31 may. 2014

Cuando el hombre realmente sea libre para jugar y no tenga que trabajar, surgirá una enorme creatividad. La gente dibujará, tocará, bailará, escribirá poemas y meditará. Toda su energía podrá volar muy alto.

          "Yo soy completamente partidario de la ciencia. Mi visión no está en contra de la ciencia, sino que la integra. Creo en el mundo científico. Y, a través de la ciencia, la religión del hombre se volverá más grande, mucho más grande, porque cuando el hombre realmente sea libre para jugar y no tenga que trabajar, surgirá una enorme creatividad. La gente dibujará, tocará, bailará, escribirá poemas y meditará. Toda su energía podrá volar muy alto.
          Sólo una pequeña parte de la humanidad ha sido creativa porque el resto se ha visto obligado a hacer cosas inútiles,  que las máquinas pueden hacer más fácilmente y sin necesidad de molestar a nadie. Hay millones de personas que pasan toda su vida trabajando. Su vida sólo consiste en transpirar, pero sin inspiración. Es horrible, no debería ser así. Y ahora, por primera vez, esto es posible.
          Imagínate... si toda la humanidad se liberase de la prisión del trabajo; la energía empezaría a tomar nuevas direcciones. Las personas se convertirían en aventureros, exploradores, científicos, músicos, poetas, pintores, bailarines, meditadores. Es inevitable porque la energía necesita tener un cauce de expresión. Florecerán como budas millones de personas".

Osho, Cambio. Cómo convertir una crisis en una oportunidad

29 may. 2014

¿Qué tipo de sociedad es ésta? Hay una brecha entre padres e hijos, hay una brecha entre marido y mujer, hay una brecha entre profesores y alumnos. Sólo hay brechas y más brechas por todos lados…

Pregunta:

¿Cómo pueden los adolescentes crear un puente con sus padres?

Respuesta de Osho:

          "Primero, los adolescentes deberían de ser auténticos y honestos sin importarles las consecuencias. Deberían contarles a sus padres lo que sienten, no de un modo arrogante, sino con humildad. No deberían ocultar nada a los padres. Eso es lo que está creando la brecha: los padres les ocultan cosas a los hijos, los hijos ocultan cosas a los padres y la brecha se va haciendo cada vez más grande.
          Un día fui a mi padre y le dije:
          - Quiero empezar a fumar.
          - ¿Qué?,  me contestó.
          - Me tienes que dar dinero para cigarrillos, porque no quiero robar,  le dije . Si no me lo das, robaré y tú serás el responsable. Si no me dejas fumar, fumaré pero lo haré a escondidas. Y me estarás convirtiendo en un ladrón; me harás ocultar cosas y no ser honesto y abierto. Veo a tanta gente fumar cigarrillos que quiero probar. Quiero los mejores cigarrillos disponibles y fumaré el primer cigarrillo delante de ti.
          - Es curioso, pero tu razonamiento es correcto  dijo él . Si te lo impido, robarás. Si te lo prohíbo, fumarás de todas maneras, y mi prohibición sólo provocará en ti más actos delictivos. Me duele. No quiero que empieces a fumar.
          - Esa no es la pregunta,  le dije. Al ver a la gente fumando ha surgido en mí el deseo. Quiero comprobar si vale la pena o no. Si vale la pena, me tendrás que proporcionar cigarrillos constantemente. Si no vale la pena, habré terminado con ello. Pero no quiero hacer nada hasta que tú te niegues; entonces toda la responsabilidad será tuya, porque no me quiero sentir culpable.
          A regañadientes tuvo que comprarme los mejores cigarrillos disponibles en la ciudad. Mis tíos, mi abuelo decían:
          - ¿Qué estás haciendo? Esto no se hace,  insistieron...
Pero él les dijo:
          - Ya sé que esto no se hace, pero vosotros no le conocéis tanto como yo. Va a hacer exactamente lo que está diciendo, y yo respeto su autenticidad, su honestidad. Me ha explicado su plan:  No me obligues y no me lo prohíbas, porque eso me hará sentirme culpable.
          Me fumé el cigarrillo, tosí, me cayeron lágrimas de los ojos; no pude acabar ni siquiera un cigarrillo y lo dejé. Le dije a mi padre:
          - Se acabó. Ya no necesitas preocuparte. Pero quiero que entiendas que te voy a contar todo lo que siento para no tener que ocultarte nada. Si me escondo incluso de mi padre, ¿con quién me voy a relacionar? No, no quiero crear una brecha entre tú y yo.
          Y viendo que había dejado los cigarrillos, se echó a llorar. Me dijo:
          - Todo el mundo estaba en contra, pero tu sinceridad me obligó a traerte los cigarrillos.
          En la India seguramente no ha habido jamás un padre que haya ofrecido cigarrillos a su hijo; nunca se ha oído hablar de algo así. Los padres ni siquiera fuman delante de sus hijos para que no se les ocurra a ellos.
          Los adolescentes están en una situación muy complicada. Están cambiando; están dejando atrás su infancia y se están convirtiendo en jovencitos. Cada día se abren para ellos nuevas dimensiones en la vida. Están en transformación. Necesitan una ayuda inmensa de los padres.
          Pero la situación actual es que no se encuentran en absoluto con sus padres. Viven en la misma casa pero no se hablan porque no pueden entender el lenguaje del otro, no pueden entender el punto de vista del otro. Sólo se encuentran cuando el chico o la chica necesitan dinero; de lo contrario no hay encuentro. La brecha sigue agrandándose; se convierten en extraños, más de lo que uno podría imaginar. Esto es realmente una calamidad.
          Hay que animar a los adolescentes a contárselo todo a sus padres sin ningún miedo. Esto no sólo va a ayudar a los niños, también va a ayudar a los padres.
          La verdad tiene una belleza propia; la honestidad tiene una belleza propia. Cuando los adolescentes se aproximan a sus padres con honestidad, verdad y sinceridad y simplemente abren sus corazones, se desencadena algo en los padres que también abre sus corazones, porque ellos también están cargados con muchas cosas que les gustaría decir pero no pueden. La sociedad lo prohíbe, la religión lo prohíbe, la tradición lo prohíbe.
          Pero si ellos ven que los adolescentes son completamente abiertos y limpios, les ayudará también a ser abiertos y limpios. Y así se podrá abandonar la tantas veces discutida brecha generacional; se evaporará ella sola.
          El problema más molesto es el sexo. Los niños deberían ser capaces de decir todo lo que les pasa por la mente sin necesidad de esconder nada, porque todo lo que está sucediendo en la mente es natural. Deberían pedir consejo a sus padres  ¿qué podemos hacer?,  están en un estado alterado y necesitan ayuda. Y ¿a quién pueden pedírsela si no a sus padres?
          Cuando tenía algún problema se lo contaba a mis padres. Y esa es mi sugerencia: los adolescentes no deberían ocultar nada a sus padres, a sus profesores..., deberían ser absolutamente sinceros, y la brecha se evaporará. Y necesitamos que esa brecha se evapore, porque ¿qué tipo de sociedad es ésta? Hay una brecha entre padres e hijos, hay una brecha entre marido y mujer, hay una brecha entre profesores y alumnos. Sólo hay brechas y más brechas por todos lados…
Muéstrate ante ellos para que no haya ninguna brecha. Eso les ayudará a ser sinceros contigo. Esto es algo que hay que recordar: que la sinceridad, la honestidad, la verdad, provocan en la otra persona las mismas cualidades".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

