29 jun. 2012

Lo único importante es que, hagas lo que hagas, seas muy consciente

Un sannyasin dice: "A mí me parece que tengo muchas máscaras, porque cuando hay otra persona delante cambio".

     "No te preocupes por eso, es natural, y le ocurre a todo el mundo. No tiene nada de especial, así que no te preocupes. Lo único importante es que, hagas lo que hagas,  seas muy consciente.
     En cierto modo también es bueno. Si estás sentado, triste, y aparece alguien y sigues triste, harás que esa persona también se ponga triste. Y no tiene la culpa, no se lo merece, así que ¿por qué hacerle sentirse infeliz innecesariamente?  Sonríe y habla, y sal del paso, siendo consciente de que es una máscara. Cuando esa persona se vaya, te volverás a sentir triste. No era más que una formalidad.   Si lo haces conscientemente, no hay ningún problema...
     Sigues dándote cuenta de ello y sigues haciéndolo, no hace falta dejar de hacerlo.
En la vida hay muchas cosas que son necesarias, porque no estás solo, y si no vives de acuerdo a los patrones formales de la sociedad, lo único que conseguirás es más infelicidad para ti. Así que no hace falta, no hace falta.
     Si tienes una herida ahí, no hace falta que vayas y se la enseñes a todo el mundo, no es asunto suyo. ¿Por qué crear infelicidad en sus mentes sobre tu herida?  ¿Por qué ser un exhibicionista?  Deja que esté ahí, ocúpate de ella, cuídala e intenta curarla. Cuando vayas al médico, enséñasela a él,  pero no hace falta que se la enseñes a cada  persona que pasa por la calle. Simplemente, sé consciente.
     La conciencia está llegando, es bueno, no te preocupes por eso. Hay que utilizar muchas máscaras, hacen de lubricante, ¿de acuerdo?  Imagínate que se acerca alguien y te pregunta cómo estás, y tú empiezas a contarle todas tus penas.  No quería saber todo eso, sólo te estaba diciendo hola.  Ahora te va a tener que escuchar durante una hora. ¡Será excesivo!  La próxima vez no te saludará, saldrá corriendo. En cuanto te vea, se irá por otra calle en dirección opuesta, porque se dará cuenta de que por ahí vienes tú y de que es peligroso decirte siquiera hola.  Sin embargo, tú lo único que estabas haciendo era ser sincero.
     No estabas haciendo nada equivocado, pero la vida no es un grupo de Encuentro. Te ha preguntado qué tal estás. Dile simplemente que "muy bien" y sigue andando. Cuando dices que "muy bien", no quiere decir que sea verdad. Nadie está muy bien. Sólo en muy contadas ocasiones, si un Buda se encuentra con otro Buda y le dice: "Hola, qué tal estás?" (Muchas carcajadas del grupo), sólo entonces "muy bien" estará muy bien. Pero es algo que ocurre muy pocas veces, los Budas nunca se encuentran.
     Limítate a estar consciente. Hagas lo que hagas -llevar una máscara-, sé consciente, llévala conscientemente. No debería ser algo automático".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes
http://osho-maestro.blogspot.com

28 jun. 2012

Difunde el mensaje del amor, no de palabra, sino con tu ser

     "Un sannyasin dice:  "Yo también me voy mañana. Tengo un poco de miedo...de ciertas personas con las que quiero resolver algunas cosas, de la familia y de los amigos. Además, quiero volver aquí con algunas de esas personas".

     "... si has visto o has probado algo, es lógico que quieras compartirlo con tus amigos o con tu familia, pero no seas muy agresivo, porque eso se puede convertir en una barrera. De hecho, no intentes convencer a nadie. Limítate a volver y deja que ellos vean lo que te ha ocurrido, ¿de acuerdo?
     Si te preocupas mucho por ellos, te pondrás nervioso. Si te pones nervioso, te pondrás tenso. Si te pones tenso, puede que estés diciendo que la meditación te proporciona silencio, pero tu aspecto mostrará justo lo contrario, que estás tenso, nervioso, ansioso. Será algo contraproducente. No te preocupes por ellos.
     Será suficiente que lleves contigo todo lo que has sentido. Lo único que tienes que hacer es disfrutar en su presencia. Deja que vean que estás sonriendo más, que puedes reír profundamente. Deja que vean que ahora estás más tranquilo, sereno y calmado. Deja que vean que no reaccionas tan fácilmente. Deja que sientan tu ser y eso será lo que les haga cambiar. Empezarán a preguntarte qué es lo que te ha ocurrido. Una vez que lo hagan, tampoco seas muy agresivo, porque cuando eres agresivo los demás se ponen a la defensiva, es natural...
     Así que no te preocupes por la conversión de nadie. No seas nunca un misionero, es una de las cosas más horribles que puede ser una persona. Limítate a ser tú mismo, pero muéstrate en una dimensión totalmente diferente que no hayan conocido antes.  Y lo verán, es algo que no se puede ocultar.
     Por lo tanto, márchate, ama... y ama más, sé más amable, discute menos.  Si te preguntan, contesta, pero nunca de forma agresiva. Contesta sin intentar convertir a nadie, sé humilde y educado...
     Difunde el mensaje del amor, no de palabra, sino con tu ser. Continúa meditando..."


Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes

27 jun. 2012

Metamorfosis espiritual

     "No pregono la revolución... Mi lema para el futuro, y para quienes son inteligentes en el presente, es rebelión.
     ¿Cuál es la diferencia?  La rebelión es acción individual, no tiene nada que ver con las multitudes. La rebelión no tiene nada que ver con la política, el poder, la violencia. La rebelión tiene que ver con cambiar la conciencia, el silencio, el ser las personas. Es una metamorfosis espiritual. El individuo que pasa por una rebelión no combate con nadie, sino que lucha con su propia oscuridad. No se necesitan espadas, no se necesitan bombas.  Lo que se necesita es estar más alerta, más meditación, más amor, más oración, más gratitud. Rodeado de todas estas cualidades, el individuo vuelve a nacer.
     Enseño este hombre nuevo, y esta rebelión puede ser el vientre para el hombre nuevo que enseño. Ya probamos los esfuerzos colectivos y fracasaron. Pasemos ahora a los esfuerzos individuales. Si uno solo se inflama con la conciencia, el gozo y la bienaventuranza, contagiará a muchos más.
     La rebelión es un fenómeno silencioso que se propagará sin hacer ruido ni dejar huellas.  Pasará de corazón a corazón en hondos silencios, y el día en que haya llegado a millones de personas sin derramar ni una gota de sangre, bastará el conocimiento de esos millones para cambiar nuestra antigua forma animalista de ser.  Cambiará nuestra avaricia y el día que termine la avaricia, no habrá impulsos por amasar dinero. Ninguna revolución ha podido destruir la avaricia; los que suben al poder se vuelven codiciosos...
     Si no se propaga una rebelión de persona a persona, si no podemos crear una atmósfera de iluminación en el mundo en la que la codicia se derrumbe por sí misma, en la que la ira no sea posible, en la que la violencia sea imposible, en la que el amor sea la manera de vivir... en la que se respete la vida, en la que el cuerpo sea amado y apreciado, en la que no se condene la comodidad...
     Toda la naturaleza quiere comodidad. Toda la naturaleza quiere todo el lujo que sea posible.  Pero nuestras religiones nos han educado para que estemos en contra del lujo, en contra de la comodidad, en contra de las riquezas".

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/

23 jun. 2012

Los misterios son bellos. No hay que resolverlos, hay que vivirlos

"Todos nosotros estamos apegados a la cabeza.  
Ese es nuestro único problema.  
Sólo hay una solución: 
desciende de la cabeza al corazón 
y desaparecerán todos los problemas. 
Los crea la cabeza.  
De repente todo es claro y tan transparente 
que te sorprenderá ver 
cómo habías estado inventando problemas continuamente.
Los misterios permanecen, 
pero los problemas desaparecen. 
Los misterios abundan, 
pero los problemas se evaporan.  
Y los misterios son bellos.  
No hay que resolverlos, 
hay que vivirlos".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/

21 jun. 2012

Con la excepción de ti mismo, nadie puede ser tu salvador

"Las personas viven en una infelicidad tal 
que necesitan esperanza constantemente. 
Son adictos a la esperanza. 
Nadie puede redimir a nadie de la desdicha. 
Alguien puede decirte cómo salir de tu desdicha, pero nadie puede sacarte de tu desdicha. 
Con la excepción de ti mismo, 
nadie puede ser tu salvador".

Osho, Háblanos del amor. Reflexiones sobre El Profeta de Kahlil Gibran
http://osho-maestro.blogspot.com

20 jun. 2012

Al hacer el amor, haz también de ello una meditación

¿Se puede trascender el sexo sin entrar en él?

