28 feb. 2013

Siempre estás yendo hacia lo desconocido en busca de nuevos retos

     "Toda mi vida he estado viendo desaparecer muchas cosas. Es posible que haya hecho más amigos que nadie. Pero alguien es un amigo hoy, y mañana se acabó. Toma algún otro camino en un cruce y se separa. Pero yo siempre he dado por hecho que sólo somos viajeros; uno nunca sabe el tiempo que alguien estará con uno. Mientras estés con alguien, dale todo el amor que puedas, comparte todo lo que puedas. Quizá mañana tengas que despedirte de esa persona.
     Llevo toda mi vida yendo de un lugar a otro porque algo había fallado. Pero yo no fallaba. Aunque fracasen miles de sueños, eso no me convierte en un fracasado. Al contrario, cada sueño que desaparece me hace más victorioso porque no me molesta, ni siquiera me toca. Su desaparición es una ventaja, es una oportunidad para aprender a ser maduro. Entonces, saldrá lo mejor de ti. Y ocurra lo que ocurra no importará; lo mejor de ti seguirá creciendo a cotas más elevadas...
     Si estás dispuesto a darle la bienvenida a lo desconocido, conocerás el secreto de cómo mantenerte victorioso en todas las derrotas y en todos los fracasos. Esos sueños no importan. Lo importante es cómo sales tú de esos sueños rotos, de esas grandes expectativas que se han volatilizado en el aire sin dejar la menor huella. ¿Cómo sales tú de ello? Si sales de ello intacto, habrás descubierto un gran secreto, habrás encontrado una llave maestra. Entonces nada puede derrotarte, ni perturbarte, ni enfadarte ni hacerte retroceder. Siempre estás yendo hacia lo desconocido en busca de nuevos retos. Y todos esos retos irán aguzando lo mejor de ti".

Osho, Poder, política y cambio. ¿Qué puedo hacer para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor?
http://osho-maestro.blogspot.com/

27 feb. 2013

La cuestión no es lo que haces, sino cuánto de ti pones en ello

"Nanak llegó a Dios por medio de su canto; 
la suya fue una búsqueda muy poco frecuente: 
su camino estuvo adornado de canciones. 
Lo primero que debemos saber de Nanak 
es que no practicó austeridades, 
ni meditación ni yoga; 
sólo cantaba, y, cantando, alcanzó su meta. 
Cantaba de todo corazón, 
con toda el alma. 
Tanto era así que su cántico se hizo meditación; 
su cántico fue su purificación y su yoga.
Cuando alguien realiza cualquier acto con toda el alma, 
ese acto se convierte en su sendero. 
Largas horas de meditación hechas con desgana 
no te llevarán a ninguna parte, 
mientras que cantar una canción con todo tu ser 
o danzar con esa misma absorción total 
te llevarán a Dios. 
La cuestión no es lo que haces, 
sino cuánto de ti pones en ello".

Osho, El verdadero nombre. La melodía de la existencia
http://osho-maestro.blogspot.com/   

Siempre veo un rayo de luz en la noche más oscura

"Siempre veo un rayo de luz 
en la noche más oscura. 
Y por muy oscura que sea la noche, 
siempre existe la posibilidad 
de que el amanecer esté muy cerca".

Osho, Poder, política y cambio. ¿Qué puedo hacer para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor?
http://osho-maestro.blogspot.com/