28 may. 2014

Para mí, ser un Zorba es el principio del camino y convertirse en Buda es alcanzar la meta.

          "Si escribiese la vida de Gautama Buda, comenzaría con Zorba. Cuando Buda acepta totalmente lo que el exterior puede ofrecerle y encuentra el sentido perdido, entonces emprende su búsqueda porque es la única dirección que no ha explorado. Nunca mira hacia atrás, no hay razón para hacerlo, ¡lo ha experimentado todo! No es sólo un buscador religioso que no ha conocido el exterior. Es un Zorba, y va hacia el interior con el mismo entusiasmo, la misma fuerza, el mismo poder. Y, obviamente, encontró en su ser más profundo satisfacción, plenitud, sentido... la bendición que estaba buscando.
          Es posible que puedas ser un Zorba y detenerte ahí. También que no pudieras ser un Zorba y estés empezando a buscar el Buda: no lo encontrarás. Únicamente un Zorba puede encontrar el Buda; de otra manera no tienes la fuerza suficiente porque no has vivido en el mundo exterior, lo has evitado. Eres un escapista.
          Para mí, ser un Zorba es el principio del camino y convertirse en Buda es alcanzar la meta. Y esto sólo puede ocurrir en el mismo individuo. Por ello insisto continuamente en que no practiques ninguna división en tu vida, en que no condenes nada del cuerpo. Vívelo no de forma involuntaria, sino total e intensamente. Esa manera de vivir capacitará otra búsqueda. No tienes que ser un asceta ni dejar a tu esposa o a tu esposo, ni a tus hijos. Toda esa insensatez se ha llevado a cabo durante siglos y, ¿cuántos millones de monjes y monjas han alcanzado la plenitud? Ninguno.
          Vive la vida sin división. Y primero viene el cuerpo, tu  mundo exterior...
          La libertad del exterior no se obtiene escapando de él, sino viviéndolo totalmente; entonces no hay a dónde ir. Sólo perdura una dimensión, y es natural que te guste permanecer en ella. Y ahí está tu "budanidad", tu iluminación.
          Te estarás preguntando: ¿es posible que Zorba y Buda puedan encontrarse?  Es la única posibilidad. Sin Zorba no hay Buda.  Zorba, por supuesto, no es el fin. Es la preparación para el Buda, la raíz; Buda es la flor.  No destruyas las raíces; de otra manera no habrá flores. Estas raíces proporcionan continuamente savia a las flores. El color de las flores proviene de las raíces, y asimismo todo su perfume. Todo baile de las flores en el viento viene de las raíces.
          No dividas. Raíces y flores son los extremos del mismo fenómeno".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

27 may. 2014

Sólo los idiotas son serios.

"Sólo los idiotas son serios;
están obligados a ser serios.
Para ser capaz de reír,
necesitas un poco de inteligencia"

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

Enseño una sola responsabilidad: hacia ti.

          "Debes investigar como tu única responsabilidad para conocerte a ti mismo. Te han enseñado responsabilidades, pero no esta. Te han dicho que debes ser responsable ante tus padres, ante tu esposa o tu esposo, tus niños, tu país, la Iglesia, la humanidad y Dios; la lista es casi interminable, pero la responsabilidad fundamental no está en ella.
          ¡Me gustaría quemar la lista!  No eres responsable ante ningún país, Iglesia o Dios. Sólo eres responsable por el conocimiento de ti mismo. Y el milagro es que, al cumplir esta responsabilidad, después cumplirás cualquier otra sin esfuerzo. Al llegar a tu propio ser, ocurre una gran transformación en tu vida.  Toda tu perspectiva sobre ella sufre un cambio radical. Comienzas a sentir nuevas responsabilidades, no como algo  que debe cumplirse, sino como una alegría.
          Entonces no harás nada por el mero sentido del deber, de la responsabilidad, porque es lo que esperan de ti. Lo harás todo por tu felicidad, por tu propio sentido del amor y por la compasión. No será cuestión de deber, sino de compartir. Tendrás tanto amor y tanta dicha que te gustaría compartirlas.
          Así que enseño una sola responsabilidad: hacia ti. Todo lo demás surgirá espontáneamente y sin esfuerzo alguno de tu parte. Y cuando las cosas ocurren sin esfuerzo, tienen una enorme belleza".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 may. 2014

No pretendo proporcionar diez mandamientos. Lo que te doy es el secreto total de la vida espiritual: testimonia, contempla y estate alerta.

          "Hay un aspecto relevante que considerar: si eres testigo de todo  --miedo, ira, odio--, si contemplas cómo crecen, sin enjuiciarlos o condenarlos, desaparecerán, dejando una enorme cantidad de energía que puedes utilizar creativamente...
          No te estoy dando una lista de cosas con una etiqueta que diga: "Esto es malo y esto es bueno, debes hacer esto y esto no". No pretendo proporcionar diez mandamientos. Lo que te doy es el secreto total de la vida espiritual: testimonia, contempla y estate alerta.  Si la cosa desparece y deja una gran cantidad de energía en ti, entonces esa cosa era mala. Si siendo testigo del fenómeno te vuelves más grande y el amor es descomunal, entonces significa que es el bien que has buscado.  Si te vuelves más sensible a la belleza, a la poesía, significa que tu amor ha florecido. Y toda la energía usada en temor, ira y odio será asumida por tu amor, sensibilidad, compasión y creatividad. Es la alquimia total para cambiar metales comunes en oro...
          Esta es pues la alquimia básica:  observas y sacas conclusiones sin emitir juicio alguno. Lo que está mal desaparece, dejando una enorme energía detrás. Y lo que es bueno se hará más grande y absorberá las energías que se han liberado; entonces sólo quedará un aroma maravilloso de amor, luz y risa".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

25 may. 2014

Recuérdalo: cuando eludes los sufrimientos evitas la felicidad. Si buscas escapar de un problema, también escapas de la solución.