     "Entonces, ¿qué necesidad hay de trascenderlo?  La necesidad de trascendencia surge sólo porque estás en él.  Naces en él, naces de él:  eres un fenómeno sexual...
     Trascendencia significa la desaparición de la necesidad del otro, la desaparición del deseo de perderse en una mujer o en un hombre.  Y esto sólo es posible si has comprendido, y la comprensión sólo llega con la experiencia.  De manera que no te digo que te desprendas de tus relaciones; más bien,  que te vuelvas más meditativo en tus relaciones.
     Al hacer el amor, haz también de ello una meditación.  Y te sorprenderás:  si mientras haces el amor entras además en un estado meditativo, comprenderás a un nivel muy profundo lo que está sucediendo, y todo el anhelo que llamamos sexo se volverá consciente.  Y una vez que se ha vuelto consciente, puede desaparecer.  Y desaparece por sí solo; no necesitas hacer, no necesitas practicar nada para ello.  Cuando se va por sí mismo es hermoso.  Sí, el sexo desaparece; uno lo trasciende, pero no luchando contra él...
     La trascendencia nunca sucede mediante la represión; la trascendencia sucede mediante el entendimiento, la trascendencia sucede mediante la conciencia...
     ...cuando entras en un profundo orgasmo, cuando está sucediendo el clímax, hay una gran alegría porque en ese momento el sexo desaparece. El sexo te lleva al estado orgásmico,  y una vez que ha cumplido su propósito, el sexo desaparece.  En el estado orgásmico no queda sexualidad en ti:  simplemente estás palpitando y no hay deseo;  estás absolutamente aquí-ahora; no hay futuro, ninguna fantasía, ni imaginación, nada. Y cuando sucede el orgasmo, el hombre está solo; puede que la mujer esté ahí, pero él no es consciente de la mujer.  Y la mujer está sola; el hombre está ahí, pero ella no es consciente del hombre.
     El orgasmo es individual: está sucediendo dentro del hombre, está sucediendo dentro de la mujer. El otro lo ha activado, pero ahí acaba la función del otro; ya no estás interesado en el otro. En el orgasmo profundo simplemente estás dentro de ti mismo, no hay sexo en ello; de ahí el gozo.  Y después de un buen orgasmo, te sentirás muy dichoso durante horas,  y no volverás a pensar en el sexo durante horas; el deseo se ha ido de ti.  ¿Qué ha sucedido?  Si te sientes dichoso, no puede haber deseo.  Si hay deseo, no puede haber dicha. El deseo y la dicha nunca están juntos.
     Y si meditas profundamente mientras haces el amor, tomarás consciencia de que el tiempo desaparece; en el clímax no hay tiempo, de repente estás aquí-ahora. Sólo entonces conoces el significado de aquí y ahora; de otro modo, estás en el pasado o en el futuro. Y cuando desaparece el tiempo, desaparece la mente, porque la mente es otro aspecto del tiempo, otro nombre del tiempo. La mente es pasado y futuro.  Cuando no hay tiempo no hay mente.  Reflexiona: no mente, no tiempo, no deseo sexual...y hay un gran gozo.
     Pero la gente se lo pierde porque no está alerta a ello.  La gente se pone a hacer el amor inconscientemente, mecánicamente.  Hazlo conscientemente, atento, recordando lo que está sucediendo, observando, siendo un testigo,  y eso liberará entendimiento en ti;  eso irradiará consciencia en ti.  Y la consciencia es trascendencia, la consciencia es libertad".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

19 jun. 2012

A la gente...le gusta coleccionar todo tipo de cosas

     "A la gente, cosa extraña, le gusta coleccionar todo tipo de cosas.  Hay gente que colecciona antigüedades, otros coleccionan sellos, ¡sellos de correos!
     Me solía alojar en casa de una persona en Madrás, y este anciano..., mi anfitrión, me dijo:
     - ¿Te gustaría ver mi colección de sellos?
     - ¿Tu colección de sellos?  -le pregunté.
     Tenía una habitación llena de todo tipo de sellos.
     - ¿Y a esto te has dedicado toda tu vida?  -le pregunté.
     - ¿Te parece poco?  ¡Es la mejor colección del país! -exclamó.
     - Será la mejor colección del país, pero... toda la vida coleccionando estos chismes, estos sellos usados... -le dije.
     Se había dedicado toda su vida a esto y tenía cartas de reconocimiento de los gobernadores, ministros, primeros ministros y del presidente.  Todos habían ido a ver su colección; era la mejor de la India.
     - La colección está bien -le dije-.  Pero dejando aparte la colección, el que me preocupa eres tú.
     - A mí no me pasa nada -dijo-.  Yo estoy perfectamente.
     - ¡No, no es verdad!  -le respondí-.  Si fueses un niño de ocho años estaría bien, pero  ¡seguir haciendo colecciones con sesenta y cinco años!
     - Sí, sigo coleccionando sellos  -dijo-,  y pienso seguir haciéndolo.
     - Sigue haciendo colecciones  -le respondí-,  pero pronto llegará la muerte,  y la colección seguirá aquí pero tú te irás sin haber vivido por el tiempo que has perdido coleccionando sellos.
     La gente es como los coleccionistas.  Creo que se trata de una necesidad psicológica porque se sienten insignificantes, que no valen nada, e intentan rellenar el vacío coleccionando algo.  Coleccionando conocimientos  o  coleccionando cualquier cosa, lo que hacen es intentar sentir que no están vacíos y que tienen algo de valor;  eso les otorga dignidad, no han derrochado su vida...
     Eres indispensable para la existencia.  Este hecho sólo se puede descubrir a través de la meditación; no hay otra manera. Hasta que no descubras que eres indispensable para la existencia, harás cualquier tontería para sentirte digno.
     Cuando la existencia te desborda y te colma de bendiciones, desaparece la necesidad de acumular cosas inútiles.  Vives y mueres en cada momento. En ese momento la meditación alcanza la perfección: vivir cada momento, morir en cada momento. Morir a la memoria que has vivido, morir al momento que está pasando...; muere a todo para volver a estar fresco, dispuesto a reflejar la existencia con un límpido reflejo".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

