28 nov. 2014

La vida no puede ser experimentada a través del pensamiento; pero sí puede disfrutarse mediante el baile y el canto.

          "Quiero que recordéis mi punto de vista. Yo soy existencialista. Y afirmo que la vida no tiene sentido ni tampoco deja de tenerlo. Es una cuestión irrelevante. La vida es simplemente una oportunidad, una ocasión. Y depende de ti cómo quieras usarla. El sentido, el color, la canción, la poesía y cómo la bailes dependen de ti.
          La vida es un desafío creativo y es bueno que no tenga ningún significado concreto; de otro modo no existiría ningún desafío. Entonces sería una cosa ya hecha; naces y el sentido de la vida te es dado, y ese es el sentido que mantienes toda la vida. No, la existencia en sí es mucho más profunda que cualquier significado.
          La existencia es un reto a la creatividad... La existencia es tan amplia que te proporciona la libertad absoluta de ser lo que tú desees, de desarrollar tus capacidades. Te ofrece un espacio sin obstáculos para crecer y florecer. No te impone nada...
          ...la vida te ofrece todo el espacio que necesitas, incluso más del que precisas. En ves de preocuparte de por qué la vida está vacía, céntrate en ocupar el espacio que tienes ante ti. Esta amplitud sin límites, sin directrices y sin mapas es maravillosa. Puedes desplazarte como una nube por los cielos, sin ataduras, en libertad. La meta estará allí donde recales, allí donde te lleve el viento...
          La vida y el sentido son dos cosas completamente distintas. El sentido es un concepto lógico y la vida nada tiene que ver con la lógica. Para vivir hay que dejar la lógica a un lado; de lo contrario no podrás hacerlo. Siempre surgirá la lógica para impedirte vivir: "O lo uno o lo otro". Por mucho que pienses, no vivirás más tiempo. Y cuanto más pienses menos posibilidades tendrás de vivir.
          Para vivir hay que trascender en cierto modo el pensamiento.
          Zorba el griego dijo a su jefe: "Jefe, yo sólo le encuentro un defecto..., usted piensa demasiado". Y tenía razón, incluso su jefe acaba reconociendo que es verdad. Zorba se pasa todo el día trabajando duro, bregando..., y después baila y toca un instrumento... Toca el santuri, baila, se vuelve loco bailando... y su jefe se queda sentado. Un día,  Zorba le dice: "¿Qué hace ahí sentado? La luna está llena, el río está ahí y la arena invita, y el viento es tan agradable..., véngase conmigo". El jefe lo acompaña a regañadientes porque Zorba, hombre de gran fuerza física, practicamente lo arrastra.
          El jefe es lo que uno espera de un jefe: rico, intelectual, pero sin fuerza. Zorba tira de él y empieza a bailar y a tocar el santuri. El jefe trata de imitarle y lo encuentra estimulante... el viento, la luna, el río, la arena, la forma enloquecida de tocar el santuri y el baile desenfrenado de Zorba. Poco a poco, se va olvidando de que es el jefe, y se pone a bailar.  Le cuesta un poco dejarse ir, pero al final lo consigue. Y aunque sea por un instante, ahora él también sabe que la vida tiene otro sabor.
          La vida no puede ser experimentada a través del pensamiento; pero sí puede disfrutarse mediante el baile y el canto. No cabe duda de que el pensamiento es la dimensión más árida de tu vida. Es un desierto sin oasis.
          Si sientes que la vida no tiene sentido, entonces no sabes vivir, porque el sentido nada tiene que ver con la vida. El principio fundamental debe ser este: la vida nada tiene que ver con el sentido. La vida no es aritmética, no es lógica, no es filosofía.
          La vida en sí misma es un éxtasis... ¿A quién le importa el sentido? Trata de imaginarte experiencias esencialmente alegres y entonces verás que preguntarte qué significan es una tontería.  Cuando alguien pregunta "¿qué sentido tiene la vida?", inevitablemente está preguntando: "¿qué sentido tiene el amor?"... No se puede definir el amor, si tuvieras que hacerlo te encontrarías perdido. ¿Puedes definir tu amor?...
          Hay cosas que son indefinibles; por eso digo que mi religión es misticismo puro, porque admito que hay cosas que no tienen explicación ni pueden definirse; tan sólo pueden conocerse a través de la experiencia, tras haberlas vivido. Si tratas de pensar en ellas, se te escapan...
          La vida es una experiencia.
          El nacimiento es sólo el principio. No naces como un ser completo y desarrollado del todo; lo haces con todas las dimensiones abiertas. Esa es la belleza y la dignidad del ser humano".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

25 nov. 2014

Olvídate de la competencia y de la envidia.

