28 jun. 2008

Se necesita coraje para ir con la vida dondequiera que te lleve

"Cuando ames a una mujer, no te preocupes por lo que los demás hayan dicho sobre el amor, porque esto se convertirá en una interferencia. Amas a una mujer, el amor está ahí, olvídate de todo lo que has aprendido sobre el amor. Olvídate de todos los Kinsey, de los Master y los Johnson; olvídate de los Freud y de los Jung. Por favor, no te conviertas en un profesor de lenguaje. Simplemente ama a la mujer y deja que el amor exista y deja que el amor te muestre sus más recónditos secretos, sus misterios. Entonces serás capaz de saber lo que es el amor.

Igualmente lo que los demás digan sobre la meditación carece de sentido. Una vez me encontré con un libro sobre meditación escrito por un monje jaino. Era realmente bonito, pero había algunos pasajes en los que podía ver claramente que aquel hombre nunca había meditado, pues si no, esos pasajes no hubieran estado allí. Pero eran pocos y escasos. El libro en su conjunto, casi en el noventa y nueve por ciento, era perfecto. Me gustaba el libro.

Luego me olvidé de él. Durante diez años viajé por todo el país. Una vez en un pueblo del Rajastán, ese santo vino a verme. Su nombre me resultó familiar y de repente me acordé del libro. Pregunté al santo que por qué había acudido a mí. Me contestó: "He venido para conocer lo que es la meditación.". Yo le dije: "Me acuerdo de tu libro. Me acuerdo muy bien porque me impresionó mucho. Excepto por unos pocos defectos que delataban que tú nunca habías meditado, el libro estaba perfectamente bien, en un noventa y nueve por ciento bien. Y ahora vienes aquí para aprender sobre meditación. ¿No has meditado nunca?".

Me miró con cierto embarazo porque sus discípulos estaban también presentes. Le dije: "Sé franco, porque si me contestas que sabes lo que es meditación, entonces no hablaré de ella. ¡Se acabó! No tendré motivo. Si me dices con franqueza -al menos sé franco por una vez-, si me dices con franqueza que nunca has meditado, solamente entonces te conduciré a la meditación". Era un chantaje. Por eso tuvo que confesar. Dijo: "Sí, nunca se lo he dicho a nadie. He leído muchos libros sobre meditación y todos los textos antiguos. Y he estado enseñando a la gente, por eso me siento avergonzado ante mis discípulos. He estado enseñando meditación a miles y he escrito libros sobre ello, pero yo nunca he meditado."

Puedes escribir libros sobre meditación y no descubrir nunca el espacio que supone meditar. Puedes volverte altamente eficiente verbalizando, puedes ser muy ducho en abstracciones, en argumentaciones intelectuales y puedes olvidarte completamente de que todo el tiempo en que has estado envuelto en esas actividades intelectuales ha sido un puro desperdicio.

Le pregunté al viejo: "¿Durante cuánto tiempo has estado interesado en la meditación?" Él me contestó: "Durante toda mi vida". Tenía casi setenta años. Me dijo: "Cuando tenía veinte años tomé sanyas, me convertí en un monje jaino y durante esos cincuenta años siguientes he estado leyendo, leyendo y pensando en el meditar". Cincuenta años de leer y pensar y escribir sobre meditación, incluso introduciendo a la gente en la meditación ¡y ni una sola vez había probado la meditación!.

Pero ése es el caso de millones de personas. Hablan del amor, conocen toda la poesía que existe sobre el amor, pero nunca han amado. O incluso aunque piensen que estuvieron alguna vez enamorados, nunca se enamoraron. Eso también fue algo "cerebral", no fue del corazón. La gente vive y sigue perdiéndose la vida. Se necesita valor. Se necesita valor para ser realista, se necesita coraje para ir con la vida dondequiera que te lleve porque los caminos no están cartografiados, porque no existen mapas. Uno ha de penetrar en lo desconocido".

Osho, Vida amor y risa

http://osho-maestro.blogspot.com/

24 jun. 2008

Si quieres pintar un bambú, primero vuélvete un bambú

"Conoce el amor siendo amor, entonces es sabiduría. Puedes ir al Museo Británico y puedes encontrar todo lo que ha sido escrito acerca del amor, puedes escribir una gran tesis acerca del amor pero no habrás conocido nada acerca del amor. No habrás saboreado nada del amor, ni siquiera una gota en tu lengua. Podrás volverte muy, muy sagaz acerca del amor, podrás ser capaz de hablar acerca de él, pero serás incapaz de vivirlo. Y, recuerda, si no eres capaz de vivirlo, no lo conoces...

En el Zen se dice que si quieres pintar un bambú, primero debes ir al bosquecillo de bambúes. Vive con los bambúes en todo tipo de clima: que sea el verano, el invierno y las lluvias, y vive con los bambúes para poder sentir tal como ellos sienten. Cuando está oscuro y la noche es silenciosa y arriba están las estrellas, siente tal como sienten los bambúes. Cuando sale el sol y hay un gran viento y los bambúes se balancean y bailan, siente cómo lo sienten los bambúes. Y cuando está lloviendo y los bambúes se deleitan, deja que ese deleite entre en tu ser.

Si quieres pintar un bambú, primero vuélvete un bambú. A menos que hayas conocido el bambú desde adentro, a menos que te hayas identificado totalmente con el bambú, cualquier cosa que pintes será sólo una fotografía, no una pintura. Esa es la diferencia entre una fotografía y una pintura. Ninguna cámara podrá jamás hacer algo como Van Gogh; ninguna cámara puede hacer eso".

Osho, Unión Mística. El camino sufí
http://osho-maestro.blogspot.com/

18 jun. 2008

Un padre muere insatisfecho, pero espera que al menos su hijo logre alcanzar la meta