          "Sé una persona disciplinada pero nunca de control. Desecha las normas y regulaciones, vive la vida con profunda lucidez, eso es todo. El entendimiento debe ser la única ley. Si entiendes, amarás; si amas, no dañarás a nadie. Si entiendes serás feliz y compartirás tu felicidad; te volverás tan feliz que desde todo tu ser, como un  río, crecerá un agradecimiento hacia la existencia.
          Procura tener una vida de entendimiento y mantente libre del pasado; porque si está ahí y tú bajo control, no puedes entender la vida. Y la vida pasa velozmente, no espera.
          Pero, ¿por qué la gente trata de crear reglas?... Porque una vida de entendimiento implica peligro. Debes confiar en ti mismo. La vida de control es segura y cómoda, no necesitas confiar en ti. Moisés, la Biblia, el Corán, el Gita lo hacen por ti: tú no precisas ocuparte de los problemas, puedes huir de ellos, refugiarte en palabras, disciplinas y pensamientos de la antigüedad, aferrarte a ellos. Así puedes llevar una vida cómoda y sin complicaciones; pero una vida semejante no es feliz. Entonces pierdes momentos de alegría, que sólo son posibles cuando vives peligrosamente. No hay otra manera de vivir.
          Vive peligrosamente, y cuando digo "peligrosamente", quiero decir según tú mismo, sea cual sea el precio. No importa lo que esté en juego, vive de acuerdo con tu propio estado consciente, tu corazón y tus sentimientos. Si desaparecen la seguridad, la comodidad y la facilidad, entonces estarás contento...
          Si vives con comodidad y seguridad, sin complicaciones, evitarás el peligro, muchas dificultades y sufrimientos. Pero al hacer a un lado esas dificultades y esos sufrimientos, evitarás toda la felicidad que es posible en esta vida. Recuérdalo: cuando eludes los sufrimientos evitas la felicidad. Si buscas escapar de un problema, también escapas de la solución. Cuando no quieres afrontar una situación,  mutilas tu propia vida. Nunca lleves una vida controlada  --es la de un escapista--, pero sé disciplinado. No de acuerdo conmigo, ni con nadie, sino con tu propia luz. "Sé una luz para ti mismo", fueron las últimas palabras de Buda; lo último que pronunció. Esa es la disciplina".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 may. 2014

No te puedes comer la respetabilidad, no te puedes comer el dinero y no te puedes comer el prestigio. Son sólo juegos: insignificantes, estúpidos, mediocres.

          "Mis meditaciones están para traerte de vuelta a tu niñez, cuando no eras respetable, cuando podías hacer locuras, cuando eras inocente, sin corromper por la sociedad, cuando no habías aprendido ninguno de los engaños del mundo, cuando eras espiritual, poco mundano. Me gustaría que regresaras a ese punto; y que desde ahí empezaras de nuevo. Y esto es tu vida. La respetabilidad o el dinero son premios de consolación, no son premios reales. No te dejes engañar por ellos.
          No te puedes comer la respetabilidad, no te puedes comer el dinero y no te puedes comer el prestigio. Son sólo juegos: insignificantes, estúpidos, mediocres. Si eres suficientemente inteligente entenderás que tienes que vivir tu vida y que no tienes que preocuparte de otras cosas. Todas las consideraciones carecen de significado: es tu vida. La tienes que vivir auténticamente, amorosamente, con gran pasión y con gran compasión, con gran energía. Te tienes que convertir en una gigantesca ola de dicha. Haz todo lo que tengas que hacer para conseguirlo.
          Será necesario desaprender. Desaprender significa que vas a abandonar esas rutas equivocadas, que vas a dejar de andar por esos caminos equivocados que la sociedad te ha impuesto, te ha persuadido y te ha seducido para que tomes. Tomarás la responsabilidad de tu propia vida; te convertirás en tu propio maestro. Ese es el significado de sannyas. Un sannyasin de verdad es aquel al que no le importan las opiniones de los demás, que ha decidido vivir su vida como quiere. No significa que seas irresponsable. Cuando empiezas a vivir tu vida responsablemente, no sólo te ocupas de ti mismo, también te ocupas de los demás, pero de un modo totalmente diferente.
          Tomarás todas las precauciones para no interferir en la vida de nadie; esto es lo que significa responsabilidad. No permites que nadie interfiera en tu vida, y, naturalmente, no interferirás en la vida de nadie. No quieres que nadie guíe tu vida, no quieres que tu vida sea un tour guiado. Un tour guiado no es en absoluto un tour. Quieres explorar por tu cuenta. Quieres adentrarte en el bosque sin ningún mapa, de modo que puedas ser también un descubridor, que también puedas llegar a algún lugar nuevo por primera vez.
          Si llevas un mapa contigo, siempre llegas a un lugar donde han estado antes muchos otros. Nunca es nuevo, nunca es original, nunca es virgen. Ya está contaminado, corrompido. Han pasado muchos por allí: hasta hay un mapa".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/ 

20 may. 2014

Esta es tu piedra filosofal: aquello que te haga feliz es correcto.

"La gente es cobarde;
no te preocupes por ellos.
Sigue tu camino,
sigue tu camino bailando.
Recuerda tan sólo:
lo que sientas que es bueno, es bueno,
lo que sientas que es bello, es bello,
y sea lo que sea que te haga alegre,
jovial,
feliz,
es correcto.
Deja que éste sea tu criterio de vida.
No te preocupes por la opinión de los demás.
Esta es tu piedra filosofal: 
aquello que te haga feliz es correcto".

OSHO
http://osho-maestro.blogspot.com/

Tienes que celebrar todo, tienes que vivir todo, amar todo.

"Ama la vida. Vive la vida con totalidad, emborrachaté de divinidad viviendo. Tengo un tremendo amor por la vida y por ello enseño celebración. Tienes que celebrar todo, tienes que vivir todo, amar todo. Para mi no existe nada mundano y nada sagrado. Todo es sagrado, desde el peldaño más bajo de la escalera al más alto. Es la misma escalera: del cuerpo al alma, de lo físico a lo espiritual, del sexo a samadhi; todo es divino".

OSHO
http://osho-maestro.blogspot.com/

El hombre crea lo que es, se crea a sí mismo.

