2 abr. 2015

Vive cada momento en su totalidad.

          "La vida significa estar siempre fluyendo, moviéndose. Sigue buscando la estrella más lejana. Disfruta del propio viaje, no te preocupes demasiado por los objetivos. Los objetivos no son más que excusas para poder continuar el viaje. De hecho, no hay objetivos en la vida. La vida es una peregrinación, una peregrinación a nada, una peregrinación a ningún lugar; sólo una pura peregrinación.
          Entender esto produce una gran libertad, nos quita un gran peso de encima. Se abandonan todas las ansiedades, todas las angustias, desaparecen todas las preocupaciones, se evaporan, porque cuando no hay objetivo no puedes fracasar. El fracaso es una idea nuestra porque creemos en el objetivo.
          Por ejemplo, yo nunca puedo fracasar porque no tengo ningún objetivo. Nunca me puedo sentir frustrado porque nunca espero nada. Si ocurre algo, bien; si no ocurre nada, ¡estupendo! Las dos cosas son buenas.
          Esa es mi enseñanza básica: vive cada momento en su totalidad. No es un medio para alcanzar un fin determinado. Sin embargo, al principio resulta muy difícil, de modo que yo no hago más que darte falsos objetivos y metas. No son más que juguetes; puedes ir sin ellos. Una vez que comiences a disfrutar del propio viaje no habrá necesidad de buscar ningún objetivo. Entonces no preguntarás el significado de la vida, la vida será su propio significado, será un fin en sí misma.
          Ese es el estado de total libertad".

Osho, Meditaciones para acabar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/