     "Cuando nace un niño que es amado por sus padres, estos no tratarán de imponerse, porque al menos sabrán una cosa: que ellos han sido sendos fracasos, así que ¿por qué imponerles la misma pauta a sus hijos? ¿Por qué volver a destruir otra vida? Pero fijaros en la estupidez. Querrán que el hijo siga su camino. Y no llegarán a ninguna parte, porque en su interior saben que están vacíos, huecos, pero de nuevo tratan de forzar al niño para que siga por el mismo camino, para que al final acabe llegando a la misma vacuidad. ¿Por qué? Pues porque al ego le sienta bien saber que "mi hijo sigue mis pasos"...
     ¿Qué le ha sucedido al hombre? ¿Qué es lo que el hombre le ha hecho al hombre para que nadie florezca? Y recordadlo bien: si el Buda florece no es por vosotros, sino a pesar de vosotros. A pesar del padre y la madre del Buda, a pesar de sus maestros.
     "En una ocasión vino a verme uno de mis profesores de universidad. Me dijo: “Seguramente recordarás que fui tu profesor”.
     Así que le respondí: “Desde luego que me acuerdo. ¿Cómo podría olvidarlo? A pesar suyo soy lo que soy. No tuvo éxito conmigo. Lo intentó y siempre me sentiré agradecido con usted por haber fallado. ¡No tuvo éxito!
     Me quería mucho e hizo todo lo que pudo para forzarme a permanecer en el mundo académico. Me quería tanto y se preocupaba por mí que siempre que había exámenes venía a recogerme con su coche para llevarme al aula, porque temía que fuese a quedarme meditando. Antes de los exámenes me decía: “Lee esto, lee esto, lee esto. Eso va a salir… porque los he puesto yo”. Y no hacía más que recordarme: “¿Has leído eso o no? Entérate: yo soy el que ha puesto el examen y eso es lo que va a caer”. Siempre tenía miedo de que no lo escuchase.
     Me quería. Vuestros padres también os quieren, vuestros maestros también os quieren, pero son inconscientes, no saben qué es lo que están haciendo. Aunque os quieran, hay algo que no acaba de funcionar, y ese algo es porque tratan de daros algo de acuerdo con ellos mismos. Este profesor quería que yo me convirtiese en un gran profesor universitario, en alguna universidad importante, que fuese jefe de algún departamento o decano, o vicerrector.
     Él siempre se imaginaba algo así y yo siempre me reía y le preguntaba: “¿Y usted que ganará con ello? ¿Qué es lo que usted ha obtenido? Es usted jefe de departamento, un decano con muchos títulos –doctor Honoris Causa en Literatura, y cosas por el estilo- ¿pero qué ha ganado con ello?”.
     Y él siempre me sonreía astutamente y decía: “Tú espera y haz lo que yo te diga”. Pero frente a esa pregunta, a la pregunta de: “¿Pero qué ha ganado con ello?”, siempre se sentía algo perplejo, confuso. ¿Qué podía responder?
     No había ganado nada y se acercaba a la muerte. Le hubiese gustado que su ambición continuase a través de mí. Le hubiese gustado que yo siguiese cargando con su ambición.
     Un padre muere insatisfecho, pero espera que al menos su hijo logre alcanzar la meta. Y eso es lo que ocurre continuamente, también se necesita ser consciente. Si el amor carece de conciencia, se convierte en una reclusión, pero si se tiene conciencia se transforma en libertad. Te ayuda a ser tú mismo".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie
http://osho-maestro.blogspot.com/

Dar libertad al otro para que sea él mismo

     "Cuando nace un niño los padres empiezan a pensar en qué le convertirán. Piensan en ello antes de que haya nacido.
     En una ocasión me alojé en casa de un amigo. Este amigo es profesor en una universidad, y su esposa también es profesora. Ambos son personas muy inteligentes, con medallas de oro, certificados y licenciaturas. También vi a su hija –solo tienen una hija– tocando el piano, llorando y gimiendo. Así que le pregunté a su madre qué era lo que pasaba.
     La madre me respondió: “Siempre quise ser músico y mis padres nunca me dejaron. Así que eso no a va pasarle a mi hija. Ella tiene que ser músico. Yo sufrí mucho porque mis padres no me dejaron y me obligaron a ser profesora. Pero yo no voy a obligar a mi hija a ser profesora, va a ser músico”. ¡Y la hija no dejaba de llorar y gemir!
     Estáis así de confusos a causa de los demás: vuestra madre quiere que seáis una cosa y vuestro padre otra. Y es así porque nunca van a ponerse de acuerdo: ¡los padres y las madres nunca están de acuerdo en casi nada!
     El hijo del mulá Nasrudín me dijo:-Me gustaría ser médico, pero mi madre insiste en que debo ser ingeniero. ¿Qué puedo hacer?-Haz una cosa. Extiende el rumor de que tu padre quiere que seas ingeniero –le contesté.¡Ahora es médico!
     Padre y madre siempre se llevan la contraria, y su oposición mutua va penetrando en vosotros, se convierte en un conflicto interno. Puede que ambos estén muertos, que ya no formen parte de este mundo, pero siguen en el interior de vuestro inconsciente, luchando. Nunca os dejarán en paz. Hagáis lo que hagáis, vuestro padre os dice que sí y vuestra madre que no. Vuestro conflicto interno es el de vuestros padres. Y luego, además, están los tíos y hermanos, hermanas y familiares diversos, y vosotros estáis solos en medio de tanta gente que nos desea el bien. Y todos ellos quieren que hagáis algo tal y como ellos quieren. En realidad os destruyen. Y luego toda vuestra vida se convierte en una gran confusión: no sabéis lo que queréis ser, ni dónde ir, ni lo que estáis haciendo ni por qué lo hacéis. Entonces os sentís miserables. La miseria aparece cuando no podéis crecer y convertiros en un ser natural, cuando no podéis crecer de acuerdo a vuestro ser...
     Siempre hay que dar al otro la oportunidad de que sea él mismo, eso es comprensión, eso es amor. No forcéis a los demás. Podéis albergar buenos deseos, pero los resultados serán malos. Un buen deseo no es suficiente en sí mismo; puede convertirse en un veneno. La cuestión no es vuestro deseo. La cuestión es saber dar libertad al otro para que sea él mismo o ella misma. Permitid que vuestra esposa sea ella misma; dejad que vuestro esposo sea él mismo; aceptad que vuestros hijos sean ellos mismos, no forcéis.
     Todos somos aves marina, desconocidas entre sí, extrañas. Nadie sabe quién sois. Como mucho, todo lo que podemos hacer es ayudar a que cada uno sea lo que tenga que ser. Y el futuro es desconocido; no puede forzarse. Y no hay manera de conocerlo, ningún astrólogo puede; esos son métodos ridículos. Las personas dependen de ellos porque la gente es estúpida. Los astrólogos continúan existiendo porque no hacemos más que querer saber como será el futuro para poder hacer planes. La vida no se puede planear, es un aluvión imprevisto. Y está bien que no se pueda prever.
     Si pudiera planearse todo, sería aburrido e insulso. Está bien que no haya nadie que pueda pronosticar el futuro, está bien que el futuro permanezca desconocido, impredecible, porque ahí radica la libertad. Si el futuro fuese algo que pudiera conocerse, entonces no quedaría libertad alguna, entonces nos moveríamos en un mecanismo predecible. Pero eso es precisamente lo que queremos, o lo que intentamos hacer.
     Si tenéis un poco de entendimiento, permitiréis a los que os rodean la libertad de ser ellos mismos y no dejaréis que nadie se interponga en la vuestra. No hagáis a nadie vuestro esclavo y no os convirtáis en esclavo de nadie. Eso es sannyas. Eso es lo que significa sannyas. Es un hombre que ha decidido permanecer auténtico consigo mismo, que está dispuesto a ir donde esa autenticidad le conduzca".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie
http://osho-maestro.blogspot.com/

16 jun. 2008

El cambio es simplemente la misma estructura de la vida

"La experiencia de toda tu vida apoya el hecho de que las cosas van cambiando. Nada permanece estable; tú no puedes aferrarte a nada en un mundo cambiante. Querías hacer de tu amistad algo permanente pero tu deseo está contra la ley del cambio, y esa ley no va a hacer excepciones. Simplemente continúa haciendo lo suyo. Cambiará —todo.