17 jun. 2012

Sólo conocemos un tipo de vida, que está basada en el ego

     "De pronto, ponte alerta.  Andando por la calle, párate inmediatamente, respira profundamente, ponte alerta por un momento. Y cuando digo alerta, simplemente quiero decir alerta a lo que está sucediendo: el ruido del tráfico, la gente pasando y hablando, todo lo que hay a tu alrededor.  Simplemente ponte alerta. Tú no estás ahí en ese momento: está la existencia y su belleza.
     Entonces el ruido del tráfico no parece ruido, no parece una perturbación, porque no hay nadie para resistirse a él y luchar contra él. Simplemente llega a ti y pasa; lo oyes y ya no lo oyes más.  Llega y pasa. No hay barrera contra la que puede chocar. No puede producirte ninguna herida, porque todas las heridas se producen en el ego.  Pasará. No habrá ninguna barrera contra la que pueda chocar; no habrá ninguna lucha, ninguna perturbación.
     Recuerda esto: el ruido que hay en la calle no es la perturbación. Cuando el ruido de la calle lucha contra ti, cuando tienes una idea fija de que es una perturbación, se vuelve una perturbación. Cuando lo aceptas, llega y pasa, y simplemente eres bañado por él; sales de él más lozano.  Y entonces nada te cansa.  Lo único que cansa, que sigue disipando tu energía, es esta resistencia que llamamos el ego.
     Pero nunca lo consideramos de esta manera. El ego se ha convertido en nuestra vida, en su esencia misma...
     He oído que le preguntaron a un gran político, un gran líder de un país: "Debe estar cansándose. Todo el día, vaya a donde vaya, hay un gentío de cazadores de autógrafos".
     Ese político, ese líder, dijo: "Eso casi me mata..., pero esto es sólo la mitad de la verdad". Debe de haber sido un hombre muy excepcional, honesto. Dijo: "Casi me mata..., pero casi. Si no hubiese nadie pidiendo mi autógrafo, eso me mataría completamente. Este gentío continuo casi me mata, pero lo otro sería más peligroso. Me mataría completamente si no hubiera nadie que pidiese mi autógrafo".
     De modo que, independientemente de lo agotador, lo extenuante que sea el ego, aún te parece que es la vida, y que si no hay ego, te parece que la vida desaparecerá de tu mente.  No puedes concebir que la vida pueda existir sin ti, sin que haya siempre el punto de referencia del "yo".  Es lógico en cierto modo, porque nunca hemos vivido sin él. Hemos vivido a través de él, hemos vivido en torno a él;  sólo conocemos un tipo de vida, que está basada en el ego. No conocemos ninguna otra vida.
     Y como hemos vivido a través de él, no hemos podido vivir realmente.  Estamos simplemente luchando por vivir, y la vida nunca nos sucede, sólo pasa a nuestro lado. Está siempre al alcance, en la esperanza: mañana, el momento siguiente..., y estaremos viviendo.  Pero nunca llega, nunca se logra. Sigue siendo siempre una esperanza y un sueño. Pero seguimos moviéndonos, y como no llega, nos movemos rápidamente.  Eso también es lógico:  si la vida no nos está sucediendo, la mente sólo puede pensar una cosa: no nos estamos moviendo lo suficientemente rápido, así que date prisa, corre.
     Sucedió una vez que uno de los grandes científicos, T.H. Huxley, iba a dar una conferencia en Londres.  Llegó a la estación, a la estación de cercanías, pero el tren tenía retraso, así que corrió a un taxi y le dijo al conductor: "¡Dese prisa! ¡Vaya a la velocidad máxima!".
     Iban a toda prisa, cuando de pronto se dio cuenta de que no había dado la dirección. Pero entonces recordó también que él mismo había olvidado la dirección.  De modo que le preguntó al conductor: "Chófer, ¿sabe a dónde tengo que ir?".  Él dijo: "No, señor. Pero estoy yendo lo más rápido que puedo".
     Esto es lo que está sucediendo. Vas lo más rápido que puedes. ¿Dónde vas?, ¿Cuál es el destino? ¿Por qué te estás moviendo?  Por la esperanza de que algún día te suceda la vida. ¿Y por qué no está sucediendo ahora mismo?  Estás vivo... ¿Por qué no está sucediendo ahora mismo? ¿Por qué el nirvana siempre está en el futuro, siempre mañana? ¿Por qué no hoy?  Y mañana nunca llega..., o, cuando llegue, siempre será hoy y te lo volverás a perder...
     Estás dándote prisa para alcanzar la vida, y sólo llega la muerte y nada más. Pero la mente, como sólo está acostumbrada a una dimensión, como sólo ha conocido un camino  --que ni siquiera es un camino; sólo parece ser un camino--, dirá que si no hay ego, ¿dónde está la vida?
     Pero yo te digo que si hay ego, no hay ninguna posibilidad de vida, sólo promesas. El ego es perfecto haciendo promesas, no deja de prometerte cosas. Y tú eres tan inconsciente... Ninguna promesa se cumple nunca, pero tú vuelves a creer...
     ¡Vuelve la vista atrás! El ego prometió muchas cosas, y no se ha logrado nada con ello... Cuando eras un niño, había promesas para la juventud: habría vida cuando crecieras. Todos lo decían, y tú también confiabas en que cuando te hicieras mayor, sucedería todo lo que tenía que suceder. Ahora esos días han pasado, la promesa sigue sin cumplirse, pero lo has olvidado...
     Ahora confías en la edad madura: que, en la madurez, sannyas florecerá, la meditación te sucederá. Entonces se habrán acabado las preocupaciones; tus hijos se habrán ido a la universidad, y todo se habrá asentado. Entonces no tendrás responsabilidades. Entonces podrás buscar lo divino. Entonces, en la edad madura, va a suceder el milagro... y morirás insatisfecho.
     No va a suceder, porque nunca sucede en la esperanza, nunca sucede con la esperanza. Nunca sucede con la promesa del ego.  Puede suceder ahora mismo: sólo puede suceder ahora mismo. Pero entonces es necesaria una consciencia muy intensa, para poder desechar todas las promesas, y todas las esperanzas, y todos los programas futuros, y todos los sueños, y mirar directamente aquí y ahora a lo que eres".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/