"El hombre crea lo que es, 
se crea a sí mismo. 
El significado debe crearse. 
Tú debes cantar, 
bailar, 
pintar tu significado: 
vivirlo.  
Mediante la vida, surgirá; 
mediante el baile, comenzará a penetrar en tu ser.
Por medio del canto llegará a ti. 
No es como una roca 
aguardando en algún lugar ser encontrada, 
tiene que florecer en tu ser".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

18 may. 2014

El amor es una necesidad primordial, el alimento del alma. Si el cuerpo necesita alimento, el alma también. El cuerpo vive de alimento material; el alma, de alimento espiritual. El amor es alimento espiritual.

          "No hay nada que temer en un hombre o en una mujer. Son como tú, tan necesitados de amor como tú, anhelando asimismo estrechar tus manos. Quieren participar en tu vida y que otros participen en las suyas, porque así brota más alegría. La gente se ha vuelto solitaria. Incluso en multitudes la gente es solitaria porque todos temen a los demás. Una dura coraza la rodea, de modo que, cuando se ven, no se produce realmente un encuentro. La gente se estrecha las manos, pero están frías, el amor no fluye. Abrazan a otro y los huesos chocan, pero sus corazones permanecen indiferentes.
          La gente debe amar, es una gran necesidad, como la comida. La comida es una necesidad menor; el amor, un valor de enorme importancia...
          El amor hace creativa a la persona; si falta, ésta se vuelve destructiva...
          Si falta amor en la infancia la persona se convertirá en político, criminal o loco; encontrará algún camino de destrucción, porque no sabe cómo crear. Su vida carecerá de sentido, no tendrá ningún significado. Sólo si eres amado percibes tu valía. Cuando alguien te ama, te vuelves valioso; comienzas a sentir que eres necesario, que la existencia tendría menos sentido sin ti. Cuando una mujer te ama, sabes que si te marchas, alguien estará triste. Y si un hombre te ama, sabes que aportas felicidad a la vida de alguien y por ello sientes una gran alegría.
          La alegría aparece en ti al crearla para los demás; no hay otra manera. Mientras puedas hacer feliz a más gente, más feliz te sentirás... Si creas un poco de belleza en el mundo, una pequeña alegría, un pequeño rincón donde la gente celebre y cante y baile, tú serás feliz. Tu recompensa será inmensa. Pero quien nunca ha amado no lo sabe.
          Así que los niños que sobreviven sin amor se convierten en gente muy peligrosa. El amor es una necesidad primordial, el alimento del alma. Si el cuerpo necesita alimento, el alma también. El cuerpo vive de alimento material; el alma, de alimento espiritual. El amor es alimento espiritual".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

16 may. 2014

Mira la vida con ojos juguetones..., ¡es realmente hilarante! No hay nada que juzgar; todo el mundo lo está haciendo lo mejor que puede. Si sientes que alguien te está mo­lestando, es tu problema, no el suyo. Primero corrígete tú mismo.

Pregunta:
A menudo nos dices que no nos juzguemos ni a noso­tros mismos ni a los demás. Soy profesor y en mi tra­bajo tengo que juzgar a los alumnos. Estoy preocupa­do por cómo me las voy a arreglar para hacer mi trabajo. ¿Ale puedes ayudar?

Respuesta de Osho:
"Cuando digo que no debes juzgar no estoy diciendo que porque seas el profesor no le puedas decir a un alumno: "La respuesta que has dado no es correcta".
No es juzgar a la persona, es juzgar el acto. Y no te estoy di­ciendo que no juzgues el acto, esto es otro asunto.
Por ejemplo, alguien es un ladrón; puedes juzgar que robar no está bien. Pero no juzgues a la persona, porque la persona es un vasto fenómeno y el acto es algo pequeño. El acto es una pequeña pieza.... esa pequeña pieza no debe convertirse en un juicio acerca de toda la persona. Un ladrón podría tener grandes virtudes; podría ser honesto, podría ser sincero, podría ser una persona muy amo­rosa.
Pero la mayor parte de las veces lo que sucede es justo lo con­trario: la gente empieza a juzgar a la persona en vez de juzgar la acción. Se deben corregir las acciones, y especialmente en una pro­fesión como la enseñanza; no puedes dejar que los estudiantes se sigan equivocando. Eso sería muy cruel, falto de compasión.
Pero no los corrijas de acuerdo a la tradición, a la convención, de acuerdo a la supuesta moralidad, de acuerdo a tus prejuicios. Siempre que corrijas a alguien, sé muy meditativo, sé muy silen­cioso; mira todo el asunto desde todas las perspectivas. Tal vez es­tén haciendo lo correcto, y tu recelo no sea justificado.
Por eso cuando digo: "No juzgues", quiero decir que ninguna acción te da el derecho de condenar a una persona. Si la acción no es correcta, ayuda a la persona, averigua por qué la acción no es co­rrecta, pero no se trata de juzgar. No le arrebates la dignidad a la persona, no la humilles, no le hagas sentirse culpable; a eso me re­fiero cuando digo: "No juzgues".
Pero en lo que se refiere a corregir: sin prejuicios, silenciosa­mente en tu conciencia, si ves que algo está mal y que destruirá la inteligencia de la persona, que le llevará por caminos equivocados en su vida, ayúdala.
El trabajo de un profesor no es sólo enseñar cosas inútiles, geo­grafía, historia y todo tipo de bobadas. Su función básica es inducir a los estudiantes a una mejor conciencia, a una conciencia más eleva­da. Ese debería ser tu amor y tu compasión, y, además, debería ser el único valor con el que juzgar si una acción es correcta o equivocada.
Pero nunca, ni por un momento, dejes que la persona se sienta que está siendo juzgada. Al contrario, hazle sentir que ha sido ama­da; has intentado corregirle por amor.

Un hombre tumbado en la cama de un hospital, saliendo de la anestesia, se despierta para encontrarse al doctor sentado a su lado:
‑Tengo malas noticias y buenas noticias para ti ‑dice el doc­tor‑, ¿qué te gustaría primero, las buenas o las malas?
‑Aaagh ‑gime el hombre‑, dime las malas.
‑Bien ‑dice el doctor‑. Hemos tenido que amputarte las dos piernas por encima de la rodilla.
‑Aaaagh ‑gime el hombre‑, eso es muy malo.
Después de recuperarse del shock, le pregunta al doctor por las buenas noticias.
‑Bueno ‑dice el doctor‑, al hombre de la cama de al lado le gus­taría comprarte tus zapatillas.