Quizás a largo plazo un día comprenderás que fue bueno que no te escuchara, que la existencia no se ocupara de ti y que sólo siguiera haciendo lo que quería hacer… no según tu deseo.

Podrá tomarte un poco de tiempo el entender. Tú quieres que este amigo sea tu amigo por siempre, pero mañana él se vuelve un enemigo. O simplemente —“ ¡Desaparécete! ”, y ya no está más contigo. Alguien más llena el vacío quien es un ser muy superior. Entonces de repente te das cuenta que fue bueno que el otro se fuera; si no te habrías quedado estancado con él. Pero todavía la lección no ha ido tan profunda de manera que dejes de pedir permanencia.

Tú comenzarás a pedir permanencia con este hombre, con esta mujer: ahora esto no debería cambiar. No has aprendido realmente la lección de que el cambio es simplemente la misma estructura de la vida. Tienes que entenderlo y fluir con ello. No crees ilusiones; no van a ayudar. Y todos están creando ilusiones de diversos tipos..."


Osho, The Path of the Mystic

Quemar la antorcha de tu vida por ambos extremos al mismo tiempo

Pregunta:
A menudo surge el miedo a la muerte, con intensidad y fuerza, y el miedo de tener que dejar toda esta belleza, esta amistad y amor. ¿Cómo es posible relajarse ante esta certeza de la muerte?

"Primero, sólo es posible relajarse cuando la muerte es una certeza. Relajarse es difícil cuando las cosas son inciertas. Si sabes que vas a morir hoy, todo el miedo a la muerte desaparecerá. ¿Qué caso tiene desperdiciar tiempo? Tienes un día para vivir: vive tan intenso como sea posible, vive tan totalmente como sea possible.

Puede que la muerte no llegue. La muerte no puede llegar para las personas que viven muy intensamente y muy totalmente. E incluso si llega, esas personas que han vivido totalmente le dan la bienvenida porque que es un gran alivio. Están cansados de vivir; vivieron tan totalmente y tan intensamente... así que la muerte llega como un amigo. Tal y como después de un día de trabajo duro llega la noche como una gran relajación, como un hermoso sueño, así mismo llega la muerte después de la vida. muerte no tiene nada feo; no puedes encontrar algo más limpio.

Si el miedo a la muerte entra, eso quiere decir que allí hay unas cuantas lagunas que no se han llenado al vivir. Así que esos miedos a la muerte son muy indicativos y provechosos. Te muestran que tu danza tiene que ir un poco más rápido, que tienes que quemar la antorcha de tu vida por ambos extremos al mismo tiempo.

Baila tan rápido que el bailarín desaparezca y sólo quede la danza.

Entonces no es posible que ningún miedo a la muerte te visite.

“Y el miedo de tener que dejar toda esta belleza, esta amistad y amor...” Si estás totalmente aquí y ahora, ¿a quién le importa el mañana? El mañana se encargará de sí mismo. Jesús está en lo cierto cuando le reza a Dios, “Señor, dame el pan de cada día”. Ni siquiera está pidiendo para mañana, tan sólo hoy es suficiente en sí mismo.

Tienes que aprender que cada momento tiene una conclusión.

El miedo de tener que dejarlo todo llega sólo porque no estás viviendo completamente en el momento; de otro modo no hay tiempo, y no hay mente, y no hay espacio.

Una vez le preguntaron un comerciante, “¿Cuántos años tienes?”

Él dijo, “Trescientos sesenta años.”

El hombre no podría creerlo. Dijo, “Por favor, repítelo. Quizá no he oído bien.”

El comerciante gritó y dijo, “¡Trescientos sesenta años!”

El hombre dijo, “Perdóname pero no puedo creerlo. ¡No pareces tener más de sesenta!”

El comerciante dijo, “También estás en lo cierto. En lo que al calendario concierne tengo sesenta. Pero en lo que a mi vida concierne he vivido seis veces más que cualquiera. En sesenta años he logrado vivir trescientos sesenta años.”

Depende de la intensidad.

Hay dos caminos en la vida.

Uno es el camino del búfalo. Vive horizontalmente, en una sola línea.

El otro camino es el de un buda. Vive verticalmente, en altura y profundidad. Entonces cada momento puede convertirse en una eternidad.

No desperdicies tu tiempo en trivialidades, pero vive, canta, baila, ama tan total y desbordadamente como seas capaz. Ningun miedo interferirá y no te preocuparas por qué sucederá mañana. Hoy es suficiente en sí mismo. Vivido, está tan lleno... no deja ningún espacio para pensar en nada más. La vida no vivida... llegan las preocupaciones y llegan los miedos.

Simplemente vive, ama, y haz de cada momento un profundo éxtasis. Todos los miedos pueden desaparecer".

Osho, The Golden Future
http://osho-maestro.blogspot.com/

15 jun. 2008

Siempre que hagas algo, pon atención: si te tranquilizas, si te sosiegas, si te relajas, entonces es lo adecuado

"¡No! La historia no repara en personas sencillas y naturales. La historia repara en gente que está loca, obsesionada por algo, que crea dificultades. Y lo difícil es erróneo, lo fácil o sencillo es correcto; sé sencillo y no trates de pasar a la historia. Deja eso para los insensatos y los locos, pero tú permanece fuera. Porque no puedes tener ambas cosas. Puedes tener una vida, o puedes ser recordado por la historia. Si tienes una vida, sólo serás un hombre sencillo haciendo cosas sencillas y pequeñas y disfrutando de ellas. No le crearás problemas a nadie, y nadie reparará en ti. Existirás como si nunca lo hubieras hecho. Eso significa sencillo: existir como si no existieses, existir como si no fueses, sin meterte en el camino de nadie. Disfrutarás; alcanzarás las cumbres del éxtasis. Lo sencillo es lo adecuado...

Lo sencillo es lo adecuado. Empieza bien y será fácil.

Y este el el criterio: si al hacer cualquier cosa te sientes cómodo haciéndolo, entonces es adecuado. Si te sientes incómodo, es que hay algo inadecuado. Si estás tenso, significa que vives una vida desasosegada. Si no puedes dormir, no puedes relajarte, no puedes soltar, eso significa que vives una vida intranquila: persigues cosas difíciles, imposibles.

