15 jul. 2014

Mira, ve, sé consciente y elige. Pero recuerda, la responsabilidad es tuya. No puedes decir: "Señor, te he seguido, ahora, sálvame".

          "Yo nunca he intentado influir en nadie. Otra cosa es que alguien haya visto algo de verdad en lo que yo estaba diciendo o en lo que estaba siendo, pero yo no estaba haciendo nada con la intención de influir en él.  Sí, a pesar de mí, ha sido capaz de ver algo, toda la responsabilidad es suya.
          Jesús le dijo a su gente: "El día del juicio final separaré mis ovejas y le diré a Dios que son mi gente; han de ser salvados. Los demás no me importan". Si existiese algo parecido al juicio final, y fuese yo quien tuviese que separar las ovejas, no podría encontrar ni una sola, porque nunca he influido en nadie. Y es cierto que, cuando influyes en alguien, te conviertes en el pastor y esa persona se convierte en una simple oveja. Estás reduciendo seres humanos a ovejas; les estás quitando su humanidad. En el nombre de su salvación, los estás destruyendo.
          No te dejes influir por nadie.
          No te dejes impresionar por nadie.
          Mira, ve, sé consciente y elige.
          Pero recuerda, la responsabilidad es tuya.
          No puedes decir: "Señor, te he seguido, ahora, sálvame".
          Nunca sigas a nadie, porque así es como te desvías de ti mismo".

Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/