13 jun. 2012

La mente es una creadora de problemas

    "Me gustaría que alguna vez intentaras el siguiente experimento: cuando tengas ocasión, ve a las montañas, estate allí durante tres semanas y simplemente sé.  Y no intentes comprender nada; simplemente sé natural. Cuando tengas sueño, duerme. Cuando tengas hambre, come. Si no te apetece comer, no comas. Sin ninguna presión. Simplemente deja que se haga cargo el cuerpo, el total. La mente es una creadora de problemas. Algunas veces dice: ¡Come más, la comida es deliciosa!  Y cuando el cuerpo dice: Ya es suficiente, espera, no fuerces nada más, tú no escuchas al total.  El total es sabio.  En ese total, tu mente, tu cuerpo, todo, está implicado.
     No estoy diciendo que haya que amputar la mente; eso también sería innatural, ella también es una parte.  La mente tiene que tener su propio espacio, su justa proporción, pero no se le debe permitir que sea el dictador. Si se convierte en el dictador, crea problemas.  Y luego busca soluciones, y las soluciones crean más problemas, y sigues y sigues hasta que acabas en un manicomio.
     El destino de la mente es el manicomio. Los que van rápidos, por supuesto, llegan antes; los que van despacio, llegan un poco más tarde; pero todo el mundo está en la fila.  El destino de la mente es el manicomio, porque que una parte intente aparentar ser el todo ya es una insensatez, una locura".

