22 dic. 2017

Vuélvete un observador, simplemente observa los pensamientos flotando.


"Los pensamientos no tienen raíces, no tienen casa; son como nubes que van y vienen. Luego no necesitas luchar contra ellos, no necesitas enfrentarte a ellos, no intentes siquiera detenerlos.

Deberías comprender esto en profundidad, porque siempre que una persona muestra interés por la meditación intenta de alguna forma detener sus pensamientos. Y, si intentas detenerlos…no pararán nunca, porque el mero hecho de detener un pensamiento es en sí­ un pensamiento, el mero esfuerzo de meditar es un pensamiento, el mero hecho de alcanzar el estado de “no-mente” es un pensamiento. Y, ¿cómo puedes detener un pensamiento con otro pensamiento? ¿Cómo puedes detener la mente creando una nueva mente?. Así­ te estarás enganchando a la anterior. Y esto irá a más y más, y no tiene fin.

No luches, porque…¿Quién va a luchar?¿Quién eres tú? Solo un pensamiento, Luego, no te conviertas en un campo de batalla, en una lucha de pensamientos. Por el contrario, vuélvete un observador, simplemente observa los pensamientos flotando. Y…se detendrán, pero no porque tú los detengas. Se detendrán con tu consciencia, no por tu esfuerzo de pararlos”.

Osho, Tantra the Supreme Understanding