30 sept. 2010

Amar y no ser celoso, amar y no ser posesivo, amar y dejar que la otra persona tenga su libertad, es un auténtico triunfo

Pregunta: Si soy consciente de que mi amor apesta, ¿por qué sigo apegándome al olor?

"Vivimos de acuerdo con el pasado. Nuestra vidas están arraigadas en un pasado muerto, estamos condicionados por él. El pasado es muy poderoso, por eso sigues viviendo de acuerdo con un determinado patrón; aunque apeste, seguirás repitiéndolo. No sabes que más puedes hacer, has sido condicionado por él. Es un fenómeno mecánico. No es algo que te ocurra únicamente a ti, le ocurre a casi cualquier ser humano, a menos que se convierta en un buda.

Convertirse en un buda significa liberarse del pasado y vivir en el presente... Puede que ahora seas consciente de que tu amor apesta, pero esa consciencia tampoco es muy profunda; es muy superficial. Si se vuelva profunda, si penetra hasta el fondo de tu ser, inmediatamente saldrás de ahí.

Si tu casa se está quemando, no le preguntarás a nadie cómo salir. No consultarás la Enciclopedia Británica, ni esperarás a que venga un sabio y te lo diga. No te plantearás si es apropiado saltar desde la ventana o no, no te preocuparás por eso. ¡Aunque estés en la bañera desnudo, saltarás desnudo por la ventana! Ni siquiera te preocuparás de vestirte. Cuando se está quemando la casa, tu vida está en peligro; en ese momento, todo lo demás es secundario.

Si tu amor apesta -si realmente experimentas eso-, saldrás de ahí. No te limitarás a preguntarme a mí, saltarás de ahí.

Sin embargo, yo creo que es una idea intelectual porque cada vez que estás enamorado, surge alguna infelicidad. Siempre hay algún tipo de conflicto, de lucha, de pelea, de celos, de deseo de posesión...

Sí, tu amor apesta, y el amor de todo el mundo apesta, pero tú solo lo sientes cuando estás manteniendo una relación. Todavía no te has dado cuenta de que tiene algo que ver contigo. En lo más profundo sigues pensando que es al otro a quien debe de pasarle algo. Así funciona la mente: carga la responsabilidad sobre la otra persona. Se acepta a sí misma y no hace más que buscar faltas en los demás...

Si tu amor apesta, trata de descubrir qué es lo que apesta exactamente. No es amor, es otra cosa. El amor tiene una fragancia; no puede apestar, es una flor de loto. Tiene que ser otra cosa; celos, deseo de posesión. Pero tú no has mencionado ni los celos ni el deseo de posesión. Los estás ocultando. El amor nunca apesta; es imposible; no forma parte de la naturaleza del amor. Por favor, intenta entender exactamente qué es lo que provoca el problema. Y no estoy diciendo que lo reprimas. Lo único que necesitas es tenerlo claro, eso es todo.

Si son celos, te aconsejaría que estés más pendiente de ellos. La próxima vez que surjan, en vez de enfadarte y cerrar tus puertas, siéntate en silencio, siéntate en meditación, y observa tus celos. Distingue de qué se trata exactamente. Te rodearán como un humo, un humo sucio. Te ahogará. Tendrás ganas de salir y hacer algo, pero no hagas nada. Permanece en un estado de no acción, porque todo lo que hagas en un momento de celos será destructivo. Simplemente observa.

Pero no te estoy diciendo que lo reprimas, porque eso supone nuevamente hacer algo. Los hombres pueden ser expresivos o represivos, y ambas cosas están mal. Si te expresas te vuelves destructivo hacia la otra persona. Sea quien sea tu víctima, esta sufre, y se vengará. Puede que no se vengue de forma consciente, pero lo hará inconscientemente.

Hace tan solo unos meses, KB se enamoró de una chica. Eso no tiene nada de especial, ¡pero su novia Deeksha se enfadó muchísimo!. No podía aceptarlo. Durante siglos se nos ha dicho que si un hombre o una mujer te ama, y luego se va con otra persona, quiere decir que te ha rechazado.

Eso es una absoluta tontería. No es un rechazo; en realidad, es justo lo contrario. Si un hombre ama a una mujer y disfruta con ella, empieza a fantasear cómo sería con otras mujeres. En realidad es la dicha que le ha proporcionado esa mujer la que despierta su fantasía. No es que esté rechazando a esa mujer, en realidad es una señal de que esa mujer ha supuesto tal alimento para él que ahora le gustaría ver y saber cómo son otras mujeres. Y si se le permite hacerlo, lo más probable es que no vaya muy lejos; volverá, porque puede que la otra mujer sea una novedad, puede que sea algo nuevo, pero no será un alimento, ya que no habrá ninguna intimidad. Será algo vacío. Será sexo sin amor.

El amor necesita tiempo para crecer, necesita intimidad para crecer... Poco a poco, dos personas se funden y se fusionan; entonces se convierte en algo nutritivo. La otra mujer, o el otro hombre, no pueden ser nutritivos. Lo único que puede ser es una aventura... Y la persona volverá.

