8 feb. 2013

Excepto tú, nadie más es responsable

     "Había una vez un rey que tenía tres hijos. Con el deseo de determinar la aptitud de cada uno de ellos para el trabajo potencial de gobernar el país, dio con una extraña prueba.
     El rey ordenó a sus hijos que le acompañasen, con arcos y flechas, a cabalgar por el campo. Se pararon en un lugar junto al camino, cerca de un campo abierto, y el rey señaló a un buitre que había en la rama de un árbol, fácilmente al alcance de sus flechas.
     "Quiero que dispares a ese buitre", le dijo el rey a su hijo mayor. "Pero primero dime, ¿qué ves?".
     Dubitativo, el príncipe replicó: "Pues veo hierba, las nubes, el cielo, el río, un árbol y..."
     "¡Suficiente!", dijo del rey, y le hizo señas a su segundo hijo para que se preparase para disparar. Cuando iba a hacerlo, su padre dijo de nuevo: "Primero dime, ¿qué ves?".
     "Ah, veo los caballos, el terreno, un campo de trigo, y un viejo árbol muerto con un buitre sobre él", respondió el joven.
     "No te molestes en dispararle", dijo el rey, y volviéndose a su hijo menor, le ordenó que disparase al buitre, y volvió a repetir la pregunta: "Primero, ¿qué ves?".
     El joven respondió deliberadamente, sin apartar la vista ni un instante de su pretendida víctima mientras tensaba la cuerda del arco y apuntaba la flecha: "Veo", dijo, "el punto en que las alas se unen al cuerpo..."  Y el joven soltó la flecha y el pájaro cayó al suelo.
     El tercer hijo fue nombrado rey.

     El reino les pertenece a los que pueden trabajar de manera concentrada..., y el reino interno aún más. La manera de avanzar en la vida con una dirección, con un objetivo, con una visión clara, cristaliza tus energías. El objetivo es sólo una excusa. La dirección es sólo una estratagema.
     Generalmente estás disperso por todas partes: una parte va en esta dirección, otra parte va en otra dirección. Generalmente eres muchos, una multitud, y cada fragmento de tu ser está contradiciendo constantemente al otro fragmento. ¿Cómo vas a conseguir nada en la vida? ¿Cómo vas a sentirte realizado? Si el sufrimiento se vuelve toda tu historia, si la vida no resulta ser nada más que una tragedia, no es necesario extrañarse. Excepto tú, nadie más es responsable.
     Tienes una fuente inagotable de energía, pero incluso eso puede ser desperdiciado. Si tus fragmentos están en una especia de guerra civil, no alcanzarás nada que merezca la pena...,por no hablar de Dios, por no hablar de la verdad. No alcanzarás nada que merezca la pena, porque toda realización, ya sea de lo externo o de lo interno, requiere absolutamente una cosa: que seas uno... para que toda tu energía pueda entrar a raudales en tu trabajo, para que toda tu energía pueda volverse una búsqueda".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com