Osho, Zen. La hierba crece sola
http://osho-maestro.blogspot.com

9 jun. 2012

No tengas miedo al amor

     "Si tienes miedo, el problema es el amor. Sé más afectuoso, da unos pasos hacia la otra persona. Porque todo el mundo tiene miedo, no creas que tú eres el único.  Vives esperando a que alguien venga y te ame, pero puedes esperar eternamente, porque el otro tiene miedo también, y si algo teme la persona temerosa, por encima de todo, es ser rechazada.
     Si voy a tu casa y llamo a la puerta, cabe la posibilidad de que me rechaces,  y ese rechazo será una herida;  así que mejor no ir, mejor quedarme solo, vivir por mi cuenta y no tener relación con nadie, porque el otro puede rechazarme.  En cuanto te acercas a alguien y tomas la iniciativa en el amor, el primer miedo que surge es a si te aceptarán o te rechazarán, y existe realmente la posibilidad de que la otra persona te rechace.
     Por eso las mujeres nunca dan el primer paso, porque son más temerosas;  esperan siempre a que sea el hombre el que se acerque, y se guardan la posibilidad de aceptarlo o rechazarlo. No dan esa posibilidad al otro porque tienen más miedo que los hombres. Lo que sucede es que muchas mujeres se pasan esperando toda su vida, y nadie llama a su puerta, porque una persona que tiene miedo se vuelve, en cierto sentido, tan cerrada que inconscientemente hace que la gente se mantenga alejada de ella.  En cuanto alguien se acerca,  son tan acusadas las vibraciones que desprende que al otro se le quitan las ganas de acercarse más...
     Supón que empiezas a hablar con una mujer.  Si sientes amor y afecto por ella, te gustaría acercarte, seguir hablando, intimar más;  pero debes observar el cuerpo, porque el cuerpo tiene su propio lenguaje.  Puede que, sin ser consciente de ello,  la mujer se incline hacia atrás o simplemente se retire. Es decir, tú te acercas y ella da un paso atrás, o, si no puede hacerlo porque hay una pared, se inclina, apoyándose contra la pared.  Si no se inclina hacia adelante, te está diciendo: "¡Vete! ¡No te me acerques!".
     Observa a la gente mientras está sentada, a la gente que camina. Hay personas que producen rechazo, si alguien se les acerca, se asustan.  Y el miedo, como el amor, es una energía, una energía negativa.  Un hombre que siente amor rebosa de energía positiva.  Cuando te acercas a él, es como si te atrajera un imán, querrías estar con esa persona.
     Si tu problema es el miedo, piensa en tu personalidad, vigílala.  Debes de haberle cerrado la puerta al amor, eso es todo.  Abre la puerta.  Por supuesto que existe la posibilidad de que te rechacen, pero ¿por qué tener miedo? Lo más que puede pasar es que la otra persona te diga que no...
     La posibilidad existe, pero ¿por qué preocuparse?  ¡Hay tanta gente!  Si una persona te rechaza, no te sientas ofendido, no dejes que se forme en ti una herida.  Encájalo,  sin más  --"No ha sido posible el amor, ¡qué le vas a hacer!"--, acéptalo..., esa persona no quería salir contigo.  Quizá no estabais hechos el uno para el otro,  quizá erais demasiado diferentes.  En realidad, no te ha dicho que no a ti como persona, no es algo personal;  simplemente no encajabais,  así que sigue tu camino. De hecho, es bueno que te haya dicho que no, porque, si no encajas con una persona y esa persona te dice que sí, entonces es cuando tienes un verdadero problema.  Así que no lo sabes; ¡tal vez ese hombre, o esa mujer, te haya salvado de toda una vida de contrariedades!  Dale las gracias y sigue tu camino, porque no todas las personas pueden ser apropiadas una para otras.
     Cada individuo es tan único que, en realidad,  es difícil encontrar a la persona que de verdad encaje contigo... No tengas miedo a cometer errores, porque si tienes miedo a equivocarte no te moverás de donde estás,  y te perderás la vida entera.  Es mejor errar que no hacer; es mejor que te rechacen que quedarte solo, asustado y no tomar la iniciativa.  Porque el rechazo te da la posibilidad de aceptar; el rechazo es la otra cara de la aceptación.
     Si alguien te rechaza, alguien te aceptará.  Hay que seguir adelante y encontrar a la persona adecuada.  Cuando las personas adecuadas se encuentran, congenian al instante; están hechas la una para la otra; encajan.  Eso no significa que no habrá conflictos entre ellas, que no vivirán momentos de ira, que no reñirán; no. Si el amor está vivo, tendrán también sus conflictos, a veces habrá enfados, pero eso sólo demuestra que el amor es un fenómeno vivo.  A veces habrá tristeza, porque donde existe la felicidad, la tristeza por fuerza ha de existir.
     Sólo en el matrimonio no hay tristeza, porque no hay felicidad; uno simplemente tolera..., es un acuerdo, un fenómeno organizado. Cuando de verdad vives la vida a fondo, la ira está presente también.  Pero cuando amas a una persona, aceptas la ira; cuando amas a una persona, aceptas también su tristeza.  A veces te apartas de ella, sólo para volver a acercarte después.  En realidad, hay un mecanismo muy profundo:  los amantes se pelean para volver a enamorarse una y otra vez, para poder volver a vivir pequeñas lunas de miel una, y otra,  y otra vez más".
     No tengas miedo al amor. Sólo hay una cosa a la que deberíamos tener miedo. Ten miedo al miedo, y nunca tengas miedo a nada más, porque el miedo te paraliza, es veneno, es suicida. ¡Muévete! ¡Salte de él!  Haz lo que quieras hacer, pero no te quedes con el miedo, porque sería una situación negativa.  Y si te pierdes el amor... te perderás la oración, y ése es para mí el verdadero problema".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/
 