22 feb. 2013

Deja que la mente vaya a donde quiera, y simplemente obsérvala

"No tienes un interlocutor, no hay nadie delante, así que, ¿con quién hablas? Te haces preguntas a ti mismo y, luego, tú mismo la contestas, lo cual es un claro síntoma de locura. Lo único que te diferencia del loco es que el loco se habla a sí mismo en voz alta, y tú lo haces sin emitir sonidos. Algún día, tú también subirás el volumen y pasarás a engrosar las filas de los locos; por ahora, te las arreglas para reprimir la locura en tu interior, pero no olvides que puede entrar en erupción en cualquier momento, porque es una úlcera cancerosa.
     ¿Por qué existe ese diálogo interno? ¿Cuál es la razón? Ocurre por puro hábito. A lo largo de toda la vida se te ha enseñado a hablar...; cuanto más tarda el niño en hablar, menos espabilado se le considera...
     ¿Y para qué diablos sirve el silencio? Se diría que es inútil; no tiene el menor valor en la vida cotidiana... Estamos tan habituados a hablar que hablamos incluso en sueños, las veinticuatro horas del día. Hablar es un automatismo.
     Hablamos y ensayamos sin cesar. Antes de hablar con alguien, ensayamos el diálogo en nuestro interior, y luego, cuando la conversación ha terminado, nos repetimos una y otra vez todo lo que ha sucedido..., y poco a poco nos olvidamos de lo que perdemos mientras estamos absortos en esa charla inútil. Es posible que externamente ganemos algo con ella, pero no hay duda de que, interiormente, perdemos el contacto con nosotros mismos. Cuanto más te acercas a la gente, más te alejas de ti, y cuanto más experto te hagas en este juego, más difícil te resultará estar en silencio. ¡El hábito! Y un hábito no se puede romper así, tan fácilmente.
     Cuando una persona camina, hace uso de las piernas, pero, cuando está sentada, no necesita moverlas. Cuando tienes hambre comes, pero si alguien sigue comiendo cuando no tiene hambre, es indicio de demencia... Pero no pensamos de la misma manera cuando se trata de hablar; nunca nos decimos que lo lógico es no hablar salvo que sea necesario.
     Parece que hubiéramos olvidado por completo que el proceso de hablar puede iniciarse y finalizarse a voluntad...
     ¿Cómo empezar? En el curso de las veinticuatro horas del día necesitas estar en silencio durante una hora, más o menos, cuando más te convenga. El diálogo interno continuará, pero no participas en él. La clave para esto es oír la charla interior como oirías hablar a dos personas, manteniéndote al margen. No te involucres; limítate a escuchar lo que una parte de la mente le dice a otra. Deja que salga lo que salga. No intentes reprimirlo. Únicamente sé testigo de ello.
     Saldrá cantidad de porquería que has acumulado con los años. Nunca se le ha dado a la mente la libertad de tirar toda esa basura, así que, al dársele la oportunidad, empezará a correr igual que un caballo desbocado. ¡Deja que corra! Siéntate y obsérvala. Observar, observar simplemente, es el arte de la paciencia. Te entrarán ganas de subirte al caballo y conducirlo en una u otra dirección, porque ese es el hábito que hasta ahora has practicado, pero tendrás que ejercitar la paciencia para romper ese hábito.
     Deja que la mente vaya a donde quiera, y simplemente obsérvala; no trates de darle ninguna orden, ya que una palabra genera otra, y otra, y mil palabras más, puesto que todas las cosas están conectadas...
     Muchas veces te olvidarás de ser testigo; volverás a subirte al caballo y te irás de viaje por tus pensamientos, involucrado en ellos una vez más. Si te identificas con algún pensamiento, has fracasado; en cuanto te des cuenta de ello, bájate del caballo y deja que las palabras, los pensamientos, vayan a donde quieran sin ser tú su jinete. Limítate a observar.
     Poco a poco, muy tenuemente, empezarás a oír los pasos del silencio y a experimentar el arte de escuchar. Entonces, cuando hayas aprendido a escuchar, ya no necesitarás buscar a un gurú, porque, dondequiera que estés, estará el gurú. La brisa agitará las hojas de los árboles, caerán las flores y las hojas secas, y lo oirás todo. Sentado en la playa, oirás las olas. Oirás desbordarse el río, los relámpagos en en cielo, el tronar de las nubes. Oirás en canto de los pájaros, el llanto del niño, el ladrido del perro... En cualquier circunstancia, oirás...
     Si has aprendido el arte de escuchar, rebosarás de dicha, porque habrás empezado a ser el testigo; y el testigo es la dicha misma".

Osho, El verdadero nombre. La melodía de la existencia
http://osho-maestro.blogspot.com/     

