4 jun. 2014

El observador de la colina.

          "En toda la creación, sólo el ser humano sufre a consecuencia de la vejez; de hecho,  la creación no conoce la vejez, sólo sabe de madurar, conoce el desarrollo. Sabe que hay un momento para bailar y para vivir todo lo intensamente que se pueda, y otro momento para descansar.
          Las hojas secas del almendro que está junto a mi casa no han muerto, simplemente quieren descansar, mezclarse y fundirse con la misma tierra de la que han nacido. No hay tristeza ni dolor, sino una paz inmensa por poder descansar en la eternidad...
          La vida y la muerte son como las dos alas de un pájaro, van juntas. La vida no puede existir sin la muerte y la muerte no puede existir sin la vida.  Obviamente no son opuestas, sino complementarias. Se necesitan la una a la otra para existir; son interdependientes. Forman parte de un todo cósmico.
          Pero el hombre es muy inconsciente, está muy dormido, y es incapaz de entender una cuestión tan simple y obvia. Bastaría con estar un poco atento para darse cuenta de que estás cambiando a cada momento. El cambio significa que algo muere y que algo renace. El nacimiento y la muerte se convierten en uno; entonces la infancia y su inocencia son lo mismo que la vejez y su inocencia.
          Hay una diferencia, pero no es una oposición. La inocencia del niño es muy pobre porque es casi un sinónimo de ignorancia. El anciano, ya maduro, ha pasado por todas las experiencias de la oscuridad y la luz, el amor y el odio, la felicidad y la tristeza, y ha madurado a través de experiencias de distinta índole, llegando a un punto en el que no participa ya de ninguna experiencia. Cuando llega la tristeza observa. Cuando llega la felicidad, observa. Se ha convertido en el observador de la colina. En los profundos valles ocurren muchas cosas, pero él se encuentra en la cima de la montaña, observándolo todo en profundo silencio.
          La inocencia del anciano es muy rica. Es rica en experiencias; es rica gracias a los fracasos y a los éxitos; es rica gracias a las acciones correctas y a las equivocadas...Su inocencia no puede ser un sinónimo de ignorancia. Su inocencia sólo puede ser un sinónimo de sabiduría".

Osho, Gozar, amar, vivir. No te tomes demasiado en serio.