6 abr. 2015

Un Buda es como una invitación para todos.

          "Un Buda es como una invitación para todos: no dirige su invitación a nadie; es una invitación abierta a todos, para todos. Él es como un río que fluye; todo el que está sediento puede acercarse y compartir.
          Pero el río no puede meterse en tu boca. Tendrás que inclinarte, llenar tus manos con esa agua; sólo entonces podrá saciarte, apagar tu sed. Pero claro, de ti dependerá la cantidad de agua que puedas tomar del río. El río no da más ni menos a nadie; el río simplemente da, comparte. Si estás cerrado, si te opones al río, si tienes dudas, si eres escéptico, si te mantienes en la orilla sin inclinarte, si no te relajas, si no te entregas al río, si te quedas allí de pie, seguirás teniendo sed. Aquellos que estén dispuestos a entregarse apagarán su sed.
          Así que depende de ti".

Osho, Tao. Los tres tesoros, Volumen II
http://osho-maestro.blogspot.com/