Cambia tu manera de vivir, estás en el camino equivocado. Empieza bien y siempre será fácil, empieza bien y siempre estarás descansado: ese es el criterio. Siempre que hagas algo, pon atención: si te tranquilizas, si te sosiegas, si te relajas, entonces es lo adecuado. Ese y sólo ese es el criterio".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie
http://osho-maestro.blogspot.com/

Un gran hombre es alguien que manifiesta su grandeza en cada cosa pequeña que hace

"¡Haz! No te preocupes de lo que haces. Hazlo de todo corazón, de manera que el hacerlo se convierta en un gozo. Y no pienses en grandes cosas; no existen tales cosas, ni grandes ni pequeñas. No pienses que vas a hacer grandes cosas, que tocarás una música estupenda, que pintarás cuadros fantásticos, que te vas a convertir en un Picasso o en un Van Gogh, o en cualquier otra cosa, en un gran escritor, en un Shakespeare o un Milton. No hay nada, ni grandes cosas ni cosas pequeñas. Hay grandes hombres y hombres pequeños, pero las cosas no son ni grandes ni pequeñas.

Un gran hombre es alguien que manifiesta su grandeza en cada cosa pequeña que hace: come de manera espléndida, camina de manera espléndida, duerme de manera espléndida. Manifiesta la cualidad de grandeza en todo. ¿ Y qué es grandeza? ¡Naturaleza! Nada es más grande que la naturaleza. Comer como un emperador. Eso no depende de la calidad de los alimentos, depende del comensal, de la manera en que lo celebra. Aunque sólo sea con pan, mantequillas y sal, podéis ser como emperadores...

La vida puede convertirse en una celebración si sabes vivir sin preocupación. De otra forma, la vida se convierte en una larga y prolongada enfermedad, en una dolencia que sólo culmina en la muerte".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie
http://osho-maestro.blogspot.com/

No te preocupes de los demás

"¿Y cuál es la preocupación? Es la preocupación acerca de cómo impresionas a los demás. ¿Pero por qué te preocupan tanto los demás, tanto que eso no te deja vivir? Todo el mundo se pregunta qué piensan de ellos los demás; le ocurre a todo el mundo. A ellos les preocupas tú, y a ti te preocupan ellos...

Es un círculo vicioso: estás asustado de los demás, y los demás te temen, y toda la vida se convierte en una porquería. Suelta todas esas tonterías, sal del círculo vicioso; no te preocupes de los demás. Ya tienes bastante con tu propia vida, no te preocupes de los demás. Y te aseguro que si pudieras vivir despreocupado, entonces tu vida florecerá, y entonces habrá otros que puedan compartirla. Querrás compartir, y podrás ofrecer mucho a los demás, pero primero debes dejar de pensar en los demás y acerca de lo que piensan de ti".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie

http://osho-maestro.blogspot.com/

14 jun. 2008

La primera cosa esencial es liberarte de tus padres

"El primer paso a dar: Libérate de tus padres. Y no quiero decir con esto que irrespetes a tus padres, no. Sería la última persona en decirlo. Tampoco quiero decir que te liberes de tus padres físicos, quiero decir que te liberes de las voces paternales internas, de tu programa interno, de tus grabaciones internas. Bórralas… y simplemente te sorprenderás de que si te liberas de tus padres en tu ser interior, quedas libre. Por primera vez serás capaz de sentir compasión por tus padres, no así de otra manera; seguirás resentido. Todas las personas están resentidas con sus padres.

¿Cómo no vas a estar resentido cuando ellos te han hecho tanto daño aunque sin saberlo? Ellos desearon lo mejor para ti, querían hacer cualquier cosa por tu bienestar. Pero, ¿qué pueden hacer? Con el querer solamente nada sucede; sólo con los buenos deseos nada sucede. Ellos ha sido bien intencionados, eso es verdad. No hay duda al respecto. Cada padre quiere que el hijo tenga todos los disfrutes de la vida. Pero, ¿qué puede hacer? Él mismo no ha conocido disfrute alguno. Es un robot y sabiéndolo o no, deliberadamente o no, creará una atmósfera en la que el niño tarde o temprano se convertirá en un robot.

Si quieres convertirte en un hombre y no en una máquina, libérate de tus padres. Y tendrás que observar. Es un trabajo duro, un trabajo arduo; no lo puedes hacer instantáneamente. Tendrás que ser muy cuidadoso con tu comportamiento. Observa cuando tu madre está ahí, funcionando a través de ti; detenlo, aléjate de ello. Haz algo completamente nuevo, que tu madre ni siquiera hubiera concebido.

Por ejemplo, tu novio está mirando a otra mujer con mucha apreciación en sus ojos. Ahora observa lo que estás haciendo: ¿Estás haciendo lo mismo que tu madre habría hecho en caso de que tu padre mirase a otra mujer con aprecio? Si haces esto nunca sabrás lo que es el amor; simplemente estarás repitiendo una historia. Será el mismo acto representado por actores diferentes, eso es todo; el mismo mal acto que se repite una y otra y otra vez. No seas una imitadora, aléjate de ello. Haz algo nuevo. Haz algo que tu madre no habría concebido. Haz algo nuevo que tu padre no habría concebido. Esta novedad se tiene que traer a tu ser, entonces tu amor empezará a florecer.

Así que la primera cosa esencial es liberarte de tus padres".

Osho, Sufis : People of the Path
http://osho-maestro.blogspot.com/

13 jun. 2008

Pero hay grandes moralistas cuyo trabajo es ver quién está haciendo algo mal. Toda su vida se desperdicia

Pregunta:
Por qué las personas critican? ¿Por qué tienen tanto interés en rumorear de los demás, en buscar faltas en los demás, en buscar sus limitaciones y defectos?


"La mente tiene la tendencia a discutir sobre los defectos de otros. Ayuda al ego a sentirse bien. Todo el mundo es un pecador; cuando todo el mundo es tal pecador, uno se siente comparativamente como un santo. Cuando los demás se equivocan, es agradable [saber] que, “por lo menos yo no me equivoco tanto”.

La gente habla, por lo tanto, de los defectos de los demás; no sólo hablan de ellos, los magnifican. Por eso es que hay tanto disfrute en el chismorreo. Cuando el chisme pasa de una a otra mano, se enriquece. Y cuando regresa nuevamente, algo se le habrá añadido. Al atardecer, si llegas a conocer el chisme que iniciaste en la mañana, te quedarás sorprendido. En la mañana era sólo una piedrecilla; ahora es una montaña. La gente es muy creativa, realmente creativa e ingeniosa.

