29 jun. 2015

Una religión auténtica convertirá a un hombre en un león que camine en solitario, que nunca camine con la multitud.

          "Tienes que crear tu propio camino a tu propio templo. Nadie puede ayudarte, y ésta es la grandeza de la humanidad, una tremenda dignidad, que solo puedas seguir tu propio camino.
          Todas las religiones dirigen a la gente equivocadamente; están destruyendo a la gente, convirtiéndolas en ovejas. Una religión auténtica convertirá a un hombre en un león que camine en solitario, que nunca camine con la multitud. Nunca querrá caminar con la multitud, porque con la multitud siempre tienes que transigir. Con la multitud siempre tienes que escuchar a los demás: sus críticas, sus evaluaciones, sus ideas de qué es lo correcto y lo equivocado, sus valores de lo que está bien y lo que está mal.
          En la multitud no puedes permanecer natural. La multitud es un entorno muy poco natural. A menos que seas muy consciente, la multitud te aplastará hasta convertirte en polvo. Por eso no se encuentran muchos budas en el mundo. Un buda tiene que luchar centímetro a centímetro por su individualidad. No tiene que ceder ante la multitud, cueste lo que cueste...
          Recuerda constantemente que tienes tu propio destino, tal como cada persona tiene el suyo propio. A menos que te conviertas en la flor cuyas semillas has estado llevando contigo, no te sentirás dichoso, realizado, satisfecho, no podrás danzar al viento, bajo la lluvia, al sol. Sólo puedes estar en el paraíso como individuo, después de haber seguido la ruta que tú mismo has creado al entrar. No hay caminos preestablecidos.
          Y cuando entras, penetras en el puro espacio, no en una carretera; ni siquiera hay huellas. Buda solía decir que el mundo interno es como la bóveda celeste. Los pájaros vuelan, pero no dejan huella. Nadie puede seguir sus huellas porque en el cielo no las hay; mientras vuelan, sus huellas se disuelven.
          El cielo interno siempre permanece puro, esperándote, porque nadie puede entrar dentro de ti".

Osho, El juego de la vida

28 jun. 2015

Ser un sannyasin es ser un "outsider". Has dejado de pertenecer a la muchedumbre. Has elegido el camino del león, estar solo en vez del camino de una oveja.

          "Ser un sannyasin es ser un extraño. Ser un sannyasin es ser un  "outsider". Has dejado de pertenecer a la muchedumbre. Has elegido el camino del león, estar solo en vez del camino de una oveja, estar siempre en la muchedumbre...
          ¿Cuál ha sido la contribución de la muchedumbre para ti? Sí, te ha dado codicia, te ha dado violencia, te ha dado ambiciones que son todas feas, te ha dado auto-odio, te ha dado un constante deseo por el futuro, pero eso es una estrategia para alejarte del presente. Y recuerda, tu anhelo por el futuro nunca estará satisfecho. Toda satisfacción está en el presente.
          Las únicas personas que han alcanzado algo que merezca la pena son las personas que han tenido el coraje de ser extraños. Ciertamente hay un temor al principio porque mientras más te vuelvas un extraño más eres condenado...
          Ser un "outsider" significa que has dejado caer todo lo que te ha dado el pasado como herencia..."

Osho, Ser un extraño (Discurso de la Serie Satyam Shivam Sundram, # 28)
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 jun. 2015

¡Comparte tu ser!

          "La verdadera riqueza es la generosidad.
          Y para ser generoso, para compartir, no necesitas muchas cosas. Para ser generoso basta con compartir lo que tengas. Es posible que no tengas mucho, pero eso no importa. ¿Quién tiene mucho? ¿Quién puede llegar a tener suficiente? Nunca es suficiente, nunca es bastante. Puede que no tengas nada en absoluto, puede que sólo seas un mendigo en el camino, pero,  aún así,  puedes ser generoso.
          ¿No puedes sonreír cuando te cruzas con un desconocido? Puedes sonreírle, puedes compartir tu ser con un extraño, y entonces estás siendo generoso. ¿No puedes cantar cuando alguien está triste? Puedes ser generoso, una sonrisa no cuesta nada. Pero te has vuelto tan avaro que te lo piensas tres veces incluso antes de sonreír: ¿Sonreír o no sonreír? ¿Cantar o no cantar? ¿Bailar o no bailar? De hecho, ¿ser o no ser?
          Si no tienes nada, comparte tu ser. Y esa es la mayor de las riquezas; todo el mundo ha nacido con ella. ¡Comparte tu ser! Estira tu mano, acerca tu mano al otro con amor en tu corazón...
          La cuestión no consiste en compartir algo, sino simplemente en compartir, tengas lo que tengas. Si no tienes nada más, como mínimo tienes un cuerpo cálido; puedes sentarte cerca de alguien y darle tu calidez. Puedes sonreír, puedes danzar, puedes cantar; puedes reír y ayudar a que el otro ría".

