29 feb. 2012

¿Por qué sientes envidia cuando alguien es feliz?

   "Ser amigo de alguien que es feliz es una de las cosas más difíciles en esta vida. Suele pensarse que es muy fácil, ¡pero no lo es! Todo lo contrario; te hace sentir celos, hace que te sientas desgraciado.  Puede que te muestres feliz y contento, pero no será más que una fachada, una farsa, una máscara...
   Si alguien es feliz, ¿qué es lo primero que se te viene a la mente?  Es como si esa felicidad se te hubiera robado, como si esa persona fuera la vencedora y tú la vencida, como si te hubiera estafado. Pero la felicidad no es una competición, así que no tienes por qué preocuparte. Que alguien sea feliz no significa que tú no puedas serlo, que esa persona te ha quitado la felicidad y ya no podrás ser feliz nunca. La felicidad no es un bien que existe recluido en algún lugar y que se agotará por culpa de las personas felices.
   ¿Por qué tienes envidia? Si se tratara de una persona rica, quizá sus riquezas te impedirían ser rico, puesto que las riquezas existen en cantidad finita... Pero la felicidad no es una competición. La felicidad existe en cantidad infinita. Nadie ha logrado jamás agotarla, no hace falta competir por ella. ¿Por qué sientes envidia, entonces, cuando alguien es feliz? La envidia hace que entre en ti el infierno...
   Sutilmente, cuando puedes mostrarte de verdad cordial con alguien que es feliz, inmediatamente empiezas a compartir su felicidad; se ha hecho también tuya, ¡de inmediato!  Y es que la felicidad no es un objeto, no es material, no es algo que alguien pueda acaparar. Se puede compartir. Cuando alguien es feliz, puedes compartir su alegría... Y la belleza está en que no depende de que la otra persona quiera compartirla, sino de que tú participes de ella.
   Éste es el secreto de cómo crear un cielo a tu alrededor, y sólo en el cielo puedes estar tranquilo. ¿Cómo podrías estar tranquilo en las llamas del infierno?, de un infierno que no crea nadie, sino tú mismo.  Es esencial que entiendas que cada vez que te sientes desdichado, que sientes que tu vida es un infierno, la causa eres tú. No hagas responsable de ello a nadie más, porque el responsabilizar a otro de tu dolor es escapar de la verdad básica...
   Siendo cordial con la gente feliz, sintonizarás con la felicidad. Las personas felices florecen; sé cordial con ellas. Tal vez ellas no sean cordiales contigo, pero ése no es tu problema. Tal vez ni siquiera te conozcan..., no importa; pero cada vez que veas dicha a tu alrededor, cada vez que veas a alguien florecer, a alguien que danza feliz, que sonríe, cada vez que haya una celebración, sé cordial y participa de esa alegría. Entonces empezará a fluir dentro de ti, y nadie podrá impedirlo. Cuando hay felicidad a tu alrededor, te sientes tranquilo".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

27 feb. 2012

A cada momento debemos morir, para nacer de nuevo

"Siendo Nan-in un buscador de la verdad, aspiraba a encontrar un maestro zen. Cuando lo encontró, vivió con él muchos años, y un día el maestro le dijo:
   - Casi has alcanzado la meta.
   Había dicho "casi", de modo que Nan-in le preguntó:
   - ¿Qué quiere decir con eso?
   - Voy a enviarte a otro maestro durante unos días  -respondió el maestro-.  Eso te dará el toque final.
   -¡Envíeme inmediatamente! -dijo Nan-in entusiasmado.
   Con la carta que se le entregó, se dirigió nervioso y contento a la casa de quien él imaginaba que sería un maestro aún más ilustre que el suyo. Pero, al llegar, el hombre que lo recibió era un don nadie, un posadero, el portero de una fonda.
   Profundamente decepcionado, se dijo: "¡Tiene que ser una broma! ¿Cómo va a ser este hombre mi último maestro, el que me dé el toque final?".  Sin embargo, puesto que estaba allí pensó: "El camino ha sido largo; será mejor que me quede unos días a descansar, y luego volveré a casa". Así que se acercó al posadero.
   - Mi maestro me ha dado esta carta -le dijo.
   - Pero yo no sé leer. Guárdate la carta; no la necesito. Puedes quedarte.
   - La cuestión es que se me ha enviado aquí para que aprenda algo de usted -explicó Nan-in.
   - Yo no soy más que un posadero -contestó el hombre-; no soy un maestro ni un instructor. Debe de haber algún error.  Quizá no sea yo la persona a la que buscas. Trabajo en esta fonda, y no te puedo enseñar nada porque no sé nada. De todos modos, puesto que has venido hasta aquí, puedes quedarte y observarme; tal vez eso te sea de alguna ayuda. Descansa y observa.
   Pero no había nada que observar. Por la mañana, el hombre habría la puerta de la posada y empezaban a llegar los clientes. El posadero les servía y luego limpiaba lo que habían ensuciado, y fregaba las ollas y todo lo demás. Por la noche, la escena se repetía: una vez que se habían marchado los clientes y que los huéspedes se habían ido a dormir, limpiaba todos los utensilios, las cazuelas, lo limpiaba todo. Por la mañana, el proceso volvía a empezar.
   Para el tercer día, Nan-in estaba aburrido.
   - No hay nada que observar -le dijo al posadero-. Usted va y viene ocupado en sus labores, fregando cuencos y ollas; creo que ya es hora de que me vaya.
   El posadero se rió, pero no dijo nada y Nan-in regresó a casa de su maestro. Estaba enfadado con él.
   - ¿Por qué me ha hecho esto? ¿Por qué me obligó a hacer un viaja tan largo? Ha sido un aburrimiento. El hombre al que me envió a ver era un simple posadero, que no me enseñó nada, que únicamente me dijo que observara... ¡y no había nada que observar!
   - Aún así. pasaste allí tres o cuatro días -dijo el maestro-. Aunque no hubiera nada que observar, debes de haber observado. ¿Qué es lo que hacías?
   - ¡Lo observaba! Por la noche, limpiaba los utensilios de cocina, las ollas, lo ordenaba todo, y, por la mañana se ponía de nuevo a limpiar.
   - ¡Ésta, ésta es la enseñanza! -exclamó el maestro. ¡Para eso te envié allí!  El hombre limpiaba las ollas por la noche, y por la mañana volvía a limpiar aquellas ollas aparentemente limpias. ¿Por qué lo hacía? Lo hacía porque aún cuando por la noche no sucediera nada, por la mañana las ollas ya no estaban limpias del todo, ya que se había vuelto a depositar en ellas algo de polvo.  Esto significa que, aunque ahora seas puro, y lo eres, aunque seas inocente, tienes que seguir limpiando a cada instante, pues, aunque no hagas nada, el simple paso del tiempo hará que te vuelvas impuro... El polvo se acumula y hay que quitarlo.
   Este es el toque final, porque creo que has empezado a enorgullecerte de ser un hombre puro, y no eres consciente de que se necesita un constante esfuerzo por limpiar".
   A cada momento debemos morir, para nacer de nuevo. Sólo entonces nos liberamos del conocimiento erróneo".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 feb. 2012