¿Por qué la gente tiene tanto interés en rumorear de los demás, en buscar faltas en los demás, en buscar limitaciones y defectos en los demás? ¿Por qué la gente está tratando continuamente de mirar los puntos débiles de otros? El motivo está en que esto les ayuda a tener una mejor apreciación de sí mismos. Se convierten en santas personas sólo para tener el sentimiento de que “yo soy mucho mejor”. Hay una motivación. No sólo de ayudar a otros, no, no importa lo que digan, independientemente de lo que digan. La razón básica es: “Si otros son muy feos, entonces yo soy hermoso”. Siguen la teoría de Einstein de la relatividad.

Atisha dice: No evalúes los defectos de los demás, no es asunto tuyo. No interfieras en las vidas de los demás; no es asunto tuyo.

Pero hay grandes moralistas cuyo trabajo es ver quién está haciendo algo mal. Toda su vida se desperdicia; son como perros policías que olfatean aquí y allí. Todo su trabajo consiste en saber quién está haciendo algo mal.

Atisha dice: Esto es algo feo y un gasto inútil de tiempo y energía. No es sólo un desperdicio sino que refuerza y gratifica el ego, y un ego más gratificado se convierte en un mayor obstáculo.

Y, recuerda, no se trata sólo de no discutir sobre los errores de los demás. No te preocupes demasiado de tus propios defectos. Toma nota, permanece atento, y deja que el asunto quede saldado de una vez. Hay unos cuantos que se preocupan de sus propios defectos…

Los psicólogos sospechan que la autobiografía de San Agustín, sus confesiones, no son verdaderas. Él insistió mucho en sus defectos. No fue tan mala persona. Pero el ser humano es realmente increíble. Si empiezas a insistir en tus cualidades, entonces también te vas a los extremos. Si empiezas a insistir en los pecados, entonces también te vas a los extremos. Pero en los dos casos sólo haces una cosa.

Lo que hace San Agustín es simple. Al insistir en sus defectos y pecados y todo tipo de cosas feas, él prepara un contexto. De ese infierno él se levantó y se convirtió en un gran santo. Ahora su santidad parece más significativa de lo que hubiera sido si desde el comienzo mismo simplemente hubiera sido una buena persona.

Lo mismo pasa con Mahatma Gandhi en India. En su autobiografía, él simplemente exagera sus defectos y no deja de hablar de ellos. Esto le ayuda de una forma muy explícita. Lo suyo era muy bajo, lo situaba en el séptimo infierno, y de ahí empezó a surgir y se convirtió en un gran mahatma, un gran santo. El camino fue muy arduo. Esto llena mucho el ego.

No discutas sobre los defectos de los demás; no hables de tus propios defectos. Toma nota y eso es todo. Atisha dice que poner consciencia es suficiente, no se necesita nada más. Si estás completamente consciente de cualquier cosa, el fuego de la consciencia lo quema. No hay necesidad de otro remedio.

No pienses en las cosas que conciernen a los demás. Y es en eso en lo que sigues pensando. El noventa y nueve por ciento de las cosas en las que piensas conciernen a los demás. Déjalo. ¡Déjalo inmediatamente!

Tu vida es corta, y se te está escurriendo de los dedos. A cada momento eres menos, cada día eres menos, ¡cada día estás menos vivo y más muerto! Cada día de cumpleaños es un día de muerte; un año más se ha ido de tus manos. Sé un poco más inteligente. No pienses en nada que concierna a los demás. Prepárate primero contra la ruina que es todavía mayor.

Gurdjieff solía decir a sus discípulos una primera cosa, la primerísima: “Busca tu mayor característica, tu mayor carencia, tu característica central de inconsciencia”. Para cada uno es diferente.

Algunos están obsesionados con el sexo. En un país como India, en donde, durante siglos el sexo ha sido reprimido, eso se ha convertido casi en una característica universal; todo mundo está obsesionado con el sexo. Algunos están obsesionados con la ira, otros están obsesionados con la codicia. Tú tienes que observar cuál es tu obsesión básica.

Así que encuentra primero la característica principal sobre la que descansa todo el edificio de tu ego. Y, permanece constantemente atento a ella, porque ella sólo puede existir si tú estás desatento. Se quema automáticamente en el fuego de la atención. Y, recuerda, recuerda siempre que no tienes que cultivar su opuesto. De otra manera, lo que sucede es que una persona toma conciencia de que, “mi obsesión es la rabia, así que, ¿qué tendría que hacer? Tendría que cultivar la compasión”. “Mi obsesión es el sexo, así que, ¿qué tendría que hacer? Tendría que practicar brahmacharya, el celibato”.

Las personas se desplazan de una cosa a su opuesto. Éste no es el camino de la transformación. Es el mismo péndulo moviéndose de izquierda a derecha, de derecha a izquierda. Y así es como tu vida ha estado moviéndose durante siglos; es el mismo péndulo.

Al péndulo se le debe detener en la mitad. Y éste es el milagro de la consciencia que vigila. Simplemente sé consciente: “Éste es mi tropiezo principal; en este sitio me caigo una y otra vez, ésta es la raíz de mi inconsciencia”. No intentes cultivar su opuesto, sino poner toda tu atención en ello. Crea una gran hoguera de atención y eso se quemará. Y, entonces el péndulo se detiene en la mitad.

Y, con la detención del péndulo, el tiempo se detiene. Entras súbitamente en el mundo de lo sin tiempo, sin muerte, en la eternidad".

Osho, El Libro de la Sabiduría
http://osho-maestro.blogspot.com/

Tú no puedes ser sabio a menos que te vuelvas consciente

Pregunta:
¿Te has preguntado alguna vez cómo llevar la cualidad de ser testigo a tu vida cotidiana? O, ¿el usarla incluso para superar adicciones como fumar?

"Tener conciencia implica vivir con un testigo; la inconsciencia implica vivir sin un testigo. Cuando caminas por la calle, puedes caminar conscientemente –eso es lo que Buda dice que uno tendría que hacer- estás alerta, en lo profundo estás atento a tu caminar, estás consciente de cada movimiento. Estás consciente de los pájaros que cantan en los árboles, del sol temprano en la mañana atravesando los árboles, de los rayos que te tocan, de la tibieza, del aire fresco, de la fragancia de las flores recién abiertas. Un perro empieza a ladrar, un tren pasa por delante, respiras… lo estás observando todo.


No estás excluyendo nada de tu estado de alerta; estás absorbiéndolo todo. La respiración penetra, la respiración sale… estás observando todo lo que sucede. No es concentración, porque en la concentración te enfocas en una cosa y te olvidas de todo lo demás. Cuando te estás concentrando no escuchas el zumbido de las avejas o el canto de los pájaros; sólo verás aquello en lo que te concentras.

