osho, Dijo el Buda...


Si sólo ves el cuerpo físico, tarde o temprano tendrás problemas

“Un ser humano cuya energía se mueve en el centro sexual nunca puede saber muchas cosas. Si pasa una mujer, sólo verá la forma física. Si su energía se mueve en el centro del corazón, cuando pase una mujer podrá ver el cuerpo sutil de ella, lo cual es muy superior, y mucho más hermoso. Si una mujer pasa a tu lado y tu energía se mueve en el centro del corazón, podrás sentir su corazón, no sólo su cuerpo. Y a veces sucede que en un cuerpo muy poco agraciado puede residir un corazón muy hermoso. Y lo contrario también es cierto: un corazón horrible puede existir en un cuerpo muy bello.

Si sólo ves el cuerpo físico, tarde o temprano tendrás problemas, porque un hombre no vive con el cuerpo de una mujer; el hombre vive con el corazón de la mujer. La vida pertenece al corazón. Puedes elegir una mujer que parezca hermosa pero que acabe siendo fea si su corazón no es hermoso, si su forma sutil no es hermosa.... y tendrás problemas. Puedes elegir a un hombre que parezca muy guapo, muy poderoso, pero que sólo sea un animal que carezca de toda belleza interna, que carezca de cualquier cualidad interior, que sea un cuerpo y nada más.... y estarás destinada a tener problemas. Tarde o temprano te encontrarás con el animal y deberás vivir con él. Y siempre te preguntarás: “¿Qué le pasó a aquel hombre tan guapo? ¿Qué le pasó a aquella mujer tan hermosa?”.


Osho, Dijo el Buda...

11 mar. 2008

Alguien te insulta. Pero el insulto no tiene todavía sentido hasta que lo aceptes

"Alguien te insulta. Pero el insulto no tiene todavía sentido hasta que lo aceptes. A menos que lo tomes de inmediato, es insignificante, es sólo ruido, pero no tiene nada que ver contigo. Así que de hecho nadie puede insultarte a menos que lo tomes para ti, a menos que cooperes con él.

Por eso, siempre que te insultaron, que te sentiste insultado, fuiste , fue responsabilidad tuya. No digas que alguien te insultó. ¿Por qué aceptaste el insulto? Nadie puede obligarte a aceptarlo. El otro tiene la libertad de insultarte, pero tú tienes la de aceptar o no el insulto. Si lo aceptas, entonces es tu responsabilidad; entonces no digas que te insultaron. Deberías decir: "Acepté el insulto". Limítate a decir: " No era consciente; en la inconsciencia lo acepté y me perturbó".

Dice el Buda: "Acepta sólo lo que necesites. Acepta únicamente alimentos". ¿Para qué aceptar veneno? Alguien trae una taza llena de veneno y quiere regalártela. Y tú le dices: "Muchas gracias, pero no lo necesito. Si alguna vez quiero suicidarme se lo pediré, pero ahora mismo quiero vivir". No hay necesidad; sólo porque alguien te traiga veneno no es necesario que te lo bebas. Puedes decir: "Gracias". Eso es lo que hizo el Buda.

Y sigue diciendo: "Pero como no lo acepto, ¿qué harás con él? Deberás llevártelo otra vez. Lo siento por ti. Deberás tomártelo tú, caerá sobre ti... como un eco tras un sonido, como una sombra que sigue a un objeto. Te seguirá para siempre. Tu insulto será como una espina en tu ser. Te perseguirá. A mí no me has hecho nada, te lo has hecho a ti mismo".

El Buda siente compasión por este pobre hombre que ha cometido un acto erróneo contra sí mismo, y dice: "Por tanto, permanece atento y cesa de hacer el mal. Haz sólo aquello que quieras que te siga. Haz sólo aquello que te seguirá y con lo que te sientas feliz. Canta una canción, para que aparezca el eco y te llene de más canciones"

Solía ir de acampada a Matheran, una estación de montaña cerca de Pune. En la primera fui a visitar un lugar donde había eco. Me acompañaron unos cuantos amigos. Uno empezó a ladrar como un perro y todo el valle repitió el eco como si ladrasen muchos perros. Le dije: "Aprende la lección, porque así es toda la vida: la vida es una zona de eco. Si ladras como un perro, todo el valle resonará a perro y ese sonido te perseguirá. ¿Por qué no cantas una canción?".

