29 nov. 2010

Tienes que hacer tu propio viaje

" Un emperador le pidió a un místico sufí que fuera a su corte a orar por ellos. El místico acudió a la cita, pero se negó a orar. Dijo:

- No puedo hacerlo. ¿Cómo podría rezar por vosotros? -E insistió-: Hay unas cuantas cosas que hemos de hacer nosotros mismos. Por ejemplo, si quieres hacer el amor con una mujer, tienes que hacerlo tú, tú mismo. Yo no puedo hacerlo por ti ni en tu nombre. Si tienes que sonarte la nariz, tienes que hacerlo tú, porque yo no puedo sonarme la nariz por ti; no serviría de nada. Y es lo mismo con la oración. ¿Cómo puedo yo orar por nadie? Ora por ti mismo, porque yo también puedo orar por mí mismo.

Cerró los ojos y se sumergió en la oración...

Eso es lo que yo puedo hacer. El problema ha desaparecido para mí, pero no ha desaparecido gracias a la respuesta que me haya dado nadie. Yo no le he preguntado nada a nadie. Aún más; todo mi esfuerzo ha consistido en no hacer caso a las respuestas que me han dado los demás con tanta generosidad.

La gente no para de darte consejos. Con los consejos son muy generosos... Tanto si los pides como si no, te los dan.

El consejo es lo único que se da en gran cantidad y lo único que no se acepta. Nadie lo acepta.

Me han contado que un día estaban dos vagabundos sentados bajo un árbol y uno le dijo al otro:

- Yo he acabado en este estado por no hacer caso a los consejos de nadie.

Y el otro replicó:

- Amigo, yo he acabado así por haber seguido los consejos de todo el mundo.

Tienes que hacer tu propio viaje. Estás helado; lo sé. Eres desgraciado; lo sé. La vida es dura; también lo sé. Y no tengo ningún consuelo para ti, ni creo que yo pueda consolarte, porque todo consuelo se convierte en un aplazamiento...

No se puede rehuir la realidad.

Teorizar tampoco sirve de ayuda. Olvídate de las teorías y presta atención a los hechos. ¿Te sientes deprimido? Tienes que indagar en la depresión. ¿Estás enfadado? Tienes que indagar en ese enfado. ¿Sientes deseos sexuales? Pues olvídate de lo que digan los demás; indaga en tu interior. Es tu vida y tienes que vivirla. No pidas nada prestado, no aceptes nada de segunda mano. Dios ama a las personas de primera mano. No parece que le gusten las copias. Sé una persona original, individual, sé tú mismo e indaga en tus problemas.

Y sólo puedo decirte una cosa: que en tu problema está oculta la solución. El problema es simplemente una semilla. Si profundizas en él, brotará la solución. Tu ignorancia es la semilla. Si profundizas en ella, florecerá el conocimiento. El problema consiste en el frío que sientes, en los escalofríos. Adéntrate en ellos, y surgirá el calor.

En realidad te lo dan todo: la pregunta y la respuesta, el problema y la solución, la ignorancia y el conocimiento. Sólo tienes que mirar en tu interior".

Osho, El libro del ego

28 nov. 2010

Habría que enseñar a tener una profunda reverencia por la vida

"Nuestra supuesta educación nos convierte en personas tristes y serias. Si pasas la tercera parte de tu vida triste y serio en la universidad, esto se queda arraigado; olvidas el idioma de la risa, y quien olvida el idioma de la risa habrá olvidado gran parte de su vida.

El amor, la risa, la relación con la vida y sus maravillas, sus misterios... deberíamos escuchar a los pájaros cantar en los árboles. Los árboles y las flores y las estrellas deberían estar en comunicación con tu corazón. La salida y la puesta del sol no deberían ser algo externo, también deberían ocurrir en tu interior. El fundamento de la tercera dimensión debería ser la reverencia a la vida...