21 feb. 2013

Cámbiate a ti mismo, y en ese mismo cambio habrás cambiado una parte del mundo

"Para ser un nuevo fenómeno en el mundo, mi gente tiene que ser totalmente diferente. Ésta es la verdadera magia. Nunca intentas, ni impones, ni interfieres, nunca transgredes a nadie. Nunca haces juicios, "Estás equivocado y yo te voy a corregir". Nunca te implicas; es asunto suyo, la vida es suya. Si alguien quiere destruirla, tiene el derecho de hacerlo. Si alguien quiere vivir estúpidamente, tiene el derecho de hacerlo. Cómo la gaste, la viva o se mantenga casi muerto, dormido desde la cuna a la tumba, eso también es su vida y él es su amo. Así que mi gente no tiene que interferir en la vida de nadie.
     Yo tengo un enfoque por completo distinto para cambiar el mundo: simplemente cámbiate a ti mismo. Y cuando estés celebrando y bailando, verás que el que está a tu lado empezará a bailar contigo, porque todos somos la misma conciencia humana con el mismo potencial. Nadie es forastero... Así que cuando estés feliz, sonriente, el otro, que quizá no esté sonriendo, de repente siente que una sonrisa llega a su rostro. Aunque seas un extraño, le has sonreído a esa persona, la has saludado. Has cambiado a la persona sin que se haya dado cuenta, sin haberlo intentado...
     Pero hay cierta sincronía entre corazón y corazón.
     Conociendo ese secreto de la sincronía, yo propongo un tipo de revolución totalmente nuevo. Cámbiate a ti mismo, y en ese mismo cambio habrás cambiado una parte del mundo. Tú eres una parte del mundo. Si tu cambio es algo que te hace rico, alegre, feliz, te convierte en una canción, será difícil para los otros resistirse a cantar, bailar, florecer contigo. Un solo individuo puede transformar el mundo entero sin siquiera mencionar la palabra transformación.
     Yo empecé el viaje solo. No he llamado a la puerta de nadie para que me acompañara pero, extrañamente, empezó a venir gente y la caravana se fue haciendo más y más grande. Vinieron por sí solos...
     Ya hemos comenzado el proceso de entrada del mundo en una nueva fase de la historia humana. Nosotros no somos agresivos; no intentamos cambiar el mundo. Ni siquiera nos interesa el mundo; simplemente estamos viviendo la vida, disfrutando la vida; ¡somos totalmente egoístas! No obstante, lo que no ha sucedido en miles de años es posible a través de nosotros. Pero será acción sin acción, una transformación que no ha sido prometida, que no ha sido impuesta".

Osho, Poder, política y cambio. ¿Qué puedo hacer para ayudar a que el mundo sea un lugar mejor?
http://osho-maestro.blogspot.com/

18 feb. 2013

¿Qué es la neurosis y cuál es su cura?

Pregunta:
¿Qué es la neurosis y cuál es su cura?

Respuesta de Osho:
     "La neurosis nunca ha sido tan epidémica en el pasado como lo es ahora...
     El pasado era más sano espiritualmente, y el motivo era que no se alimentaba a la mente con tantas cosas simultáneamente, la mente no estaba sobrecargada. La mente moderna está sobrecargada, y lo que permanece sin asimilar crea neurosis. Es como si sigues comiendo y atiborrando tu cuerpo: lo que no es digerido por el cuerpo resultará ser venenoso... Por los ojos, por los oídos, por todos tus sentidos, sigues recibiendo mil y una cosas cada momento, y no hay un tiempo extra de asimilación, como si uno estuviera sentado continuamente en la mesa del comedor, comiendo y comiendo, las veinticuatro horas del día. Ésta es la situación de la mente moderna: está sobrecargada, hay muchísimas cosas que la agobian; no es sorprendente que se desajuste. Todo mecanismo tiene un límite. Y la mente es uno de los mecanismos más sutiles y delicados.
     Una persona realmente sana es la que se toma el cincuenta por ciento de su tiempo para asimilar sus experiencias. Cincuenta por ciento acción, cincuenta por ciento inacción: ése es el equilibrio correcto. Cincuenta por ciento pensar, cincuenta por ciento meditar: ésa es la cura. La meditación no es más que un tiempo en el que puedes relajarte completamente en ti mismo, cuando cierras todas tus puertas, todos tus sentidos a los estímulos externos. Desapareces del mundo. Te olvidas del mundo, como si ya no existiera: ni periódicos, ni radio, ni televisión, ni gente. Estás solo en tu ser más íntimo, relajado, en casa.
     En esos momentos se asimila todo lo que se había acumulado: lo que merece la pena es asimilado, lo que no tiene ningún valor es expulsado. La meditación funciona como una espada de doble filo: por una parte, asimila todo lo que es nutritivo, y por otra, rechaza y expulsa todo lo que es basura. Pero la meditación ha desaparecido del mundo.
     Antiguamente la gente era naturalmente meditativa. La vida era poco complicada y la gente tenía tiempo suficiente para sentarse y no hacer nada, o para mirar las estrellas u observar los árboles o escuchar a los pájaros. La gente tenía intervalos de profunda pasividad. En esos momentos te vuelves cada vez más sano y completo."

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

15 feb. 2013

El sexo y la muerte son polos opuestos; si permaneces interesado en el sexo, ¿cuándo te prepararás para la muerte?

Pregunta:
Me estoy haciendo viejo y estoy perdiendo todo mi interés en las mujeres. ¿Qué debo hacer?