Eres tú quien ha creado tus desdichas, y por eso puedes acabar con ellas

"Recuerda que si eres desgraciado 
es porque tú mismo has creado tu desgracia. 
Deja que penetre hasta lo más profundo de tu corazón 
el conocimiento de que eres tú quien creas tus sufrimientos, 
porque ésta será la fórmula, la clave.  
Comprende que sólo si tú has creado tus sufrimientos 
puedes destruirlos;  
si los ha creado otra persona, 
estás desvalido. 
Eres tú quien ha creado tus desdichas, 
y por eso puedes acabar con ellas;  
las has creado con tus hábitos incorrectos, 
con tus actitudes, 
adicciones 
y deseos erróneos.
¡Abandona ese patrón!  
¡Contémplalo todo con mirada nueva!,  
y verás que esta vida es la más suprema dicha 
que pueda experimentar la consciencia humana".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

Eso es lo que significa el amor: celebrar, compartir...

"Cuando dos personas, dos amantes, descubren esto  -que el otro no es la fuente del placer que sienten-,  dejan de pelearse entre sí; empiezan a amar al otro por primera vez.
   No se puede amar a una persona de la que se depende en cualquier sentido. La odiarás, porque es la causa de tu dependencia: sin ella, no puedes ser feliz. Esa persona tiene la llave , y aquel que tiene la llave de tu felicidad es tu carcelero.  Los amantes se pelean porque creen ver que el otro tiene la llave y que es el otro quien puede hacerles felices o infelices. Sin embargo, una vez que sabes que tú y el otro sois cada uno fuente de vuestra felicidad respectiva, podéis compartir esa felicidad. Esto ya es otra cosa;  no dependéis del otro, y podéis compartir, podéis celebrar juntos el sentimiento. Eso es lo que significa el amor: celebrar, compartir... y no desear algo del otro ni explotar al otro.
   La explotación no puede ser amor, porque estás utilizando al otro como instrumento, y quienquiera que sea  esa persona a la que utilizas te odiará.  Los amantes se odian entre sí porque se utilizan y explotan el uno al otro, y el amor  -que debería ser el más profundo éxtasis-  se convierte entonces en un infierno. Pero una vez que hayas comprendido que tú , y solamente tú, eres la fuente de tu felicidad, podrás compartirla libremente. Entonces el otro ya no es tu enemigo, ni siquiera tu enemigo íntimo.  Por primera vez ha surgido entre vosotros la amistad, y podéis disfrutar de cualquier cosa.
   Y sólo serás capaz de disfrutar cuando seas libre. Sólo la persona independiente disfruta de verdad. Alguien que esté obsesionado con la comida no puede disfrutar; podrá llenarse la barriga, pero disfrutar no, porque su forma de comer es violenta, es una especie de matanza. Cuando come, mata la comida, la destruye.  Y los amantes que creen que su felicidad depende del otro se pelean, intentan dominarse uno a otro, intentan matarse, destruirse. Disfrutarás de todo mucho más cuando sepas que la fuente de la felicidad está en tu interior.  Entonces, la vida entera es una representación, y puedes celebrar el formar parte de ella, a cada momento hasta el infinito".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

