31 may. 2012

Sencillamente te estoy animando a ir en pos de tu aventura. Trato de persuadirte, de seducirte hacia la aventura. No le hablo a tu miedo

Mi voz interior a veces me dice que lo que necesito es abstenerme de hacer nada y dedicarme a dormir, comer o jugar en la playa. Pero temo obedecer esos impulsos, porque siento que puedo tornarme demasiado débil para sobrevivir en este mundo. ¿Realmente me protegerá la existencia si me dejo llevar?

     "Lo primero es que no hay necesidad de sobrevivir en este mundo. ¡El mundo es un manicomio! No hay necesidad de sobrevivir en un mundo de ambición, política y ego. Es el mundo de la enfermedad. Pero hay otra forma de ser, y es estar en el mundo, pero sin ser de él.
     "Mi voz interior a veces me dice que lo que necesito es abstenerme de hacer nada..." ¡Entonces no hagas nada!  No hay nadie por encima tuyo; la existencia te habla directamente. Comienza a confiar en tus sentimientos más profundos. No hagas nada. Si solamente deseas dormir, comer y jugar en la playa, perfecto -que esa sea tu religión. No temas.
     Es preciso deshacerse del miedo. Y si es cuestión de elegir entre lo que te dice tu voz interior y lo que te dice el miedo, elige tu voz interior. No elijas el miedo. Muchas personas han elegido su religión movidas por el miedo, de tal manera que viven en un limbo. Ni son religiosas ni mundanas; viven indecisas.
     El miedo no ayuda. El miedo tiene que ver con el miedo a lo desconocido, a la muerte, a la sensación de estar perdidos. Pero si realmente deseas estar vivo, deberás aceptar la posibilidad de estar perdido. Deberás aceptar la inseguridad de lo desconocido, el malestar y la inconveniencia de lo extraño. Ese es el precio que debes pagar por las bendiciones que se obtienen. Porque recuerda que no hay nada gratis en la vida. Tendrás que pagar o, de lo contrario, permanecerás paralizado por el miedo y desperdiciarás toda tu vida.
     Disfruta cualquiera que sea tu estado interior.
     "Pienso que me tornaré demasiado débil para sobrevivir en este mundo". No hay necesidad. El que habla es el miedo; el miedo que engendra otros miedos. El miedo nace del miedo.
     "¿Realmente me protegerá la existencia?"  Nuevamente, el miedo pide garantías y promesas. ¿Quién puede darte una garantía? ¿Quién puede servirte de garantía para la vida? Estás pidiendo una especie de póliza de seguros. No, no hay posibilidad. En la existencia nada está asegurado -nada puede estar asegurado. ¡Y eso es bueno!  De otra manera,  si la existencia estuviera asegurada también, ya estarías completamente muerto. Entonces, te perderás de toda esa emoción de vivir como una hoja al viento.
     La vida es bella porque es insegura. La vida es bella porque existe la muerte....
     "¿Realmente me protegerá la existencia si me dejo llevar?"  ¡Ensaya por ti mismo!  Puedo decirte solamente una cosa... pero recuerda que no le hablo a tu miedo. Puedo decir solamente una cosa a todos ustedes y es que quienes han ensayado, han descubierto que la existencia protege. Pero no le hablo a tu miedo.  Sencillamente te estoy animando a ir en pos de tu aventura.  Trato de persuadirte, de seducirte hacia la aventura. No le hablo a tu miedo. Todos los que han ensayado han descubierto que la protección es infinita.
     Pero no sé si logras comprender la protección que ofrece el universo. El universo no puede darte el tipo de protección que pides porque realmente no sabe lo que estás pidiendo. Estás pidiendo la muerte. Solamente un cuerpo muerto está totalmente protegido. Lo que está vivo siempre está en peligro. Estar vivos es un riesgo. Mientras más vivos, más grande es la aventura, mayor el riesgo, más grande el peligro.
     Nietzsche tenía un lema escrito en la pared de su habitación: "Vive peligrosamente". Cuando alguien le preguntó la razón de la frase, respondió: "Es solamente para recordarlo a diario, porque el miedo que siento es tremendo".
     Vive peligrosamente porque esa es la única manera de vivir.  No hay otra.  Atiende siempre al llamado de lo desconocido y mantente en movimiento. No trates de asentarte en ninguna parte. Asentarse es morir; es una muerte prematura...
     Las personas mueren antes de morir. Las personas se asientan en la seguridad, la comodidad y la conveniencia. Las personas se asientan en una vida que parece una tumba".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida

http://osho-maestro.blogspot.com/   

27 may. 2012

Tú no eres la mente. Puedes ponerte a un lado y observar todo el juego

     "La mente tiene el viejo hábito de identificarse con cualquier cosa. Ocurra lo que ocurra, la mente enseguida se identifica. La mente no funciona como un espejo, funciona como una película. Todo lo que se le pone enfrente se queda impreso en ella. El espejo se mantiene vacío. La gente viene y va, sube y baja... El espejo no se pierde en ninguna identificación.
     Aquí, te enseño celebración, alegría, porque sé que es la puerta más cercana a tu definitivo despertar. Un hombre lleno de dicha está más cerca de la existencia. Cuanto mayor sea su dicha, menor será la distancia que le separe del corazón del universo.
     En tu agonía, estás solo; el corazón del universo está lejano. Tu agonía ha creado la distancia. Así que cuando estés en agonía  -es humano, y ocurre de vez en cuando-, mantente alerta.  Y si has sido capaz de mantenerte alerta cuando la danza estaba descendiendo sobre ti y llovían flores sobre ti, no te resultará en absoluto difícil ser consciente cuando algo vaya mal. Puedes ser un observador; apartado, sin identificación...
     De cualquier modo, elijas lo que elijas, el resultado es el mismo: la consciencia te hará libre de la identificación...
     Cuando camines por la mañana temprano y los pájaros estén felices, los árboles brillando con el reflejo del sol y sientas una paz, ponte alerta. Nada de lo que está ocurriendo debería ocurrir en un estado de inconsciencia; sólo estate consciente. Lo cual no significa repetir verbalmente por dentro: "Mira, los pájaros están cantando. Mira qué felices están los árboles. Mira, qué paz reina..." Eso lo destruiría todo.
     No tienes que verbalizar, tienes que experimentar. Y en cuanto halles el momento digno de ser disfrutado, estate alerta en ese momento. Poco a poco, tu alerta se volverá parte de ti. Y la función de la alerta es destruir las identificaciones.
     De vez en cuando, estarás bajo de ánimo; nubes oscuras, la vida no parece tener sentido... ninguna razón. La alerta que has ganado, fortalecida, cristalizada en momentos de alegría, vendrá en tu ayuda.Tú te mantendrás alejado y sabrás que en el fondo: "Todo esto está ocurriendo pero no me está ocurriendo a mi, tan sólo a mi alrededor, y va cambiando. Mi consciencia permanece exactamente igual que un espejo, limitándose a reflejar y no identificándose".
     Pero los viejos hábitos son difíciles de eliminar, requiere un gran esfuerzo...
     En un instante te identificas, te olvidas de que esto también pasará. Espera un minuto...¿te ha dejado tu antiguo novio?  ¡Alégrate! "¡Qué gran oportunidad!"  Eso es lo que yo he estado enseñanza. Dejar marchar lo viejo porque está llegando lo nuevo...
     Pero no recuerdas tu propia vida y sus patrones.  Estas subidas y bajadas no te ocurren a ti, sólo ocurren en la mente; y tú no eres la mente. Puedes ponerte a un lado y observar todo el juego...
     Pero este viejo hábito tiene que cambiar... Una simple comprensión, una simple visión clara de toda la situación y lo viejo cambia".

Osho, No te cruces en tu camino. No puedes evitar ser quien eres
http://osho-maestro.blogspot.com

Mira a la vida con ojos más divertidos. No seas serio

     "Jaimito soltó un fuerte silbido en medio del sermón del párroco, y su abuelo lo sacó afuera de la iglesia.
     Cuando estaban fuera, empezó a regañarle: "Cómo te has atrevido? -le gritó-.  ¡Hacer semejante ruido en la iglesia...!
     "Bueno  -contestó Jaimito muy emocionado-, le he estado pidiendo a Dios que me enseñara a silbar, y esta mañana lo ha hecho".
     Mira a la vida con ojos más divertidos. No seas serio. La seriedad se convierte en una especie de ceguera. No finjas ser un pensador, un filósofo. Simplemente sé un ser humano. El mundo entero está volcando su dicha sobre ti de muchas formas diferentes, pero tú eres demasiado serio, no puedes abrir tu corazón".