Respuesta de Osho:
     "Señor, ¡siga perdiendo su interés!  Eso está perfectamente bien, no hay nada de malo en ello. Y tenga la seguridad de que ninguna mujer le echará de menos. Por el contrario, estarán todas muy contentas...
     Esta idea de que el sexo y la vida son sinónimos no tiene ningún fundamento. El sexo y la vida son sinónimos a cierta edad. En la infancia no son sinónimos, en la juventud son sinónimos, en la vejez vuelven a no ser sinónimos. Son fases. El niño no está interesado, el joven sí está interesado... y su único interés es el sexo.
     Pero en Occidente prosigue un esfuerzo por permanecer joven: no deberías envejecer... La vejez es considerada como una especie de enfermedad. Ser viejo significa estar enfermo...Eso no es correcto.
     La vejez tiene sus propias cosas bellas, sus propios tesoros, de igual manera que la juventud tiene sus propias cosas bellas y tesoros. Y ciertamente, los tesoros que encuentra una persona mayor son mucho más valiosos que los tesoros de la juventud, porque el anciano ha vivido su juventud. Ha conocido todo eso, ha visto eso, ha pasado por ello. Ha vivido la ilusión y ha conocido la desilusión de todo ello. Ahora es más sabio que nunca; se está volviendo inocente de nuevo. Cuando desaparece el sexo alcanzas un tipo de inocencia: te vuelves un niño de nuevo..., y un niño maduro...
     La vejez es la edad para prepararse para la muerte. Y ésa es la mayor preparación, porque vas a emprender el viaje más largo... a lo desconocido. Si permaneces interesado en el sexo, te mantendrá distraído de la muerte. Eso es lo que está sucediendo en Occidente.
     En Occidente la gente aún no ha aceptado que la muerte forma parte de la vida...
     Hay que aceptar la muerte. Al aceptar la muerte comienzas a aceptar la vejez. Y en la aceptación hay relajación. Y cuando ya no estás interesado en el sexo, puedes enfocar toda tu atención en la muerte. Recuerda: el sexo y la muerte son polos opuestos; si permaneces interesado en el sexo, ¿cuándo te prepararás para la muerte? Tu atención permanecerá enfocada en el sexo y morirás sin ninguna preparación.
     La meditación es una preparación para la muerte. Ahora prepárate para la muerte: medita. Ya no estás interesado en las mujeres; bien. Ahora interésate en tu propio ser. La mujer está fuera de ti; ése es un interés en el otro... Ahora interésate en ti mismo: ahora lánzate al descubrimiento de ti mismo, ahora emprende un viaje interior.
     Preguntas: "Me estoy haciendo viejo y estoy perdiendo todo mi interés en las mujeres. ¿Qué debo hacer?".  Pierde el interés. Deja que suceda. No intentes crearlo innecesariamente. Si se está yendo por sí mismo, es hermoso.
     He oído que...
     Al volver a su piso muy tarde, Max, de setenta y seis años,  se sobresaltó al encontrar a una chica de unos dieciocho años saqueando el apartamento.
     "¡Jovencita, eres una ladrona!", dijo. "Voy a llamar a la policía"
     "Señor", imploró ella, "si me detiene de nuevo, me encerrarán durante años. ¡Por favor, no llame a la policía!".
     "Lo siento, pero tengo que hacerlo", contestó Max.
     "Mire", sollozó ella, "haré cualquier cosa. Le entregaré mi cuerpo".
     "De acuerdo", dijo el anciano, "quítate la ropa y métete en la cama".
     La chica lo hizo y Max no tardó en seguirla. Lo intentó y lo intentó durante unos veinte minutos. Exhausto y vencido, al final desistió.
     "Es inútil", suspiró Max. "No puedo hacerlo. Tendré que llamar a la policía".
     Y tú me preguntas qué hacer: "¿Qué debo hacer?"  ¿Quieres llamar a la policía? Ya basta. Deja ya esas tonterías; abandona la obsesión. Ahora dirige tu energía hacia la muerte: ahora mira a la muerte cara a cara, ahora encuéntrate con la muerte. Y encontrarse con la muerte es la mayor experiencia de la vida. Y si puedes encontrarte con la muerte, llegarás a saber que eres inmortal, que sólo el cuerpo muere y que tú nunca mueres. Y una vez que lo has sabido, estás listo, listo para el viaje. Y cuando llegue la muerte irás a ella riéndote y bailando y cantando.
     Y un hombre que puede ir a la muerte riendo, bailando y cantando, con oración, con meditación, llega a conocer el mayor orgasmo que existe en el mundo...
     Deja que desaparezca el sexo; ya es hora. Relájate en la no-sexualidad. La no-sexualidad te centrará.  Deja de perseguir a las mujeres y empieza a perseguirte a ti mismo; no puedes hacer las dos cosas. Y prepárate: la muerte puede abatirte en cualquier momento. Nunca se sabe cuándo va a llegar: prepárate, permítete disfrutar la meditación todo lo posible. Transforma tu energía sexual en energía meditativa. Es la misma energía, sólo cambia la dirección: ya no fluye hacia abajo y hacia afuera, empieza a fluir hacia dentro y hacia arriba. Y esta misma energía abre en ti el capullo de la flor dorada. Éste es todo el secreto...
     Mi sugerencia para ti es: has vivido tu vida, has visto los placeres del cuerpo, has sondeado las relaciones y has aprendido lo que se podía aprender de ello; ahora es el momento de ir hacia dentro".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