25 feb. 2012

Si te sientes arrastrado por la ira

   "...al contemplar la desdicha del ser humano, descubrimos que el mismo ser humano es el responsable, que es él quien hace algo para crearla, y que hacerlo se ha convertido en hábito, en un acto repetitivo, mecánico, robotizado.  Si te haces consciente, puedes dejarlo; basta con que digas: "No voy a cooperar" y dejará de funcionar el mecanismo.
   Alguien te insulta, y tú te quedas quieto, en silencio. El mecanismo se pondrá en marcha, trayendo consigo el patrón anterior: se aproxima la ira, empezarás a echar humo, te sentirás a punto de explotar.  Pero te quedas quieto; no cooperas sino que simplemente observas lo que hace ese mecanismo. Percibirás cómo las ruedas y ruedecillas giran dentro de ti, pero son impotentes porque tú no cooperas.  O si te resulta imposible permanecer en ese estado de quietud, vete a tu habitación, cierra la puerta, ponte un almohadón delante y golpéalo.  Enfurécete con el almohadón.   Y mientras lo golpeas, mientras te enfadas y te enfureces con él observa lo que estás haciendo, lo que está sucediendo, cómo el patrón se repite.
   Lo mejor es que te quedes quieto; pero si resulta demasiado difícil, si te sientes arrastrado por la ira, entonces vete a una habitación y enfádate con la almohada... La almohada no va a reaccionar, así que podrás observar con mayor facilidad. Además, no hay ningún peligro en lo que haces, de modo que puedes observar, ver lentamente el estallido y el declive de la ira.
   Obsérvalos, observa su ritmo. Cuando la ira se haya agotado, ya no tendrás ganas de seguir golpeando la almohada, o te habrás empezado a reír, te sentirás ridículo; entonces, cierra los ojos, siéntate en el suelo y medita sobre lo que ha pasado. ¿Todavía estás indignado con la persona que te insultó, o la indignación se ha volcado por completo en la almohada?  Sentirás que te envuelve una calma especial, y ya no estarás furioso con la persona en cuestión; quizá incluso sientas compasión por ella.
   Si eres capaz de quedarte quieto cuando algún viejo patrón de conducta se apodera de tu mente, eso es bueno. Si no eres capaz, permite que en ese caso se manifieste de forma espectacular pero estando solo, no acompañado; porque cuando interpretas tu patrón, cuando permites que se manifieste delante de alguien, crea nuevas reacciones, y se convierte en un círculo vicioso.
   Lo más importante es que estés alerta a tu patrón de comportamiento  -tanto si estás de pie en silencio como si estás soltando tu ira y tu odio-,  que observes cómo se desenrolla; porque si consigues ver su mecanismo, puedes deshacerlo".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 feb. 2012

Cuanto más vivo estés, más amarás la inseguridad, y tu inseguridad aguzará tu inteligencia

   "Lo primero que hay que entender es que la vida es inseguridad. No existe ningún seguro contra la muerte. Y cuanto más protegida y segura haces tu vida, más árida y desértica se vuelve.
   Inseguridad significa que tienes que mantenerte despierto, alerta a todos los peligros.  Y la vida siempre camina sobre el filo de la navaja. La idea de estar seguro y protegido es peligrosa, porque entonces no necesitas estas alerta y consciente...
   Vive momento a momento con toda la inseguridad que hay. Los árboles están viviendo, los pájaros están viviendo...; ellos no saben qué es la inseguridad, no saben qué es la seguridad. No les importa, por eso pueden cantar cada mañana.
   Tú no puedes hacerlo. ¡Puede que no hayas cantado ninguna mañana!  Tus noches están llenas de pesadillas de inseguridad y peligros que rondan por todas partes. Por la mañana no te despiertas con alegría, te despiertas para enfrentarte de nuevo a las inseguridades de la vida, a sus problemas y ansiedades.
   Pero escucha a los pájaros, no creo que hayan perdido nada. Fíjate en los ciervos, en su belleza y agilidad, fíjate en los árboles, que pueden ser talados en cualquier momento. Pero a ellos eso no les importa; lo que les importa es el momento. No el siguiente momento, sino este momento, en el que todo es júbilo, todo es paz. Todo es verde y todo es jugoso.
   Puedo entender que has llegado a una edad madura. Y cuando uno llega a la madurez se da cuenta de que la muerte se está acercando. Pero no hay forma de evitarla, y si no puedes evitarla  -y no ha habido nadie capaz de hacerlo-, lo mejor es no preocuparse por ella. Lo que haya de ocurrir ocurrirá, así que, ¿por qué estropear tu momento presente por algo que todavía no ha ocurrido?  Antes de preocuparte por ello, deja que ocurra.
   Antes deja que ocurra la muerte; luego, en tu tumba, tendrás la eternidad para preocuparte por tu seguridad. ¡De hecho, ya no tendrás que preocuparte de nada más! Te puedes pasar las veinticuatro horas del día dando vueltas en tu tumba, es absolutamente privada y segura. Ni siquiera puedes salir de ella, y nadie puede entrar. La tumba es el único lugar donde uno está absolutamente seguro; donde no le ocurre nada.
   Cuanto más vivo estés, más amarás la inseguridad, y tu inseguridad aguzará tu inteligencia, intensificará más tu alerta y hará que tu consciencia crezca continuamente".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/
  

