23 ene. 2017

La inteligencia es una flor muy delicada.

"En los monasterios las personas son casi como animales, porque mientras más te torturas a ti mismo, mayor es la pérdida de tu inteligencia; la inteligencia necesita confort. La inteligencia es una flor muy delicada. No intentes cultivar rosas en el desierto. La inteligencia es una flor muy delicada. Crece en el lujo. Requiere de un suelo lujoso, fértil, creativo, lleno de vitalidad; sólo así puede florecer. Y sin inteligencia, ¿qué eres tú?

Mi esfuerzo consiste  primero en ayudar para que tu inteligencia se convierta en una llama, y ayudar a que esa llama consuma todo aquello que no es auténticamente tuyo. Así te convertirás en fuego y quemarás toda la basura que otros te han echado.

Así que, primero inteligencia, luego meditación. La meditación viene de la inteligencia, quemando toda la basura de tu ser. Entonces te quedas puro, solo, precisamente de la manera que la existencia quiere que seas".

Osho, From Personality to Individuality
http://osho-maestro.blogspot.com/