25 oct. 2014

Escepticismo significa indagación, también significa: "No puedo aceptar nada de lo que me has dicho hasta que no lo experimente".

          "Todas las religiones condenan el escepticismo. Y sin embargo es el principio del verdadero hombre religioso. Escepticismo significa indagación, también significa: "No puedo aceptar nada de lo que me has dicho hasta que no lo experimente". Pero no resulta fácil. Tendrás que recorrer un largo camino, y no tienes la certeza de si llegarás a encontrar la respuesta por ti mismo.
          La mayoría de la gente, la gran masa, prefiere lo fácil, lo cómodo, las cosas ya hechas, las respuestas ya dadas. Es comprensible. Desgraciadamente, los seres humanos no están dispuestos a tomarse la más mínima molestia por encontrar la verdad. Quieren que la verdad no les suponga ningún esfuerzo. Y como deseas obtener la verdad a un buen precio, hay vendedores que la ofrecen muy barata. Y no sólo barata, sino gratis. Y si no bastara con eso, incluso te recompensan; si les compras su verdad, te recompensarán. Los cristianos te llamarán santo, los hindúes te llamarán mahatma, sabio. Sin esfuerzo alguno, sin pagar nada a cambio, se obtiene mucha respetabilidad. Lo único que hay que hacer es fingir, ser un hipócrita.
          ...Una persona honesta, sincera, empezará por el escepticismo. Investigará. Pondrá un signo de interrogación sobre cada condicionamiento que sus padres y la sociedad le hayan inculcado...
          En muy pocas ocasiones, se han visto a personas que hayan declarado simplemente su soledad.
          Han tomado un pequeño sendero propio, tras abandonar la autopista por la que, por supuesto, todo el mundo se desplaza cómodamente.  Y cuando abandonas la autopista, tendrás que crear tu sendero a medida que caminas. No existen caminos ya trazados para ti. Por eso digo que la verdad es cara. Tendrás que pagar un alto precio por ella.
          Cuando camines por donde no hay sendero alguno, te sangrarán los pies. Tu mente intentará convencerte de que regreses a la autopista por la que circula todo el mundo, y te dirá: "¡No seas tonto! Si sigues por aquí puedes perderte. Allí estabas con la masa; era más acogedor. Si había tanta gente, seguro que íbamos en la dirección correcta; no pueden estar todos equivocados".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

24 oct. 2014

¡Él sabía que si él era un tipo raro, yo lo era muchísimo más!