21 feb. 2012

La inteligencia siempre es original

   "Vuestro sistema educativo no tiene como fin ayudar a la gente a hacerse inteligente, sino impedir que sean inteligentes. Existe para reducir a todo el mundo a la mediocridad, para que todo el mundo pueda ser reducido a una erudición estúpida. Y veinticinco años de condicionamiento, desde el jardín de infancia hasta la universidad, pueden reducir a cualquiera a ser un erudito estúpido, pueden hacer mediocre a cualquiera, porque vuestra educación exige que la gente reproduzca lo que se le ha enseñado. Ése es el criterio para juzgar su inteligencia.
   Ése puede ser el criterio para juzgar su memoria de loro, pero ése no es un criterio de inteligencia. La inteligencia es un fenómeno totalmente diferente. La inteligencia no tiene nada que ver con la repetición; de hecho, la inteligencia aborrece la repetición. La inteligencia siempre intentará vivir la vida a su manera. La inteligencia siempre querrá hacer sus propias cosas. La inteligencia querrá penetrar en los misterios de la vida sin seguir una serie de fórmulas o estrategias preestablecidas; la inteligencia siempre es original.
   Las universidades no permiten que haya gente inteligente. Excluyen a la gente original; todo su esfuerzo consiste en destruir la originalidad, porque la gente original siempre creará problemas a la sociedad. No serán tan fáciles de manipular, y no será tan fácil reducirlos a ser empleados y profesores de escuela; no será fácil reducirlos a ser máquinas eficientes. Se afirmarán a sí mismos, intentarán vivir la vida no de acuerdo a un patrón, sino de acuerdo a su propia comprensión.
   Si a un individuo le gusta la música, aunque tenga que ser un mendigo, seguirá viviendo su vida de músico. Aunque tenga la oportunidad de convertirse en primer ministro, prefiere vivir como un mendigo y seguir tocando su música. Eso es inteligencia, porque sólo cuando vives tu vida de acuerdo con tu propia luz, de acuerdo con tu propia comprensión, de acuerdo con tu propia voz interna, alcanzas la dicha, la realización.
   Para convertirte en primer ministro no necesitas inteligencia. De hecho, si tienes inteligencia no puedes llegar a ser primer ministro, porque ¿qué persona inteligente querría entrar en política? ¿Quién querría entrar en un juego sucio?. Uno puede querer ser poeta, o pintor, o bailarín, pero ¿quién querría ser político?  No la persona inteligente, sino los que todavía son bárbaros, sólo esos que aún disfrutan de la violencia y de dominar a los demás".

Osho, Salir de la prisión de la mente. La iluminación es tu naturaleza

http://osho-maestro.blogspot.com/   

18 feb. 2012

El matrimonio no tiene futuro. El amor tiene futuro.

   "El Nuevo Hombre tendrá una desconfianza natural hacia el matrimonio como institución. Una relación hombre-mujer sólo tiene un profundo significado para él cuando es una relación fluida que lleva consigo un realce y un crecimiento mutuos. No tendrá en mucha estima al matrimonio como ceremonia o a los votos de permanencia... que resultan ser altamente impermanentes. El Nuevo Hombre ama el momento y lo vive en su totalidad. El matrimonio no tiene futuro. El amor tiene futuro.
   En el pasado, el amor no era una realidad, el matrimonio era una realidad. En el futuro, el amor va a ser la realidad y el matrimonio se va a volver cada vez más irreal.  En el pasado la gente se casaba, y luego poco a poco empezaban a gustarse y a amarse. En el futuro la gente se amará y se gustará, y sólo entonces vivirán juntos...
   El futuro conocerá un tipo diferente de relación, que está basada puramente en el amor y permanece viva  sólo mientras permanezca el amor. No hay ningún anhelo por su duración, porque en la vida nada es permanente; sólo las flores de plástico son permanentes.  Las rosas verdaderas nacen por la mañana y se van para la noche. Y ésa es su belleza: son hermosas cuando llegan, son hermosas cuando sus pétalos comienzan a marchitarse. Su vida es bella, su nacimiento es bello, su muerta es bella, porque hay vitalidad. Una flor de plástico nunca nace, nunca vive, nunca muere.
   El matrimonio ha sido una flor de plástico en el pasado. La nueva consciencia no puede tenerle respeto al matrimonio. Tendrá que crear un nuevo tipo de intimidad, de amistad, y tendrá que aprender a vivir con el fenómeno impermanente del amor y de todas las cosas.
   Se necesitan agallas para vivir con la impermanencia de la vida, porque cada vez que algo cambia tienes que volver a cambiarte a ti mismo. Uno quiere permanecer fijo: parece más seguro, libre de riesgos. Así es como ha vivido el Viejo Hombre: el Viejo Hombre no era aventurero, lo que más le interesaba era la seguridad.
   El Nuevo Hombre tendrá el espíritu de la aventura. No le interesará la seguridad, le interesará el éxtasis".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/

