22 jul. 2018

¿Por qué la mente teme que te conviertas en un testigo?

"¿Por qué la mente teme que te conviertas en un testigo? --porque esto significa la muerte de la mente.

A la mente le gusta hacer cosas y ser testigo es un estado de no hacer. La mente teme que, "si te conviertes en un testigo, ya no la necesitarás". Y de cierta manera,  la mente tiene razón.

Una vez que el testigo surge en ti, la mente tiene que desaparecer, como cuando prendes la luz en tu cuarto y la oscuridad tiene que desaparecer  --es inevitable. La mente puede existir sólo si permaneces dormido, porque la mente es un estado del sueño y los sueños pueden existir sólo cuando estás dormido.

Al convertirte en testigo ya no estás dormido, estás despierto. Te conviertes en conciencia --tan clara, tan joven y fresca, tan vital y potente. Te conviertes en una llama  --intensa, que arde por ambos lados--, como si en ese estado de intensidad, de luz, de conciencia, la mente muriera, la mente se suicidara. Por lo tanto, la mente tiene miedo...

Es la mente la que dice: "Con frecuencia nos dices que estemos atentos, que seamos testigos. Pero, es posible que una conciencia que atestigua sea capaz de cantar, bailar y saborear la vida?".

Sí, de hecho, sólo una conciencia que atestigua puede cantar, bailar y saborear la vida. Puede parecer paradójico. ¡Lo es!  Pero recuerda que todo lo que es cierto siempre es paradójico... La paradoja es una cualidad básica e intrínseca de la verdad --deja que se asiente en tu corazón para siempre. La verdad como tal es paradójica...

Cuando estás en la mente, ¿cómo puedes cantar? La mente crea miseria; de la miseria no puede salir ninguna canción. Cuando estás en la mente, ¿cómo puedes bailar?...

El verdadero baila sucede sólo cuando te has vuelto testigo. Entonces estás tan alegre que esa misma alegría comienza a derramarse --ése es el baile. La propia alegría empieza a cantar; una canción surge por cuenta propia. Y sólo cuando eres testigo, puedes saborear la vida."

Osho, Mindfulness en el mundo moderno
http://osho-maestro.blogspot.com/