Habría que enseñar a tener una profunda reverencia por la vida y a tener alegría, risa, sentido del humor. En pocas palabras, un espíritu danzarín; porque la vida es Dios y no hay más Dios que la vida misma".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

Cualquier tipo de competencia en el fondo es violenta y genera personas que no son amorosas

"La educación que ha prevalecido hasta ahora
es insuficiente, incompleta, superficial.
Sólo genera personas capacitadas
para ganarse la vida,
pero sin ningún atisbo de lo que es la vida en sí.
Esto no solamente es incompleto,
sino peligroso,
porque estás basado en la competencia.
Cualquier tipo de competencia
en el fondo es violenta
y genera personas que no son amorosas.
Sólo le interesa conseguir algo:
el nombre, la fama o cualquier tipo de ambición.
Evidentemente, tienen que luchar
y entrar en conflicto para conseguirlo.
Eso acaba con toda su alegría y su amistad.
Es como si todo el mundo luchase contra todo el mundo".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

27 nov. 2010

Nunca te has preocupado de darte cuenta que tú eres el responsable de haber elegido a esa mujer

"No existe la mujer de tu vida, ni el hombre de tu vida, nadie los ha encontrado, jamás. Pero sí existe la fantasía de encontrarlos...Cuando se enamoran, todas las parejas piensan que están hechos el uno para el otro, que han encontrado a la persona con la que siempre habían soñado. Es la persona en la que siempre habían pensado, que siempre habían deseado, pero cuando acaba la luna de miel sabes que estás atrapado con una persona que no te conviene, que no estáis hechos el uno para el otro.

Sin embargo, sigues fantaseando: "¿A lo mejor con otra mujer...?", porque en el mundo hay tantas mujeres, tantos hombres...Esta vez te has equivocado, pero quizá la siguiente...

Un amigo mío se casó tres veces...Echó a perder casi toda su vida por culpa de las mujeres...

De modo que mi amigo siguió pensando que mañana podía ser diferente. Cambió de esposa en tres ocasiones, y siempre me decía:

- Esta vez no voy a enamorarme de una mujer como la que voy a abandonar. ¡Menuda bruja!

Y yo le replicaba:

- Siempre te enamorarás de una auténtica bruja.

Un día me dijo:

- Qué cosa más rara. Fíjate, resulta que siempre tienes razón. La segunda mujer era tan bruja como la primera, y la tercera tan bruja como las demás. ¿Cómo puedes predecirlo?

Le contesté:

- Yo no lo predigo, no soy astrólogo. Sencillamente, te conozco. Sé qué clase de mujer te atrae. ¿Por qué te enamoraste de la primera? ¿Has analizado qué cualidades de esa mujer te atrajeron, te has parado a pensarlo? ¿Y quién te va a encontrar a esa otra mujer? Tú, y nadie más que tú, y te volverás a sentir atraído por lo mismo. No has cambiado, ni ha cambiado lo que te atrae. Nunca te has preocupado de darte cuenta que tú eres el responsable de haber elegido a esa mujer. Por eso has adquirido el mismo producto tres veces, una vez, y otra y otra. No es cuestión de divorcio, ni cuestión de cambiar de mujer. De lo que se trata es de que cambies tu mente".

Osho, El libro del ego

26 nov. 2010

Cuando florezcas empezarás a compartir. Es inevitable. Cuando la flor se abra no habrá manera de retener su fragancia

"Yo le digo a mis seguidores: primero sed egoístas, absolutamente egoístas, floreced. Llega a tu florecimiento y esparce tu fragancia. Después compártelo con todos esos desafortunados que tienen tu mismo potencial, pero a los que la vida no les ha brindado la posibilidad de ir hacia dentro, de saborear su propia divinidad.

Soy contrario a todas las religiones, porque para mí todo lo que han hecho ha sido completamente inútil. Puedes usar palabras maravillosas, bellas frases, para ocultar una verdad horrible. Yo no quiero dedicarme a hacer nada que se parezca.

Os enseño a ser naturales, a aceptar vuestra naturalidad.

