31 may. 2012

Sencillamente te estoy animando a ir en pos de tu aventura. Trato de persuadirte, de seducirte hacia la aventura. No le hablo a tu miedo

Mi voz interior a veces me dice que lo que necesito es abstenerme de hacer nada y dedicarme a dormir, comer o jugar en la playa. Pero temo obedecer esos impulsos, porque siento que puedo tornarme demasiado débil para sobrevivir en este mundo. ¿Realmente me protegerá la existencia si me dejo llevar?

     "Lo primero es que no hay necesidad de sobrevivir en este mundo. ¡El mundo es un manicomio! No hay necesidad de sobrevivir en un mundo de ambición, política y ego. Es el mundo de la enfermedad. Pero hay otra forma de ser, y es estar en el mundo, pero sin ser de él.
     "Mi voz interior a veces me dice que lo que necesito es abstenerme de hacer nada..." ¡Entonces no hagas nada!  No hay nadie por encima tuyo; la existencia te habla directamente. Comienza a confiar en tus sentimientos más profundos. No hagas nada. Si solamente deseas dormir, comer y jugar en la playa, perfecto -que esa sea tu religión. No temas.
     Es preciso deshacerse del miedo. Y si es cuestión de elegir entre lo que te dice tu voz interior y lo que te dice el miedo, elige tu voz interior. No elijas el miedo. Muchas personas han elegido su religión movidas por el miedo, de tal manera que viven en un limbo. Ni son religiosas ni mundanas; viven indecisas.
     El miedo no ayuda. El miedo tiene que ver con el miedo a lo desconocido, a la muerte, a la sensación de estar perdidos. Pero si realmente deseas estar vivo, deberás aceptar la posibilidad de estar perdido. Deberás aceptar la inseguridad de lo desconocido, el malestar y la inconveniencia de lo extraño. Ese es el precio que debes pagar por las bendiciones que se obtienen. Porque recuerda que no hay nada gratis en la vida. Tendrás que pagar o, de lo contrario, permanecerás paralizado por el miedo y desperdiciarás toda tu vida.
     Disfruta cualquiera que sea tu estado interior.
     "Pienso que me tornaré demasiado débil para sobrevivir en este mundo". No hay necesidad. El que habla es el miedo; el miedo que engendra otros miedos. El miedo nace del miedo.
     "¿Realmente me protegerá la existencia?"  Nuevamente, el miedo pide garantías y promesas. ¿Quién puede darte una garantía? ¿Quién puede servirte de garantía para la vida? Estás pidiendo una especie de póliza de seguros. No, no hay posibilidad. En la existencia nada está asegurado -nada puede estar asegurado. ¡Y eso es bueno!  De otra manera,  si la existencia estuviera asegurada también, ya estarías completamente muerto. Entonces, te perderás de toda esa emoción de vivir como una hoja al viento.
     La vida es bella porque es insegura. La vida es bella porque existe la muerte....
     "¿Realmente me protegerá la existencia si me dejo llevar?"  ¡Ensaya por ti mismo!  Puedo decirte solamente una cosa... pero recuerda que no le hablo a tu miedo. Puedo decir solamente una cosa a todos ustedes y es que quienes han ensayado, han descubierto que la existencia protege. Pero no le hablo a tu miedo.  Sencillamente te estoy animando a ir en pos de tu aventura.  Trato de persuadirte, de seducirte hacia la aventura. No le hablo a tu miedo. Todos los que han ensayado han descubierto que la protección es infinita.
     Pero no sé si logras comprender la protección que ofrece el universo. El universo no puede darte el tipo de protección que pides porque realmente no sabe lo que estás pidiendo. Estás pidiendo la muerte. Solamente un cuerpo muerto está totalmente protegido. Lo que está vivo siempre está en peligro. Estar vivos es un riesgo. Mientras más vivos, más grande es la aventura, mayor el riesgo, más grande el peligro.
     Nietzsche tenía un lema escrito en la pared de su habitación: "Vive peligrosamente". Cuando alguien le preguntó la razón de la frase, respondió: "Es solamente para recordarlo a diario, porque el miedo que siento es tremendo".
     Vive peligrosamente porque esa es la única manera de vivir.  No hay otra.  Atiende siempre al llamado de lo desconocido y mantente en movimiento. No trates de asentarte en ninguna parte. Asentarse es morir; es una muerte prematura...
     Las personas mueren antes de morir. Las personas se asientan en la seguridad, la comodidad y la conveniencia. Las personas se asientan en una vida que parece una tumba".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida

http://osho-maestro.blogspot.com/