14 feb. 2013

Es así como vive el hombre: en sueños, en su imaginación, en proyecciones

     "Pero hay que vivir cada momento, ya sea de vida, de amor, de ira, de muerte. Sea lo que sea,  hay que vivir cada momento tan conscientemente como sea posible.
     Un campesino, llevado por su imaginación, se encontró en un huerto robando pepinos.
     "Me llevaré este saco de pepinos", pensó,  "y con el dinero que obtenga por ellos me compraré una gallina. La gallina pondrá huevos, se sentará sobre ellos y empollará una nidada de polluelos, y alimentaré a los polluelos hasta que crezcan; luego los venderé y me compraré un lechón. Alimentaré al lechón hasta que se convierta en una gran cerda, la preñaré y tendrá una camada de cerdos, y los venderé. Con el dinero que consiga por los cerdos me compraré una casa con jardín; plantaré  pepinos en el jardín y no dejaré que nadie me los robe; los vigilaré. Contrataré a un vigilante fuerte, y de vez en cuando saldré al jardín y gritaré: "¡Eh, tú! ¡Pon cuidado!"
     El campesino estaba tan embelesado por este pensamiento que gritó con todas sus fuerzas. El vigilante le oyó y vino corriendo. Pilló al campesino y le dio una buena paliza.
     Pero es así como vive el hombre: en sueños, en su imaginación, en proyecciones. Así es como vives tú, y ésa no es la manera de vivir esta vida tan hermosa, tan tremendamente valiosa; eso es un desperdicio total. Tienes que estar más atento al momento, al presente".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

     

12 feb. 2013

Cocinar puede convertirse en una oración. Sólo entonces eres religioso

     "Olvídate por completo de las experiencias trascendentales. Todo eso que llaman experiencias trascendentales no son más que sandeces. Éstas son las experiencias reales: esta sensibilidad que está creciendo en ti, esta receptividad que se está haciendo más profunda cada momento, esta alegría de la existencia, de la vida, de ser, del amor.
     No pienses en tener visiones espirituales: Dios sentado en un trono dorado.. Todo eso son fantasías de mentes famélicas, de mentes mediocres. No pienses en algo extraordinario, porque lo extraordinario sólo lo desean los muy ordinarios: ése es el deseo de los inferiores. Si eres inteligente, si estás alerta, lo ordinario se vuelve extraordinario. Y ésa es la magia que os enseño.
     Os estoy dando una alquimia. Sí, cocinar puede convertirse en una oración. Sólo entonces eres religioso. Si cocinar puede convertirse en una oración, sólo entonces. Si fregar el suelo puede convertirse en una meditación, sólo entonces.
     La vida ordinaria sólo es ordinaria porque tú eres insulso, porque tú estás dormido, porque tú eres tonto.  Sólo es ordinaria porque tú no tienes percepción para ver su profundidad. No ves los colores de la vida y las formas hermosas de la vida y la bendición eterna que sigue irradiándose a cada momento de ella. Es un continuo. Porque no puedes ver la belleza de un amanecer y no puedes ver la belleza de las estrellas por la noche, y porque no puedes ver la belleza de los ojos humanos; por eso, de esa pobreza surge el deseo de alguna experiencia trascendental: experimentar a Dios, el cielo, el paraíso; experimentar la activación del poder de la serpiente en tu columna. Experimentar estas cosas son juegos mentales. La verdadera religión es siempre del aquí y el ahora.
     Sí, eso es lo que quiero que te vuelvas, sensual, porque si no eres sensual nunca puedes ser espiritual. Si no puedes disfrutar las pequeñas cosas de la vida, si no puedes beber tu té con celebración, no eres religioso en absoluto. Puedes ir a la Kaaba o a Jerusalén o puedes ir a Kashi; nunca serás religioso en ninguna parte si no puedes beber té con absoluta gratitud. Y el aroma del té, y el hermoso olor que está surgiendo... si no puedes sentirlo, si no eres lo suficientemente sensual para sentirlo, no serás capaz de sentir a Dios, porque Dios es el centro de todo.
     Dios no es la causa original y Dios no es el objetivo supremo. Dios es el centro de toda circunstancia que puedas encontrar en cualquier momento de tu vida: Dios es el centro de la mujer de la que te has enamorado, Dios es el centro del hombre del que te has hecho amigo. Dios es el centro de todo lo que encuentras. Dios significa el centro, y el mundo significa la periferia, la circunferencia. Y nunca están separados. Y el centro está oculto en la circunferencia.
     Ser sensual significa tomar conciencia de la circunferencia, y ser espiritual significa tomar conciencia del centro. La sensualidad es el comienzo de la espiritualidad. Vuélvete más y más sensual; ésa es la manera de estar vivo".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