Hay algo que es indudable: cuando florezcas empezarás a compartir. Es inevitable. Cuando la flor se abra no habrá manera de retener su fragancia y mantenerla guardada. La fragancia se escapa. Se propaga en todas las direcciones. Por eso, primero llénate, cólmate. Primero, sé. Luego, la fragancia que emane de tu ser alcanzará a muchas personas. Y no será un servicio, sino la pura felicidad de compartir. Y nada te hará disfrutar tanto como compartir tu alegría".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

24 nov. 2010

Si has vivido cada momento plenamente..., entonces el miedo no existe

"El miedo, la ansiedad, la neurosis del tiempo se están volviendo crónicos, casi como si fueran la segunda naturaleza del hombre occidental... continuamente consciente y temeroso del tiempo que se le escapa.

Fundamentalmente su miedo es: "Todavía no he vivido; el tiempo está pasando y no puedo recuperarlo, no puedo volver atrás. Se ha ido, ido para siempre. La vida se acorta cada día que pasa, va menguando y menguando...

El miedo no es a la muerte; tienes miedo al tiempo. Y si profundizas, verás que tienes miedo de la vida que no has vivido. No has sido capaz de vivir. Si vives, entonces no tienes miedo. Si la vida se vive con plenitud, no hay miedo. Si has disfrutado, si has alcanzado lo máximo que la vida puede ofrecerte, si tu vida ha sido una experiencia orgásmica, una poesía profunda vibrando en tu interior, una canción, una fiesta, una ceremonia, si has vivido cada momento plenamente, entonces el miedo al tiempo desaparece, entonces el miedo no existe.

Aun cuando la muerte viniera hoy, estás listo, estás preparado. Has conocido la vida...; en realidad darás la bienvenida a la muerte porque ahora se abre una nueva oportunidad, una nueva puerta. Un nuevo misterio es revelado: "He vivido la vida y ahora la muerte está llamando a mi puerta. Voy corriendo a abrirla. ¡Entra! Ya que he conocido la vida, me gustaría también conocerte a ti".

Osho, Tao, los tres tesoros, Volumen III

Si no puedes amarte a ti mismo, ¿cómo vas a amar a otros?

"Una persona que se ama a sí misma se siente completamente relajada. Amar a otro puede crear cierta tensión, porque el otro no siempre tiene que sintonizar contigo. El otro puede tener sus propias ideas. El otro es un mundo diferente, y existen muchas posibilidades de que se produzca un choque...

Pero cuando te amas a ti mismo, no hay nadie más. No hay conflicto...Es silencio puro, una maravilla. Estás a solas; nadie te molesta. No necesitas para nada al otro.

Y para mí, una persona que es capaz de tan profundo amor hacia sí mismo es capaz de amar a otros. Si no puedes amarte a ti mismo, ¿cómo vas a amar a otros? En primer lugar tiene que suceder de cerca, en tu interior, y después extenderse a los demás.

Las personas quieren amar a los demás, sin darse cuenta de que ni siquiera se aman a sí mismas. ¿Cómo pueden amar a otros? No puedes compartir lo que no tienes. Solamente puedes dar a los demás lo que ya tienes.

Por consiguiente, el primer paso, el fundamental, para llegar al amor consiste en amarse a sí mismo..."

Osho, El libro del ego
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 nov. 2010

¿Eres un marido calzonazos?

"El hombre ha dominado a la mujer a lo largo de toda la historia; ha intentado esclavizarla de todas las maneras posibles. Pero no ha tenido éxito. Superficialmente puede parecer que sí, pero todos los maridos saben perfectamente bien que en cuanto entran en su casa dejan de ser el león que fingían ser fuera. ¡De repente se convierten en un perrito, en un pobre perrito con la cola entre las piernas! Cuando deja su casa lo hace como un trueno; cuando regresa, ha perdido todo el gas... Incluso una pequeña mujer es suficiente para poner en su sitio al gran Mohamed Alí.

Se cuenta una bonita historia en la vida del gran emperador indio Akbar:

Un día, uno de sus amigos, Birbal, le dijo:

- Por lo que sé, todos los hombres son dominados por las mujeres, por mucho que intenten disimularlo.