KB habría vuelto pero Deeksha se puso histérica. ¡Se comportó como cualquier otra mujer! Yo estaba esperando a ver si se vengaría. Y ahora es cuando se está vengando. KB se puso enfermo, estaba en el hospital, y Deeksha tuvo un poco de libertad; ¡se enamoró de un manitas que iba a hacerle arreglillos en casa!... Así que ahora KB está sufriendo mucho.

No hay de qué preocuparse. Le he enviado a KB un mensaje: "Espera un poco, no te preocupes. Deja que ella se vengue. Es bueno que libere ese peso inconsciente".

Si nos entendiéramos el uno al otro un poco más, si entendiéramos algo mejor la naturaleza humana, no habría celos. Pero es un antiguo legado de siglos. No es fácil librarse de él, no pretendo que lo abandones ahora mismo. Tendrás que meditar sobre él. Cuando te posea, medita sobre él. Poco a poco, la meditación creará una distancia entre tú y los celos. Y cuanta mayor sea la distancia, menos celos tendrás. Un día, cuando ya no haya celos, de tu amor emanará tal fragancia que ninguna flor podrá competir con él. Todas las flores son vulgares comparadas con el florecimiento del amor.

Pero tu amor está tullido por los celos, el deseo de posesión y la ira. No es que el amor apeste. Recuérdalo, porque conozco a personas que piensan que es el amor el que apesta así que se cierran, se vuelven herméticas, dejan de amar. Eso es lo que les ha ocurrido a millones de monjes y monjas a lo largo de los siglos: se cerraron al amor, eliminaron por completo la idea de amor. En vez de eliminar los celos, lo cual habría supuesto una revolución; en vez de eliminar el deseo de posesión, lo cual habría sido algo muy valioso, eliminaron el amor...

Es muy fácil ser monje o monja, pero amar y no ser celoso, amar y no ser posesivo, amar y dejar que la otra persona tenga su libertad, es un auténtico triunfo. Sólo entonces experimentarás el amor y su fragancia".

Osho, Aprender a amar. Enamorarse conscientemente y relacionarse sin miedos
http://osho-maestro.blogspot.com/

29 sept. 2010

Tu libertad es sagrada para mí

"No interfiero en la libertad de nadie.
Para mí es un sacrilegio;
tu libertad es sagrada para mí.
Quiero que tu libertad se dignifique".

Osho, No tienes nada que perder. En el camino hacia la verdad, la conciencia y la felicidad
http://osho-maestro.blogspot.com

28 sept. 2010

¿Cuándo es creativo el trabajo? El trabajo es creativo cuando lo amas,...cuando gozas con él,...cuando lo escoges tú...

"Mucha gente trabaja, trabaja y trabaja y un día se mueren... porque su trabajo no es creativo. ¿Cuándo es creativo el trabajo? El trabajo es creativo cuando lo amas, es creativo cuando gozas con él, el trabajo es creativo cuando lo escoges tú, cuando se adapta a tu ser y hay una gran armonía entre tú y tu trabajo. Cuando esto sucede, todo cuanto haces es creativo....

Si mueres y Dios te pregunta: ¿"Si eres enviado de vuelta al mundo, ¿qué cambios querrías hacer en tu vida?", serías capaz de decir que quieres vivir de la misma manera, absolutamente igual?. Si no, es que estás haciendo algo equivocado con tu vida. Entonces es que estás soportando tu vida, no viviéndola. Estás simplemente matando el tiempo, como se dice. Estás simplemente derrochando tus energías, que se disipan únicamente. No se convertirán en una fuerza integral y no habrá floración alguna: tu árbol va a quedarse sin flores ni frutos. ¿Cómo entonces puedes ser feliz, y cómo vas a gozar?.

El tiempo como oportunidad sagrada, éste es el significado de holiday: un día sagrado, un día que no es profano, un día que no es ordinario. Y cuando sabes cómo ser creativo, cada momento se vuelve sagrado.

Siempre que creas algo, participas con el creador, te has convertido en un pequeño creador por derecho propio. Si escribes un poemita, o cantas una canción, quizás a nadie le guste, nadie aplauda, pero esto es irrelevante. A ti te gustó. Cantando te sentías feliz, en aquel momento participabas con Dios, le ayudaste a crear una canción, fuiste su instrumento... Y te sientes tremendamente bien, bien contigo mismo.

Y ésta es una de las cualidades básicas de un hombre religioso: siempre se siente bien consigo mismo. No se siente culpable de manera alguna, no hay culpa en él, porque vivió su vida como quiso vivirla; amó su vida tal como sucedió; era la única vida que quería vivir".

Osho, Dang, dang, doko dang. Charlas sobre el Zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 sept. 2010

La mente dice: "Posee a esta mujer,...porque ¿quién sabe qué traerá el futuro? ¡Posee! Puede escaparse,...puede enamorarse de otro

"¿Qué es la mente? Es el pasado, la memoria, la experiencia acumulada. Pero en el momento mismo en que experimentas una cosa, ésta muere. Experimentar es el presente, la experiencia es el pasado.

