28 ago. 2011

Puedes meditar, ésa es la única manera de saber al respecto...La auténtica vida es una existencia, una experiencia

"Si te ocupas demasiado con el intelecto no tendrás tiempo para emplearte con todo tu ser. Si estás demasiado en tu cabeza pasarás por alto mucho de lo que es asequible. El camino sólo puede conocerse si participas profundamente en la existencia. No puede comprenderse desde fuera; hay que ser un participante.

No hace mucho vino a verme un profesor de psicología. Enseña en Chicago. Es indio y vive en los Estados Unidos. Vino de visita. Llevaba escribiéndome desde hacía casi dos años: "Iré dentro de poco, no tardaré". Finalmente vino, y quería saber cosas sobre la meditación. Se quedó aquí diez o doce días y observó meditar a los demás, y decía: "Estoy observando".

¿Pero cómo puedes observar meditar? Puedes meditar, ésa es la única manera de saber al respecto. Puedes observar a un meditador desde fuera  --puedes ver que baila, o que permanece en silencio, o que sí, que está sentado--, ¿pero qué vas a hacer con eso?.

La meditación no es sentarse, no es bailar, no es estar inmóvil. La meditación es algo que sucede en el hondón de la persona, en lo más profundo. No puedes observarlo, no existe el conocimiento objetivo de la meditación.
Así que le dije:
- Si realmente quiere saber... baile.
Y él contestó:
- Primero tengo que observar, primero debo autoconvencerme de que es algo, y luego lo haré.
Entonces yo le respondí:
- Si se apega a su condición nunca lo hará. Porque la única forma de saber es hacerlo, y usted dice que lo hará sólo cuando lo sepa. Es imposible. Se pone una condición tan imposible que nunca sucederá.

Es como si alguien dijese: "Amaré sólo cuando sepa qué es el amor". ¿Pero cómo puedes conocer el amor sin amar? Puedes observar a dos amantes de la mano, pero eso no es amor. También dos enemigos pueden tomarse de la mano. Aunque dos personas se tomen de la mano, eso no significa que se amen, pueden estar simplemente fingiendo.

Aunque veas a dos personas haciendo el amor, puede que no se trate de amor. Puede ser otra cosa; puede ser simplemente sexo y no amor. No hay manera de conocer el amor desde fuera. Hay cosas que sólo te son reveladas cuando eres un participante...

La religión es un enfoque subjetivo. Has de entrar, has de penetrar, es introspectiva. Has de sumergirte profundamente en tu propio ser. Sólo entonces puedes saber...

Sólo puedes conocer la santidad convirtiéndote en un dios, no hay otra manera. Sólo puedes conocer el amor convirtiéndote en un  amante. Y si crees que es muy arriesgado sin antes conocerlo --y enamorarse es arriesgado--, entonces te quedarás sin amor, seguirás siendo un desierto.

Sí, la vida es riesgo, y uno debe ser lo bastante valiente para aceptarlo. No siempre hay que ser calculador. Si no dejas de calcular toda la vida, te lo perderás todo.

Acepta riesgos, sé valiente. Sólo hay una manera de vivir, y es peligrosamente. Y ése es el peligro, que uno ha de actuar sin saber, que hay que pasar a lo desconocido. Por eso se necesita confianza...

Pero recuerda, la palabra "vida" no es vida, la palabra "amor" no es amor, la palabra "Dios" no es Dios. La auténtica vida es una existencia, una experiencia".

Osho, Dijo el Buda... 
http://osho-maestro.blogspot.com/