Akbar se sintió ofendido y le dijo:

- Tendrás que demostrármelo. Ha de haber hombres que no sean dominados. Lo que dices no es una regla general. Te daré dos hermosos caballos... Vete; y llévate también algunas gallinas contigo. Si encuentras a un hombre dominado por la mujer, regálale una gallina. Si encuentras a un hombre que no sea un calzonazos, entonces dale a elegir entre el caballo negro o el caballo blanco. Son los caballos más bonitos que tengo, los más valiosos.

En aquellos días los caballos tenían un valor tremendo.

Birbal empezó a pasearse por Delhi y dondequiera que fuera, se veía obligado a regalar una gallina. Sólo en un lugar se vio en aprietos. Un hombre muy fuerte --nunca había visto un cuerpo tan fuerte, tan musculoso-- estaba sentado al sol, masajeando sus músculos. Birbal le preguntó:

- ¿Eres un marido calzonazos?
Y él, simplemente, le mostró sus músculos diciéndole:
- ¡Dame la mano y te lo demostraré!
Y le aplastó la mano hasta que Birbal gritó. Entonces le dijo:
- Y si me lo preguntas de nuevo ¡te pegaré! ¡Esa pregunta es un insulto! ¿Quién va a poder dominarme?

Una mujercita estaba cocinando la comida en el interior de la casa. Era una mujer tan pequeñita que el hombre la habría podido aplastar con una sola mano. ¡No habría necesitado nada más! Con sólo presionarle un poco el cuello, ella habría muerto.

Birbal le preguntó al hombre:
- ¿Dónde está tu esposa?
Él le contestó:
- Esa de ahí es mi esposa. La que cocina dentro. Mírale a ella y mírame a mí y decide quién es el amo.
Era tan completamente evidente que Birbal dijo:
- Ciertamente, tú eres el amo. Parece que tendré que retractarme de mi generalización. Puedes escoger como regalo del rey uno de los dos caballos, el negro o el blanco.
El hombre se volvió hacia la mujer y le dijo:
- ¿Qué caballo he de elegir? ¿El negro o el blanco?
Y la mujer le dijo:
- ¡El blanco!
Entonces Birbal le dijo:
- Entonces quédate con la gallina. ¡Se acabó! Podrás tener mucha fuerza y muchos músculos, pero eso no demuestra nada.

La mujer tiene un poder psicológico.

A Andrew Carnegie, uno de los empresarios más ricos del mundo, le preguntaron en su último día de vida:

- ¿Cómo lo hiciste para ganar tanto dinero? ¿Cuál es tu secreto?

Y él contestó:

- No hay ningún secreto. Simplemente quería saber si era capaz de ganar tanto que mi esposa no pudiera gastarlo todo, pero fallé. Me derrotó".

Osho, El ganso está fuera

Puedes ser feliz o infeliz -es cosa tuya-. La responsabilidad no es de nadie más

"Si te sientes desgraciado, es por ti mismo y no porque un Dios o un demonio lo hayan impuesto. Si te sientes desgraciado, es porque te manejas frente a la energía de manera equivocada. Si fluyes con la energía, te sentirás dichoso y feliz. Si te mueves en contra de la energía, la responsabilidad es tuya. Recuerda, si no hay Dios, entonces la responsabilidad por todo lo que suceda es tuya. Y si la responsabilidad es tuya, entonces tienes la posibilidad de transformarte. Si le dejas la responsabilidad a Dios, ¿entonces cómo podrás transformarte? Dios parece ser un truco de la mente para asignarle la responsabilidad a un tercero, porque eso hace siempre la mente. No importa lo que suceda, siempre le atribuyes la responsabilidad a alguien más. Si te sientes enojado, es porque alguien te ofendió y te hizo enfurecer. Si te sientes triste, es porque alguien te obliga a sentirte infeliz. Si te sientes frustrado, es porque alguien se atraviesa en tu camino. Siempre hay un tercero responsable. Esa es la actitud de la mente: atribuirle la responsabilidad a otro para deshacerse de ella. Pero esa es la razón de tu infelicidad.