¡No te lo tomes en serio! No pienses que eres el profesor y que estás en un trabajo muy serio. Mira la vida con ojos juguetones..., ¡es realmente hilarante! No hay nada que juzgar; todo el mundo lo está haciendo lo mejor que puede. Si sientes que alguien te está mo­lestando, es tu problema, no el suyo. Primero corrígete tú mismo".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

15 may. 2014

La meditación debe acompañarte todo el día como una sombra, una paz, un silencio, una relajación.

          "...para mí la meditación debe ser más bien como la respiración y no sentarte durante una hora. La meditación debe acompañarte todo el día como una sombra, una paz, un silencio, una relajación. Cuando trabajes, ubícate totalmente dentro, tanto que no haya energía que se deje a la mente para tejer pensamientos. Y te sorprenderá de que tu trabajo, sin importar cuál sea, se convertirá en una meditación... no identifiques sentarse con la meditación. Caminando meditas, trabajando, meditas, algunas veces sentado en silencio o acostado en tu cama meditas: la meditación se convierte en tu compañía constante.
          Y como puede volverse una compañía constante la llamo atestiguamiento.
          Continúa atestiguando lo que sucede. Caminando, sentado o comiendo atestigua, y te sorprenderás de que cuanto más atestigües mejor podrás hacer las cosas, porque estarás sin tensión; la calidad de las cosas cambiará".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/

14 may. 2014

Una persona realmente inteligente es un detector de basura. En el momento en el que dice algo, inmediatamente sabe si es im­portante o si sólo es excremento de vaca sagrada.

"Un entrevistador preguntó a Ernest Hemingway:
-¿Existe algún ingrediente esencial, que usted pueda identifi­car, que hace grande a un escritor?
Hemingway, respondió:
‑Sí, lo hay. Para ser un gran escritor, una persona necesita te­ner en su sistema un detector de basura a prueba de golpes.

Y esa es mi idea de la verdadera educación. Los niños deben de ser enseñados, disciplinados, de modo que puedan detectar la ba­sura. Una persona realmente inteligente es un detector de basura.
En el momento en el que dice algo, inmediatamente sabe si es im­portante o si sólo es excremento de vaca sagrada.
La evolución de la conciencia humana no es más que una larga historia de lucha en contra de la veneración a la basura. La gente continúa adorando, venerando la basura. El 99 por 100 de sus creencias son sólo básicamente mentiras. El 99 por 100 de sus creen­cias son antihumanas, antivida. El 99 por 100 de sus creencias son tan primitivas, tan bárbaras, tan completamente ignorantes que es increíble que la gente siga creyendo en ellas.
La verdadera educación te ayudará a abandonar todas estas bo­badas, sin importar cuán antiguas, respetables y veneradas sean. Te enseñará lo real. No te enseñará ninguna superstición, sino cómo vivir más feliz. Te enseñará un sí a la vida. Te enseñará reverencia por la vida y nada más. Te enseñará cómo estar profundamente enamorado de la existencia. No será sólo de la mente, será también del corazón.
También te ayudará a convertirte en no mente. Es ésta la di­mensión que falta en la educación. Simplemente, te enseña a en­redarte cada vez más en los conceptos mentales, perdido en la mente. La mente es buena, útil, pero no es tu totalidad. También está el corazón, que de hecho es mucho más importante que la mente; porque la mente puede crear mejor tecnología, puede dar­te mejores máquinas, mejores carreteras, mejores casas, pero no puede hacerte una persona mejor. No puede hacerte más amoroso, más poético, más grácil. No te puede dar la alegría de vivir, la cele­bración. No te puede ayudar. No te puede ayudar a que te vuelvas una canción o una danza.

La verdadera educación tiene que enseñarte además los cami­nos del corazón. Y la verdadera educación también tiene que ense­ñarte lo trascendental. La mente es para la ciencia, el corazón para el arte, la poesía, la música, y lo trascendental, para la religión. A menos que la educación sirva a todas estas cosas, no es verdadera. Y ningún sistema educativo lo ha hecho todavía".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

Los niños están muy tristes, y niños tristes crean un mundo triste. Ellos van a habitar el mundo y nosotros destruimos su alegría. Apoya su alegría, fomenta su ce­lebración, hazles cada vez más alegres. No hay nada más valioso que eso.

"Y en cuanto a la educación, ayú­dales a ser más creativos. La pintura está bien, deberían intentarlo, o crear otras cosas, pero que sean creativos; déjales hacer cosas es­pontáneamente. Y no les inculques tus criterios.
Cuando un niño pinta, no le impongas tus criterios de adulto; no le digas que esto no es un Picasso. Si el niño lo ha disfrutado y cuando lo estaba pintando estaba absorto en ello, eso es suficiente. ¡El cuadro es maravilloso! No debido a ningún criterio objetivo, el cuadro podría ser un disparate; podría ser sólo colores aplastados, podría ser un desastre.... Debe de serlo porque un niño es un niño; tiene una visión diferente de las cosas.
Por ejemplo, si el niño dibuja la cara de un hombre, tiene una visión diferente. Hará unos ojos muy grandes; la nariz será muy pe­queña. Puede que no tenga orejas ‑nunca se ha fijado‑, pero los ojos son muy importantes para él. Si pinta un hombre, hará la ca­beza, las manos y las piernas pero no pintará el torso; esa es su vi­sión. Para ti está mal, pero desde su punto de vista así es como él ve a un hombre: manos, piernas y cabeza.
Por eso no se trata de tener que juzgar si la pintura es buena o mala. No, no vamos a juzgar en absoluto. No hagas que el niño se sienta bien o mal sobre esto. Si el niño está absorto pintándolo, es suficiente. Estaba en profunda meditación, se metió en la pintura totalmente... ¡estaba totalmente perdido en ella! La pintura es buena porque el pintor se perdió.
Ayuda al niño a perderse completamente, y siempre que el niño esté pintando por su cuenta, se perderá. Si le obligas a pintar se distraerá. Por eso, deja a los niños hacer lo que quieran; única­mente ayúdalos. Les puedes decir cómo mezclar los colores, cómo sujetar un lienzo, cómo usar un pincel; a eso les puedes ayudar. Ayúdales ahí; en vez de ser un guía, sé una ayuda.
Así como el jardinero ayuda al árbol... Tú no puedes hacer cre­cer el árbol rápidamente; no puedes hacer nada de esa manera; no se puede hacer nada positivamente. Plantas una semilla, la riegas, la abonas y ¡esperas! El árbol ocurre espontáneamente. Cuando el árbol está ocurriendo, lo proteges para que nadie le haga daño o lo hiera. Esa es la función del profesor: el profesor tiene que ser el jar­dinero. No es que tú tengas que crear al niño; el niño viene solo; la existencia es el creador.
Eso es lo que Sócrates quiere decir con: "Soy una comadrona". La comadrona no crea al niño. El niño ya está ahí, listo para salir; la comadrona le ayuda.
Por eso ayúdales a ser creativos, ayúdales a ser alegres, porque eso ha desaparecido de las escuelas. Los niños están muy tristes, y niños tristes crean un mundo triste. Ellos van a habitar el mundo y nosotros destruimos su alegría. Apoya su alegría, fomenta su ce­lebración, hazles cada vez más alegres. No hay nada más valioso que eso".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