¿Por qué me estáis escuchando? En este preciso momento, precisamente aquí y ahora, es un experimentar, es un proceso viviente. Pero en el momento en que decís: "Ya escuché", se ha convertido en una experiencia. Cuando me escucháis, la mente no está aquí, vosotros estáis a aquí. En el momento en que la mente interviene, dice: "Ya entendí, ya escuché, ya sé". ¿Qué quieren decir? La mente se ha hecho cargo. La mente puede poseer la palabra, la muerte puede poseer cualquier cosa muerta; y sólo las cosas muertas pueden ser poseídas. Si quieres poseer a una cosa viva sólo tienes dos formas de hacerlo: o no podrás poseerla, o primero deberás matarla para poseerla después. De modo que, siempre que se posee, se está asesinando, matando.

Si amas a una persona, el amar en sí mismo es un experimentar, un fluir de momento a momento que no acarrea lo pasado; el río se renueva. Pero la mente dice: "Posee a esta mujer, posee a este hombre, porque ¿quién sabe qué traerá el futuro? ¡Posee! Puede escaparse, puede irse con otro, puede enamorarse de otro. Poséela y bloque todas las vías de escape, cierra todas las puertas para que siga siendo tuya para siempre". La mente ha intervenido, y entonces esa mujer será muerta, ese hombre será asesinado. Habrá un esposo, una esposa, pero no habrá dos personas vivas".

Osho, Un pájaro al viento. La sabiduría del zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

La belleza no existe en las cosas, la belleza es una proyección. La belleza no es objetiva, es subjetiva

"Eso es lo que les ocurre a todos. Cuando se enamoran por primera vez, la muchacha no es de este mundo; proviene de algún otro lugar, es una apsara, una ninfa del cielo. Pero al poco, a medida que se van conociendo, la muchacha deviene cada vez más terrena, ordinaria, casera. De pronto, ven que no hay más que una muchacha ordinaria, y entonces creen que han sido engañados, que esa muchacha los ha engañado.

Nadie te ha engañado. Tu mente proyectó; tu mente proyectó para que el deseo pudiese actuar. La belleza no existe en las cosas, la belleza es una proyección. La belleza no es objetiva, es subjetiva. Así que un día alguien parece hermoso, otro día, la misma persona parece fea. Eres tú quien proyecta, eres tú quien retira la proyección; el otro sólo hace las veces de pantalla.

Una vez que llegues a aprender que la mente proyecta la belleza y la fealdad, que la mente proyecta el bien y el mal, dejarás de proyectar. Entonces conocerás por primera vez qué es la realidad objetiva. No es buena ni mala, no es bella ni fea; simplemente es. Todas tus interpretaciones desaparecerán junto a las proyecciones".

Osho, Un pájaro al viento. La sabiduría del zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

25 sept. 2010

Uno tiende a olvidarse de sí mismo

"En la India se cuenta una historia muy antigua. Diez ciegos se ponen a cruzar un río en el que hay mucha corriente, de modo que se agarran de la mano. Cuando llegan al otro lado, uno comenta:

- Deberíamos contarnos. La corriente era muy fuerte y nosotros somos ciegos, es posible que alguno se haya ido con la corriente.

De modo que se cuentan. Y, curiosamente, cuando llegan al noveno no queda nadie más. Todos lo intentan, pero siempre salen nueve. Un hombre que está sentado en la orilla del río se echa a reír, ¡es muy divertido!. Mientras los diez ciegos lloran a lágrima viva la pérdida de uno de sus amigos, el hombre llega y les pregunta:

- ¿Qué ocurre?

Le relatan la situación y él les contesta:

- Poneos en fila. Cuando toque al primero dirá "uno", cuando toque al segundo dirá "dos" , cuando toque al tercero dirá "tres".

Y por extraño que parezca, aparece el décimo que se había perdido. Le dan las gracias, se postran a sus pies y le dicen:

- Eres como un dios para nosotros. Creíamos que habíamos perdido a uno de nuestros amigos. Pero nosotros también nos hemos contado, todos lo hemos intentado pero faltaba el décimo. Dinos, por favor, ¿cómo ha aparecido de repente?

El hombre dice:

- Es un antiguo misterio que no podéis comprender. Seguid vuestro camino.

¿Cuál es ese antiguo misterio? Uno tiende a olvidarse de sí mismo. De hecho, pasamos toda la vida sin acordarnos de nosotros mismos. Vemos a todos los demás, conocemos a los demás, pero nos olvidamos de nosotros mismos.

La meditación es el único método en el que empiezas a contar por ti: "uno".

Y puesto que no forma parte de una religión, no importa, podría estar en todas partes: en los colegios, los institutos, las universidades. Todo el que regresa a casa de la universidad debería ser profundo y meditativo, volver rodeado de un aura de meditación. De lo contrario, sólo traerá basura, tonterías. Puede saber geografía, puede saber dónde está Tombuctú o Constantinopla, ¡pero no sabe dónde está él!

Lo primero en la vida es saber quién eres, dónde estás. Luego todo ocupa su lugar, empieza a ir en la dirección correcta".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

24 sept. 2010

Depende de tu decisión el ser feliz o infeliz

Cuando era niño, los domingos eran un día muy especial para mí. Ahora, desde hace unos cuantos días, me despierto todas las mañanas y salgo afuera, veo el sol brillando a través de los árboles, oigo el canto de los pájaros y tengo esta sensación: "ah, otro domingo". Me pongo la mejor ropa y tengo un domingo durante todo el día. ¿Qué me está sucediendo?