17 feb. 2012

Sea lo que sea, hay que vivir cada momento tan conscientemente como sea posible

   "Recuerda que la muerte se está acercando. No pienses que no va a suceder hoy; puede suceder en cualquier momento.
   De hecho, todo lo que sucede siempre sucede ahora. La semilla muere ahora, el capullo se convierte en flor ahora, el pájaro empieza a cantar su llamada ahora. Todo lo que sucede en algún momento sucede sólo en el espacio que provee el ahora, este momento. Nunca sucede nada en el pasado y nunca sucede nada en el futuro. Todo lo que sucede siempre sucede en el presente; ésa es la única manera en que suceden las cosas, porque el presente es el único tiempo que existe.
   El pasado es tan sólo tu recuerdo y el futuro es tan sólo tu imaginación. Pero has sido hipnotizado para vivir en el pasado y has sido hipnotizado para vivir en el futuro. Elige: o pasado o futuro. Pero ninguna sociedad te permite vivir en el presente...
   Ser un sannyasin, ser alguien que busca de verdad, significa vivir aquí-ahora..., y no existe otra vida. Pero para eso tendrás que des-automatizarte, tendrás que volverte un hombre y no una máquina. Tendrás que volverte un poco más consciente. No eres consciente.
   Una vez, estaba sentado junto a un hombre moribundo; era un profesor en la misma universidad en la que yo era profesor. Estaba en la cima de su carrera y entonces tuvo un ataque al corazón...que siempre llega cuando estás en la cima. El éxito siempre viene seguido de un ataque al corazón... Así que tuvo un ataque al corazón y se estaba muriendo. Fui a verlo. Estaba muy triste -¿quién quiere morirse?- y sentía mucha desesperación y angustia. Le dije: "No necesitas preocuparte. No vas a morir".
   Él dijo: "Qué estás diciendo? Pero los médicos...Todos los médicos dicen que no tengo ninguna posibilidad de sobrevivir. ¿Por qué dices que no voy a morir?".
   Le dije: "En primer lugar, no puedes morir porque nunca has vivido. No has cumplido el primer requisito para morir. Durante estos cincuenta y cinco años has estado como un sonámbulo; has estado soñando; no has vivido. Te he observado durante años".
   Se quedó pasmado. Se enfadó; se enfadó tanto que por un momento se olvidó completamente de la muerte. Tenía los ojos inflamados de rabia y dijo: "¿Es ésta la manera de tratar a un moribundo? ¿No puedes ser un poco más amable? ¿Por qué eres tan duro conmigo?  Me estoy muriendo y tú me vienes con semejante filosofía: "Nunca has vivido". ¿Es éste el momento de decir tales cosas?".
   Le escuché en silencio. Me quedé completamente en silencio. Entonces la ira desapareció y empezó a llorar, y sus ojos se cubrieron de grandes lágrimas. Me tomó la mano con mucho amor y luego dijo: "Quizá tengas razón. Nunca he vivido. Puede que no estés siendo grosero, sino simplemente sincero. Y sé que nadie más me diría esto". Y entonces, una gran gratitud; y por un momento se volvió tan consciente que se podía ver la luz en su rostro...Estaba allí; era todo aura. Y me dio las gracias. Esa noche murió. Permanecí con él hasta el último momento.
   Y dijo: "Si no hubieras estado aquí, me habría perdido también mi muerte, igual que me he perdido mi vida. Pero estoy muriendo conscientemente. Al menos estoy contento con una cosa: no estoy muriéndome inconscientemente".
   Y su muerte fue hermosa. Murió sin ningún pesar, murió de una manera relajada...Murió lleno de gratitud. Murió piadosamente...
   Si la muerte es tan hermosa, te trae una nueva vida.
   Pero hay que vivir cada momento, ya sea de vida, de amor, de ira, de muerte. Sea lo que sea, hay que vivir cada momento tan conscientemente como sea posible...
   Tienes que estar más atento al momento, al presente... La gente vive vidas insulsas. La gente vive distraídamente. La gente vive sin prestar atención. ¿Cómo puedes vivir con tanta falta de atención a tu alrededor?  La falta de atención es oscuridad; la atención es luz..."

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com/

16 feb. 2012

El estudiante está en la cabeza. El discípulo está en el corazón. Y el devoto está en el ser.

"Estas tres etapas son paralelas a los tres centros de tu ser:
   El estudiante está en la cabeza.
   El discípulo está en el corazón.
   Y el devoto está en el ser.
   El estudiante piensa, interpreta. El discípulo ama, y simplemente bebe de la presencia del maestro. El discípulo está acompasado, el latido de su corazón está en armonía con el del maestro. No es una cuestión de interpretar o de interferir. El corazón no actúa por medio de pensamientos. El estado de devoto no está muy lejos del corazón, está muy cerca.  A medida que el amor profundiza y se convierte en confianza, a medida que aumenta la armonía con el maestro y se convierte en una unidad orgánica, nace el devoto...
   Si la mente detiene toda su locura, su parloteo constante, su distorsión de todo, te convertirás en un discípulo. El puente entre el estudiante y el discípulo es la meditación, y el puente entre el discípulo y el devoto es el amor. Sólo se trata de dar dos pasos  -un paso es la meditación y otro paso es el amor-  y habrás llegado a casa...
   La cabeza sirve para la ciencia, pero no para la religión. El corazón no sirve para la ciencia, pero es absolutamente imprescindible para la religión, porque el corazón finalmente se convierte en devoción, en unión, en amor, en confianza, en autorrealización, en experiencia de lo divino".


Osho, El filo de la navaja. La necesidad de una revolución en la conciencia
http://osho-maestro.blogspot.com/ 

15 feb. 2012

¡La gente vive en el futuro!

   "Una de las primeras cosas que aprende un niño judío en su instrucción bíblica es: "Honrarás a tu padre y a tu madre...¡o si no!". A Herschel, un niño de seis años, el mandamiento le hizo recordar el día que su padre llegó a casa y anunció que había decidido comprar un coche, el primer coche de la familia.
   El padre estaba ilusionado: "Fijaos, sólo llevamos unos años en este país y pronto tendremos un coche nuevo -dijo orgulloso-. Ya nos imagino dando una vuelta por Central Park. Yo conduciendo delante, a mi lado mamá, y en el asiento de atrás, nuestro pequeño Herschel".
   Mamá asintió y sonrió en aprobación: "Bueno, ¿y cuándo piensas comprar el coche?",  le preguntó.
   "En un par de semanas, puede que un mes, no más tarde".
   La plácida conversación fue interrumpida por un afligido grito de Herschel: "¡Yo no quiero ir en el asiento de atrás! ¡Quiero sentarme delante y ayudar a conducir!".
   - "En esta familia con un conductor es suficiente -le recordó el padre al niño-.  Mamá se sienta delante y tú te sientas detrás".
   "¡Si tengo que ir detrás daré cabezazos contra la pared, ya lo verás! -dijo Herschel quejándose. Fue corriendo hacia la pared y adoptó una postura amenazante, dispuesto a poner en acción sus palabras-. ¡Mamá va detrás y yo voy delante".
   "No, Herschel, tú detrás -le dijo el padre autoritariamente.
   "¡Detrás no, delante! -empezó a gritar Herschel- ¡Yo no quiero ir detrás!".
   El padre, enfadado, extendió el brazo y señaló con el dedo imperativamente: "Herschel, -dijo friamente-, ¡haz el favor de salir de mi coche!".
   ¡La gente vive en el futuro!