7 jun. 2012

Toma nota de cómo es tu respiración

    "Estate atento durante unos días y toma nota: cuando te enfureces, ¿qué ritmo adopta la respiración?... Cuando estés sexualmente excitado, estate atento, toma nota. Cuando en algún momento estás sentado por la noche mirando el cielo y todo esté en silencio a tu alrededor, toma nota de cómo es tu respiración.  Cuando te desborde la compasión, observa también el fluir del aliento, y haz lo mismo cuando estés de un humor combativo, obsérvalo, toma nota. Haz un gráfico de tu respiración, y habrás aprendido mucho...
     La respiración es un fenómeno individual, y por eso es algo que nunca enseño. Tienes que descubrir tu propio ritmo.  Puede que, para otra persona, el tuyo no sea el adecuado, que sea incluso perjudicial. Tu ritmo, lo tienes que encontrar tú...
     Verás que tu respiración tiene muchos ritmos diferentes, toda una amplia gama, desde el tipo de respiración más violento, desapacible, trabajoso, hasta el más silencioso y celestial. Y cuando hayas descubierto tu ritmo, practícalo, haz que forme parte de tu vida. Con el tiempo, sucederá de manera inconsciente, y entonces respirarás ya sólo con ese ritmo, y, con él, tu vida será la vida de un yogui: no te enfurecerás, no te dominará tanto el deseo sexual, no estarás tan lleno de odio. Sentirás de pronto que te está ocurriendo una transmutación...
     Ahora conoces toda la gama de ritmos; sabes con qué ritmo estás más cerca de casa y con qué ritmo estás más lejos de ti mismo. Verás que cuando te sientas violento, lujurioso, enfadado, celoso, posesivo, estás muy lejos de ti, mientras que la compasión, el amor, la oración y la gratitud te acercarán a casa".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/
     

5 jun. 2012

Ten cuidado con lo que comes y ten cuidado con lo que bebes; estate atento a cómo se mantiene tu cuerpo y a cómo cuidas de él. Los pequeños detalles tienen importancia

     "Hay que estar atento a lo que se come; lo que se come no es ninguna tontería. Debes tener cuidado, porque tu cuerpo está constituido por lo que quiera que hayas comido en el pasado, y sigues constituyéndolo cada día con los alimentos que ingieras. Comer de menos, de más o comer lo justo también influye, y mucho.  Si estás obsesionado con la comida, y comes en exceso alimentos que el cuerpo no necesita, te sentirás muy deprimido, muy agobiado.  Verás, en cambio, que comiendo la cantidad necesaria te sientes mucho más alegre, más suelto, porque la energía fluye entonces libremente en lugar de estar bloqueada.  Y aquel que quiera volar al mundo interior, que quiera llegar al centro de su ser, necesita ser ingrávido, porque, de lo contrario,, no podrá completar el viaje.  Si la pereza te puede, no serás capaz de entrar en ese centro íntimo del ser. ¿Quién llegará hasta allí caminando?
     Ten cuidado  con lo que comes y ten cuidado con lo que bebes; estate atento a cómo se mantiene tu cuerpo y a cómo cuidas de él. Los pequeños detalles tienen importancia.  Para la persona común no, porque no va a ninguna parte, pero una vez que emprendes el camino, todo importa".

