15 sept. 2018

Mirarse a uno mismo es el mayor acontecimiento en la vida de cualquier persona.


“Lo que se espera de ti en vigilia ...sólo trata de ver, no se espera nada. Ya ves cosas, sabes lo que es la vigilancia. Ves un partido de fútbol, ves una película, ves la televisión. Ya sabes qué es la vigilancia, no hay necesidad de decírtelo; sólo la misma vigilancia debe aplicarse a la pantalla de la mente. Cierra los ojos y deja que tu mente funcione como una pantalla de una película o un televisor, y pase lo que pase en la mente, simplemente permanece atento, sin hacer nada, sin siquiera juzgar.

Y este es el único milagro que conozco, que a medida que su vigilancia se vuelve más y más estable, la pantalla se vacía. Pronto el observador está allí, pero no hay nada que ver, la pantalla está completamente vacía.

Y cuando el observador se queda solo, comienza a mirarse a sí mismo, porque esa es su naturaleza, mirar.

Y mirarse a uno mismo es el mayor acontecimiento en la vida de cualquier persona. Todo lo demás sucede a través de él: dicha, silencio, paz, éxtasis y, finalmente, yendo más allá de todas estas experiencias y simplemente permaneciendo en un estado puro.

Aquellos que han alcanzado ese estado puro han cumplido la misión de la vida humana”.

Osho, La transmisión de la lámpara