10 oct. 2018

Todo es un fenómeno pasajero.

“Lo más básico que debes recordar es que cuando te sientas bien, en un estado de éxtasis, no empieces a pensar que será tu estado permanente. Vive el momento de la manera más alegre, lo más alegre posible, sabiendo perfectamente que ha llegado y que se irá, igual que una brisa entra en tu casa, con toda su fragancia y frescura, y sale por la otra puerta.

Esto es lo más fundamental. Si empiezas a pensar en términos de hacer que tus momentos extáticos sean permanentes, ya has empezado a destruirlos. Cuando vengan, sé agradecido; cuando se vayan, sé agradecido con la existencia….

Sí, habrá momentos en que serás miserable. ¡Y qué!  Hay personas que son miserables y que ni siquiera han conocido un solo momento de éxtasis; eres afortunado incluso en tu miseria, recuerda que no va a ser permanente; también pasará, así que no te preocupes demasiado por ello. Permanece a gusto. Al igual que el día y la noche, hay momentos de alegría y hay momentos de tristeza; acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza, tal como son las cosas.

Y simplemente eres un observador: ni te conviertes en felicidad ni te vuelves en desdicha. La felicidad va y viene, la miseria va y viene. Una cosa permanece siempre allí… y ese es el observador, uno que es testigo. Poco a poco, se centran cada vez más en el observador. Llegarán los días y vendrán las noches... vendrán las vidas y vendrán las muertes ... vendrá el éxito y vendrá el fracaso. Pero si estás centrado en el observador, porque esa es la única realidad en ti, todo es un fenómeno pasajero”.

Osho, Socrates Poisoned Again After 25 Centuries
http://osho-maestro.blogspot.com/