11 abr. 2015

La meditación no es más que abrirse multidimensionalmente a todo lo que existe: a la belleza de la existencia, a la música de los vientos, a la libertad de las nubes, a todos los misterios que te rodean.

          "La meditación es el arte de transformar lo potencial en real, de transformar la semilla en flor. A través de la meditación alcanzas el segundo nacimiento.
          Con el primer nacimiento nace el cuerpo, con el segundo, el alma. Sólo cuando llegamos a conocer que somos un alma, se realiza nuestra vida; de lo contrario es un completo desperdicio. La semilla siguió siendo una semilla, nunca brotó, nunca se convirtió en un árbol, nunca floreció. Nadie descansó bajo su sombra, ningún pájaro fue nunca a visitarla, ningún viento danzó a su alrededor. No hubo diálogo con las nubes, el sol, la luna, las estrellas. La semilla no se puede comunicar con la existencia. Está cerrada, encerrada en sí misma.
          La meditación te abre. La meditación no es más que abrirse multidimensionalmente a todo lo que existe: a la belleza de la existencia, a la música de los vientos, a la libertad de las nubes, a todos los misterios que te rodean, a todo lo que está fuera y dentro".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/