9 feb. 2013

Se necesitan agallas para aceptar el desafío de despertar

"El esfuerzo para despertar es realmente arduo. 
Éste es el mayor desafío que puede encontrar un hombre en su vida... 
y sólo un hombre puede encontrarlo, 
un hombre valiente: 
se necesitan agallas para aceptar el desafío de despertar. 
Ésta es la mayor aventura que existe. 
Es más fácil ir a la luna, 
es más fácil ir al Everest, 
es más fácil ir a las profundidades del océano Pacífico. 
El verdadero problema surge cuando entras en tu propio ser; 
el verdadero problema surge cuando empiezas a despertar. 
Entonces todo el pasado está contra ti; 
entonces todo tu pasado te cuelga del cuello como montañas... 
Tira de ti hacia abajo. 
No te deja volar en el cielo, 
en lo infinito, 
en la eternidad, 
en Dios, 
en el nirvana".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com


8 feb. 2013

Excepto tú, nadie más es responsable

     "Había una vez un rey que tenía tres hijos. Con el deseo de determinar la aptitud de cada uno de ellos para el trabajo potencial de gobernar el país, dio con una extraña prueba.
     El rey ordenó a sus hijos que le acompañasen, con arcos y flechas, a cabalgar por el campo. Se pararon en un lugar junto al camino, cerca de un campo abierto, y el rey señaló a un buitre que había en la rama de un árbol, fácilmente al alcance de sus flechas.
     "Quiero que dispares a ese buitre", le dijo el rey a su hijo mayor. "Pero primero dime, ¿qué ves?".
     Dubitativo, el príncipe replicó: "Pues veo hierba, las nubes, el cielo, el río, un árbol y..."
     "¡Suficiente!", dijo del rey, y le hizo señas a su segundo hijo para que se preparase para disparar. Cuando iba a hacerlo, su padre dijo de nuevo: "Primero dime, ¿qué ves?".
     "Ah, veo los caballos, el terreno, un campo de trigo, y un viejo árbol muerto con un buitre sobre él", respondió el joven.
     "No te molestes en dispararle", dijo el rey, y volviéndose a su hijo menor, le ordenó que disparase al buitre, y volvió a repetir la pregunta: "Primero, ¿qué ves?".
     El joven respondió deliberadamente, sin apartar la vista ni un instante de su pretendida víctima mientras tensaba la cuerda del arco y apuntaba la flecha: "Veo", dijo, "el punto en que las alas se unen al cuerpo..."  Y el joven soltó la flecha y el pájaro cayó al suelo.
     El tercer hijo fue nombrado rey.

     El reino les pertenece a los que pueden trabajar de manera concentrada..., y el reino interno aún más. La manera de avanzar en la vida con una dirección, con un objetivo, con una visión clara, cristaliza tus energías. El objetivo es sólo una excusa. La dirección es sólo una estratagema.
     Generalmente estás disperso por todas partes: una parte va en esta dirección, otra parte va en otra dirección. Generalmente eres muchos, una multitud, y cada fragmento de tu ser está contradiciendo constantemente al otro fragmento. ¿Cómo vas a conseguir nada en la vida? ¿Cómo vas a sentirte realizado? Si el sufrimiento se vuelve toda tu historia, si la vida no resulta ser nada más que una tragedia, no es necesario extrañarse. Excepto tú, nadie más es responsable.
     Tienes una fuente inagotable de energía, pero incluso eso puede ser desperdiciado. Si tus fragmentos están en una especia de guerra civil, no alcanzarás nada que merezca la pena...,por no hablar de Dios, por no hablar de la verdad. No alcanzarás nada que merezca la pena, porque toda realización, ya sea de lo externo o de lo interno, requiere absolutamente una cosa: que seas uno... para que toda tu energía pueda entrar a raudales en tu trabajo, para que toda tu energía pueda volverse una búsqueda".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

7 feb. 2013

La gente se enamora y se desenamora inconscientemente. Sigue cambiando de pareja, pero no se cambia a sí misma

