4 ago. 2012

La confianza en sí misma es divina

Siento que estoy llegando a alguna parte. He hecho el grupo de Encuentro y el grupo Tathata y ahora estoy meditando. Me estoy relacionando abiertamente y con confianza con la gente. 

    "Muy bien. Recuerda siempre que no se debe permitir en absoluto que haya desconfianza. Aunque tu confianza se convierta en una posibilidad de que la gente te pueda engañar, no importa. Aunque te engañen por confiar, es mejor eso que no confiar.
    Cuando todo el mundo es cariñoso y maravilloso y nadie te engaña es muy fácil; en esa situación, la confianza es muy fácil. Sin embargo, a pesar de que todo el mundo sea engañoso y todo el mundo vaya a engañarte -y sólo te pueden engañar si confías-, sigue confiando. No pierdas nunca la confianza en la confianza, cueste lo que cueste, y nunca serás un perdedor porque la confianza es en sí misma el fin último. No debería ser un medio para lograr otra cosa porque tiene su propio valor intrínseco.
     Si puedes confiar, permanece abierto. La gente se ha vuelto cerrada como medida de seguridad para que nadie les pueda engañar o aprovecharse de ellos. ¡Deja que se aprovechen de ti! Imagínate qué bello. Deja que se aprovechen, pero tú insiste en seguir confiando, entonces tendrá lugar un bello florecimiento porque ya no habrá miedo.
     Sólo tienes miedo a que la gente te engañe, pero una vez que aceptes eso, ya no habrá miedo, ya no habrá ningún impedimento a tu apertura. El miedo es peor que cualquier mal que te puedan causar. Ese miedo es un veneno que deteriora toda tu vida. Así que permanece abierto y confía inocentemente, incondicionalmente.
     No estoy diciendo que no vaya a haber nadie que te engañe o que se aproveche de ti. Lo harán, contamos con eso, pero vale la pena. Te reirás de su estupidez y de que no serán capaces de destruir tu confianza. Confiarás de tal manera en la humanidad de la otra persona que dará igual lo que haga esa persona. Confiarás en última instancia, así que no importa lo que haga...
     Limítate a contemplarlo, permítelo y disfrútalo. Aprecia la mera idea de la confianza y no habrá ninguna necesidad de ningún dios. Los hombres dicen: "Confío en Dios". Yo, en cambio, digo: "La confianza es Dios". No es que la gente haya perdido la confianza en Dios. Han perdido la confianza y por eso han perdido a su Dios. La confianza es Dios. No es cuestión de confiar en un poder llamado Dios. La confianza en sí misma es divina. Así que, ¡bien!".

Osho, Cara a cara con Osho. Ante todo, no dudes