Osho, No te cruces en tu camino. No puedes evitar ser quien eres
http://osho-maestro.blogspot.com

22 may. 2012

En el terreno del amor puede crecer la semilla de la meditación

     "El amor te hace real; de otro modo sigues siendo una fantasía, un sueño, sin ninguna sustancia. El amor te da sustancia, el amor te da integridad, el amor te centra. Pero es sólo la mitad del viaje; la otra mitad hay que completarla en la meditación, en la consciencia. Pero el amor te prepara para la otra mitad. El amor es la mitad inicial y la consciencia es la mitad final. Entre las dos alcanzas a Dios. Entre el amor y la consciencia, entre estas dos orillas, fluye el río del ser.
     No evites el amor. Pasa por él, con todos sus dolores. Sí,  duele; pero si amas no importa. De hecho, todo ese dolor te fortalece. A veces duele muchísimo, terriblemente; pero todas esas heridas son necesarias para provocarte, para desafiarte, para hacer que estés menos adormecido. Todas esas situaciones peligrosas son necesarias para hacer que estés alerta.  El amor prepara el terreno, y en el terreno del amor puede crecer la semilla de la meditación..., y sólo en el terreno del amor.
     De modo que los que escapan del mundo por miedo nunca llegarán a la meditación. Pueden sentarse en cuevas del Himalaya durante vidas y vidas...; no alcanzarán la meditación. No es posible; no se la han ganado.  Primero hay que ganársela en el mundo; primero hay que preparar el terreno.  Y sólo el amor prepara el terreno.
     Por eso insisto en que mis sannyasins no renuncien al mundo. Permanece en él, acepta su reto, acepta sus peligros, sus dolores, sus heridas. Pasa por él; no lo evites. No trates de encontrar un atajo, porque no hay ninguno.  Es una lucha, es arduo, es un camino cuesta arriba, pero ésa es la manera de llegar a la cima.
     Y la alegría será muchísimo mayor que si te dejaran en la cima con un helicóptero, porque llegarías allí sin haber crecido; no podrías disfrutarlo.  Piensa en la diferencia... Te esfuerzas por llegar al Everest;  es muy peligroso, existen todas las posibilidades de que te mueras por el camino, todas las posibilidades de que nunca llegues a la cima... Es arduo, peligroso; la muerte te espera a cada paso.  Hay tantas trampas y tantas posibilidades de fracasar en vez de tener éxito;  de cien posibilidades, sólo hay una de que puedas llegar.  Pero cuanto más te acercas a la cima, más elevada es la alegría que nace en ti; tu espíritu vuela muy alto.  Te lo ganas, no es gratis,  y cuanto más hayas pagado por ello, más lo disfrutarás.  Entonces piensa: te pueden dejar en la cima con un helicóptero. Estarás en la cima y simplemente parecerás un tonto, un estúpido: ¿qué estás haciendo ahí? En menos de quince minutos estarás listo. Dirás: "¡Ya lo he visto! ¡No hay nada que hacer aquí!".
     El viaje crea la meta. La meta no está puesta ahí al final del viaje, el viaje la crea a cada paso. El viaje es la meta...
     De modo que nunca te pierdas ninguna oportunidad de vivir, de estar vivo, de ser responsable, de estar comprometido, de estar involucrado. No seas un cobarde. Afronta la vida, vívela, y entonces, poco a poco, algo se cristalizará dentro de ti...
     Si puedes arriesgar toda tu vida en el amor, tu logro será grande: el amor te enviará de vuelta a ti mismo, te dará algunos reflejos de la meditación. Los primeros vislumbres de la meditación suceden en el amor, y entonces surge en ti un gran deseo de alcanzar esos vislumbres... El amor hace que pruebes el gusto de la meditación.
     Una experiencia amorosa, orgásmica, es la primera experiencia del samadhi, del éxtasis. Hará que estés más sediento.  Ahora sabrás que es posible y ya no puedes estar satisfecho con lo mundano. Lo sagrado ha penetrado en ti, lo sagrado ha llegado a tu corazón. Dios ha tocado tu corazón, has sentido ese contacto. Ahora te gustaría vivir en ese momento para siempre, te gustaría que ese momento se volviera toda tu vida...
     Por un  lado, el amor te dará una gran alegría, y por el otro, hará que tengas sed de la alegría eterna".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