          "La envidia te impide percibir un hecho muy simple: te han enseñado a sentirte inferior o bien superior a alguien. Y eres tan inconsciente de ello que juzgas a la gente constantemente como inferior o superior, buena o mala, correcta o equivocada. No juzgues; cada persona es un mundo, acéptala como es. Pero sólo podrás hacerlo si te aceptas a ti mismo como eres, sin vergüenzas ni sentimientos de inferioridad.
          ...Cuando comparas, te alejas mucho en dos direcciones. En una de ellas hay una fila interminable de gente superior a ti; en la otra, hay gente inferior a ti; y tú estás en el medio.
          No tienes tiempo de observarte. Te pasas la vida luchando para conseguir el puesto de aquel que está por encima de ti, y al mismo tiempo debes empujar al que está por debajo, porque pretende quitarte el sitio. Te tira de la pierna así como tú tiras del que tienes encima. Es una extraña cadena en la que todo el mundo tira de la pierna de todos. Y todos se encuentran en un aprieto porque alguien está tirando de ellos...
          Tu vida es como un estiramiento psicológico, por eso no tienes tiempo, ni energía, ni espacio para ti. Para sentirte bien siempre estás fijándote en los demás...
          Obviamente, si vas por este camino, sentirás envidia y competirás con todos aquellos que estén a tu alrededor...
          Olvídate de la competencia y de la envidia. No tiene ningún sentido. Es un método muy astuto inventado por los sacerdotes para que nunca puedas ser tú mismo... ya que eso es lo único que temen todas las religiones.
          Si eres tú mismo, te sentirás en paz, satisfecho, experimentarás el éxtasis. Entonces ¿a quién le importa Dios? Tú eres Dios. Has podido saborear la divinidad en tu interior. Ya no te importa el emperador ni te molesta que sea superior a ti. ¿Cómo puede ser superior a ti?  Lo que has saboreado es tan sublime que ese pobre diablo no puede ofrecerte nada. Tal vez te inspire pena, pero no te sentirás inferior a él.  No te sentirás superior ni junto a un mendigo, porque sabes que lo que tú has descubierto también está dentro de él.
          No hay una diferencia cualitativa entre el mendigo, el emperador y tú. Lo único que los separa son elementos externos: la ropa, los títulos, el elefante sobre el que se sienta el rey, y el mendigo con sus harapos. Pero no son estos los que marcan la auténtica diferencia.
          En tu interior descubrirás una tranquilidad, una serenidad, un silencio... un tesoro inconmensurable. Cuando lo descubres, te das cuenta de que todo el mundo posee ese tesoro; la cuestión es si lo sabes o no. Esa es la única diferencia: saberlo o no. Pero en lo que respecta a la existencia, toda la belleza, el éxtasis y la danza del planeta y del universo están en todos y cada uno de nosotros.  Sí, se expresa de diferentes maneras; sin embargo,  no hay motivos para pensar que alguien que lo exprese mediante la danza sea mejor que otro que lo haga a través de una canción o de su silencio. Están expresando exactamente el mismo éxtasis".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

16 nov. 2014

¿Crees que sembrar la semilla y recoger la cosecha son dos procesos distintos?

