15 ago. 2017

Sólo te enseño una responsabilidad...te enseño tu responsabilidad hacia ti mismo.

"Con la autorrealización viene una gran comprensión. No hace falta perdonar. No hace falta hacer ningún esfuerzo para amar a tu enemigo...

No puedo aceptar la idea de que tienes que amar a tu vecino. ¿Por qué dijo eso Jesús?  Porque nadie ama a sus vecinos. En realidad, los vecinos son los peores enemigos. Todos odian a sus vecinos, todos están celosos de sus vecinos, de lo que disfrutan, de que son ricos, de que tienen esto, de que tienen aquello, y se sienten desdichados al compararse con ellos, al competir. ¿Cómo puedes amar a alguien con quien compites?

Es un mundo de competencia despiadada. Todos tratan de cortarte el cuello. Si tratas de hurgar en el bolsillo de otro, no te das cuenta de que alguien más hurga en tu bolsillo...

Te amo, y a eso no estoy obligado. Ni siquiera tienes que sentirte agradecido por mi amor, porque mi amor es mi recompensa. En lugar de que quedes obligado, yo estoy agradecido de que aceptes mi amor sin rechazarlo. Podrías rechazarlo, es tu derecho.

Cuando me conocí, entendí un significado totalmente diferente de la responsabilidad. No es una cuestión de deber, sino de compartir. Tienes tanto amor y tantas bendiciones, que quisieras compartir...

Te repito: sólo te enseño una responsabilidad...te enseño tu responsabilidad hacia ti mismo. Si eso es egoísmo, acepto que enseño egoísmo, pero no se opone al altruismo.

El momento  en que conoces tu yo en su totalidad, por primera vez  eres capaz de ser altruista, compasivo, amoroso, amable, servicial...".

OSHO, Creencia, duda y fanatismo. ¿Es esencial tener algo en que creer?