          "En cierta ocasión...
          Me hospedaba en casa de una familia cristiana en Hyderabad. Estaba todo el día ocupado con reuniones y entrevistas.  Por la noche, cuando ya me encontraba a punto de irme a dormir, mi amigo, que era mucho mayor que yo, me dijo:
          - No he tenido ocasión de verte en todo el día y no quería molestarte porque sé que estás muy ocupado, pero tengo un problema. Perdóname: sé que es muy tarde y que ibas a acostarte, pero necesito contártelo. Mi joven hijo era un fanático de Jesús. Nadie lo tomaba en serio, y no había nada malo en que estuviese leyendo y citando la Biblia todo el tiempo. Pensamos que se trataba sólo de una fase y que se le pasaría, pero, desafortunadamente, ahora el fanático de Jesús ha dejado de serlo y ¡se ha convertido en Jesucristo!
          "Llevamos dos meses realmente preocupados. Mientras fue un fanático de Jesús lo tolerábamos; somos cristianos y leer cosas de Jesús, venerar a Jesús... era algo aceptable; aunque se estuviera volviendo un poco pesado porque se pasaba las veinticuatro horas del día diciendo: "Jesús, Jesús"...
          Va diciendo por ahí que es Jesucristo, y la gente se ríe de él; los mocosos le tiran piedras. Ahora estamos realmente preocupados y tristes. Y ha echado a perder todo su futuro profesional...
          -- Mañana por la mañana, en cuanto me lo encuentre, tendré una charla con Jesucristo -le prometí-; creo que será lo mejor.
          Conocía al joven; me había hospedado antes en casa de su familia. Y  sabía que era un poco raro, pero nunca me había molestado estando allí. ¡Él sabía que si él era un tipo raro, yo lo era muchísimo más!. Así que se lo dejé bien claro de una vez por todas: "Recuerda, a mí la Biblia y Jesucristo no me importan en absoluto; será mejor que molestes a otro. Además, soy un huésped en tu casa, así que compórtate como un anfitrión".  Lo entendió perfectamente, pero en ese época sólo era un fanático, ahora es Jesucristo.
          - Deja que antes me familiarice con la situación -le dije a mi amigo.
          De modo que, a la mañana siguiente,  en vez de esperar a que el padre me lo trajera, fui a su habitación.
          - Hola, Jesucristo,  -le saludé.
          - ¡Has dicho "Jesucristo"!, exclamó.
          - Sí -respondí.
          - Pero nadie me cree; ni mi padre, ni mi madre, hasta mis amigos me han dejado -me explicó-. Desde que me convertí en Jesucristo, no tengo amigos.
          - Puedes confiar en mí. Los fanáticos no me gustan, pero Jesucristo... repuse-. ¡Qué gran idea!  Ven, ahora que estamos en el mismo barco podemos hablar.
          - ¿A qué te refieres  --preguntó.
          - Tú ven. Estamos en el mismo barco; enseguida entenderás a qué me refiero -contesté...
          Lo intenté de muchas formas, pero él estaba a la defensiva. Sospechaba que el padre podría estar detrás de todo aquello y que me estaba utilizando para persuadirle de que se limitara a ser un fanático de Jesús, para que le dijera: "Ya está bien. Estamos en el siglo veinte, sería muy difícil... Si ya en tiempos de Jesús era muy difícil, en la actualidad lo será todavía más".
          No se avenía a razones. Entonces llegó su padre y, dirigiéndome a él, dije:
          - Creo que realmente es Jesucristo. Ahora lo que necesita es ser crucificado.
          - ¡Qué! -exclamó el joven.
          - Sin crucifixión no recuperarás la razón -afirmé...
            Su padre también se quedó sorprendido cuando dije que lo que necesitaba era ser crucificado.
          - Tú has los preparativos -pedía a mi amigo.
          - ¿Lo dices en serio? -preguntó el joven.
          - Yo siempre hablo en serio -contesté-. Como te he dicho, si tú eres fanático de Jesús, yo lo soy muchísimo más. Y si eres Jesucristo, también lo soy muchísimo más. Me aseguraré de que seas crucificado; y, además, te esperaré aquí hasta que resucites.
          - Perdóname -dijo dirigiéndose a su padre-, me limitaré a ser un fanático de Jesús. No quiero ser crucificado porque no creo que pueda resucitar. Sería demasiado complicado". 

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 oct. 2014

En la vida puedes cometer muchos errores, equivocaciones..., ya que el hombre es falible.

          "...en la vida puedes cometer muchos errores, equivocaciones  --no pecados--, ya que el hombre es falible. No nace siendo omnisciente, sabiéndolo todo. No nace siendo Papa, es decir, infalible. Tropezará muchas veces, pero volverá a levantarse. Así es como aprende a caminar; así es como aprende a ver, a investigar.
          Sí, muchas veces tomará el camino equivocado. No hay nada malo en ello. Al tomar el camino equivocado, estás aprendiendo que no es el correcto, porque cuando vas en una dirección equivocada no te sientes cómodo; es una señal que te envía tu cuerpo. Te sentirás incómodo, sentirás un nudo en el estómago, te sentirás tenso, porque, vayas donde vayas, ese no es tu camino natural. Todas esas señales sirven para cambiar de ruta y saber de una vez por todas que no es el camino correcto para ti".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

13 oct. 2014

Lo único que importa es ¡tu despertar!

