25 jul. 2010

Todo el mundo le teme a la muerte por la simple razón de que no han podido degustar la vida

"Todo el tiempo estás postergando. Dices: “Mañana comenzaré a vivir”, pero al mismo tiempo temes porque no tienes certeza del mañana. “Mañana podría sobrevenir la muerte, ¿y entonces qué?”. Habrás pospuesto la vida para mañana y el mañana no llega. Y entonces, ¿qué sucede? Surge el miedo.

La cuestión es que no sabes vivir el momento. Nadie te ha enseñado cómo vivir el momento. Los sacerdotes, los políticos, los padres, todos hablan acerca de distintos mañanas. Cuando eres niño te dicen: “Cuando seas joven sabrás lo que es la vida”. Cuando llegas a la juventud te dicen: “Los jóvenes son necios. La juventud es sinónimo de necedad. Cuando seas adulto comprenderás”. Y cuando eres viejo te dicen: “Estás acabado. Ya no queda nada, eres como un cartucho usado”. ¡Qué mundo más extraño es este!...

Toda la vida es una postergación, y de ahí el miedo a la muerte. “No he sabido todavía lo que es la vida, y ya viene la muerte”. Todo el mundo le teme a la muerte por la simple razón de que no han podido degustar la vida. El hombre que sabe lo que es la vida no le teme jamás a la muerte, sino que la acoge. La recibe bien cuando le llega; la acoge, la recibe como lo haría con un huésped. Para el hombre que no ha sabido lo que es la vida, la muerte es su enemiga. Y para el hombre que sabe lo que es la vida, la muerte es la nota final que resuena en un glorioso crescendo".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/