22 jul. 2014

La religión es absolutamente personal. Sólo te involucra a ti.

          "Yo soy contrario , sin excepción, a todas las religiones organizadas, por el simple hecho de que la verdad no se puede organizar. No es un tema político, es un romance entre el individuo y la existencia, y no se puede organizar. No necesitamos sacerdotes, no son necesarios, ni teólogos, ni iglesias.
          ¿Acaso no te basta con un cielo lleno de estrellas que apreciar y admirar, para caer de rodillas en la tierra en agradecimiento a la existencia? ¿Acaso no bastan las flores, los árboles, los pájaros y las montañas... un amanecer, un bello atardecer?  La existencia te rodea de mucha belleza, pero tú construyes una pequeña prisión y lo llamas iglesia. ¿Crees que ir a la iglesia es ser religioso?
          Cuando escuchas el sermón de alguien que no se ha dado cuenta de nada, estás perdiendo el tiempo; podrá ser un erudito, pero no está iluminado; habla citando a otros, pero no tiene autoridad para hablar por sí mismo. Encuentra a alguien que haya descubierto la verdad y quédate con esa persona. Bebe de su presencia; mira en sus ojos. Siente su corazón y deja que tu corazón lata al mismo ritmo, y entonces es posible que puedas saborear la religión. Pero la religión no se puede organizar...
          La religión es absolutamente personal. Sólo te involucra a ti...
          Según mi punto de vista, ser religioso es una experiencia personal. Es posible que Buda conociera la verdad, pero cuando murió su verdad desapareció como una fragancia. Cuando muere una flor, ¿qué queda de su fragancia? Se funde con lo universal.
          Es una suerte que cada cual tenga que descubrirla de nuevo cada vez, o la verdad sería aburridísima. Es una aventura y un éxtasis, y siempre seguirá siéndolo porque no se puede comprar, no es algo que te puedan prestar, no se puede robar, no se puede creer.  Lo único que puedes hacer es buscarla y descubrirla.
          La búsqueda misma es una maravilla. Cada momento es una alegría, porque te desprendes de algo en cada momento, desaparece algo de tu vida.  Estamos rodeados de falsedad. En cada paso te desprendes de una máscara y te relacionas con tu rostro original. Finalmente, cuando desaparece todo lo falso, te conviertes en una luz para ti mismo, y es el momento de la religiosidad".

Osho, Cambio, Cómo convertir una crisis en una oportunidad
http://osho-maestro.blogspot.com