21 may. 2012

El eterno presente, el único tiempo que existe, la única vida que hay

    "¿Te has dado cuenta?: Si te vas de vacaciones a los Himalayas o a Suiza, y durante meses has estado planeando llegar allí, en el mismo instante en que llegas, tu mente empieza a planear el momento de regresar, cómo regresar a casa. ¡Observa! Durante meses planeas cómo llegar y cuando llegas, o aún antes de llegar, cuando estás en camino, tu mente ya ha empezado a pensar en volver: en cómo volver.
     Cada una de tus llegadas es el principio de una salida. Y nunca estás ahí porque eres incapaz de estar ahí. De nuevo en casa volverás a pensar. A la vuelta empezarás a pensar acerca de lo que ocurrió en los Himalayas, y repasarás las maravillosas experiencias que tuviste allí. Es como si lo hubieras leído, como si alguien te lo hubiera contado. Buscas en la memoria como si la memoria funcionara por sí misma, tomando fotografías y convirtiéndose en un álbum. De vuelta a casa abrirás el álbum y lo mirarás, y le contarás a los amigos: "¡Ha sido maravilloso!".  Y empezarás a planear otra vez cómo ir a los Himalayas el próximo año.
     La mente no está nunca donde estás tú: la consciencia está siempre donde estás tú.  Ve abandonando más y más la mente y el darle vueltas a la mente, y hazte más y más consciente y atento. Tráete a ti mismo al momento.
     Al principio será difícil. Porque debido al hábito, la mente se irá una y otra vez. Tráela de vuelta. ¡No hay necesidad de luchar!  Simplemente dile que vuelva, dile: "Ven".  De nuevo se irá..., en unos segundos ya no estará ahí. Dile de nuevo que vuelva.
     Y poco a poco, cuando empieces a disfrutar de este momento (el eterno presente, el único tiempo que existe, la única vida que hay), cuanto más empieces a disfrutarlo, más presente estará la mente en ello. Y menos se irá.
     Entonces se produce una sintonización. De repente estás aquí, en casa, y la realidad se desvela. La realidad siempre ha estado ahí, tú eres el que no estaba ahí. No es la verdad lo que hay que buscar, sino que eres tú el que tiene que volver a casa".

Osho, El libro de la nada
http://osho-maestro.blogspot.com/

15 may. 2012

Ser lo que no quieres ser, estar con quien no quieres estar y hacer lo que no quieres hacer es la raíz de todas tus desdichas

¿Por qué todo el mundo quiere aparentar ser lo que no es? ¿Qué psicología hay tras ello?