La responsabilidad es tuya y si la asumes, podrás hacer algo al respecto; pero si se la atribuyes a alguien más, no podrás hacer nada. Si tu tristeza la causan otros, seguirás siendo triste, porque no habrá nada que hacer. Vives rodeado de millones de personas y si los demás son fuente de frustración, entonces no podrás hacer nada para remediarlo. Tu destino será la frustración, porque no puedes hacer nada por cambiar a los demás. Pero cuando asumes la responsabilidad, el poder pasa a ser tuyo inmediatamente. Entonces, puedes hacer algo. Puedes cambiar, modificar tus actitudes, ver el mundo a través de otras actitudes y reconocer que si te sientes desgraciado, es porque de alguna manera no encajas dentro del sistema total de la energía. A eso se reduce el pecado: a no encajar, no saber cómo moverse dentro de este sistema total de energía. Y el sistema de energía es neutral. Si te dejas llevar por él, serás feliz. Si no te dejas llevar, serás desgraciado. Ese es el logos, el rit, el tao.

Por ejemplo, si sientes sed y no bebes agua, te sentirás desgraciado, porque dentro de este sistema de energía el agua calma la sed. Si sientes frío, te acercas al fuego porque en este sistema de energía el fuego es la fuente de calor. Pero si te apartas del fuego cuando sientes frío, te sentirás desgraciado.

Si al estar atenazado por la sed y el calor te acercas al fuego, ¡será como estar en el infierno!...

El infierno es caliente, pero tú aportas tu propio carbón.

Las cosas son así: si te opones al fluir de la naturaleza, serás desgraciado. La desgracia es ir contra la naturaleza, y la desgracia es un buen indicador para quien sabe comprender. Indica que vas por el camino equivocado de alguna manera. ¡Endereza las cosas! La desgracia, la angustia, la ansiedad, la tensión ayudan, porque son indicios de que algo anda mal en alguna parte. No estás con la totalidad y en algún punto has iniciado tu propio movimiento particular...

Recuerda siempre: la energía es neutral, de tal manera que la calidad de tu ser depende totalmente de ti. Puedes ser feliz o infeliz -es cosa tuya-. La responsabilidad no es de nadie más.

Come si sientes hambre. Bebe si sientes sed. Duerme si sientes sueño. No te impongas a la fuerza sobre la naturaleza; podrás salirte con la tuya durante un tiempo gracias a la gran libertad que hay. Si lo deseas, podrás ayunar durante unos días, pero cada día estarás más y más débil y cada día te sentirás más infeliz. Si lo deseas, podrás dejar de respirar durante unos segundos, pero solamente unos segundos, porque esa libertad no es muy grande. No tardarás en sentir que te asfixias y mueres por la falta de respiración".

Osho, La armonía oculta. Conversaciones sobre Heráclito

19 nov. 2010

La meditación significa observar la mente

"El arte de la meditación consiste en trascender la mente...

En pocas palabras, la meditación significa observar la mente, presenciar la mente. Si eres capaz de observar la mente, mirarla en silencio --sin justificar, sin valorar, sin condenar, sin juzgar a favor ni en contra--, simplemente observarla como si no tuvieras nada que ver con ella... No es más que el tráfico que circula por la mente. Quédate al margen y obsérvalo. Y el milagro de la meditación consiste en que, simplemente observándolo, desaparece poco a poco...

Todos los diccionarios dicen que meditar significa pensar en algo. Siempre que le digo a una mente occidental: "Medita", la pregunta inmediata es: "¿Sobre qué?"...

La meditación significa sencillamente conciencia, no pensar en algo, concentrarse en algo o reflexionar en algo...

Como yo lo concibo, la meditación significa sencillamente un estado de conciencia.

Es como un espejo... ¿Acaso un espejo intenta concentrarse en algo? Refleja cuanto se pone delante de él, pero le es indiferente... El espejo es una fuente de reflejos; la meditación, una conciencia que refleja. Tú sencillamente reflejas lo que se pone delante de ti.

Y mediante esa simple observación desaparece la mente".