          "¿Qué es la infelicidad? La infelicidad es sentir que no estás siendo tú mismo. Es la brecha que se forma entre lo que eres y lo que crees que deberías ser. Y esa brecha es la infelicidad. Cuanto más grande sea, mayor será tu desdicha. Los idiotas son felices porque carecen de la inteligencia suficiente para darse cuenta de que esa brecha existe.
          Las personas más inteligentes del mundo son las más desdichadas porque son tan conscientes de esa brecha que se ven incapaces de olvidarse de ella, de ignorarla. Hagan lo que hagan, la brecha sigue estando ahí, y eso les causa dolor: "¿Por qué no puedo ser yo mismo?".
          Por eso estoy seguro de que si por desgracia consigues ser Cristo, Krishna o yo mismo, significa que ya no formas parte del mundo de los cuerdos y que te has vuelto completamente loco. Si no distingues entre el sueño y la realidad, y no ves la diferencia entre ambos, te encuentras en gran peligro; es un suicidio espiritual.
          Los sueños no tienen inteligencia propia. Un sueño es una nube que te rodea y con la que te identificas porque estás dormido. Y cuando estás despierto, sigues sin estarlo del todo, y por eso persistes en identificarte con muchas cosas. Te haces hinduista; eso implica identificarse con algo. Te conviertes al cristianismo o al judaísmo; eso supone identificarse con algo, y demuestra también que no estás despierto. "Despierto" es una palabra. Estás despierto de un modo tan superficial que cualquier cosa puede afectarte y hacer que vuelvas a estar dormido. Si pasa una mujer hermosa, vuelves a dormirte. Y en ese sueño buscarás la manera de conseguirla o de poseerla. Te olvidas por completo de que no estás dormido...
          Yo no estoy aquí para proponeros un sueño, sino todo lo contrario; he venido para destruirlos. Si aparezco en uno de tus sueños, córtame la cabeza inmediatamente, no dejes escapar la ocasión. Y no preguntes de dónde sacarás la espada. Si consigues que yo salga en tu sueño, también aparecerá la espada. Si puedes soñar conmigo, también puedes soñar con una espada...
          Los sueños son una señal. Es tu ser interno que te avisa que no estás siendo como deberías, que tu destino sigue sin cumplirse y que ese ser no puede expresarse.
          Ese es el único significado del sueño. Los sueños no dicen: "Ven. Sígueme. Conviértete en Cristo, en Buda, en Krishna".  No, eso sería ir en tu contra.
          Sé tú mismo, únicamente tú. Y no te preocupes de qué tipo de flor llegarás a ser. Da igual que seas una rosa, una flor de loto o una caléndula. Lo que importa es que florezcas.
          Lo diré de nuevo: lo importante no es la flor, sino florecer, y eso no cambia aunque seas una caléndula... La caléndula es una flor corriente. No sé cómo será aquí, en Estados Unidos, pero en la India es la flor más común. Las rosas son elegantes y la flor de loto aún más. Pero eso no importa.
          La floración de una caléndula produce el mismo éxtasis que el de una rosa, porque ese éxtasis no lo produce el color, ni el aroma ni el tamaño. No, el éxtasis es el fruto del fenómeno en sí, del milagro de florecer, de abrirse. La caléndula se convierte en caléndula porque ese era su dentino. La rosa se convierte en rosa porque ese era su destino.  Ambos han cumplido su destino. Su realización es exactamente igual.
          Cuando te conviertas en ti mismo no serás como yo, ni como Cristo, ni como Krishna; serás tú mismo. Pero te envolverá el mismo éxtasis que me envuelve a mí...
          ...el verdadero trabajo está en tu interior. Pero es algo que tienes que hacer tú. Si no lo haces, habrás estado en la Tierra sin saber qué es la auténtica existencia. La forma en que has vivido no puede llamarse vivir, sino vegetar.
          No seas un vegetal, un repollo, una coliflor. Hay dos tipos de personas: los repollos son gente sin estudios; las coliflores son  repollos con estudios, pero no existe una gran diferencia entre ellos. 
          Lo único que importa es ¡tu despertar!".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

12 oct. 2014

El odio es como una roca; el amor, como una flor.