     Todo el mundo es condenado desde la más tierna infancia. Todo lo que haces por tu cuenta, desde tus propias preferencias, no es aceptable. La gente, el colectivo en el que un niño tiene que crecer, tiene sus propias ideas, sus propios ideales. El niño tiene que encajar con esas ideas e ideales.  El niño está indefenso. ¿Lo has pensado alguna vez? El niño humano es la cría más indefensa en todo el reino animal... Naturalmente, los que tienen el poder pueden moldear al niño como ellos quieran.  Todo el mundo se ha convertido en lo que es en contra de sí mismos. Ésa es la psicología que hay tras el hecho de que todo el mundo quiera aparentar ser lo que no es.
     Todo el mundo está en un estado de esquizofrenia. A nadie se le ha permitido nunca ser él mismo, todo el mundo es obligado a ser otra persona con la que su naturaleza no le permite ser feliz.
     Cuando uno crece y empieza a caminar por sí mismo, empieza a aparentar muchas cosas que le habría gustado que formaran parte de su ser en realidad. Pero en este mundo insano, te han distraído. Te han convertido en otra persona; tú no eres eso. Y lo sabes. Todo el mundo lo sabe; les han obligado a ser médicos, a ser ingenieros; les han obligado a ser políticos, a ser criminales, a ser mendigos...
     Nadie está cómodo consigo mismo.
     Alguien me contó que, en cierta ocasión, había un gran cirujano, muy famoso, que se iba a jubilar. Sus estudiantes y sus colegas, que eran muchos, le hicieron una fiesta de despedida. Todos bailaban, cantaban y bebían; él, sin embargo, estaba en un rincón oscuro, triste. Un amigo se le acercó y le preguntó: "¿Qué te ocurre? Estamos de celebración y tú estás aquí, tan triste... ¿acaso no te quieres jubilar?  Tienes setenta y cinco años; podrías haberte jubilado hace muchos años. Pero no lo hiciste porque eras un gran cirujano, incluso con setenta y cinco años nadie puede compararse contigo, nadie te llega ni a la suela del zapato. ¡Jubílate ya y descansa!"
     Él le contestó: "Precisamente en eso es en lo que estaba pensando. Estoy triste porque mis padres me obligaron a ser cirujano. Yo quería ser cantante, me habría encantado. Aunque sólo hubiese sido un cantante callejero, al menos habría sido yo mismo. Ahora soy un cirujano de fama mundial, pero no soy yo mismo. Cuando la gente me alaba como cirujano, para mí es como si estuvieran alabando a otro. Me han otorgado premios, doctorados honoris causa, pero nada de eso provoca la más mínima alegría en mi corazón porque esto no soy yo. Ser cirujano me ha matado, me ha destruido. Yo quería ser músico, aunque tuviese que mendigar por las calles. Pero habría sido feliz".
     En este mundo sólo hay una felicidad, y consiste en ser tú mismo. Y nadie es el mismo, todo el mundo está intentando ocultarse tras máscaras, apariencias e hipocresías. Se avergüenzan de lo que son.
     Hemos convertido el mundo en un mercado, no en un hermoso jardín al que a todo el mundo se le permite traer sus propias flores. Estamos forzando a las margaritas a dar rosas; ¿de dónde las margaritas van a sacar las rosas? Esas rosas serán de plástico, y en el fondo de sus corazones, las margaritas estarán llorando a lágrima viva y sintiéndose avergonzadas por no haber tenido el suficiente valor para rebelarse contra el colectivo. "Nos han impuesto flores de plástico, y nosotras tenemos nuestras propias flores auténticas, por las que corre nuestra savia, pero no podemos mostrar nuestras flores auténticas".
     Te lo han enseñado todo excepto a ser tú mismo. Esta es la forma de sociedad más horrible que pueda existir, porque hace que todo el mundo sea desdichado...
     Ser lo que no quieres ser, estar con quien no quieres estar y hacer lo que no quieres hacer es la raíz de todas tus desdichas...
     Y a no ser que una persona decida: "Quiero ser yo mismo cueste lo que cueste. Aunque me critiquen, me rechacen o me falten el respeto; lo que sea con tal de no seguir aparentando ser otra persona".  Esta decisión y esta declaración  -esta declaración de libertad, libertad de la carga del colectivo-  da nacimiento a tu ser natural, a tu individualidad. Entonces, no necesitas ninguna máscara. Entonces, simplemente, puedes ser tú mismo, tal como eres.
     Y en cuanto puedes ser tal como eres, hay una inmensa "paz que sobrepasa la comprensión".

Osho, Destino, libertad y alma. ¿Cuál es el significado de la vida?
http://osho-maestro.blogspot.com/

14 may. 2012

No soy el cuerpo, no soy la mente, soy el testigo

"El camino a la dicha, a esa dicha oceánica, consiste en no identificarse con el complejo cuerpo-mente. Tienes que recordar constantemente : "Yo no soy el cuerpo, no soy la mente, soy el observador, el testigo".  Poco a poco se vuelve natural y no necesitas recordarlo, simplemente está ahí, una corriente subterránea.  Incluso cuando duermes sabes: "No soy el cuerpo, no soy la mente, soy el testigo".  Incluso cuando sueñas sabes: "Soy el testigo de los sueños"...