Osho, El juego de la vida

14 jun. 2015

Arriésgalo todo y entra en lo desconocido, porque ése es el único modo de vivir al máximo.

          "La vida es una gran aventura, pero la gente tiene tanto miedo que se aferra a lo familiar, a lo conocido, a lo bien definido, a lo lógico.Nunca van más allá de la frontera de la mente. Si vives en la mente, estás viviendo en una tumba. Si vas más allá de la mente, has salido de la tumba.
          Uno puede vivir cada momento con tal intensidad, con tal aventura, que cada instante se convierta en un gran regalo, porque trae tanta alegría, tanto éxtasis. Pero uno tiene que estar dispuesto a abandonar el pasado. Uno no debería dejar que el pasado se acumulara. El pasado se convierte en una prisión y te rodea como un muro. Muere al pasado cada momento y mantente fresco, tu vida será una gran aventura.  Y sólo los aventureros pueden conocer la verdad.
          La preparación tiene una ventaja, y es que da seguridad. También tiene una desventaja, y es que impide la aventura.  Así, todas las vidas seguras serán no-aventureras y todas las vidas aventureras serán inseguras...
          Generalmente  nos gustaría tener toda la alegría junto con todas las seguridades, pero eso no ocurre. La vida no funciona así, y no se puede hacer nada al respecto. Eso es lo que queremos: queremos lo imposible. Queremos seguridad, control y queremos alegría, celebración y grandes aventuras. Pero ambas cosas no pueden ocurrir a la vez, no puedes tener ambas. No vienen en el mismo paquete...
          La vida es una aventura. Invítate a constantes aventuras, y cuando sientas la llamada de lo desconocido, escúchala. Arriésgalo todo y entra en lo desconocido, porque ése es el único modo de vivir al máximo".

Osho, El juego de la vida

8 jun. 2015

Los budas te pueden enseñar el camino, pero luego tienes que hacerlo tú solo, tienes que recorrerlo tú.

          "Me preguntas: "Tengo miedo ¿Puedes ayudarme?".
          Sólo tú puedes ayudarte. ¿Cómo podría ayudarte yo? Yo no puedo destruir tu ego. Si estás apegado a él, nadie podrá destruirlo; tienes cierto interés en mantenerlo y nadie puede destruirlo. Sólo puedo compartir contigo lo que sé. Los budas te pueden enseñar el camino, pero luego tienes que hacerlo tú solo, tienes que recorrerlo tú. Yo no puedo llevarte de la mano...
          Yo nunca ayudo a nadie, tendrás que ayudarte tú mismo. Yo puedo estar al alcance, como lo estaría un río, pero si tienes sed tendrás que beber tú mismo. Tendrás que ir al río, poner las manos, llevarte el agua a la boca y beberla.
          El río está al alcance; yo estoy al alcance.
          Puedes beber tanto como quieras de mí --por mi parte no hay ninguna condición-- pero no puedo ayudarte...
          Mi primer requisito es este: que los que estén a mi alrededor sean absolutamente responsables de sí mismos. Nadie más puede serlo. Aquí no hay una iglesia ni una figura paterna, no hay un credo, no hay un dogma. Todo el mundo está aquí por su amor particular, por su propio entendimiento personal.
          El principio de la libertad es ser absolutamente responsable, y la libertad es el fenómeno más elevado".

Osho, Ven otra vez, ven. Celebrando la alegría de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/

5 jun. 2015

Si una persona puede entrar profundamente en su dolor, descubrirá que todo el dolor se ha evaporado.

          "No tienes que encontrar la dicha fuera de ti, en contraste con la pena. Hay que encontrar la dicha profundamente oculta, escondida detrás de la pena misma. Tienes que ahondar en tus estados dolorosos y encontrarás una fuente de alegría.
          Estás triste. Entra en tu tristeza en lugar de buscar una actividad, una ocupación, para escaparte. En vez de ir a ver a un amigo, o de ir al cine, o de poner la radio o la televisión, en lugar de escapar de ello, de darle la espalda, abandona toda actividad.  Cierra los ojos y entra en ello, viéndolo tal como es, por qué es así; y míralo sin condenarlo, porque si lo condenas, no podrás verlo en su totalidad. Míralo sin juicio. Si lo juzgas,  no podrás verlo en su totalidad. Sin juicio, sin condena, sin evaluación, simplemente obsérvalo, observa qué es. Míralo como si fuera una flor, triste; una nube, oscura; pero míralo sin juicio para poder ver todas sus facetas.
          Y te quedarás sorprendido: cuanto más entras en ello, más se dispersará. Si una persona puede entrar profundamente en su dolor, descubrirá que todo el dolor se ha evaporado. En esa evaporación del dolor se produce la alegría, la dicha".

Osho, El juego de la vida