6 abr. 2015

Vive peligrosamente, y cuando digo "vive peligrosamente" quiero decir "vive según tú mismo", sea cual sea el precio.

          "Deshazte de toda regla y regulación y vive la vida estando muy atento; eso es todo. Comprender ha de ser la única ley. Si comprendes, amarás; si amas, no perjudicarás a nadie. Si comprendes, serás feliz; si estás feliz, compartirás. Si comprendes, serás tan dichoso que de todo tu ser, continuamente, como un río, surgirá el agradecimiento hacia la Existencia. Ésa es la oración.
          Intenta entender la vida, no la fuerces. Permanece siempre libre del pasado, porque si el pasado está presente y ejerces tu control, no entenderás la vida. Y la vida es fugaz, no espera.
          Pero ¿por qué la gente intenta confeccionar reglas? ¿Por qué caen en la trampa? Caen en la trampa porque una vida de comprensión es una vida de peligro.  Has de confiar en ti mismo. La vida de control es cómoda y segura; no necesitas confiar en ti. Moisés lo resolverá, la Biblia lo resolverá, el Corán lo resolverá, el Gita lo resolverá... no necesitas preocuparte de ningún problema: puedes huir de ellos. Te refugias en antiguas palabras, en disciplinas, pensamientos...,te aferras a ellos. Así conformas una vida cómoda, una vida de conveniencia. Pero una vida de conveniencia no es una vida de beatitud. Entonces te pierdes las alegrías porque las alegrías sólo son posibles cuando vives peligrosamente. No hay otra manera de vivir.
          Vive peligrosamente, y cuando digo "vive peligrosamente" quiero decir "vive según tú mismo", sea cual sea el precio. Esté en juego lo que esté en juego, vive según tu propia consciencia, según tu propio corazón y sentimientos.
          Si pierdes la seguridad, si pierdes comodidades y conveniencias, entonces serás feliz. Puede que seas un mendigo, puede que no seas un rey, puede que andes por la calle vestido con harapos, pero ningún emperador podrá competir contigo. Incluso los emperadores se sentirán celosos de ti porque serás rico; no rico materialmente, sino en consciencia. Te envolverá una luz sutil y un sentimiento de felicidad...
          Exteriormente podrás ser un mendigo, pero interiormente te habrás vuelto un rey.
          Pero si vives una vida de conveniencia, de seguridad y confort, evitarás el peligro, evitarás muchas dificultades y sufrimientos; pero evitando esas dificultades y sufrimientos evitarás toda la beatitud que es posible en la vida... Cuando intentas escapar de un problema también estás alejándote de la solución. Cuando no quieres enfrentarte a una situación estás mutilando tu propia vida. Nunca vivas una vida controlada --ésa es la vida del escapista-- sino disciplinada. No disciplinada por mí, ni siguiendo a nadie, sino según tu propia luz. "Sé una luz por ti mismo". Ésta fue la última frase de Buda antes de morir, lo último que dijo: "Sé una luz por ti mismo". Ésa es la disciplina".

Osho, Tao. Los tres tesoros, Volumen II
http://osho-maestro.blogspot.com/