La concentración consiste en reducir tu conciencia a un punto. Es buena para el arco: tienes un blanco y tienes que ver sólo el blanco y olvidarte de todo lo demás. En el Mahabharata, una de las escrituras antiguas de este país ocurre esta historia:

Drona, un gran arquero, está enseñando a sus discípulos el tiro al arco. Arjuna gana finalmente, por la razón simple de que su concentración es la más fina. Un pájaro se posa sobre un árbol, y Drona les pide a todos sus discípulos que cojan sus arcos y flechas, se concentren en el pájaro, y se preparen para disparar. Luego se acerca a cada discípulo y le susurra una pregunta a su oído: “¿Qué estás viendo?”. Un discípulo dice: “Veo muchos árboles, el pájaro y los ojos del pájaro”. Drona se dirige a otro discípulo. Éste le dice: “Sólo veo un árbol y al pájaro posado en él y sus ojos”. Se dirige al tercero. Éste dice: “Veo sólo el pájaro”. Se dirige al cuarto. Éste le dice: “Veo sólo los dos ojos del pájaro”. Y Drona ha dicho que se tiene que penetrar en el ojo derecho: ése es el blanco. Finalmente se acerca a Arjuna y le pregunta. Arjuna responde: “Sólo veo el ojo derecho del pájaro y nada más”.

En cierto sentido Arjuna es el más concentrado, pero él se ha vuelto inconsciente del todo; es sólo un punto aislado de conciencia. Cuando hablo de conciencia no se trata de la conciencia que se necesita en el tiro al arco. Hablo de un fenómeno totalmente diferente: Una conciencia difusa, no concentrada, porque la concentración es agotadora, tensa, y tarde o temprano caerás en la inconsciencia. Cualquier cosa que canse no se podrá mantener por mucho tiempo.

La conciencia tiene que estar relajada: tiene que ser el equivalente a una apertura. Tú simplemente estás abierto a todo lo que está sucediendo. Te estoy hablando, y el tren pasa cerca, y el cucú llama a lo lejos… y tú estás consciente de todo ello. Estás abierto a todas las dimensiones de tu ser. Simplemente estás abierto y vulnerable, alerta, no dormido.

Esto es consciencia, y su opuesto es la inconsciencia. No estás abierto en absoluto, estás cerrado. Estás en una especie de sueño, de sueño metafísico. Los budas de todas las edades han estado luchando contra el sueño metafísico...

Lo he escuchado:

Mulla Nasruddin se emborrachó de tal manera, que se peleó con otro borracho y quedó con heridas y rayones por toda la cara. Volvió a casa a medianoche, se miró al espejo y pensó: “La cosa se va a poner difícil mañana por la mañana”. ¿Cómo ocultar todas estas heridas y rayones? Su esposa se va a enterar y le dirá: “¡Te has emborrachado nuevamente y has vuelto a pelear!”. ¿Cómo ocultarlo?

Se le ocurrió una gran idea. Buscó en el cajón de las medicinas y encontró un linimento. Se lo puso en sus heridas y rayones, muy feliz, complacido consigo mismo de que en la mañana las cosas no estarían tan mal… y se fue a dormir.

Temprano en la mañana cuando todavía estaba él en la cama, su esposa le gritó desde el baño: “¿Quién ha puesto linimento en el espejo?”. Por supuesto, un hombre borracho, un beodo, al mirar al espejo piensa que su cara es ésa. Es natural; si estás inconsciente todo lo que hagas va a estar equivocado.

Y, existe una gran borrachera metafísica. Por muchas vidas se ha convertido en una enorme carga para ti. Has vivido inconscientemente por tanto tiempo, que el esfuerzo de vivir conscientemente aunque sea por pocos minutos parece demasiado.

Tú amas, sucede inconscientemente, y se convierte en celos, posesividad. Deja de ser amor, porque el amor no puede ser inconsciente. Haces amigos sólo para crear enemigos. Ganas dinero para ser feliz, pero una vez has ganado dinero suficiente sólo te quedas profundamente tenso, gobernado por la ansiedad y no hay disfrute en ello. Corres tras el poder, la fama, y un día, si haces verdaderos esfuerzos, ciertamente lo consigues. Te vuelves famoso, pero te das cuenta del hecho de que nada se ha logrado al volverte famoso. Todo el mundo te conoce; eso es todo. Todo el mundo conoce tu nombre, pero ¿cómo va a hacerte esto feliz? Tienes poder, pero ¿qué vas a hacer con el poder? En las manos de un hombre inconsciente todo se vuelve ácido, amargo, ponzoñoso; todo se vuelve estúpido. Dale un consejo inteligente y, con seguridad va a caer en las manos equivocadas...

Tú no puedes ser sabio a menos que te vuelvas consciente, a menos que rompas con este viejo hábito de funcionar de manera inconsciente. Tienes que dejar de ser un autómata.

Hay cosas simples para pillar el truco. Por ejemplo, siempre caminas de prisa. Empieza a caminar despacio. Tendrás que estar alerta. En el momento en que pierdas la atención empezarás nuevamente a ir de prisa. Estos son pequeños recursos: Camina despacio, porque al hacerlo tendrás que estar consciente. Una vez pierdes la consciencia, el viejo hábito te atrapará inmediatamente e irás de prisa.

Si fumas cigarrillos, has de ello un proceso muy lento, tan lento que deje de ser automático. De otra manera no son las personas las que fuman cigarrillos, ¡son los cigarrillos los que se fuman a la gente! No son conscientes de lo que hacen. De forma muy inconsciente ponen las manos en los bolsillos, sacan el paquete, el cigarillo y la caja de cerrillas. Pasan por todas estas acciones pero no están alerta. Puede que estén pensando en mil cosas. En realidad, entre más inconscientes, tienden a fumar más. Cuando están más ansiosos, tensionados, preocupados, tienden a fumar más; esto les ayuda a poner una cara de relajamiento.

Haz de ello un proceso lento. Saca el paquete de cigarrillos del bolsillo tan lentamente como sea posible, tan conscientemente como sea posible. Ralentizar los procesos es muy útil. Sostén luego el paquete en tus manos, míralo, huélelo, siente su textura. Ábrelo luego muy lentamente, como si tuvieras todo el tiempo del mundo. Saca luego el cigarrillo y míralo por todas partes. Ponlo luego en la boca…¡espera! Coge luego la caja de cerillas; recurre nuevamente a los mismos movimientos lentos. Empieza luego a fumar muy despacio… inhala el humo muy despacio, sácalo muy despacio.

Y te quedarás sorprendido: si fumabas veinticuatro cigarrillos al día, fumarás seis como mucho; se quedará reducido a una cuarta parte. Y, poco a poco, sólo dos, uno, y un día, de repente, ¡encontrarás todo este asunto muy estúpido! Aún puedes seguir llevando el paquete de cigarrillos en el bolsillo por unos cuantos días, por si acaso, pero es algo terminado, no automático...