          "¿Te has dado cuenta de que el amor es momentáneo? Viene y va como una brisa. Cuando te sucede, estás tan lleno de amor hacia una persona que ni te planteas la posibilidad de que ese amor pueda desaparecer nunca. En esos momentos la gente se pone romántica  y empieza a decir cosas que sólo se les permite decir a los locos o a los poetas. Pero ese sentimiento es tan desbordante que necesitan decir: "¡Te amaré para siempre!".  Y en ese instante es verdad. No están mintiendo, es lo que sienten: "Si volviera a nacer, no podría amar a alguien que no fueses tú".
          E insisto, la persona no está mintiendo, es totalmente honesta. Está tan llena de amor que siente que será así, que la vida será demasiado corta para colmar ese amor, para compartirlo con la persona amada. Pero no se da cuenta de que sólo es una brisa que se filtra a través de una puerta, y que luego desaparece por otra, dejándote en el mismo estado en el que estabas antes, de vuelta a la tierra de nuevo...
          El amor es momentáneo, una fase; pero, al parecer, el odio es mucho más fuerte. Te enamoras, te desenamoras. Pero cuando caes en el odio...No es frecuente oír que un hombre se haya caído del odio. Se queda atascado, pegado. El odio tiene cierta fuerza; te mantiene pegado a él. Los enemigos siguen siendo enemigos durante generaciones...
          Pero el sentimiento del odio se prolonga mucho tiempo; sin embargo, el del amor es muy corto. Tal vez sean así las cosas. Por la mañana hay muchas rosas pero, al atardecer,  sus pétalos empiezan a caer; van desapareciendo. Pero ¿y la roca?. La verás ahí por la mañana y por la tarde, y seguirá estando ahí la mañana siguiente. Muchas rosas aparecerán y luego se irán, pero la roca permanecerá ahí. El odio es como una roca; el amor, como una flor".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

La singularidad de cada individuo es absoluta...Tú eres tú, eres incomparable.

"La singularidad de cada individuo es absoluta.
No existe nadie de tu misma época que sea igual que tú;
pero tampoco en toda la eternidad 
volverá a haber nadie como tú. 
Y nunca ha habido nadie como tú anteriormente. 
Tú eres tú, 
eres incomparable".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

11 oct. 2014

En lo más profundo de tu ser sólo existe una cosa: atestiguar, vigilar, observar, consciencia. Y eso es lo que yo llamo meditación.

          "¿Qué le sucede entonces a toda la humanidad? Tú eres consciente de la ansiedad, pero aún no eres consciente de la angustia. En primer lugar, cuando sientes angustia, experimentas una enorme inestabilidad, una profunda depresión; un abismo insondable se abre ante ti y caes en él. Es terrible, pero sólo al principio. Si tienes un poco de paciencia, y aceptas lo que sea que esté ocurriendo, pronto notarás una nueva calidad en tu ser. Todo ocurre en torno a ti, no ocurre en ti.  No es algo interno, sino externo. Incluso tu propia mente forma parte de esa parte externa.
          En lo más profundo de tu ser sólo existe una cosa: atestiguar, vigilar, observar, consciencia. Y eso es lo que yo llamo meditación.
          Sin angustia, no se puede meditar. Hay que atravesar primero el fuego de la angustia. Ese fuego destruirá todas las impurezas que hay en tu interior y te dejará limpio, renovado. Tu ser no está lejos. Está ahí, muy cerca, pero el zumbido de todos tus pensamientos te impiden oírlo, verlo, sentirlo.
          La angustia es la búsqueda de uno mismo, interrogarse sobre uno mismo... Una mente madura sólo tiene una pregunta...: "¿Quién soy yo?". Lo cual no significa que tengas que verbalizarla, simplemente debes mantenerte en un estado de interrogación... Al principio, la pregunta esencial es terrible, dolorosa, pero al final se convierte en una bendición.
          Gautama Buda dijo: "Mi camino es amargo al principio, pero muy dulce al final"...
          Sí, es amargo al principio pero dulce al final. Al principio es como la muerte, y al final es como la vida eterna. Todos los miedos de la existencia son tuyos, estás tan bendecido que bendices a toda la existencia. Ese es el significado de la palabra Bhagwan: el bendecido. De los dolores de parto de la angustia nace el bendecido".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

No te estoy ofreciendo piedras muertas. Te estoy regalando flores vivas. Ni yo ni nadie puede predecir cómo será mañana. Cuando llegue, entonces te será revelado...