"No lo conviertas en un problema.

La mente está siempre buscando algo sobre lo que abalanzarse, incluso la felicidad. Convierte en un problema hasta la felicidad. Si te sientes feliz, preguntas "¿por qué?". Esta pregunta es peligrosa.

Si sufres es bueno que te preguntes "¿por qué?", porque el sufrimiento tiene que ser disuelto, trascendido; hay que encontrar medios y maneras para salir de él, por lo que el "¿por qué?" es relevante. Pero cuando eres feliz, entonces el "¿por qué?" es un estorbo. No es necesario hacerse pregunta alguna. Cuando la felicidad te rodea, acéptala totalmente, sin preguntarte nada.

Si estás enfermo es necesario un diagnóstico, es necesario un análisis, porque la enfermedad debe ser encontrada. Pero si estás sano no vas al médico y preguntas "¿Por qué estoy sano? Diagnostica mi salud ¿Qué me está sucediendo". No vas.

Es una costumbre de la mente, porque ha estado siempre viviendo en la tristeza, en la infelicidad y siempre el "¿por qué?" ha sido relevante. Por esto, cuando las nubes desaparecen por primera vez y el sol brilla en tu vida, la antigua pregunta se va demorando: "¿por qué?". Aprende a aceptar la felicidad, aprende a gozar de ella sin preguntas, aprende a confiar en la felicidad, no dudes de ella, porque la mera duda será venenosa. La felicidad sucede raramente. Tales momentos son pocos y espaciados. Cuando llegan , dales la bienvenida, abre tu puerta, recíbelos con todo tu corazón, sin reserva alguna. Incluso una pregunta se convertirá en una pared muy, muy fuerte entre tú y tu felicidad.

Todos los días son domingo. Así debería ser. Todos los días son festivos. Así debería ser. Porque todos los días le pertenecen. Cada momento es sagrado. Una vez entiendes esto dejas de hacer preguntas como ésta.

No pienses que se necesita un día especial para ser feliz, sólo se necesita una mente especial. No tiene nada que ver con el tiempo: todo depende de la actitud, cómo ves la vida. Hay gente para los que ni el domingo es domingo. No hay luz, no hay salida de sol, ni siquiera el domingo. Están nublados bajo su propia oscuridad, cubiertos por su propia tristeza. Llevan su infierno a su alrededor. Incluso si les fuerzas a entrar en el cielo, entrarán llevando su infierno. Vivirán en su infierno. Nadie puede obligarles a salir de su infierno, excepto si deciden abandonarlo. Depende de tu decisión el ser feliz o infeliz".

Osho, Dang, dang, doko dang. Charlas sobre el Zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 sept. 2010

La gente da por sentado que sabe qué es el amor

"La gente da por sentado
que sabe qué es el amor.
Pero no lo sabe,
y cuando por fin lo sabe,
es demasiado tarde.
Todos los niños deberían aprender
a transformar su rabia,
su odio y sus celos
en amor".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

21 sept. 2010

La meditación es un fenómeno muy simple

"Cuando no estás haciendo nada en absoluto -corporalmente, mentalmente, o a cualquier otro nivel- cuando toda actividad ha cesado y tú simplemente eres, simplemente ser, eso es meditación...

Siempre que puedas encontrar tiempo para simplemente ser, deja todas las acciones. Pensar también es una acción, la concentración también es una acción, la contemplación también es una acción. Incluso si sólo un momento no estás haciendo nada y estás en tu centro, completamente relajado: eso es meditación. Y una vez que le has cogido el truco, puedes permanecer en ese estado todo el tiempo que quieras; finalmente, puedes permanecer en ese estado las veinticuatro horas del día.

Una vez que te has dado cuenta de la forma en que tu ser puede permanecer sin ser perturbado, entonces, poco a poco, puedes empezar a hacer cosas, teniendo cuidado de que tu ser no se agite. Esa es la segunda parte de la meditación. Primero, aprender simplemente a ser, y luego aprenderlo en las pequeñas acciones: limpiar el suelo, tomar una ducha, pero manteniéndote centrado. Más adelante puedes hacer cosas complicadas.

Por ejemplo, te estoy hablando a ti, pero mi meditación no es perturbada. Puedo seguir hablando, pero en mi verdadero centro no hay ni una onda; es simplemente silencio, silencio total.

Así que la meditación no está en contra de la acción.
No es que tengas que huir de la vida.
Simplemente, te enseña una nueva forma de vida.
Te conviertes en el centro del ciclón.

Tu vida sigue en realidad, sigue más intensamente --con más gozo, más claridad, más visión, más creatividad-- y a la vez estás distante, como un observador en las alturas, simplemente viendo que todo está sucediendo a tu alrededor.

Tú no eres el hacedor, tú eres el observador.

Ese es todo el secreto de la meditación, que te conviertes en el observador. La acción continúa, no hay problema: cortar leña, sacar agua del pozo. Puedes hacer todo tipo de cosas pequeñas y grandes; sólo hay una cosa que no se permite, y esa es que pierdas tu centro.