          "La ley del karma no es más que bu bu...          
          Para mí, es cierto que cada acción tiene una consecuencia, pero no en algún lugar lejano en la próxima vida. La acción y el resultado son inmediatos, forman parte de un mismo proceso. ¿Crees que sembrar la semilla y recoger la cosecha son dos procesos distintos? No, es el mismo. Cuando siembras una semilla, nacen otras muchas y luego crecen y, un día, esa semilla que sembraste se habrá convertido en miles de semillas. Eso es lo que se llama cosecha. Es la misma semilla que ha estallado en otras miles. No interviene la muerte para nada, no hace falta una vida futura; se trata de una continuidad.
          Así que lo que hay que recordar es que, según mi visión de la vida, toda acción ha de tener alguna consecuencia, pero no será en algún otro lugar, sino aquí y ahora. Lo más probable es que suceda de forma casi simultánea. ¿No sientes cierta alegría, cierta paz, cierta trascendencia, cuando eres amable con alguien? ¿No experimentas alegría por lo que has hecho? Es una profunda satisfacción. ¿Has sentido alguna vez lo mismo cuando estás enfadado, cuando la rabia te consume, cuando haces daño a alguien, cuando una intensa oleada de ira te invade? ¿Has experimentado alguna alegría o un sentimiento parecido? ¿Has sentido alguna vez una paz, un silencio, descendiendo sobre ti?  No, es imposible.
          Seguro que sientes algo, pero será tristeza por haber obrado como un necio que ha vuelto a hacer aquello que había decidido no hacer nunca más. Te sentirás absolutamente indigno. Sentirás que eres una máquina en vez de un hombre, porque no has respondido correctamente, sino que has reaccionado. Alguien te hizo algo y tú reaccionaste. Aquel hombre manejaba los hilos, y tú danzaste al son que él quería; tenía poder sobre ti". 

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

Así es mi ley del karma.

          "Yo no te firmo ningún pagaré. Todas las religiones lo han hecho. ¡Soy partidario del dinero en efectivo! No creo en pagarés, creo en el dinero en efectivo. Mi religión es una religión que se fundamenta en el dinero en efectivo; actúas y recibes inmediatamente el resultado de tu acción, a la que te conectas como una continuación. No hay discontinuidad. Así es mi ley del karma.
          Difiere mucho de todas las filosofías de la ley del karma que se han predicado en el pasado, particularmente en Oriente. Pero la mía tiene una dimensión diferente, es estética. Cuanto más despiertos estén tus sentidos, mayor es tu reverencia por la vida; tiene que ser así. Si posees esa sensibilidad, te volverás tan respetuoso que incluso cortar la flor de una planta te parecerá un acto feo...
          El vegetarianismo no debería ser moral ni religioso. Es una cuestión de estética; tu sensibilidad, tu respeto, tu reverencia por la vida. Para mí, esta es la ley del karma. Todas las demás interpretaciones son absolutamente erróneas, tan sólo bu bu".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/

5 nov. 2014

Una forma sencilla de parar la mente.

          "El ejercicio de parar era enormemente significativo; quizá una de las mayores aportaciones  al mundo moderno; y el mundo todavía no se ha dado cuenta de ello. Gurdjieff encomendaba a sus discípulos que desarrollaran todo tipo de actividades: unos cavaban en el jardín, otros cortaban leña, otros cocinaban, otros fregaban los suelos. Había numerosas actividades en marcha, hasta que, de repente, él decía "¡Stop!". Entonces, donde sea que te encontrases, en la postura que estuvieses, debías quedarte quieto. No se puede hacer trampa, porque entonces no tiene sentido hacer el ejercicio...
          Es sorprendente que un ejercicio tan simple consiga que seas tan consciente de ti mismo...
          Cuando te conviertes en una estatua no se te permite ni parpadear; en cuanto oyes la palabra "¡Stop!", tienes que quedarte exactamente como estás. Tan sólo significa "parad", nada más.  Para tu sorpresa, de pronto te conviertes en una estatua; y, en ese estado,  puedes verte con transparencia.
          Siempre estás inmerso en una actividad constante, y la actividad de la mente va asociada a la actividad del cuerpo. No pueden separarse, de modo que cuando el cuerpo se queda totalmente quieto, la mente, por supuesto, también se detiene al instante. Entonces puedes ver el cuerpo, congelado, como si fuese el cuerpo de otra persona; puedes ver cómo la mente, al perder esa asociación, se queda inmóvil de repente...
          Los estudios de Gurdjieff eran mucho más profundos. Descubrió una forma sencilla de parar la mente...
Gurdjieff gritaba "¡Stop!" y todo el mundo se quedaba inmóvil. Cuando el cuerpo se queda de pronto inmóvil, la mente se siente un poco rara: ¿Qué ha ocurrido? Al no sentirse asociado con el cuerpo inmóvil, la mente queda conmocionada. Están sincronizados, en profunda armonía, se mueven a la vez. Pero ahora el cuerpo se ha quedado totalmente inmóvil. ¿Qué se supone que debería hacer la mente? ¿A dónde puede ir?
          Durante un momento se produce un  silencio absoluto; pero basta un momento así para darte a conocer el sabor de la meditación".

Osho, Nacer con una pregunta en el corazón
http://osho-maestro.blogspot.com/