Comprendió la cuestión y cantó una canción y todo el valle cantó.

Depende de ti. Todo lo que les hagas a los demás te lo estás haciendo a ti, porque las cosas retornan de todas partes, ampliadas mil veces. Si colmas de flores a los demás, las flores te colmarán a ti. Si llenas de espinas el camino ajeno, acabará siendo el tuyo."

Osho, Dijo el Buda...
http://osho-maestro.blogspot.com


7 mar. 2008

Las universidades destruyen el interés y el amor de la gente por la poesía. Destruyen toda tu idea de cómo debería ser la vida

"Los eruditos son muy astutos al destruir todo lo que es hermoso con sus comentarios, sus interpretaciones, con su así llamado aprendizaje. Lo hacen todo tan pesado que con ellos hasta la poesía se vuelve no poética. Yo mismo nunca he asistido a ninguna clase de poesía en la universidad. El director del departamento me llamó una y otra vez para preguntarme:

--Asistes a otras clases, ¿por qué no vienes a las clases de poesía?

Le dije:

--Porque quiero mantener vivo mi interés por la poesía. Amo la poesía, ésa es la razón. Y sé perfectamente bien que tus profesores no son en absoluto poéticos; nunca han sabido lo que es la poesía en sus vidas. Les conozco perfectamente bien. El hombre que enseña poesía en la universidad viene a dar un paseo conmigo todas las mañanas. Nunca le he visto mirando a un árbol, escuchando a los pájaros, fijándose en la belleza del amanecer.

Y en la universidad en la que estaba, el amanecer y el anochecer eran algo sumamente hermoso...

Pero nunca vi al profesor, que estaba enseñando poesía en la universidad, mirar el anochecer, o detenerse ni siquiera un momento. Y siempre que me veía mirando el anochecer, o el amanecer, o a los árboles, o a los pájaros, me preguntaba:

--¿Qué haces aquí sentado? Has venido a dar tu paseo matutino; ¡haz ejercicio!

Le dije:

--Esto para mi no es ejercicio. Tú estás haciendo ejercicio; para mí es una historia de amor.

Y cuando llovía nunca venía. Siempre que llovía iba a llamarle a su puerta y le decía:

--¡Venga, vamos!

Él me respondía:

--¡Pero está lloviendo!

--Este es el momento más bonito para dar un paseo, porque las calles están absolutamente vacías. ¡E ir de paseo sin paraguas mientras está lloviendo es tan hermoso, es tan poético...! --le contestaba yo.

Él creía que yo estaba loco; pero una persona que nunca ha ido lloviendo bajo los árboles no puede entender la poesía. Se lo dije al director del departamento:

--Este hombre no es poético; está destruyéndolo todo. Es demasiado académico y la poesía es un fenómeno tan poco académico que no existe un punto de encuentro entre los dos.

Las universidades destruyen el interés y el amor de la gente por la poesía. Destruyen toda tu idea de cómo debería ser la vida; la convierten, cada vez más, en algo práctico. Te enseñan cómo ganar más, pero no te enseñan cómo vivir más profundamente, cómo vivir totalmente, y es ahí donde puedes llegar a ver algo. Ahí es donde se abren pequeñas puertas y ventanas a lo supremo. Te enseñan el valor del dinero pero no el valor de una rosa. Te enseñan el valor de ser primer ministro o presidente pero no te enseñan el valor de ser poeta, pintor, cantante, bailarín. Se piensa que esas cosas son para los locos".

Osho, Aubiografía de un místico espiritualmente incorrecto

Está bien caerse alguna vez, hacerse daño, levantarse de nuevo; equivocarse unas cuantas veces. No pasa nada.