"No necesitas cambiar el espacio, no necesitas cambiar el tiempo. Cambian por sí mismos. Simplemente cámbiate a ti mismo. Con el cambio en el corazón, toda la existencia cambia.
     El cielo no está en ninguna otra parte, ni tampoco el infierno está en ninguna otra parte. Está dentro de ti, ambos están dentro de ti. Tú los creas. Pero la gente sigue haciendo estupideces.
     Hace sólo unos días, un hombre me escribió una carta: "¿Qué está sucediendo?"  Ha cambiado de mujer cuatro veces. Ésta es la cuarta vez que se ha casado, ésta es la cuarta mujer con la que está viviendo. Y ahora dice: "¿Qué sucede siempre? Al principio todo parece tan hermoso, y en menos de seis meses vuelve a ser lo mismo otra vez". Volverá a suceder lo mismo, porque tú eres el mismo. Y hay complejidades.
     Por ejemplo, estás harto de tu mujer; la mente siempre está anhelando lo nuevo, algo nuevo, sensacional. Ya tienes muy vista a tu mujer, conoces toda su topografía. Ahora que conoces su geografía, no queda nada por explorar. Te interesas por otra mujer. Cuando te interesas por alguna otra mujer, tu esposa empezará a crearte más dificultades. Al ver que ya no estás interesado por ella, sino en otra, surgirán los celos. Creará muchas dificultades: te dará la lata, se pondrá desagradable, y cuanto más te hostigue, más repulsión sentirás por ella.
     Observa el círculo vicioso: quiere que estés con ella, pero todo lo que hace te está alejando con repulsa. Se volverá cada vez más posesiva y más celosa, y la vida en casa se volverá imposible. Será un infierno. La evitarás todo lo que puedas. Trabajarás hasta tarde en la oficina; incluso si no hay trabajo, seguirás sentado en la oficina, porque ir a casa significa enfrentarte con tu mujer, y de nuevo la misma desdicha. ¿Y qué quiere realmente? Quiere que estés con ella. Pero todo lo que está haciendo es justo lo contrario: te está ahuyentando. Y cuanto más te ahuyente, más hermosa, más fantástica parecerá la otra mujer. Cuanto más hermosa y fantástica parezca la otra mujer, más querrás estar con ella y más querrá ella estar contigo. Y pronto te empezará a decir: "Deja a la otra mujer si quieres estar conmigo".
     Pero ella no sabe que la belleza que el hombre está encontrando en ella desaparecerá en el momento en que deje a la otra mujer, porque el noventa por ciento de la belleza que él está viendo en esta mujer depende de la otra mujer. Ella piensa que la otra mujer es el enemigo, pero no lo es. De hecho, es debido a la otra mujer por lo que este hombre se ha enamorado de ella. Son cosas inconscientes. Semillas que no ves y siguen operando. Y ella se sentirá muy feliz. Y cuanto más feliz se sienta y más quieras estar con ella, más fea te parecerá tu mujer en comparación. Pronto querrás vivir con esta otra mujer para siempre. Dejas a tu mujer, empiezas a vivir con esta otra mujer. El día que dejas a tu mujer, ha cambiado todo el contexto: ahora estarás con esta otra mujer, pero no te parecerá tan hermosa, tan atrayente. La hipnosis empezará a desaparecer, porque no hay nadie más que te repela.
     En menos de seis meses, la hipnosis ha desaparecido: esta mujer es como era la otra. Ahora que has explorado la geografía, has acabado. Y la mujer no puede creer lo que ha sucedido: "Este hombre estaba tan enamorado. ¿Qué ha pasado?". Lo destruyó ella misma. Y este hombre no puede creer lo que ha sucedido: "Esta mujer era tan increíble, y ha resultado ser tan corriente". De nuevo el movimiento, el mismo movimiento, el mismo círculo vicioso con la misma semilla en lo profundo del inconsciente: él empezará a enamorarse de otra. La gente se enamora y se desenamora inconscientemente. Sigue cambiando de pareja, pero no se cambia a sí misma. Sigue cambiando el exterior pero sigue siendo la misma...
     Toma consciencia. No necesitas cambiar el lugar, no necesitas cambiar el tiempo, no necesitas cambiar nada externo. El exterior es todo lo perfecto que puede ser. Sólo hay una cosa que tienes que hacer:  tienes que volverte más consciente, más alerta, más despierto, más vacío, para que no haya nada que proyectar en el exterior. Tienes que quemar todas las semillas dentro de ti, tienes que quemar todo el molde dentro de ti.  Una vez que has quemado el molde, que has quemado las semillas y has sacado todo lo que estaba dentro y estás vacío, entra en ti algo del más allá, el paraíso penetra en la tierra, y ése es el momento de la transformación.
     Con este cambio,  toda la existencia es totalmente diferente. La misma mujer, los mismos hijos, la misma gente, la misma oficina, el mismo mercado; pero ya no es lo mismo porque tú ya no eres el mismo. Éste es el camino correcto de la transformación: no empieces nunca desde el exterior, empieza desde el interior".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