Esa consciencia, esa observación, debería permanecer absolutamente despejada, sin ser molestada.

La meditación es un fenómeno muy simple".


Osho, Aprender a silenciar la mente

20 sept. 2010

Mi objetivo aquí consiste en cambiar ese estado obsesionado en ser espectador por un estado de participante que fluye

"... la próxima vez que escuches música, participa en ella, empieza a bailar. Al principio te parecerá muy raro, porque en Occidente la gente se ha vuelto completamente pasiva. Escuchas música, lees un libro, ves una película; nunca eres un participante, sólo un observador, un espectador. La humanidad se ha visto limitada a ser meros espectadores...

Si escuchas música, baila ... porque a menos que la música se convierta en ti en una danza, tu cabeza seguirá funcionando. Una vez que la música se ha convertido en una danza, la razón se deja a un lado. La razón sólo puede ser un espectador, nunca puede ser un participante. Siempre está a salvo, observando desde donde no haya peligro...

Tú eres más que tu mente, mucho más, así que no te quedes encerrada en tu mente, no te quedes aprisionada en tu mente. Ríe, llora, danza, grita, canta, corre, trota, salta, haz lo que sea, pero no pienses en ello.

Busca cada día algo que puedas hacer durante unas horas sin pensar en ello. Cava un agujero en la tierra, eso servirá. Suda bajo el sol, y cava, sé una cavadora. En realidad, no una cavadora, sino el cavar. Olvídate completamente a ti misma en la acción. Conviértete en una participante y, de repente, verás que surge una nueva energía.

Has reclamado todo tu ser, ahora la cabeza ya no es lo único. De repente, tus partes muertas comienzan a cobrar vida, y las sentirás, tendrás realmente manos, piernas, todo el cuerpo cobrará vida, como si hubiera desaparecido una parálisis. La mente es una parálisis, y al quedarse en la mente uno vive la vida falsa de las palabras, de los conceptos.

Mi objetivo aquí consiste en cambiar ese estado obsesionado en ser espectador por un estado de participante que fluye".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes

19 sept. 2010

La mente siempre anticipa

"Bankei iba a morir. Los discípulos estaban muy preocupados y le preguntaron:

- ¿Qué debemos hacer? ¿Qué hacemos con tu cuerpo? ¿Lo preservamos? ¿Lo quemamos, como hacen hindúes y budistas?, ¿o lo enterramos, como hacen mahometanos y cristianos? Porque -dijo el discípulo- no sabemos qué eres. ¿Eres hindú, budista, mahometano? ¡Nos has confundido tanto! No sabemos quién eres, así que ¿qué debemos hacer?

- Esperad, primero dejad que me muera. ¿Por qué tanta prisa? La mente siempre anticipa. ¿por qué tanta prisa? ¿Y se dicen discípulos míos? Dejad que me muera y, después, haced lo que os parezca, porque Bankei no estará ahí. Si me sepultáis, quemáis o preserváis, le dará igual a Bankei; Bankei no estará allí. Pero, primero, dejadme morir, después haced lo que gustéis. No hay diferencia. Pero no os adelantéis. La mente tiene tendencia a anticipar, a anticipar siempre -tales fueron las palabras de Bankei".

Osho, Un pájaro al viento. La sabiduría del zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

18 sept. 2010

¿Por qué te ha de preocupar lo que otros están haciendo? ...Tú debes ocuparte de tus propias necesidades

"¿Qué estás haciendo? No estás intentando realizarte a ti mismo, estás intentando competir con otros. Nadie está intentando ser él mismo, todo el mundo está intentando vencer al otro. El mundo entero vive como un manicomio competitivo: alguien compra un coche, ahora tienes que comprar tú un coche, y uno mayor. Quizá no lo necesitas, pero ahora tu ego ha sido herido. Alguien se hace una gran casa, ahora tienes que hacértela tú, y mayor. Así es como va derrochándose la vida. ¿Por qué te ha de preocupar lo que otros están haciendo? Es asunto de ellos; si les gusta, deja que lo hagan. Tú debes ocuparte de tus propias necesidades.

Pero hay dos tipos de personas corrientemente: uno que compite con los demás y otro tipo que se dedica a condenar a los demás que actúan mal. Ambos actúan mal. ¿Quién eres tú para decidir? Si alguien se hace una gran casa, ¿quién eres tú para decidir si actúa bien o mal? No es de tu incumbencia. Es él quien tiene que pensarlo. Tú sólo deberías pensar si lo que estás haciendo es lo que debes.

Los hay que llegan a niveles absurdos de competencia, y van muriendo todos los días. Un día la muerte te posee, y entonces recuerdas que toda tu vida la derrochaste luchando contra los demás. Y no tenía ningún interés. Tendrías que haber puesto toda tu energía en realizarte a ti mismo...

El hombre, tal como es, está simplemente viviendo en un sueño: el sueño del ego, la ambición, el poder, el prestigio. El hombre religioso es el que ha llegado a comprender que todo eso es extraviarse".

