27 may. 2012

Tú no eres la mente. Puedes ponerte a un lado y observar todo el juego

     "La mente tiene el viejo hábito de identificarse con cualquier cosa. Ocurra lo que ocurra, la mente enseguida se identifica. La mente no funciona como un espejo, funciona como una película. Todo lo que se le pone enfrente se queda impreso en ella. El espejo se mantiene vacío. La gente viene y va, sube y baja... El espejo no se pierde en ninguna identificación.
     Aquí, te enseño celebración, alegría, porque sé que es la puerta más cercana a tu definitivo despertar. Un hombre lleno de dicha está más cerca de la existencia. Cuanto mayor sea su dicha, menor será la distancia que le separe del corazón del universo.
     En tu agonía, estás solo; el corazón del universo está lejano. Tu agonía ha creado la distancia. Así que cuando estés en agonía  -es humano, y ocurre de vez en cuando-, mantente alerta.  Y si has sido capaz de mantenerte alerta cuando la danza estaba descendiendo sobre ti y llovían flores sobre ti, no te resultará en absoluto difícil ser consciente cuando algo vaya mal. Puedes ser un observador; apartado, sin identificación...
     De cualquier modo, elijas lo que elijas, el resultado es el mismo: la consciencia te hará libre de la identificación...
     Cuando camines por la mañana temprano y los pájaros estén felices, los árboles brillando con el reflejo del sol y sientas una paz, ponte alerta. Nada de lo que está ocurriendo debería ocurrir en un estado de inconsciencia; sólo estate consciente. Lo cual no significa repetir verbalmente por dentro: "Mira, los pájaros están cantando. Mira qué felices están los árboles. Mira, qué paz reina..." Eso lo destruiría todo.
     No tienes que verbalizar, tienes que experimentar. Y en cuanto halles el momento digno de ser disfrutado, estate alerta en ese momento. Poco a poco, tu alerta se volverá parte de ti. Y la función de la alerta es destruir las identificaciones.
     De vez en cuando, estarás bajo de ánimo; nubes oscuras, la vida no parece tener sentido... ninguna razón. La alerta que has ganado, fortalecida, cristalizada en momentos de alegría, vendrá en tu ayuda.Tú te mantendrás alejado y sabrás que en el fondo: "Todo esto está ocurriendo pero no me está ocurriendo a mi, tan sólo a mi alrededor, y va cambiando. Mi consciencia permanece exactamente igual que un espejo, limitándose a reflejar y no identificándose".
     Pero los viejos hábitos son difíciles de eliminar, requiere un gran esfuerzo...
     En un instante te identificas, te olvidas de que esto también pasará. Espera un minuto...¿te ha dejado tu antiguo novio?  ¡Alégrate! "¡Qué gran oportunidad!"  Eso es lo que yo he estado enseñanza. Dejar marchar lo viejo porque está llegando lo nuevo...
     Pero no recuerdas tu propia vida y sus patrones.  Estas subidas y bajadas no te ocurren a ti, sólo ocurren en la mente; y tú no eres la mente. Puedes ponerte a un lado y observar todo el juego...
     Pero este viejo hábito tiene que cambiar... Una simple comprensión, una simple visión clara de toda la situación y lo viejo cambia".

Osho, No te cruces en tu camino. No puedes evitar ser quien eres
http://osho-maestro.blogspot.com