5 feb. 2013

Disfruta el cambio, disfruta lo nuevo. Recibe lo nuevo, dale la bienvenida

     "...el futuro les pertenece a los que amen el cambio y los que estén danzarinamente dispuestos a cambiar; los que celebren el cambio. Y cada vez que se presente una ocasión para cambiar, nunca la desaprovecharán. El futuro va a estar a su favor. La historia está dando un gran giro. Está avanzando hacia otro plano. De ahí mi insistencia siempre en que, si algo está cambiando, no lo impidas.
     Si tu relación con tu mujer está cambiando, no lo impidas. Permítelo, deja que siga su propio curso. Incluso si os tenéis que separar, no te preocupes. Esa mente que se aferra te mantendrá desdichado. ¡Si está cambiando, está cambiando! Disfruta el cambio, disfruta lo nuevo. Recibe lo nuevo, dale la bienvenida. Y pronto verás que si eres capaz de recibir lo nuevo sin ningún aspaviento acerca de lo viejo, tu vida empezará a tener elegancia, gracia, gentileza. Te volverás como una suave flor.
     Ése es el momento en que el buscador empieza a bailar. Ése es el momento en que comienza la celebración... Yo digo: el hombre es el animal que celebra. En eso es en lo que se diferencia de todos los demás animales.
     ¿Pero cómo vas a poder celebrar si te estás aferrando a lo viejo? Entonces vives en una tumba, porque vives en el pasado, vives en lo muerto, y no permites que te llegue la vida. Es como si un rosal se hubiera vuelto adicto a las viejas rosas que están muertas, secas, y siguiera recogiendo esos pétalos que han caído... y tuviera miedo de tener nuevos capullos y nuevas flores, y le tuviera miedo a la primavera.
     Ésta es la situación de millones de personas, de la mayoría de las personas: siguen aferrándose a los pétalos muertos, secos. Siguen recogiéndolos, viven en sus recuerdos. Lo llaman nostalgia; es estupidez, nada más.
     Un hombre auténtico no tiene nostalgia en absoluto. Nunca mira atrás porque ya no está allí. Vive en el momento y permanece abierto al futuro. El presente es suyo, y el presente le hace capaz de recibir el futuro. Sus puertas están siempre abiertas al viento, a la lluvia, al sol. Es una apertura".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

2 feb. 2013

El ego siempre ansía atención

     "Buda tenía un discípulo llamado Subhuti...
     Era uno de los discípulos más silenciosos de Buda. Era tan silencioso que las escrituras dicen que casi se había vuelto ausente. Venía y nadie se percataba de él. Pasaba y nadie se daba cuenta de que había pasado.
     Era una brisa muy silenciosa... Normalmente, quieres que se fijen en ti. Si no se fijan en ti, te sientes herido. Quieres atención. ¿Quién quiere atención? La atención es el requerimiento del ego, el ego se alimenta de ella. De manera que si no se te da atención, si llegas y nadie se fija en ti, si pasas y nadie dice: "Buenos días. ¿Qué tal estás?", como si no hubieras pasado...,te sentirás herido. Empezarás a pensar: "Así que piensan que no soy nadie, ¡pues le enseñaré a esta gente quién soy!"
     El ego siempre ansía atención.
     Subhuti era tan silencioso... Su deseo de atención había desaparecido. Y en el momento en que desaparece el deseo de atención, toda la política desaparece de tu ser. Entonces eres religioso. Entonces te sientes perfectamente a gusto con tu nadiedad. Entonces vives una vida totalmente diferente. Entonces vives tan silenciosamente que no montas ningún alboroto, que no causas ninguna perturbación, que vienes y vas como si nunca hubieras venido y nunca te hubieras ido...
     La gente carga con la idea del ego porque no es. Intenta comprender esta paradoja: los que no son, hacen alarde de sí mismos; tienen que hacer alarde, tienen que demostrarle al mundo. Están actuando constantemente. Saben que si no actúan no son nadie. Tienen que actuar, tienen que gritar, tienen que hacer ruido, tienen que forzar a los demás a que se fijen en ellos... Éstas son las personas que no son.
     Las personas que son están tan contentas con su ser que ¿qué les importa si alguien se fija en ellas o no? Son mucho para sí mismas, suficientes en sí mismas.
     De manera que ésta es la paradoja: el hombre que no es intenta, finge que es mucho, alguien especial, y el hombre que es no finge, no hace alarde, se vuelve una existencia muy silenciosa".

Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com