Osho, Dang, dang, doko dang. Charlas sobre el Zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

Bienaventurados los tontos

"Para gozar de la vida, uno tiene que ser un estúpido, un confiado.

Lee El idiota de Dostoievsky. El protagonista de El idiota es un personaje zen, un personaje taoísta, un príncipe que es estúpido, totalmente estúpido. Pero sus puertas están abiertas, no lucha con el mundo de ninguna manera. Está relajado. Todas las tensiones se acumulan en ti debido a la duda, todas las tensiones hacen de ti su morada debido al miedo, la inseguridad. Y tú no eres sino una pequeña ola en el océano, pero temes al océano e intentas luchar con el océano. Simplemente vas a perder una oportunidad que podría haberse convertido en una celebración, que podría haberse convertido en una fiesta.

La misma energía que podría haber reído se vuelve agria y amarga y se hace venenosa. Estar vivo... Cuando digo "estar vivo" me refiero a estar vivo en todo el espectro de la vida. Vivo para llorar y vivo para reír; vivo para llorar y vivo para amar; todo el espectro. Veo a miles de personas que viven a medias. Han escogido un determinado color del espectro y han estrechado su ser. Y ahora se están perdiendo, están perdiendo mucho, porque sólo puedes gozar de la vida cuando eres un arco iris...

Un tonto es uno que vive todo el arco iris: llora, caen las lágrimas de sus ojos, no está bloqueado de ninguna de las maneras. Puede llorar en la plaza del mercado, no se avergüenza de la vida. Vive sin vergüenza y vive totalmente. Por eso es un tonto, o se le considera un tonto. Ríe y se lo pasa bien. Es un arco iris. Y Dios llega tan sólo a aquellos que son como un arco iris.

Bienaventurados los tontos".

Osho, Dang, dang, doko dang. Charlas sobre el Zen
http://osho-maestro.blogspot.com/

17 sept. 2010

La vida es una oportunidad, un reto, para encontrarse a uno mismo

"Hay que aceptar la vida con todos sus problemas.
Hay que ir por la vida sin protección;
hay que buscar y explorar el propio camino.
La vida es una oportunidad,
un reto,
para encontrarse a uno mismo"

Osho, Inteligencia. La respuesta creativa al ahora

15 sept. 2010

Hay tres tipos de amor

"Hay tres tipos de amor. Yo los denomino amor uno, amor dos y amor tres. El primer amor está orientado a un objeto; se centra en un objeto del amor. Ves a una mujer maravillosa, realmente encantadora, con un cuerpo proporcionado. Estás emocionado. Crees que te estás enamorando. El amor ha surgido en ti porque la mujer es maravillosa, porque es guapa...

Este es el amor común, es lo que se conoce como eros. Es deseo. ¿Cómo poseer ese bello objeto? ¿Cómo explotar ese maravilloso objeto? ¿Cómo hacer que sea tuyo? Pero recuerda, si la mujer es maravillosa, no sólo lo será para ti, será maravillosa para muchas personas. Así que habrá muchas personas que se enamoren de ella. Habrá celos, competitividad, y todo tipo de cosas horribles que afectarán a tu amor, a lo que tú llamas "amor"...

Si te estás enamorando de una mujer guapa o de un hombre guapo, tendrás problemas. Habrá celos, habrá asesinatos, cualquier cosa. Tendrás problemas. Desde el principio intentarás poseer a esa persona para que no haya ninguna posibilidad de que algo salga mal o se descontrole. Empezarás a destruir al hombre o a la mujer. Dejarás de darle libertad. Acorralarás a esa persona e intentarás cerrar las puertas...

Este es el primer tipo de amor, amor uno. Cuidado con él. No vale mucho. No es muy importante. Y si no eres consciente de ello quedarás atrapado en el amor uno.

El amor dos: el objeto no es importante, lo importante es tu subjetividad. Eres una persona amorosa así que brindas tu amor a alguien. Pero el amor es tu cualidad, no está orientado a un objeto. El sujeto está rebosante de amor, el propio ser es amoroso. Incluso aunque estés solo eres amoroso. El amor es una especie de sabor de tu ser.

Cuando te enamoras con el segundo tipo de amor, habrá más alegría que con el primero. Y sabrás -porque este tipo de amor lo sabrá- cómo hacer que la otra persona siga siendo libre. El amor significa dar al amado todo lo que es bello. La libertad es el objetivo más bello de la conciencia humana, el más preciado. ¿Cómo puedes arrebatárselo a nadie?. Si realmente amas a un hombre o a una mujer, el primer regalo, el primer don, será el don de la libertad...

El segundo tipo de amor no irá en contra de la libertad, no será posesivo. Y no te preocupará mucho porque otra persona también aprecie a tu mujer o a tu hombre... No te sentirás celoso...

Este segundo tipo de amor será más una amistad que lujuria, y será más enriquecedor para tu alma...

El primer amor es bueno, porque siempre es mejor vivir una vida con algo de amor que no amar. Sin embargo, el segundo amor es mucho mejor que el primero y provocará menos ansiedad, menos angustia, menos torbellino, conflicto, agresión, violencia...

Hay un tercer amor, en el que el sujeto y el objeto desaparecen.