12 may. 2014

Cada niño tiene que ser respetado como alguien único

"...no debe haber nunca ninguna ambición, ni ninguna comparación. Nunca compares a un niño con otro diciendo: "Mira, ¡el otro ha hecho una pintura mejor! ..."  Eso es feo, violento, des­tructivo. Estás destruyendo a ambos niños. Al que le dices que ha hecho una pintura mejor comienza a tener la idea del ego, la su­perioridad, y aquel que ha sido censurado se empieza a sentir infe­rior. Y estas son enfermedades --superioridad e inferioridad--, ¡por eso nunca compares!

Os resultará complicado a ti y a otros profesores porque la com­paración está muy metida en nosotros. Nunca compares. Cada niño tiene que ser respetado por sí mismo. Cada niño tiene que ser respetado como alguien único".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

11 may. 2014

Si van a tener hijos, la enseñanza más necesaria será cómo ser una madre y cómo ser un padre.

Pregunta:
Estoy enfadado con mis padres por primera vez. El conflicto entre mi rabia y mi amor es tan grande que duele. ¿Puedes ayudarme?

Respuesta de Osho:
   "Todos los niños se enfadarían si entendieran lo que los pobres padres les han estado haciendo, sin saberlo, inconscientemen­te. Todos sus esfuerzos son por el bien del niño. Sus intenciones son buenas, pero es nula su conciencia. Y las buenas intenciones son peligrosas en las manos de gente inconsciente; no pueden conse­guir el resultado pretendido. Podrían provocar justo lo opuesto.
Cada padre está tratando de traer un hermoso niño al mundo, pero si miras al mundo parece que es un orfelinato. No ha habido ningún padre. De hecho, si hubiera sido un orfelinato habría sido mucho mejor, porque por lo menos hubieras sido tú mismo; nin­gún padre hubiera interferido contigo.
Por eso la rabia es natural pero inútil. Estar enfadado no ayuda a tus padres, y a ti te hace daño. Se cuenta de Gautama el Buda que dijo una frase muy extraña: "En tu rabia te castigas a ti mismo por las faltas de otro"...
Tus padres hicieron algo hace veinte o treinta años, y tú estás enfadado ahora. Tu enfado no le va a ayudar a nadie; sencillamen­te, va a crear más heridas en ti. Estoy tratando de explicarte todo el mecanismo de cómo los niños son educados, tú debes volverte más comprensivo para entender que todo lo que ha sucedido tenía que suceder. Tus padres fueron condicionados por sus padres. Para empezar, no puedes enterarte de quién fue responsable. Se ha ido pasando de generación en generación.
Tus padres han hecho exactamente lo que les han hecho a ellos. Han sido víctimas. Sentirás compasión hacía ellos y te sentirás fe­liz porque no vas a repetir lo mismo en tu vida. Si decides tener hi­jos, te sentirás feliz porque vas a romper el círculo vicioso, vas a ser el final de éste. Tú no se lo harás a tus hijos ni a los hijos de nin­guna otra persona.
Deberías sentirte afortunado de tener contigo un maestro que te explica lo que ha estado sucediendo entre padres e hijos: la com­pleja crianza, las buenas intenciones, los malos resultados, donde todo el mundo está tratando de hacer lo mejor y el mundo es cada vez peor.
Tus padres no han sido tan afortunados de tener un maestro, y sin embargo tú estás enfadado con ellos. Deberías de sentirte ama­ble, compasivo, amoroso. Todo lo que hicieron era inconsciente. No lo podrían haber hecho de otra manera. Han intentado contigo todo lo que sabían. Eran desdichados y han creado otro ser huma­no desdichado en el mundo.
No tenían ninguna claridad acerca de por qué eran desdichados. Tú tienes claridad para entender por qué uno se siente desdichado. Y una vez que entiendes cómo se crea el sufrimiento, puedes evi­tar causárselo a alguien más.
Pero siente por tus padres. Han trabajado duro; hicieron todo lo que pudieron, sin tener ninguna idea de cómo funcionaba la psicología. En vez de que les enseñaran a ser madre o a ser padre, se les enseñó a ser cristianos, o marxistas, a ser un sastre, a hacerse fontanero, a hacerse filósofo; todas esas cosas son buenas y nece­sarias, pero falta lo más básico, Si van a tener hijos, la enseñanza más necesaria será cómo ser una madre y cómo ser un padre.
Se ha dado por hecho que por dar a luz ya sabes cómo hacer de madre y cómo hacer de padre. Sí, en lo que respecta a dar a luz a un niño.... es un acto biológico, no te tienen que educar psicoló­gicamente para ello. Los animales lo hacen perfectamente bien, los pájaros lo hacen perfectamente bien, los árboles lo hacen perfecta­mente bien. Pero dar nacimiento a un niño biológicamente es una cosa, y ser el padre o la madre es otra totalmente diferente. Se ne­cesita una gran educación porque estás creando un ser humano...
Eres afortunado por poder entender la situación en la que se encontraban tus padres. A ti no te han hecho nada específicamen­te; le hubieran hecho lo mismo a cualquier niño que hubiesen te­nido. Estaban programados para eso. Eran impotentes. Y estar en­fadado con gente impotente sencillamente no está bien. Es injusto, no hay derecho y además es perjudicial para ti.
Les puedes ayudar convirtiéndote de verdad en el individuo del que estoy hablando: más consciente, más alerta, más amoroso. Sólo puede cambiarles el verte. Verte radicalmente cambiado sólo puede hacerles pensar dos veces que quizá estén equivocados. No hay otra posibilidad. No puedes convencerles intelectualmente. In­telectualmente pueden discutir, y una discusión nunca cambia a nadie. Lo único que cambia a la gente es el carisma, el magnetis­mo, la magia de tu individualidad. Entonces, todo lo que toques se convierte en oro.
Por eso, en vez de gastar tu tiempo y tu energía en estar enfa­dado y luchar en contra del pasado que ya no existe, pon toda tu energía en convertirte en la magia de tu individualidad. Por eso, cuando tus padres te ven no pueden permanecer impasibles ante las nuevas cualidades que has desarrollado, cualidades que son au­tomáticamente impresionantes: tu frescura, tu entendimiento, tu cariño incondicional, tu bondad incluso en una situación donde la rabia habría sido más apropiada.
Sólo estas cosas pueden ser verdaderos argumentos. No necesi­tas decir ni una sola palabra. Tus ojos, tu cara, tus acciones, tu comportamiento, tu respuesta, harán que cambien. Comenzarán a preguntarte sobre lo que te ha sucedido, sobre cómo te ha sucedi­do, porque todo el mundo desea estas cualidades. Estas son las ri­quezas reales. Nadie es tan rico que pueda permitirse no tener las cosas que te estoy contando. Por eso pon tu energía en transfor­marte a ti mismo. Eso te ayudará, eso ayudará a tus padres. Quizá pueda crear una reacción en cadena. Puede que tus padres tengan otros hijos, podrían tener amigos, y esto seguirá y seguirá.
Es como si estuvieras sentado a la orilla de un lago silencioso y tirases una piedrita al lago. La piedra es tan pequeña que al princi­pio crea un pequeño círculo, pero círculo tras círculo.... y siguen extendiéndose a los extremos más alejados, tantos como entran en el lago. Y sólo era una piedrita.
Estamos viviendo en una especie de nueva esfera, un nuevo lago psicológico, en el que hagas lo que hagas creas un cierto tipo de vi­braciones a tu alrededor. Afecta a la gente, alcanza fuentes desco­nocidas.
Simplemente, crea una pequeña onda de individualidad correc­ta y alcanzará a mucha gente, y con seguridad a los que están rela­cionados contigo más directamente. Ellos lo verán primero y lo en­tenderán con gran asombro. Así que siéntete dichoso. Tienes una oportunidad de transformarte totalmente. Y ayuda a tus padres, porque ellos no tuvieron una oportunidad así; siente lástima por ellos".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