"--También solíamos ir (con mi abuelo paterno) a dar largos paseos por las mañanas y a veces por la noche, cuando había luna. Pero nunca le permití que me llevara de la mano. Y él me preguntaba:

--¿Pero, por qué? Puede que te caigas, puede que te tropieces con una piedra o con algo.

Le dije:

--Es mejor. Déjame que tropiece; no me voy a matar. Me enseñará cómo no tropezar, cómo estar alerta, cómo recordar dónde están las rocas. Pero si me llevas de la mano, ¿cuánto tiempo podrás asirme de ella? ¿Cuánto tiempo vas a estar conmigo?. Si me puedes garantizar que siempre estarás conmigo, entonces estoy dispuesto.

Era un hombre muy sincero; me dijo:

--Eso no puedo garantizártelo; no puedo hablar ni siquiera acerca de mañana. Y una cosa es segura, tú vivirás mucho y yo habré muerto, de modo que no voy a estar aquí siempre para llevarte de la mano.

--Entonces -le dije- es mejor aprender desde ahora, porque un día me dejarás y me quedaré indefenso. Por eso déjame solo, deja que me caiga. Trataré de levantarme. Espera, observa, y eso será más compasivo que llevarme de la mano.

Y lo entendió; me dijo:

--Tienes razón, un día dejaré de estar aquí.

Está bien caerse alguna vez, hacerse daño, levantarse de nuevo; equivocarse unas cuantas veces. No pasa nada. En el momento en el que te das cuenta de que te has equivocado, vuelve atrás. La vida se debe aprender a través del intento y el error.

Le solía decir a mi padre:

--No me des ningún consejo, ni aunque te lo pida. Tienes que ser muy claro con esto. Me tienes que decir: "encuentra tu propio camino". No me des consejos, porque cuando tienes a mano un consejo barato, ¿quién se molesta en encontrar su propio camino?".


Osho, Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto

6 mar. 2008

Si es en contra de tu voluntad, incluso en el paraíso estarás en el infierno

"Si no eres tú mismo, ¿cómo puedes ser feliz?

Toda la existencia es dichosa porque la roca es una roca, el árbol es un árbol, el río es un río, el océano es un océano. Nadie está tratando de convertirse en alguien diferente; si no, se volverían locos. Y eso es lo que le ha sucedido al hombre.

Desde tu más tierna infancia te enseñan a no ser tú mismo, pero la forma en que lo hacen es muy inteligente, muy astuta. Te dicen: "tienes que ser como Krishna, como Buda", y pintan a Buda y a Krishna de una forma tal que surge en ti un gran deseo de ser un Buda, de ser un Jesús, de ser un Krishna. Ese deseo es la causa fundamental de tu desgracia.

A mi también me dijeron las mismas cosas que te han dicho a ti, pero desde mi más tierna infancia tomé la determinación de que no me iban a desviar de mí mismo, sin importarme las consecuencias. Correcto o equivocado, iba a seguir siendo yo mismo. Incluso si termino en el infierno, por lo menos tendré la satisfacción de que he seguido mi propio curso en la vida. Si me lleva al infierno, me lleva al infierno. Seguir los consejos, los ideales, las disciplinas de otros, aunque me conduzcan al paraíso, allí no seré feliz, porque habré sido obligado en contra de mi voluntad.

Trata de entenderlo. Si es en contra de tu voluntad, incluso en el paraíso estarás en el infierno. Pero si sigues el curso natural de tu ser, incluso en el infierno estarás en el paraíso.

El paraíso es donde tu ser real florece.

El infierno es donde eres aplastado y te es impuesta otra cosa".

Osho, Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto

3 mar. 2008

Este momento

"Este momento te ha sido dado a ti,
un regalo,
una gracia de Dios,
o del todo
o como sea que quieras llamarlo
--Tao, dharma, logos.
Este momento está disponible para ti:
canta una canción,
vívelo en su totalidad.
Y no trates de sacrificarlo
por ningún otro momento;
ese vendrá en el futuro.
Vívelo por su valor propio".

Osho