9 nov. 2019

Ser un discípulo es un compromiso, es participación. Se está convirtiendo en parte del maestro. No necesita comunicación de cabeza a cabeza, sino una comunión de corazón a corazón.

“El amor es la cualidad más esencial, la cualidad fundamental, sin la cual nadie puede ser discípulo. Es fácil ser estudiante --no necesita amor, sólo lógica-- porque la comunicación entre el maestro y el estudiante es de cabeza a cabeza. Es verbal, intelectual, lógica. El maestro simplemente imparte información y el estudiante la acumula en su memoria. No se trata de amor. El amor no surge entre el maestro y el estudiante, por lo tanto la relación es impersonal; no es una relación en absoluto. Es muy formal.

Pero ser un discípulo es totalmente diferente. No es algo formal. Es un compromiso, es participación. Se está convirtiendo en parte del maestro. No necesita comunicación de cabeza a cabeza, sino una comunión de corazón a corazón.

La parte verbal no es tan importante. La parte no verbal es mucho más esencial, porque el maestro no es un maestro, así como el discípulo no es un estudiante. El maestro no tiene información que impartirte, tiene algo mucho más valioso: quiere dar una transformación a tu ser. No se trata de acumular algo en tu memoria, se trata de morir y renacer.

El discípulo desaparece en el maestro, muere en cierto modo; deja la vieja identidad, olvida todo su pasado y se renueva totalmente. Es un nuevo comienzo, un nuevo nacimiento. Y sin amor no es posible.

Sólo el milagro del amor puede hacerlo posible, de lo contrario es imposible. Ser discípulo significa caer en un amor profundo sin ningún motivo, sin ningún fin ulterior, porque el amor no es un medio para ningún fin; es un fin en sí mismo.

Una vez que el amor ha comenzado a fluir, entonces el maestro puede desencadenar un proceso en ti que puede traer luz, que puede traer dicha, que puede traer la verdad, que en última instancia puede traer a Dios. Es un viaje tremendo”.

Osho, I Am Not As Thunk As You Drink I Am