10 may. 2014

Así como eres contigo mismo, serás con los demás. Si te amas a ti mismo, amas a los demás.

"Permite que ésta sea una regla importante en tu vida;
una de las más importantes:
así como eres contigo mismo,
serás con los demás.
Si te amas a ti mismo,
amas a los demás.
Si las relaciones contigo mismo fluyen,
fluirán también las relaciones con los demás.
Si tu interior es árido,
también serás árido de cara al exterior.
Lo profundo tiende a convertirse en lo externo;
lo profundo se manifiesta a sí mismo en lo externo".

Osho, Amor, libertad y soledad. Una nueva visión de las relaciones
http://osho-maestro.blogspot.com/

6 may. 2014

Ser padre es un gran arte; muy poca gente es capaz de ser padre.

Pregunta:
Mis padres están muy disgustados conmigo, siempre están preocupados. ¿Qué les debo a mis padres?

Respuesta de Osho:
"El problema con la familia es que los hijos abandonan un día la infancia, pero los padres ¡nunca dejan la paternidad! El hombre no ha aprendido todavía que la paternidad no es algo a lo que tengas que aferrarte para siempre. Cuando el hijo se hace una persona adulta, la paternidad termina. El niño lo necesitaba, estaba desam­parado. Necesitaba una madre, un padre, su protección; pero cuan­do un hijo puede mantenerse por sí mismo, los padres tienen que aprender cómo retirarse de la vida del hijo. Los padres permanecen constantemente ansiosos hacia ellos mismos y hacia los hijos por­que nunca se retiran de la vida de los hijos. Destruyen, crean cul­pa; no ayudan más allá de cierto límite.
Ser padre es un gran arte; muy poca gente es capaz de ser padre.
No te preocupes en absoluto, todos los padres ¡están contraria­dos con sus hijos! Y digo todos sin ninguna excepción. Incluso los padres de Gautama Buda estaban muy contrariados con él, y ob­viamente los padres de Jesucristo estaban muy contrariados con él. Habían vivido un cierto tipo de vida ‑eran judíos ortodoxos‑ y este hijo, este Jesús, estaba en contra de muchas ideas tradicionales, convenciones. El padre de Jesús, José, debía esperar que ahora que su hijo se estaba haciendo mayor, le ayudaría en la carpintería, en su trabajo, en la tienda, y, ¡el estúpido del hijo empezó a hablar del reino de Dios! ¿Crees que fue muy feliz en su vejez?
El padre de Gautama Buda era muy viejo y sólo tuvo un hijo, que además había nacido cuando ya era muy viejo. Toda su vida ha­bía estado esperando, rezando, adorando y efectuando todo tipo de rituales religiosos para poder tener un hijo, porque: ¿quién se iba a ocupar de su gran reino? Y entonces un buen día el hijo desapa­reció del palacio. ¿Crees que se puso muy contento? Estaba tan en­fadado, tan violentamente enfadado que habría matado a Gautama Buda ¡si lo hubiera encontrado! ...
Tus padres estarán defraudados contigo porque han debido de intentar satisfacer alguna expectativa a través de ti. Pero no te sien­tas culpable; si no, destruirán tu alegría, tu silencio, tu crecimien­to. No te alteres, no te preocupes. No te sientas culpable. Tu vida es tuya y la tienes que vivir siguiendo tu propia luz.
Y cuando hayas llegado a la fuente de la alegría, a tu dicha in­terna, vuelve a ellos y comparte. Estarán enfadados. Espera, porque la rabia no es algo permanente; viene como una nube y se va. ¡Es­pera! Ve allí, estate con ellos, pero sólo cuando estés seguro de que puedes permanecer frío, sólo cuando sepas que nada va a desenca­denar una reacción en ti, sólo cuando sepas que serás capaz de res­ponder con amor incluso cuando estén enfadados. Y esa será la única manera de ayudarles.
Tú dices: "Siempre están preocupados".
¡Ese es su problema! Y no te creas que si hubieras seguido sus ideas no se habrían preocupado. De todas formas se habrían preo­cupado; ese es su condicionamiento. Sus padres se han debido de preocupar y los padres de sus padres se han debido de preocupar; esa es su herencia...
Pero si te preocupas pierdes una oportunidad, y ellos te habrán arrastrado nuevamente al mismo fango. Se sentirán bien, se ale­grarán de que hayas regresado al antiguo estilo de vida tradicional, pero esto no va a ayudarte ni a ti ni a ellos.
Si permaneces independiente, si alcanzas la fragancia de la li­bertad, si te vuelves más meditativo ‑y para eso estás aquí: para volverte más meditativo, para ser más silencioso, más amoroso, más dichoso‑ entonces un día podrás compartir tu éxtasis. Para compartir, primero tienes que tener; solamente puedes compartir aquello que ya tienes.
Ahora mismo también puedes preocuparte, pero dos personas que se preocupan simplemente multiplican las preocupaciones; no se ayudan el uno al otro.
Debe de haber sido su condicionamiento. Es el condiciona­miento de todos en este mundo...
 No te preocupes de su seriedad, de su preocupación por ti. In­conscientemente están tratando de hacerte sentir culpable. No de­jes que triunfen, porque si lo consiguen te destruirán, y de esta manera también destruirán la oportunidad que ellos habrían tenido a través de ti.
Tú dices: "¿Qué les debo a mis padres?"
Les debe esto: ser tú mismo. Les debes esto: ser dichoso, ser ex­tático, volverte tú mismo una celebración, aprender a reír y a dis­frutar. Ellos te han ayudado físicamente, tú tienes que ayudarles espiritualmente. Ese será el único modo de devolvérselo".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/