          "Mi sannyasin no tiene que mirar atrás. No tiene que pensar en una revolución que ocurrió en el pasado. No, tiene que vivir la revolución cada día. Y su revolución no se detendrá nunca. Por eso lo llamo "rebelión", para establecer la diferencia. Su rebelión es algo vivo; no se trata de un incidente en la historia, es una explosión de su ser. No tiene nada que ver con el tiempo sino con su espacio interior. Y además es una continuidad: lo vive, lo respira, es el latir de su corazón...
          Si me preguntas, la verdad es lo que estoy diciendo en este mismo momento. ¿Quién sabe qué ocurrirá mañana? No puedo garantizar que mañana mis palabras sigan siendo la verdad. Porque mañana...El universo entero es un flujo continuo.
          No te estoy ofreciendo piedras muertas. Te estoy regalando flores vivas. Ni yo ni nadie puede predecir cómo será mañana. Cuando llegue, entonces te será revelado...
          Con mis palabras, puedes quemarte, pero no encontrarás en ellas ningún tipo de teología, de dogmatismo. Puedes encontrar una forma de vivir pero no un dogma que predicar. Puedes encontrar una cualidad de rebeldía que embeber, pero no un concepto revolucionario que llevar a cabo...
          Prácticamente todas mis frases serán problemáticas para cualquiera que quiera organizar una religión en torno a mí.
          Sí, podrás crear una comunidad flexible, una comuna. Recuerda la palabra "flexible"; donde todo el mundo sea independiente, donde cada cual sea libre de vivir a su manera, de interpretarme como desee, de encontrar aquello que busca. Donde uno pueda hallar la forma de vivir que ha elegido..., y cada uno consigo mismo.
          No es necesario que nadie defina mi religión. La estoy viviendo abiertamente. Puedes darle tu propia definición, pero sólo para ti; una definición que irás cambiando continuamente. Lo harás a medida que me entiendas mejor. No podrás conservarla en las manos como algo muerto. Tendrás que cambiarla, y, simultáneamente, ella te irá cambiando a ti".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

10 oct. 2014

¿Has estado alguna vez en un psquiátrico? Siéntate allí y verás un fiel reflejo de tu mente.

          "Bazar" es una hermosa palabra. El inglés la ha tomado de Oriente, pero quizá no sepan que viene de buzzing (zumbar): un bazar es un lugar donde hay un constante zumbido. Y tu mente es el mayor bazar que existe. En cada mente, en un cráneo tan pequeño, hay un gran bazar. Te sorprenderás al descubrir la cantidad de gente que habita en ti: la cantidad de ideas, de pensamientos, de deseos, de sueños. Simplemente sigue observando sentado en medio del bazar.
          En cuanto empiezas a decir: "¿Quién soy yo?", entras a formar parte del bazar, empiezas a zumbar. No zumbes, no seas un zumbador; limítate a estar en silencio. Deja que el bullicio del bazar continúe; quédate en el centro del ciclón. Sí, requiere un poco de paciencia. No se puede saber cuándo se detendrá el zumbido dentro de ti, pero lo que sí es seguro es que acabará por desaparecer. Depende de ti, de lo grande que sea tu bazar, de cuántos años o cuántas vidas lo lleves atestando de cosas, de cuánto lo hayas nutrido y de cuánta paciencia tengas para soportar esa muchedumbre desquiciada a tu alrededor, enloqueciéndote, tirando de ti desde todas partes.
          ¿Has estado alguna vez en un psquiátrico?  Siéntate allí y verás un fiel reflejo de tu mente".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

9 oct. 2014

¡Vive la vida intensamente, no a medio sino a todo gas!

"La vida se puede vivir, 
se puede amar, 
se puede bailar, 
se puede beber, 
se puede saborear. 
Puedes hacer tantas cosas... 
Sólo hay que quitar el regulador de potencia.
¡Vive la vida intensamente, 
no a medio sino a todo gas! 
Así se convertirá en un misterio. 
Mi religión es misticismo puro".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

3 oct. 2014

El rebelde es ... a la vez una espada y una canción.

          "El rebelde es ambas cosas. Es a la vez una espada y una canción. Dependiendo de la situación, puede convertirse en una espada o en una canción.
          Esto es una comunión de rebeldes. Estamos en contra de la sociedad, de la política, de la nación, de las razas y de la religión. Eso ha quedado atrás. Hemos venido solos para estar con aquellos que han venido por el mismo motivo que nosotros, para estar solos.
          Recuerda que la soledad es algo sagrado. No deberías transgredir ni la soledad, ni la libertad, ni la forma de ser de nadie. Puedes estar en comunión, amar, estar en pareja, disfrutar, pero recuerda que siempre estás solo. Has nacido solo y morirás solo; por tanto tienes que vivir solo. Y todas las personas que se encuentran aquí son individuos; están solas. No siguen ninguna doctrina ni ningún dogma, simplemente escuchan su propia voz interior. Tratan de oírla y de obedecerla".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/