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

14 feb. 2012

Recuerda: el problema del mundo eres tú. Tú eres el problema, y hasta que tú no estés resuelto, todo lo que hagas complicará aún más las cosas

"De hecho, hasta que no abandonas tus propios problemas, no puedes tener la perspectiva adecuada para entender los problemas del mundo. Tu propia casa es un desastre, en tu ser interior hay un gran desorden, ¿cómo vas a tener la perspectiva para entender  problemas enormes? Ni siquiera te has entendido a ti mismo, empieza por ahí, porque cualquier otro comienzo sería un comienzo equivocado.
   Hay muchísima gente que tiene un estado mental de enorme confusión y decide ayudar a los demás y se propone plantear soluciones. Esta gente ha creado más problemas en el mundo de los que han solucionado... Y, realmente, es una forma de eludir su propia realidad: no quieren afrontarla. Prefieren estar implicados en alguna otra parte con alguna otra persona, eso les proporciona una buena ocupación, una buena distracción.
   Recuerda: el problema del mundo eres tú. Tú eres el problema, y hasta que tú no estés resuelto, todo lo que hagas complicará aún más las cosas. Primero, pon tu casa en orden, crea un cosmos donde ahora hay un caos...
   Es cierto, existen problemas, estoy de acuerdo. Existen grandes problemas. La vida es un infierno. Hay sufrimiento, hay pobreza, hay violencia, emergen toda clase de locuras, eso es verdad, pero, aun así, insisto en que el problema surge en el alma individual. El problema existe porque los individuos están en un caos...
   Si piensas cambiar el mundo entero y luego cambiarte a ti mismo, nunca lo lograrás; nunca lograrás volver al hogar. Empieza donde estés. Tú formas parte de este feo mundo; cambiándote a ti mismo estarás cambiando el mundo. ¿Qué eres tú sino una parte de este feo mundo? ¿Por qué intentar cambiar al vecino? A lo mejor no le gusta, a lo mejor no lo quiere, o no le interesa. Si te has dado cuenta de que el mundo necesita un gran cambio, tú eres el mundo más cercano a ti mismo. Empieza por ahí".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

Mi enfoque es ver exactamente las cosas tal como son

"Lo positivo y lo negativo hacen un todo. 
Mi filosofía es holística: 
ni positivista ni negativista, 
sino holística, realística. 
Ver el todo en su totalidad, 
sea lo que sea. 
En lo bueno y malo, 
el día y la noche, 
la vida y la muerte, 
existen ambas caras.
Mi enfoque es ver 
exactamente las cosas tal como son".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

11 feb. 2012

Toda la existencia vive en el presente, excepto tú, excepto la mente humana. Y sólo la mente humana sufre

Es como conducir un coche hacia adelante y marcha atrás al mismo tiempo. No estoy yendo a ninguna parte. ¿No está en marcha o es que soy un mal conductor?