4 may. 2014

Para mí, esto es religión...

"Para mí, esto es religión  
-disfrutar del aire, 
del mar, 
de la arena y del sol-
porque no hay otro Dios 
que la existencia misma".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/



Un hijo no será capaz de perdonar a sus padres a me­nos que se libere de la culpabilidad.

Pregunta:
Cuando pienso en ir a ver a mis padres se me hace un nudo en el estómago. 0 bien me comporto con ellos de un modo muy distante y mecánico o muy discutidor y a la defensiva. No siento compasión por ellos. ¿De­bería hacer terapia?

Respuesta de OSHO:
"No es necesario. Sólo es un miedo que procede del pasado. Tu energía está perfectamente bien: no hay ningún nudo en tu energía, el nudo sólo está en tu memoria. Son dos cosas dife­rentes.
Si el nudo está en la energía, entonces es un tema complicado. Pero si el nudo sólo está en la memoria, es muy sencillo, puedes dejarlo fácilmente. Te sugiero que antes de hacer nada, sé feliz du­rante dos o tres meses. Disfruta de la vida sin barreras, sin culpas, sin inhibiciones. Si puedes disfrutar de la vida sin culpas y sin inhibiciones, surgirá una gran compasión por tus padres.
De hecho, un hijo no será capaz de perdonar a sus padres a me­nos que se libere de la culpabilidad, porque los padres significan culpabilidad. Han creado la culpabilidad fundamental: haz esto, no hagas aquello; sé de esta manera y no seas de aquella otra. Fueron los primeros elementos creativos, pero también fueron los prime­ros elementos destructivos. Ayudaron al niño a crecer, le amaron, pero tenían sus propias mentes y condicionamientos, y le trataron de imponer esos condicionamientos. Por eso todos los hijos odian a sus padres.
    Estás en contra de tus padres, les tienes miedo porque no te permiten ser tú mismo. Por eso siempre que están ahí empiezas a sentir calambres, sientes nudos en el estómago porque no te dejan ser tú mismo. En su presencia te conviertes de nuevo en un niño; revives el pasado. Vuelves a estar desamparado; pero ahora no eres un niño; por eso, naturalmente, te vuelves discutidor, te desquitas, te enfadas o te pones muy a la defensiva, o empiezas a evitarlos..., pero todas esas cosas crean distancia.
Y hay un deseo profundo en ti de amar a tus padres; le pasa a todo el mundo. Tú vienes de ellos, les debes la vida. Todo el mun­do ama su origen, pero ese mismo origen ha hecho algo que no te permite aproximarte ni comunicarte; por eso, cuando te acercas surge el problema. Si no te acercas aparece un deseo profundo de comunicarte, de perdonar, de tender nuevos puentes.
Vive como quieras durante tres meses para limpiar esta parte de la memoria. Vive como quieras. Tus padres ya no te lo están impi­diendo. Tus padres te hablarán desde tu interior muchas veces: irás a hacer algo y aparecerá una voz paternal que dirá: "No hagas esto". Ríete de esta voz paternal y recuerda que ahora eres libre y que tus padres te han hecho suficientemente maduro como para poder vivir tu propia vida y poder responsabilizarte de ella. Por eso no necesitas esta voz, ahora tienes tu propia conciencia, no nece­sitas ningún sustituto. Ahora no hace falta que tus padres hablen por ti;  puedes hablar por ti mismo.
Prueba esto durante tres meses; y al cabo de esos tres meses ese nudo habrá desaparecido.  Puede desaparecer muy fácilmen­te, se puede borrar. Y lo puedes hacer tú solo, no necesitas tera­pia. Si no puedes y sientes que es muy difícil, entonces la terapia te puede ayudar.  Hará lo mismo: tratará de borrar esa memoria. Si no puedes hacerlo solo, siempre es bueno buscar el apoyo de algún experto que sepa cómo hacerlo, pero primero inténtalo solo.
De lo contrario, lo que a veces sucede es que tu terapeuta qui­zá sea capaz de ayudarte a que te libres de tus padres, pero enton­ces él se vuelve tu padre. La mente es tan chapucera, tan confusa, que siempre que comienza a perder el control sobre algo, inme­diatamente se aferra a cualquier otra cosa como sustituto. Por eso, mucha gente que va al terapeuta se libera poco a poco de muchos problemas, pero entonces es el terapeuta el que se convierte en el problema. No pueden permitirse perder al terapeuta; no pueden dejar la terapia. Pueden cambiar de terapeuta, pueden cambiar de terapia, pueden ir de un tipo de terapia a otro, pero se han vuelto adictos a la terapia.
En ocasiones está muy bien que abordes los problemas tú solo; te dará más confianza.
Y este es el proceso: hacer todo lo que quieras.  No se trata de si está bien o está mal.  Durante estos tres meses todo lo que quieras hacer está bien, y todo lo que no quieras hacer está mal, o sea que no lo hagas. Siéntete cómodo y completamente libre y disfruta de la vida como si acabaras de nacer por primera vez. Y es exactamente eso lo que sucede a través de sannyas.  Eres un nuevo niño, es un nuevo nacimiento.  Puedes comenzar a crecer en una nueva dirección, y entonces las voces y los condiciona­mientos paternos dejarán de ser un obstáculo, es un nuevo cre­cimiento".

OSHO, El libro del niño. Una visión revolucionaria de la educación infantil
http://osho-maestro.blogspot.com/