9 ene. 2018

Tú no eres la mente. Tú eres sólo lo que conoce la mente.

"La mente es como la llama de una lámpara que titila en una ráfaga de viento. Vacilará. Caerá en duda. Se mantendrá esquizofrénica.

Debes ir más allá de eso. Distánciate de eso. Elévate sobre eso. Déjalo atrás...déjalo abajo.

Tú no eres la mente. Tú eres sólo lo que conoce la mente...conoce su vacilación, conoce su duda.

Permanece arraigado en este conocimiento. Quédate y deléitate en esta observación. Sé este testigo simplemente. Y luego de esta trascendencia la mente se pondrá tranquila.

Así como una ráfaga de viento se detiene, la lámpara ya no tiembla. Identificarse con la mente es como las ráfagas de viento. Cuando la identificación se va, las tormentas se detienen. Y cuando no hay tormenta, hay dicha". 

Osho, Cartas de amor a la vida