"La idea de ir a alguna parte es errónea desde su base. Nada va a ninguna parte. La existencia es ahora, aquí; no se dirige a ningún destino en particular. No hay ningún destino, no hay ningún propósito final. Pero durante siglos nos han enseñado que la existencia se dirige hacia una determinada meta. También nos han enseñado a vivir ambiciosamente, a demostrar que somos algo, alguien: "Sé alguien".  Pero la existencia carece por completo de propósito.
   No estoy diciendo que no sea importante.  Es importante, precisamente, por carecer de propósito, pero su importancia no es mercantil.  Se trata de un tipo de importancia totalmente diferente: la importancia de una rosa, la importancia de un pájaro en vuelo, la importancia de la poesía, de la música. Es un fin en sí misma.
   No tenemos que transformarnos en algo, ya lo somos. Ése ha sido el mensaje de todos los despiertos: no tienes que conseguir nada, ya te ha sido dado. Es un regalo de la existencia. Ya estás donde deberías estar, no puedes estar en ninguna otra parte. No hay que ir a ninguna parte, no hay que conseguir nada.  Y cuando no hay que ir a ninguna parte ni hay que conseguir nada, puedes celebrar. Entonces no hay prisa, ni preocupación, ni ansiedad, ni angustia, ni miedo al fracaso. No puedes fracasar. Por la propia naturaleza de las cosas, es imposible fracasar, porque no se trata en absoluto de éxito.
   Lo que origina el problema en ti sólo es un condicionamiento de la sociedad. Entonces, empiezas a pensar: "No estoy llegando a ninguna parte y la vida se me va escurriendo de las manos, la muerte se va acercando. ¿Lo conseguiré o no?". Y entonces surge un gran miedo a fallar, una gran frustración por lo mucho que se ha perdido. ¿Y quién sabe?, puede que mañana nunca llegue.  "Todavía no he podido demostrar mi valía. Todavía no soy famoso. No he acumulado mucha riqueza. No soy el presidente o el primer ministro de un país".
   O quizá, puede que empieces a pensar en términos espirituales, pero el proceso es el mismo. Puedes pensar: "Todavía no me he iluminado. Todavía no me he convertido en un Buda o un Jesús. Estoy muy lejos de la meditación. No sé quién soy".  Y puedes seguir creándote mil y un problemas.
   Todos estos problemas surgen porque la sociedad quiere que seas ambicioso, y la ambición sólo se puede generar cuando hay una meta en el futuro. Para la ambición, el futuro es imprescindible. Sin ambición, no se puede crear el ego.  Y el ego es la estrategia básica de la sociedad para gobernarte, para explotarte, para mantenerte oprimido y desdichado.
   El ego existe en la tensión entre el presente y el futuro: a mayor tensión, mayor ego. Cuando no existe tensión entre tu presente y tu futuro, el ego desaparece porque no tiene ningún lugar en el que cobijarse, en el que pueda existir.
   Por eso la sociedad te enseña: "Transfórmate en esto, transfórmate en lo otro". Te enseña a transformarte. Todo sus sistema educativo se basa en la idea de transformarse.
   Y lo que yo estoy diciendo aquí es justo lo opuesto. Estoy hablando de ser, no de transformarse. La transformación es un invento de los astutos políticos y sacerdotes, que son los que han envenenado a toda la humanidad. Ellos te van dando metas. Si te cansas de las cosas mundanas, el dinero, el poder, el prestigio, te hablas del paraíso, de Dios, del samadhi, de la verdad. Todo el proceso vuelve a empezar de nuevo.
   Y con las cosas mundanas es fácil acabar frustrado. Tarde o temprano, verás lo estúpido de tener más dinero o más poder. Tarde o temprano, verás la futilidad de la propia idea del "más" porque el "más" lo único que trae es desdicha. Se lleva toda tu felicidad, toda tu paz. Es destructivo. Lo único que aporta es miedo, inseguridad, ansiedad, neurosis. Te vuelve loco... Ha convertido el mundo entero en un manicomio.
   Pero ver que las metas espirituales, el nirvana, la liberación final, Dios, el paraíso, también son lo mismo es muy difícil. Ver que esas metas son de la misma calidad requiere una gran inteligencia. No hay ningún cambio cualitativo; todavía sigues pensando en términos de transformarte. Todavía sigues pensando en términos de futuro.
   El futuro no existe, es tan no-existencial como el pasado. El pasado ya no existe, el futuro todavía no existe; sólo existe el presente. Y en el presente no hay posibilidad de desear, no hay espacio suficiente para que el ego pueda existir.
   Cuando estás ahora y aquí no hay ningún ego. Eres un puro silencio...
   Dices: "Es como conducir un coche hacia adelante y marcha atrás al mismo tiempo. No estoy yendo a ninguna parte".
   No es necesario. Este mismo momento, dondequiera que estés, es una bendición, es divino. ¿A qué otro lugar quieres ir? ¿Por qué vivir en el pasado? Es el pasado lo que te da metas. Es el pasado que llevas en tu cabeza lo que proyecta metas en el futuro. El futuro no es más que un reflejo del pasado.
   Desde la infancia has estado siendo hipnotizado por la sociedad, por los sacerdotes, por los políticos, por tus padres, por los pedagogos, han estado todo el tiempo induciéndote hipnóticamente que tienes que tener una meta en la vida, que tienes que tener algún propósito, que tienes que ser un gran triunfador, que tienes que ser famoso, un premio Nobel o algo así, que no debes morir siendo un hombre corriente... Tienes que morir siendo presidente o primer ministro, ¡como si su muerte tuviese algo de especial!
   Por este continuo martilleo sobre tu cabeza, estás tan acostumbrado a la idea, que te está volviendo loco. Si no, la  vida es muy hermosa tal como es; no necesita ningún propósito, ninguna meta. El futuro puede ser abandonado por completo. Vives en el futuro para escapar del presente, y estás tan obsesionado psicológicamente con el futuro que te estás perdiendo lo que es, por lo que no es...
   Si eres inteligente, no te preocuparás por el futuro. Vivirás en y para el presente, porque no existe ninguna otra vida.
   Escucha a los pájaros piando, charlando...los árboles floreciendo... las estrellas, el sol, la luna. Toda la existencia vive en el presente, excepto tú, excepto la mente humana. Y sólo la mente humana sufre.
   ¡Sal del futuro! Es tu sueño. No tienes por qué ir a ninguna parte. Sé feliz dondequiera que estés. Confórmate con tu ser y abandona la idea de transformarte. Entonces, cada momento es precioso; entonces, cada momento tiene tal belleza, tal grandeza, tal esplendor. Entonces, cada momento es exquisito, puedes sentir lo divino en todas partes y en todo momento.
   El paraíso no es una meta, es la presencia ahora mismo. Si estás presente, lo divino está disponible. Si vives en el momento, estás iluminado; no existe ninguna otra iluminación. Entonces, la vida ordinaria es muy extraordinaria. Entonces, ser simplemente un nadie es muy satisfactorio. A esta forma de abordarlo todo yo lo llamo sannyas: abandonar las metas, los propósitos, el futuro; entrar a formar parte de la existencia en este mismo momento, no posponerlo. En este mismo momento puede darse una gran explosión en ti: el ego desaparece, tú ya no existes, sólo existe lo divino. Eso es bendición, eso es verdad".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

7 feb. 2012

Quiero que vivas la vida más rica que jamás se haya vivido en la tierra

¿Es verdad que el dinero no puede comprar la felicidad?

