30 ene. 2012

Si en verdad uno quiere transformar a la humanidad, cada individuo debe empezar a crecer por su cuenta

"La libertad no significa el caos. La libertad significa más responsabilidad; tanta, que no hace falta que nadie interfiera con tu vida. Significa que te pueden dejar en paz, que el gobierno no tiene que meterse contigo, que la policía no tiene que meterse contigo, que las leyes no tienen nada que ver contigo: estás fuera del mundo.
   Ese es mi método. Si en verdad uno quiere transformar a la humanidad, cada individuo debe empezar a crecer por su cuenta. No se necesita una multitud para crecer. Es como el niño que madura en el vientre de su madre: no hacen falta multitudes; basta que la madre tenga cuidado.
   Nace en ti un hombre nuevo. Tienes que ser el útero para ese hombre nuevo. Nadie se va a enterar y es mejor que nadie lo sepa. Seguirás haciendo tu trabajo ordinario, vivirás en el mundo ordinario, serás simple y ordinario: no hay que volverse revolucionario, reaccionario, punk, ni cabeza rapada. No serviría de nada, sería pura estupidez...
   Hay cosas que sólo pasan en silencio. Por ejemplo, si a uno le gustan las rosas, no debe jalar el rosal todos los días para mirarle las raíces; así lo va a matar. Las raíces tienen que estar escondidas. Hacen su trabajo silenciosamente.
   Mi gente tiene que ser como las raíces. Hacer silenciosamente su trabajo de cambiarse, de cambiar a quien se interese, de propagar los métodos del cambio..."

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/