22 ago. 2017

Para mí, una existencia divina significa sólo fluir. Si ganas, bien. Pero si pierdes, también está bien.

“Siempre que hay seriedad, la tristeza está por aparecer. No puedes disfrutar la seriedad, no puedes reírte con la seriedad. Lo santos nunca se han reído....

Toma la risa como una forma de vida. Existe como risa. Sé absolutamente poco serio. Puede ser que no seas capaz de conseguir nada, pero ¿cuál es el significado de conseguir algo? Incluso alguien que consigue algo, ¿qué logra? Aún consiguiendo algo no se logra nada.

Todo llega a este punto sin sentido: incluso alcanzando algo, nada se consigue y nada perdura. Pero la mente desinteresada gana mucho, sin ganar nada. Cada momento, aquellos que tienen una mente desinteresada ganan mucho. Lo que se obtiene tal vez no es algo hermoso   --quizás al final no obtuvo nada--  pero tendrá riqueza en su interior. Cada momento fue un lujo: lo que ha alcanzado ha sucedido en su ser. Puede no ser un gran hombre, un hombre famoso   --un gran científico, un gran pintor--  puede ser un don nadie, pero morirá en paz; morirá de manera amorosa.

Este hombre es rico en su interior. La vida, así como fue, le ha dado mucho. Nada fue arrebatado, nada fue tomado en medio de una lucha. Todo fue una bendición, una beatitud, una dicha, pues todo sucedió sin condiciones.

La mente que está tratando de conseguir algo le está diciendo a la vida, a todo el cosmos, “podré ser feliz sólo si ESTO sucede”. Vives con condiciones.

No puedes poner ninguna condición a la vida. El todo nunca escuchará tus condiciones, nunca podrás oír la resonancia del universo si pones condiciones. Tus propias condiciones se convierten en una piedra alrededor de tu cuello. Vas a ser aplastado por tus propias manos. No es que la vida te aplasta: te aplastas a ti mismo con tu propia piedra.

Tus condiciones crean una barrera entre tú y el todo. El todo no puede fluir en ti porque tienes tus condiciones. Le dices, “ven, pero antes cumple esto y aquello”, entonces el universo no puede fluir en ti y tú no puedes fluir en el universo. Así, todo se paraliza y enferma.

No pongas ninguna condición al todo; no regatees con la vida. No compitas con el universo, no luches y entonces serás sagrado. Fluye dentro del todo y déjalo fluir en ti. Movimiento incondicional, movimiento no motivado. Entonces no serás serio, serás intenso. Vivirás con dicha; no será posible la tristeza.

De esta forma no puede haber frustración, es imposible. Nadie puede frustrarte. Cualquier cosa que pase estará bien. Entonces lo bueno no es algo opuesto a lo malo; es sólo una sensación. Lo que suceda estará bien: no hay nada opuesto a lo bueno.  Todo está bien.

A esto le llamo una mente religiosa: No sería, juguetona, inocente, sin luchas…..

Sólo piensa en una cosa: que debes estar fluyendo. Y deja que suceda cualquier cosa. Acéptalo. Si vas a ser un perdedor, entonces sé un perdedor. Si vas a ser derrotado, entonces sé alguien a quien han derrotado. Y si estás listo para ser derrotado, para ser un perdedor, entonces nadie puede derrotarte porque todo el tema se convierte en un sinsentido. Perder carece de sentido cuando ganar carece de sentido, si no participas en esto ¿cuál es la gracia?. Lo que sucede es que tú pones como condición que debes ganar, por lo tanto perder es muy duro, te sientes derrotado, frustrado.

Para mí, una existencia divina significa sólo fluir. Si ganas, bien. Pero si pierdes, también está bien”.

Osho, La búsqueda eterna (Gratitud a IGPP por la traducción del inglés al español)
http://osho-maestro.blogspot.com/