Osho, El libro del Yoga I, El nacimiento del individuo
http://osho-maestro.blogspot.com/

3 jun. 2012

Valentía es adentrarse en lo desconocido a pesar de todos los miedos

    "Valentía es adentrarse en lo desconocido a pesar de todos los miedos...
     Cuando te adentras en un mar desconocido, como hizo Colón, tienes miedo, un miedo terrible, porque nunca sabes lo que puede suceder. Abandonas la orilla de la seguridad. En cierto sentido, estabas perfectamente, pero te faltaba una cosa: la aventura. Te emociona adentrarte en lo desconocido. El corazón empieza a latir de nuevo, estás vivo de nuevo, totalmente vivo. Todas las células de tu ser están vivas porque has aceptado el desafío de lo desconocido.
     Aceptar el desafío de lo desconocido, a pesar de todos los miedos, es valentía. Los miedos están ahí pero, si sigues aceptando el reto, poco a poco, esos miedos irán desapareciendo. La experiencia de felicidad que nos produce lo desconocido, el gran éxtasis que empieza a suceder con lo desconocido, te vuelve más fuerte, te da integridad, agudiza tu inteligencia. Por primera vez, empiezas a sentir que la vida no es sólo aburrimiento, sino aventura. Después, poco a poco, irán desapareciendo los miedos y siempre estarás buscando alguna aventura.
     Pero, básicamente, la valentía es arriesgar lo conocido por lo desconocido, lo familiar por lo no familiar, lo cómodo por lo incómodo, una ardua peregrinación a un destino desconocido. Uno nunca sabe si será capaz de conseguirlo o no. Es apostar, y sólo los jugadores saben lo que es la vida".

Osho, Coraje. La alegría de vivir peligrosamente
http://osho-maestro.blogspot.com/

2 jun. 2012

No estáis aquí para colmar las expectativas de los demás, sus reglas, sus mapas. Estáis aquí para realizar vuestro propio ser

     "Nunca busquéis respeto, porque el respeto lo pide el ego. Nunca  busquéis el respeto de los demás, porque eso implica una esclavitud sutil y al cabo de poco tiempo os hallaréis encerrados en él, prisioneros. Vivid con sencillez, tal y como sintáis, de manera natural, y no os preocupéis de nadie más.
     Sólo vosotros mismos sois responsables de vuestra propia vida. 
     Sed responsables sólo de vosotros mismos y de nadie más...
     No podéis satisfacer a todo el mundo; la única satisfacción posible es la vuestra...
     No estáis aquí para colmar las expectativas de los demás, sus reglas, sus mapas. Estáis aquí para realizar vuestro propio ser. De eso trata toda la religión, la religión entera: estáis aquí para realizar vuestro propio ser. Ese es vuestro destino...
     No hay una regla fija en la que haya que encajar, cada uno debe descubrir las suyas propias.
     Tratad de comprenderlo: seguid aquello que os proporcione felicidad, bendiciones, paz y silencio... Este es el criterio: si sois felices, entonces sois hombres religiosos, aunque no vayáis a ningún templo... Si sois felices, alegres, si todo vuestro ser rezuma éxtasis y paz, a gusto en la existencia, entonces sois religiosos, tanto si creéis en Dios como si no...
     La religión es rebelión, rebelión contra los demás, rebelión contra los bienintencionados, rebelión contra los bienhechores. Es la mayor rebelión de todas, porque se está solo, no hay nadie más, y hay que recorrer el camino solo. Es la rebelión del individuo contra la masa.
     La masa es muy, muy poderosa. Puede aplastaros, ya casi lo ha conseguido. Estáis lisiados y machacados, casi muertos. Dejaros con vida es peligroso para la masa porque entonces seguiréis vuestro propio camino, y la masa tiene el suyo, que quiere que vosotros sigáis. La masa quiere que os convirtáis en oficinista de correos, en profesor de una escuela primaria, en enfermera de un hospital, y vuestra voz interior puede que no esté dispuesta a serlo.  Puede que vuestra voz interior quiera ser poeta, o bailarina, o cantante.  Puede que vuestra voz interior esté llevándoos a ser un Buda o un Chuang Tzu.  Pero la sociedad no necesita un Buda, sino un ejecutivo perfecto.  ¿Para qué sirve un Buda?  Económicamente no tiene sentido, es una carga...
     Estáis en tan mala forma porque son muchos los que han querido muchas cosas de vosotros.  Si los colmáis a ellos, entonces os quedáis vosotros vacíos, porque nadie puede saber para qué estáis aquí;  para saberlo debéis investigar, indagar interiormente. Eso es el alma.  Podéis llamarlo Dios, podéis llamarlo verdad.  Los nombres difieren, pero el meollo es encontrar el destino auténtico que habéis venido a cumplir...
     Todo el mundo está mal porque nadie ha escuchado a su auténtico ser. Escuchadlo y no hagáis caso a nadie más.
     Será difícil, deberéis perder mucho, se perderán muchas inversiones de todo tipo. Eso es lo que significa sannyas;  es renunciar a las falsas inversiones, es renunciar a los demás, a sus deseos y expectativas, y es tomar la decisión de ser auténtico con uno mismo".

Osho, Cuando el calzado es cómodo... te olvidas del pie
http://osho-maestro.blogspot.com/