En el primer tipo de amor el objeto es importante; en el segundo el sujeto es importante; en el tercero hay trascendencia. Ya no eres ni sujeto ni objeto, ya no divides la realidad de ninguna manera: sujeto, objeto, conocedor, conocido, amante, amado. Todas las divisiones desaparecen. Simplemente amas...

Uno es simplemente amor. No es que uno ame, no se trata de una acción; es la verdadera cualidad de uno.

No es que por la mañana ames y por la tarde no ames; tú eres amor, es tu condición. Has llegado a casa. Te has convertido en el amor...

Así que me gustaría que aprendieras más acerca del amor. Pasa del primero al segundo, pero sé consciente de que el objetivo es el tercero".

Osho, Aprender a amar. Enamorarse conscientemente y relacionarse sin miedos
http://osho-maestro.blogspot.com/

13 sept. 2010

La vida es incertidumbre. Cada momento es un paso hacia una mayor incertidumbre. Es una apuesta en la cual nadie sabe lo que sucederá

"La vida es incertidumbre. Cada momento es un paso hacia una mayor incertidumbre. Es una apuesta en la cual nadie sabe lo que sucederá. Y el hecho de no saber es hermoso en sí. Si la vida fuera previsible, no valdría la pena vivirla...

El hombre es libre y la libertad implica inseguridad e incertidumbre.

También es verdad que la persona verdaderamente inteligente muchas veces vacila porque no tiene dogmas en los cuales apoyarse. Debe enfrentar cada situación nueva tal como llega y reaccionar de conformidad.

Lao Tse dice: "Titubeo y me muevo cauteloso por la vida porque no sé lo que ha de suceder. No tengo principios que me sirvan de guía. Debo decidir en todo momento. Nunca decido de antemano. ¡Decido cuando llega el momento!".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida

11 sept. 2010

El respeto es por algo que tienes, no por ti ni por lo que eres. El amor sólo es por ti

Tengo una auténtica sensación de repugnancia hacia mí mismo. Me he dado cuenta de que llevo toda mi vida intentando ser respetable y apreciarme un poco. He ido en pos de todo sustituto del amor, y para mi el amor sólo significa manipulación. No lo puedo soportar porque tengo muchísimo miedo de ser manipulado.

"Buscar respetabilidad es un sustituto, y un sustituto que no vale nada, una falsificación. El respeto sólo tiene sentido cuando surge del amor. Cuando surge de cualquier otra vía, no sólo no tiene sentido, sino que es venenoso.

Así es como el hombre se vuelve político. La política es una sustituta del amor. Cuando alguien te ama, se preocupa por ti, te hace sentir que vales la pena y que eres importante. Te aceptan por lo que eres y tal como eres. Pero cuando a la gente le falta el amor, empiezan a hacer trucos. El truco consiste en manipular el respeto de los demás, haciendo algo, teniendo algo -carácter, moralidad- que la gente tenga que respetar. Pero eso es algo que nunca llena, y puedes continuar así hasta que llega un momento en que necesitas a toda una multitud.

Te puedes convertir en Presidente o en primer ministro de un país en el que millones de personas te presta atención. Tienen que hacerlo porque eres poderoso, y puedes manipular y volverte peligroso. Pero incluso entonces, el amor de una persona es más valioso que las miradas de toda una nación. El amor de una persona es suficiente porque es un valor auténtico.

Si se te respeta no es por ti, sino siempre por otra cosa. Por ejemplo, si eres un hombre muy bueno, moral, se respeta tu moralidad, no se te respeta a ti. Si tu eres muy rico, se te respeta por tu casa y tu coche, no por ti. Tú también sabes, en lo más profundo, que si el coche desaparece y la casa ya no te pertenece, si sales derrotado en las elecciones y ya no eres primer ministro, todo el respeto desaparecerá, porque, para empezar, no era por ti. Así que te asustas.

El respeto es por algo que tienes, no por ti ni por lo que eres. El amor sólo es por ti, ya seas rico o pobre, capacitado para algo o no, tengas talento o no, es simplemente por ti. Al menos para una persona no eres un extraño. Alguien te ha dado toda su amistad y corazón, eso es algo que llena lo suficiente.

El respeto es como cuando tienes hambre y lees un libro de cocina. Tu apetito no se saciará, porque necesitas comida auténtica. Puedes tener miles de libros de cocina, pero eso no va a ayudar. El amor es comida, y el respeto es el libro de cocina.

Todo el mundo ha sido condicionado, a todo el mundo le han enseñado desde pequeño a ser respetable, a ser el primero de la clase, a ganar la medalla de oro en la universidad, a hacer algo de forma que sea valioso. Se nos ha enseñado que sólo haciendo algo somos valiosos; ¡tú simplemente eres! El hecho de que hagas algo o no hagas nada es secundario, da igual.

Así que si te has dado cuenta de esto, elimínalo inmediatamente. Es un veneno muy peligroso, no permitas que permanezca en ti ni un segundo. Acéptate a ti mismo, porque cada vez que buscas el respeto de los demás, demuestras que no te aceptas a ti mismo. Si no, ¿para qué lo ibas a necesitar?