Osho, Meditaciones para empezar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/

11 may. 2012

La inseguridad está llena de vida y es hermosa

     "...ten muy claro que la vida es inseguridad.  No hay manera de hacerla segura. Nada de lo que hagas ayudará. Sólo puedes crear una ficción de seguridad;  la vida sigue siendo insegura.  Es su naturaleza misma, porque la muerte está involucrada en ella, de modo que  ¿cómo va a ser segura la vida?
     Y piensa un momento: si la vida es realmente segura, ya estará muerta. Una vida absolutamente, totalmente segura, no puede estar viva, porque se ha perdido la aventura misma. Si estás protegido de todos los peligros, estarás muerto.  En el ser mismo de la vida hay aventura, peligro, inseguridad.  Está involucrada la muerte...
     El cambio es la cualidad misma de la vida, y en el cambio está la inseguridad.
     Los que quieran entrar en ámbitos más profundos de la vida deben estar dispuestos a estar en peligro, deben estar dispuestos a entrar en lo desconocido, y no deben de tratar de fijar el futuro en modo alguno.  El esfuerzo mismo lo matará todo. Y recuerda esto también: esa inseguridad no sólo está viva; es bella.  La seguridad es sosa, fea. La inseguridad está llena  de vida y es hermosa.  Puedes sentirte seguro si cierras tus puertas y ventanas, y todo.  No entra ni luz ni aire; no entra nadie.  Estás seguro en cierto modo, pero no estás viviendo;  ya has entrado en tu tumba".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/

6 may. 2012

El sufrimiento puede transformarse en felicidad. ¿Quién sabe?

He tenido una dura y terrible enfermedad desde mi más temprana edad y este error de la naturaleza me hace sufrir constantemente. ¿Podrías, por favor, hablar acerca del sufrimiento?

     "El sufrimiento es tu interpretación. Te has identificado mucho con él. Esa es tu decisión. Puedes desidentificarte y el sufrimiento desaparecerá. Tu sufrimiento es como una pesadilla: en tu sueño crees que una roca ha caído sobre tu pecho y que te está aplastando hasta la muerte. Debido a tu miedo despiertas... y todo lo que encuentras es nada: tus propias manos descansando sobre tu pecho. Pero el peso de tus manos desató tu imaginación: se convirtió en una roca, y comenzaste a sentirte muy, muy asustado. Y debido a tu miedo has despertado... y ahora ríes. Pregunta a los Budas, pregunta a los despiertos y te dirán que no hay sufrimiento en el mundo. La gente está profundamente dormida y sueña toda clase de sufrimientos.
     Y yo entiendo tu dificultad; si tienes un problema físico, si estás ciego, ¿cómo puedes creer que se trata tan sólo de un sueño?  Si estás lisiado, ¿cómo puedes creer que es sólo un sueño? ¿Pero no has observado?: todas las noches sueñas y todas las mañanas sabes que era un sueño lleno de disparates; y nuevamente soñarás, y nuevamente en sueños creerás que eso es la verdad...
     Has soñado millones de sueños. Y cada mañana te has reído y te has dicho que eran irreales, pero no has aprendido gran cosa. Esta noche, nuevamente, cuando sueñes persistirá la misma falacia: creerás que eso es verdad, durante el sueño creerás que eso es verdad. El día que recuerdes durante un sueño que se trata de un sueño, inmediatamente desaparecerá el sueño... porque has traído consciencia a tu vida...
