1 dic. 2011

Puedes tener el mundo entero y no te servirá de nada; seguirás siendo un mendigo

Querido Osho, ¿qué tienes tú que yo no tenga? (y no estoy hablando del ashram, el automóvil, la secretaria y todas esas cosas)

"Tienes que estar hablando de "todas esas cosas", si no, ¿para qué mencionarlas siquiera? Su sola mención muestra la mente. Debes haber tenido miedo, la idea debe haber pasado por tu mente... Además yo no tengo ningún ashram, ningún automóvil, ninguna secretaria; de hecho yo no tengo nada. No se trata de tener.  Ser... yo simplemente estoy aquí; mi riqueza es ser, no tener.  Si el ashram está aquí es por vosotros, no por mí. Todo lo que hay aquí es por vosotros. No tiene nada que ver conmigo.
Yo soy suficiente solo.
Pero en alguna parte, en lo profundo de tu mente, debes estar muy apegado a las cosas.  Cuando formulas una pregunta, recuerda, ésta muestra mucho de ti.  Una pregunta no es sólo una pregunta, también es algo muy simbólico...

Primero: cambia tu enfoque del tener al ser. Puedes tener el mundo entero y no te servirá de nada; seguirás siendo un mendigo. Y yo no te estoy diciendo que renuncies al mundo, estáte atento... Estoy diciendo que puedes tener todo el mundo y no tendrás nada. Eso es lo único que estoy diciendo. Yo no te estoy diciendo renuncia a ello...porque las mentes de aquellos que renuncian siguen enfocadas en el tener. Tú cuentas el dinero, ellos también cuentan el dinero.  Tú dices: "tengo tantos miles de dólares", y ellos dicen, "he renunciado a tantos miles de dólares", pero el contar sigue. Tanto tú como ellos sois contables. Y la contabilidad es el mundo.

Saber quién eres tú es convertirse en un emperador. Ser es ser un emperador. Tener es ser pobre.

En el mundo hay dos clases de hombres pobres: los que tienen y los que no tienen. Pero ambos son pobres, porque los que tienen no tienen nada, y los que no tienen, por supuesto, tampoco tienen nada. Ambos son pobres.  Los que tienen están perplejos: "¿qué hacer ahora con ello?"  Están atascados en ello; han desperdiciado toda su vida en conseguirlo, y ahora lo tienen ahí y no saben qué hacer con ello. No ha satisfecho nada, no ha aportado ninguna satisfacción, no ha causado ningún florecimiento. Todavía no han llegado a celebrar la vida. A través de ello no ha sucedido Dios. Nunca sucede a través del tener.

Tú preguntas: "¿qué tienes tú que yo no tenga...?"
Si insisten en hablar en términos de tener, entonces tú tienes más que yo. Tú tienes infinitamente más: egoísmo, ira, codicia, ambición, ego, y mil y una cosas más.

¿Qué tengo yo? Absolutamente nada. Exactamente, absolutamente nada. Si lo miras desde el punto de vista del tener, entonces yo soy el hombre más pobre, porque yo no tengo absolutamente nada. Pero si lo miras desde el punto de vista del ser, entonces soy el hombre más rico; porque cuando abandonas el ego no pierdes nada, tan sólo pierdes una enfermedad...

Cuando desparece el egoísmo entra en existencia el compartir. Cuando desaparece la ira entra en existencia la compasión. Cuando desaparece el odio, los celos, la posesividad, entra en existencia el amor.

Yo sólo me tengo a mí mismo. Pero ese yo se expresa a sí mismo en muchas, muchas dimensiones: en compartir, en amor, en compasión. Así que puedo decir que tú tienes más, mucho más, y a la vez diré que tú todavía no eres. Yo soy, y tú no eres".


Osho, La transformación tántrica. El lenguaje del amor
http://osho-maestro.blogspot.com/