Te odias y te condenas, así que sigues creando máscaras tras las cuales esconderte, con las cuales engañar a otras personas. Al menos, si no puedes engañarte a ti mismo, puedes tratar de engañar a otros. Pero no engañas a nadie, porque esas personas están utilizando el mismo truco. El mundo entero está igual de confundido.

Así que lo primero que debes hacer es respetarte a ti mismo y no exigirte nada. En la vida no hay exigencias, la vida es tal como debería ser, ya es. Lo único que tienes que hacer es aceptarte y disfrutar de ti mismo, y darte con amor. Si el respeto surge del amor, es maravilloso. Y siempre surge del amor porque no hay otra vía.

No veo ningún problema, sólo lo has creado tú. Hay personas que realmente tienen problemas, y hay otras personas que no los tienen, pero se dedican a crearlos.

Así que déjalos, no son más que basura, y empieza a disfrutar desde este momento. ¿De acuerdo? Inténtalo".

Osho, Cara a cara con Osho. El martillo en la roca
http://osho-maestro.blogspot.com/

8 sept. 2010

Hay cierto suicidio que puede ayudarte: es el suicidio del ego, no el tuyo

He intentado suicidarme varias veces y me siento realmente atraído por la muerte. Esto me inquieta pero, a la vez, me produce disfrute. ¿Me dirás algo sobre ello?

"¡Es formidable! Uno puede suicidarse sólo una vez y tú lo has intentado muchas veces... y todavía está vivo. Esos intentos no eran verdaderos, todos ellos eran fingidos, y tú lo sabías incluso entonces.

Oí que Mulla Nasrudin quería suicidarse. Siendo un hombre de gran inteligencia hizo todos los arreglos, no dejó ningún resquicio. Tal vez nadie más haya intentado suicidarse de esa manera. Se fue a la cima de una colina llevándose una pistola. Justo al pie de la colina, muy abajo, había un río muy peligroso, muy profundo y sur­cado por toda clase de rocas. Y también se llevó una cuerda, pues en la colina había un árbol. Para no dejar nada al azar y que el sui­cidio ocurriera con absoluta seguridad, se imaginó todas las posibi­lidades. Se llevó también un gran bidón repleto de petróleo.

Se colgó del árbol, pero puesto que iba a hacer muchas más cosas no se elevó del suelo porque entonces, ¿cómo habría podido hacer las demás cosas? Así que estaba colgando del árbol pero de pie sobre el suelo. Entonces se vertió el petróleo por encima; se había traído también un encendedor. Encendió el fuego y el petróleo­ ardió todo alrededor suyo. Pero no era hombre de dejar nada al azar, así que también se disparó un tiro a la cabeza. Pero la bala cortó la cuerda y él se cayó al río, ¡y el agua del río apagó el fuego!

Desesperado, emprendió el regreso a casa y entonces me lo encontré. Le pregunté: "¿Estás todavía con vida después de tantos arreglos?".

Él dijo: "¡Qué le vamos a hacer! ¡Sé nadar!".

Todo fracasó.

Dices que has intentado suicidarte muchas veces. Una cosa es cierta: tú no quieres suicidarte; lo que quieres es jugar con esa idea y sientes además que hay en ti un cierto temor a la muerte y también un cierto disfrute. Esta situación no es sólo tuya, es un fenómeno humano muy común. La vida es una tortura, una carga; es una angustia. Uno quiere librarse de todo ello. Librarse significa librarse de la angustia, de la desesperación, de la desesperanza, del sin sentido, de la esposa, del marido, de esos niños, de este trabajo; de ahí que haya una atracción hacia la muerte, porque la muerte pondrá fin a toda tu miseria. Pero también te pondrá fin a ti... y eso da miedo.

En realidad tú quieres vivir, y vivir por siempre, pero quieres vivir en el paraíso. ¡Y tú estás viviendo en el infierno! Quieres librarte del infierno, no de ti mismo. Y lo que yo quiero es resaltar que tú eres tu propio infierno. Por eso el suicidio es atractivo desde el lado en que pondrá fin a todas tus miserias, pero por el otro lado hay un gran temor: también acabará contigo.

¿No hay alguna forma de acabar con las miserias y además que tú puedas vivir más intensamente? Yo también enseño que hay cier­to suicidio que puede ayudarte: es el suicidio del ego, no el tuyo. Deja que muera el ego y entonces observa que con ello todos los problemas desaparecen. Tú te quedas lleno de dicha, bendito, y cada momento va abriendo nuevas puertas a nuevos misterios. Cada momento se convierte en un momento de descubrimiento, Y es un proceso que no tiene fin.

Has intentado tantas veces suicidarte... ¡Esta vez suicídate a mi estilo! …

El suicidio no va a ayudarte. Sólo más vida, y una vida más abundante, te ayudará. Así que esta vez mata al ego y observa cómo sucede el milagro. Desaparecido el ego ya no hay miseria, no hay angustia ni necesidad de suicidarse. Desaparecido el ego, todas las puertas que estaban cerradas por el ego se abren súbitamente y te descubres abierto al sol, a la luna, a las estrellas".

Osho, De la medicación a la meditación