     Esto es lo que te sugiero: tu problema no puede ser resuelto únicamente mediante una discusión intelectual; tu problema sólo puede disolverse, no solucionarse. Tu problema puede sólo disolverse haciéndote más consciente.
     Uno de mis amigos, un viejo amigo, se cayó por unas escaleras y se rompió las dos piernas. Fui a verle; tenía un tremendo dolor. Y era una persona muy activa, a pesar de que era muy anciano -setenta y cinco años-, pero era muy activo, casi juvenil, y corría tanto detrás de aquello y de lo otro, haciendo esto y aquello, que le resultaba imposible permanecer en cama. Y los doctores habían dicho que tendría que permanecer en cama al menos durante tres meses. Esto era una calamidad todavía mayor que las dos piernas rotas.
     Cuando le vi, comenzó a llorar. Nunca había visto llorar a ese hombre  -es un hombre fuerte, un hombre muy fuerte, un hombre casi de acero que ha visto toda clase de cosas en su vida; es un hombre muy veterano-.
     Le pregunté: ¡Tú, y llorando! ¿Qué pasa contigo?
     - ¡Sólo bendíceme para que pueda morirme!  -me respondió. No quiero vivir más. ¡Tres meses en la cama! ¿Te lo imaginas? Esto es una tortura...
     - Yo le dije: Por favor, haz una meditación. Yo me sentaré a tu lado y tú haz una meditación muy simple: que tú no eres el cuerpo.
     Estaba dubitativo. Dijo:
     - ¿Qué es lo que eso me hará? He escuchado todo lo que dices acerca de la meditación, pero yo no puedo meditar porque no me puedo sentar en silencio.
     Yo le dije: Ahora no es cuestión de sentarse en silencio: ya estás en la cama. ¡Esto es una bendición! Simplemente cierra los ojos y te enseñaré una meditación. Y te bendeciré para que mueras, porque si lo que quieres es morir pues entonces muy bien. Pero mi bendición puede funcionar o no, así que mientras tanto medita.
     Él comprendió la cuestión: No hay nada que hacer... así que ¿por qué no meditar?
     Le di una meditación muy simple:  -Simplemente ve adentro de ti, mira tu cuerpo desde dentro y di: "No soy yo, el cuerpo está distanciándose, distanciándose, cada vez más lejos, más lejos, más lejos. Yo soy un observador en la colina y el cuerpo está ahí abajo, en el oscuro valle, y la distancia es inmensa".
     Transcurrió una hora. Tuve que marcharme y él estaba en un estado de meditación tal que no quería molestarle, pero tampoco quería abandonarle porque quería saber qué estaba sucediendo, que es lo que diría. Así que tuve que sacudirle.
     Él dijo: ¡No me molestes!
     Dije: ¡Pero es que me tengo que ir!
     - Puedes irte -me dijo-, pero no me molestes. ¡Es tan hermoso! El cuerpo está realmente yaciendo muy lejos, a kilómetros y kilómetros. Lo he dejado en el valle y yo estoy sentado en la cima de la colina, una colina soleada. Es muy hermoso y además no siento ningún dolor.
     Esos tres meses resultaron ser los más valiosos de su vida. Esos tres meses hicieron de él un hombre totalmente diferente. Todavía está lisiado, no puede caminar, tiene que permanecer en cama la mayor parte del tiempo, pero no encontrarás una persona más feliz. Irradia felicidad. Ahora dice que no fue una maldición; que fue una bendición.
     El sufrimiento puede transformarse en felicidad. ¿Quién sabe? Tú estás transformando tu felicidad en sufrimiento".