Duele aceptar que, “estoy inconsciente”, pero el primer acto de un ser consciente es aceptar que “estoy inconsciente”. La misma aceptación dispara en ti un proceso".

Osho, The Dhammapada: The Way of the Buddha
http://osho-maestro.blogspot.com/

10 jun. 2008

Si un niño recibe sólo amor, sufrirá; y si sólo recibe dureza, también sufrirá. Él necesita las dos cosas

Tenemos un conflicto respecto a cómo educar a nuestro hijo. Mi marido quiere que sea más estricta y yo quiero ser más amorosa con él.
"Déjale entonces que haga lo que quiera y tú continúa haciendo lo tuyo. El niño necesita las dos cosas, porque la vida es así: si un niño recibe sólo amor, sufrirá; y si sólo recibe dureza, también sufrirá. Él necesita las dos cosas. Esta es la función del padre y de la madre: la madre le tendría que dar amor continuamente, para que el niño aprenda que el amor existe y el padre se mantiene estricto, de forma que el niño aprende que la vida no es tan fácil. ¡Así es la vida!

Hay espinas y hay rosas y el niño debe estar preparado para ambas. El mundo no va a ser una madre; el mundo va a ser una dura lucha. Luego si continúas dándole sólo amor crecerá sin estructura, sin huesos. Y cuando tenga que enfrentarse a la vida, simplemente se derrumbará; buscará a su madre, pero ella no estará ahí; la vida no se preocupa por él. Entonces se sentirá agradecido [a su padre] porque la vida le tratará a empujones muchas veces, le tratará a gritos, y él será capaz de lidiar con la situación; ha sido preparado también para ello.

El niño debe estar preparado para ambos, para la suavidad y la dureza, el ying y el yang, y ésta es la función del padre y de la madre. El niño debe recibir tanto el lado femenino como el masculino para estar preparado: sea cual sea la situación, será capaz de responder. Si la vida es dura, él puede ser duro también; si la vida es amorosa, puede ser amoroso también; no tendrá ninguna fijación.

Ahora, si es educado sólo por su padre, tendrá una fijación. Será una persona dura, el alemán perfecto, pero no será nunca capaz de amar, ni tampoco podrá recibir amor pues no sabrá qué es el amor. Será un soldado, estará preparado para la lucha, para matar o morir. Esta será su lógica, pues no conocerá nada más. Esto también es peligroso. Esto es lo que le ocurrió a la nación alemana, esto fue lo que ayudó a Adolfo Hitler. Dos guerras mundiales han confirmado que las madres alemanas no han sido suficientemente amorosas y los padres alemanes han sido demasiado estrictos. Y es por ello que todo el mundo ha sufrido a causa de Alemania.

Así que si se le deja sólo con él [el padre], el hijo se convertirá algún día en víctima de un Adolfo Hitler; esto es peligroso. Si le educas tú sola, el niño se volverá demasiado hindú; siempre que se encuentre con un conflicto, huirá, se rendirá. Se rendirá... ¡Incluso antes de empezar la lucha! Se convertirá en un esclavo. En ambos casos saldrá perjudicado, y una persona realmente viva, no tiene fijación alguna. Es "líquida": es capaz de moverse y ser dura, de ser tan dura como el metal cuando las circunstancias lo requieran, y puede ablandarse cuando la situación cambie y se requiera que se comporte como una rosa, suave y vulnerable.

La conciencia del niño debe disponer de esta apertura para que sea capaz de desenvolverse con facilidad. Luego ambos son buenos; no te recomendaría que escogieras ninguno de los dos. Y no hay necesidad de estar en conflicto alguno: simplemente continúa haciendo lo tuyo y permite que él también haga lo suyo, y si a veces hay conflicto... esto ¡también está bien! Pero algunas veces un exceso de lo que sea se vuelve desagradable.

Algunas veces también el niño tendría que saber esto -que su padre y su madre pueden pelearse- porque algún día él conocerá a una mujer y habrá conflicto; debería saber que el conflicto es algo natural. De hecho todo lo que es natural es bueno. Y ahora que ambos estáis más alerta, las cosas cambiarán".
Osho, The Zero Experience
http://osho-maestro.blogspot.com/

9 jun. 2008

La vida no es una certeza, la vida no es segura

"Ésta es la única forma de aprender. El cometer errores es la única forma de aprender. Actuar según la propia comprensión es la única forma de crecer y madurar. Si buscas siempre a alguien para que te dicte lo que has de hacer, tanto si obedeces como si no lo haces carece de importancia. Si buscas a alguien para que te dirija, para que decida a favor o en contra, nunca serás capaz de conocer lo que es la vida. Ha de ser vivida y tú has de seguir tu propia y diminuta luz.

No siempre existe una certeza sobre lo que hay que hacer. Te encuentras muy confundido. Deja que sea así, pero descubre una salida para tu confusión. Es muy fácil y cómodo escuchar a los demás porque te pueden suministrar dogmas sin vida, te pueden dar mandamientos: "No hagas esto; haz eso." Y están muy seguros de sus mandamientos. La certeza no es lo que se ha de buscar. La comprensión es lo que se ha de buscar. Si buscas la certeza serás víctima de alguna trampa. No busques la certeza; busca el comprender. La certeza se te puede dar fácilmente -cualquiera puede dártela- pero a la hora del análisis final serás un perdedor. Habrás desperdiciado tu vida tan sólo para permanecer en la seguridad y en la certeza; y la vida no es una certeza, la vida no es segura. La vida es inseguridad. A cada momento se dirige hacia una inseguridad mayor. Es un continuo apostar. Uno nunca sabe lo que va a suceder. Y es hermoso que uno nunca lo sepa. Si fuera predecible, no valdría la pena vivir la vida. Si todo fuera como te gustaría que fuese y si todo fuera una certeza, no serías un hombre, serías una máquina. Sólo existen certezas y seguridades para las máquinas".

Osho, Vida, amor y risa
http://osho-maestro.blogspot.com/

7 jun. 2008

Si tu amor fracasa, eso simplemente significa que no sabes lo que es el amor, no es culpa de la mujer, no es culpa del hombre

"La gente parece que nunca aprende nada. Va de una estupidez a otra; de una desilusión inmediatamente comienza a moverse hacia otra. Nunca parece aprender.

Una persona inteligente aprende. Una persona no inteligente simplemente sigue arrastrándose de un fracaso a otro fracaso. Nunca ve toda la verdad de todas estas experiencias. ¿Cuántas veces te has desilusionado? Y cuántas veces has amado a una mujer, y cada vez salió algo mal y empezaste a esperar nuevamente, a traer esperanza con respecto a otra mujer o a otro hombre... nuevamente sucede lo mismo. ¿Qué aprendes de esto? ¿Aprendes algo o no? No se trata de la mujer; cambiando la mujer una y otra vez no vas a sentirte realizado...