Osho, El libro del ego

18 nov. 2010

Sólo los cadáveres son consistentes

"Yo te enseño a vivir el momento, la libertad del momento y la responsabilidad del momento. Una cosa puede ser correcta en este momento y ser incorrecta al momento siguiente. No intentes ser consistente; si no, estarás muerto. Sólo los cadáveres son consistentes. Intenta estar vivo, con todas tus inconsistencias y vive cada momento sin referencia alguna al pasado, sin referencia alguna al futuro. Vive el momento en el contexto del momento y tu respuesta será total. Y esa totalidad es belleza, esa totalidad es creativa. Entonces, hagas lo que hagas poseerá su propia belleza"

Osho, El ganso está fuera

http://osho-maestro.blogspot.com/

16 nov. 2010

¡Tú creas tus problemas!

"...los problemas existen básicamente en función de ti. Los problemas no son realidades objetivas; son fenómenos subjetivos. ¡Tú creas tus problemas! ¡Y a menos que seas transformado, seguirás creando problemas! Resuelves uno y, en realidad, al solucionar ese uno creas muchos, otros porque tú permaneces siendo el mismo. Los problemas no son algo objetivo. Son parte de ti. Debido a que eres de cierto modo, creas determinados problemas...

La ciencia cree que los problemas son objetivos, que provienen de alguna parte en el exterior, que pueden ser cambiados sin que tú cambies. La religión cree que los problemas están en el interior, en mí, o mejor, que yo soy el problema. A menos que yo cambie, nada será distinto...

La religión piensa en términos subjetivos; la ciencia, en términos objetivos: "Cambia la situación y no al hombre". La religión dice, "Cambia al hombre; la situación es irrelevante". Sea cual sea la situación, una mente distinta, un ser transformado se sitúa más allá de los problemas. Por eso Buda puede estar en absoluta paz viviendo como un mendigo y un Midas no puede vivir tranquilo ni poseyendo el milagro alquímico: toque lo que toque se transforma en oro...

Nuestro mundo ha creado, mediante la ciencia, una situación como la de Midas. Todo lo que tocamos se convierte en oro. Un Buda, viviendo como un mendigo, se encuentra en una paz y en un silencio tan absoluto que los emperadores se sienten celosos de él. ¿Cuál es el secreto? El énfasis en el hombre, en el interior del hombre, es lo importante, no la situación. Debes pues cambiar el interior del hombre. Y solamente hay un cambio posible. Si creces en consciencia, cambias, mutas. Si disminuyes tu consciencia, también cambias, mutas. Pero si tu consciencia es disminuida retrocedes hacia el mundo animal. Si tu consciencia es incrementada, asciendes hacia el mundo de los dioses.

Este es el único problema para la religión: cómo incrementar la consciencia".

Osho, La alquimia suprema, Volumen II

15 nov. 2010

Si el hemisferio izquierdo sigue dominándote ...para cuando tengas cincuenta estarás medio muerto, pero serás un muerto que ha triunfado

"Si el hemisferio izquierdo sigue dominándote, triunfarás en la vida, de tal modo que cuando tengas cuarenta años tendrás úlceras, cuando tengas cuarenta y cinco habrás tenido por lo menos uno o dos ataques al corazón; para cuando tengas cincuenta estarás medio muerto, pero serás un muerto que ha triunfado. Podrías convertirte en un gran científico, pero nunca te convertirás en un gran ser. Podrías acumular suficiente riqueza, pero te perderás todo aquello que tiene algún valor. Podrías conquistar el mundo entero como Alejandro Magno, pero tu propio territorio interior permanecerá sin conquistar.

Existen muchos atractivos para seguir haciendo caso al hemisferio izquierdo del cerebro -es el cerebro mundano-. Está más preocupado por los objetos: coches, dinero, casas, poder, prestigio...

El hemisferio derecho es la orientación del sannyasin, aquel que está más interesado en su propio ser interior, en su paz interior, en su bienaventuranza y menos preocupado por los objetos. Si llegan fácilmente, bien; si no llegan, también está bien. Está más preocupado por el momento, menos preocupado por el futuro; más preocupado por la poesía de la vida, menos preocupado por su aritmética...

Si miras con el hemisferio derecho, todo se vuelve divino, sagrado. La religión viene del hemisferio derecho".

Osho, Música ancestral en los pinos