Osho, De la medicación a la meditación 
http://osho-maestro.blogspot.com/

El crecimiento seguirá siendo doloroso si no aceptas la vida con todas sus subidas y bajadas

"Crecer es afrontar la realidad, encontrarse con los hechos, cualesquiera que sean. Y déjame repetirlo: en ello no hay sufrimiento. El sufrimiento proviene de tu deseo de que ese dolor no esté ahí, de que hay algo erróneo en el dolor. Observa, atestigua y te sorprenderás. Tienes un dolor de cabeza: hay dolor pero no hay sufrimiento. El sufrimiento es un fenómeno secundario, el dolor es primario. ¿Hay dolor de cabeza?: hay dolor, es simplemente un hecho. No hay ningún juicio acerca de ello. No lo calificas como bueno o malo, no le das ningún valor; es sólo un hecho. La rosa es un hecho, al igual que la espina. El día es un hecho, al igual que la noche. La cabeza es un hecho, al igual que el dolor de cabeza. Simplemente toma nota de ello.
     Buda enseñó a sus discípulos que cuando tuvieran un dolor de cabeza simplemente dijeran dos veces: "Dolor de cabeza, dolor de cabeza". Toma nota. Pero no evalúes, no digas: "¿Por qué? ¿Por qué me ha ocurrido a mí este dolor de cabeza? No debería ocurrirme".  En cuanto dices "no debería" estás dando entrada al sufrimiento. Ahora el sufrimiento lo has creado tú, no el dolor de cabeza. El sufrimiento es consecuencia de tu interpretación antagónica, el sufrimiento es tu rechazo del hecho.
     Y en cuanto dices "no debería ser" has comenzado a evitarlo, has comenzado a apartarte de él. Te gustaría ocuparte en algo de modo que pudieras olvidarlo. Pones la radio o la tele o te vas al club o comienzas a leer o vas y te pones a trabajar en el jardín: te desvías, te distraes. Ahora ese dolor no ha sido atestiguado; simplemente te has distraído. Ese dolor será absorbido por el sistema.
     Comprende esta clave profundamente. Si puedes atestiguar tu dolor de cabeza sin adoptar ninguna actitud antagonista, sin evitarlo, sin escaparte de él; si puedes estar simplemente ahí, meditativamente ahí -"Dolor de cabeza, dolor de cabeza- ; si puedes simplemente verlo, el dolor de cabeza se irá a su tiempo... Pero no será absorbido por tu sistema, no envenenará tu sistema. Estará ahí, tú tomarás nota de él y se irá. Se liberará.
     Cuando atestiguas cierta cosa en ti, no puede introducirse en tu sistema. Siempre se introduce cuando lo evitas, cuando escapas de ella... Sólo cuando estás ausente puede el dolor volverse parte de tu ser. Si estás presente, tu misma presencia impide que se convierta en parte de tu ser...
     Te han enseñado a no crecer; te han enseñado a permanecer estático; te han enseñado a aferrarte a lo familiar y a lo conocido. Por eso es que cada vez que lo conocido desaparece de entre tus manos comienzas a llorar. Se ha roto un juguete, ha desaparecido un chupete...
     Recuerda, sólo una cosa te ayudará: la consciencia, nada más. El crecimiento seguirá siendo doloroso si no aceptas la vida con  todas sus subidas y bajadas. Ha de aceptarse el verano y el invierno también".

Osho, De la medicación a la meditación 
http://osho-maestro.blogspot.com/

2 may. 2012

El masaje es una de las artes más sutiles; y no es sólo cuestión de experiencia. Es más una cuestión de amor

¿Puedes hablar del arte del masaje?

     "...El masaje es una de las artes más sutiles; y no es sólo cuestión de experiencia. Es más una cuestión de amor.
     Aprende la técnica, después olvídala. Entonces simplemente siente y muévete con tu sentimiento. Cuando aprendas profundamente ese arte, el noventa por ciento del trabajo lo hace el amor, el diez por ciento la técnica. Simplemente un mero contacto, un contacto amoroso, y algo se relaja en el cuerpo...
     El masaje es necesario en el mundo porque el amor ha desaparecido. Hubo un tiempo en que bastaba el mero contacto entre los amantes. Una madre tocaba al niño, jugaba con su cuerpo, y eso era masaje. El marido jugaba con el cuerpo de su mujer y eso era masaje; era suficiente, más que suficiente. Era en parte una profunda relajación y en parte amor. Pero eso ha desaparecido del mundo. Con el tiempo hemos olvidado dónde tocar, cómo tocar, cuán profundamente tocar. De hecho, el contacto es uno de los lenguajes más olvidados...
     ...Cuando toques el cuerpo de una persona llénate de plegaria, como si el mismo Dios estuviera allí y tú tan sólo lo estuvieras sirviendo. Fluye con la energía...
     Mientras des masaje, sólo masajea. No pienses en otras cosas, porque son distracciones. Estate en tus dedos y en tus manos como si todo tu ser, toda tu alma estuviera ahí. No permitas que sea sólo un tocar el cuerpo. Toda tu alma se introduce en el cuerpo del otro, lo penetra, relaja los más profundos complejos. Y haz de ello un juego. No lo hagas como si fuera un trabajo; haz de ello un entretenimiento y tómatelo como una diversión. Ríe y permite que el otro ría también.
     Dar masaje es entrar en relación con la energía del cuerpo de algún otro y sentir lo que falta, sentir dónde el cuerpo está fragmentado y hacer de él un todo... ayudar a que la energía del cuerpo no sea ya fragmentaria, no sea ya contradictoria. Si las energías del cuerpo se van alineando y convirtiendo en una orquesta armónica, entonces has tenido éxito.
     Así que sé muy respetuoso con el cuerpo humano. Es el santuario mismo de Dios, el templo de Dios. Así que con profunda reverencia, en oración, aprende tu arte. Es una de las grandes cosas a aprender".

Osho, De la medicación a la meditación 
http://osho-maestro.blogspot.com/