Cualquiera sea la persona con la que te cases estarás casándote con la misma mujer. Las suegras serán diferentes, pero la mujer será la misma, el hombre será el mismo, porque tú eres el que elige -y tú eres tan inconsciente como antes, y no has aprendido nada.

Si tu amor fracasa, eso simplemente significa que no sabes lo que es el amor, no es culpa de la mujer, no es culpa del hombre. Si tú eres un verdadero indagador verás "que hay algo equivocado con mi amor, o bien es solamente falso, lo estoy fingiendo, estoy solamente simulando, o mi amor tiene tantas condiciones que destruye la libertad del otro, que destruye y reduce a la otra persona a una cosa. Hay algo equivocado conmigo, con mi amor".

Pero la gente siempre decide que hay algo equivocado con respecto a la mujer, hay algo equivocado con respecto al hombre.

Ellos tienen la esperanza de que si pueden tener este palacio serán felices, pero tú estarás en la misma situación, tú serás el mismo. Por eso, si vives en una choza o en un palacio eso no importa; todo depende de ti. La persona desgraciada que vive en una choza será desgraciada también en el palacio. Tal vez allí tendrá más espacio para sentirse desgraciado. Y lo opuesto también es verdad: hay muchos otros tontos que piensan que si renuncian al palacio y se mueven a la choza de un mendigo serán felices; ésa es la misma lógica. Si no eres feliz ni siquiera en un palacio, no será tampoco feliz en una choza. Sí, estarás más incómodo, pero no serás más feliz, a menos que seas un masoquista, a menos que disfrutes de torturarte a ti mismo; ésa entonces es una cuestión diferente.

La vida te enseña todo lo que necesitas. La vida es la única universidad... acata el consejo de los años... muy dócilmente, con mucha comprensión".

Osho, Desiderata. Guía espiritual
http://osho-maestro.blogspot.com/

Nadie quiere mirar su verdadero rostro; todos escapan de sí mismos más que de ninguna persona

"Otro sannyasin acaba de preguntar : "Yo escribo preguntas, pero en el momento en que acabo de escribir la pregunta inmediatamente veo la respuesta, y entonces tanto la pregunta como la respuesta se vuelven no importantes. Y nunca puedo preguntar porque se vuelve no importante... ¿Por qué sucede esto?".

Esto sucede porque te tomas la vida demasiado seriamente. Quieres que tu pregunta sea muy importante. Eso te dará una gloria proyectada; eso hará que tú seas importante. No quieres hacer una pregunta común; quieres preguntar algo muy importante. Y por su puesto jamás podrás hacerlo. Cualquier pregunta inevitablemente será no importante; ninguna pregunta es importante o todas las preguntas son importantes...

Particularmente en la India, tengo la experiencia de que las personas siguen haciendo preguntas metafísicas porque eso les da importancia y por eso sus problemas permanecen sin respuesta. Vienen y preguntan: "¿Existe Dios?". ¡Como si eso fuera algo que les interesara! ¿Qué vas a hacer si existe?

Cuando yo viajaba por todo el país, miles de veces le tenía que decir a la gente: "¿Estás realmente interesado en Dios? ¿Qué vas a hacer si Él existe? ¿Va a cambiar algo en tu vida si Dios existe o no? ¿Es para ti un problema de vida o muerte?".

Me decían: "No, pero tenemos curiosidad por saber si Dios existe o no ". Y tarde o temprano, cuando se familiarizaban más conmigo, surgían los verdaderos problemas: la ira, los celos, la posesividad. Son problemas reales, pero hieren al ego. Preguntar, "¿por qué soy celoso?" es declarar que eres celoso. A nadie le gusta eso. Todos son celosos, todos son posesivos, pero todos creen que no lo son. Todos piensan: "Eso no me sucede a mi, puede ser que le suceda a los demás".

Nadie quiere mirar su verdadero rostro; todos escapan de sí mismos más que de ninguna persona. Por eso es que todos lograrán ver tus defectos, pero tú no. Minimizas tus defectos y magnificas los defectos de los demás; tienes una escala de valores doble. Cuando se trata de tu defecto lo racionalizas; cuando se trata del defecto de otro no aceptas ninguna racionalización. Lo magnificas tanto como te sea posible; lo haces aparecer tan grande como puedas, porque tu defecto humilla a tu ego. La otra persona tiene un defecto más grande; cuanto más grande mejor, porque eso te ayuda a sentir: "¡Qué buena persona soy! ¡Qué simple, qué humilde soy!". Y mira esas personas, están llenas de defectos, están llenas de mentiras, de supersticiones, de estupideces. ¡No soy tan malo!". Eso te hace sentir bien".

Osho, Desiderata. Guía espiritual
http://osho-maestro.blogspot.com/

5 jun. 2008

Si me amas, déjame ser lo que yo quiero ser

"Simplemente observa tu vida: casi todo es accidental, no es esencial, es accidental. Tu padre quería que fueras médico, así que eres médico. Ahora bien, él colmó su ambición. Te usó a ti como un medio para colmar su ambición. Esto no es amor; esto es explotación.

Mi padre quería que yo fuera ingeniero, o científico, o médico. Yo le dije: "Si insistes, si te hace feliz, haré cualquier cosa estúpida que me pidas, pero recuerda, esto no es amor. Si me amas, déjame ser lo que yo quiero ser. No quiero ser médico y no quiero ser ingeniero, no tengo ningún deseo en absoluto de ser científico, ése no es mi modo. No siento ningún placer en la manera científica de pensar. Mi modo es completamente diferente; estoy profundamente enamorado de la poesía, de la estética, de la belleza, de la verdad".

Me dijo: "¿Entonces vas a seguir siendo un mendigo?". Yo le dije: "Está perfectamente bien, eso lo puedo aceptar. Seré un mendigo, eso está bien, pero deja que yo sea lo que quiero ser. Incluso en mi pobreza, seré rico. Y siguiéndote a ti y volviéndome médico, puede ser que me haga muy rico, pero seguiré siendo pobre, y siempre anhelaré lo que era mi verdadero deseo".

Mi padre era un hombre de enorme comprensión; meditó acerca de esto y dijo: "Entonces está bien, haz lo que sea que quieres hacer, y tienes mis bendición".

Podría fácilmente haberme obligado, porque él tenía el dinero, podría haberme obligado a ir en cualquier dirección, porque yo estaba indefenso. Él demostró amor, demostró comprensión, me permitió ser todo lo que yo quería ser".

Osho, Desiderata. Guía espiritual
http://osho-maestro.blogspot.com/