"Sí, es verdad.  El dinero no puede comprar la felicidad, pero hace que la desdicha sea más confortable. Por eso yo no estoy en contra del dinero; estoy a favor.  Es mejor ser desdichado con confort que ser desdichado sin confort.  Yo he vivido en la pobreza y en la riqueza, y créeme: la riqueza es mucho mejor que la pobreza.
   Quiero que seas rico a todo los niveles posibles: material, psicológico, espiritual.  Quiero que vivas la vida más rica que jamás se haya vivido en la tierra".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

6 feb. 2012

El rebelde es un pagano

"El rebelde es un pagano. 
Venera a los árboles; 
venera a las estrellas, 
los ríos, 
las montañas, 
venera a los seres humanos 
y a todo lo que está vivo, 
porque dondequiera que haya vida, 
hay divinidad".

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/

4 feb. 2012

He vivido como he querido

"He vivido como he querido. Fue difícil pero inmensamente remunerador. Me dio el sentimiento de que aunque la sociedad sea poderosa, si uno tiene agallas no hay poder que lo esclavice. Pueden matarme, pueden destruirme, pero no pueden esclavizarme.
   Ser destruido no es una indignidad; ser asesinado no va en contra de la individualidad, en contra de la dignidad, en contra del orgullo.  De hecho, estos sacrificios hacen a la persona más y más auténtica.
   En el fondo, el que medita sabe que pueden arrancarle el cuerpo, pero no pueden tocar su ser; su inmortalidad está asegurada.  Por consiguiente, le sumo a la rebeldía un nuevo fenómeno. Ha habido meditadores, pero huyeron de la sociedad, y ha habido rebeldes que la sociedad destruyó.
   Reúno dos cualidades que no se habían visto en el mundo: es la unión de la rebeldía y la meditación, la unión de la rebeldía y la religiosidad.  Para mí, rebeldía y religiosidad son dos lados de la misma moneda.
   No temas, porque no hay nada en ti que pueda ser destruido. Además lo que pueda ser destruido será destruido estando en el Himalaya o escondido en un monasterio. El cuerpo será destruido, así que no necesita, como no lo necesita la mente, prepararse para ser esclavo. Esto pasa porque la gente no se percata de nada más que de la estructura mente-cuerpo.  Me esfuerzo porque cobre conciencia de su inmortalidad.
   Cuando una persona saborea las fuentes originales de su vida, que son eternas, nada puede orillarla a hacer lo que no armonice con su propio ser.  Asentirá cuando le parezca que asentir no es decir que sí como un esclavo, sino como una persona libre.
   Negará si ve que asentir sería caer en la esclavitud. Sólo es posible si se vuelve consciente de su ser.
   Los rebeldes anteriores eran rebeldes intelectuales. Mi rebelde tiene que ser un rebelde espiritual, lo que marca una enorme diferencia.  La rebelión intelectual es superficial y puede comprarse,  pero la rebelión espiritual no es un artículo de mercado. La persona trascendió el mundo.
   No quiero que huyas del mundo. Quiero que lo trasciendas, que vivas dentro, que cruces el fuego porque sabes que nada puede destruirte".

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/

2 feb. 2012

Mi rebelión afirma la vida

"Ciertamente,  mi rebelión se basa en el "sí": sí a la existencia, sí a la naturaleza, sí a uno mismo...
   Mi rebelión afirma la vida. Quiero que bailen y canten, y amen y vivan con la intensidad y la totalidad que sea posible. En esta afirmación total de la vida, en este sí absoluto a la naturaleza, podemos crear una Tierra y una humanidad completamente nuevas.
   El pasado fue "no".
   El futuro tiene que ser "sí".
   Bastante hemos vivido con el "no". Hemos sufrido suficiente y no ha habido más que miseria. Quiero que la gente sea tan dichosa como los pájaros que cantan en la mañana, tan brillante como las flores, tan libre como las aves en el viento sin ataduras, sin condicionamientos, sin pasado: sólo un futuro abierto, un cielo despejado y que puedan volar a las estrellas...
   Mi "sí" es mi rebelión.  El día en que seas capaz de decir que "sí", esta será tu rebelión.
   Podemos hacer que los rebeldes colaboren, pero cada uno será un individuo independiente, sin afiliaciones a ningún partido político ni organización religiosa. Nos uniremos sólo por la libertad y por amor, por el mismo hermoso "sí"... Nuestra unión hará que cada individuo sea más individual. Con  el apoyo de todos, nuestra unión no suprimirá la libertad, no esclavizará. Nuestra reunión dará más libertad, más apoyo para ser fuertes en la libertad. Mucho ha durado la esclavitud y pesada ha sido nuestra carga. Nos hemos debilitado por los miles de años de oscuridad que echaron sobre nosotros.
   La gente que quiere decir "sí", la que entiende el sentido de la rebelión, no estará sola. Serán individuos, pero la gente que esté en el mismo camino, los camaradas de ruta, los amigos, se apoyarán unos a otros en su meditación, su gozo, su danza y su música. Será una orquesta espiritual en la que mucha gente tocará los instrumentos pero creará una única música. Puede congregarse mucha gente y crear la misma conciencia, la misma luz, la misma alegría, el mismo perfume".

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/