12 feb. 2020

Sé valiente. ¡Da el salto cuántico!

“No mires atrás. Lo que se ha ido se ha ido, y se ha ido para siempre, para no volver nunca más. Hagas lo que hagas, no puedes traerlo de vuelta.

El niño no puede volver a entrar en el útero, por muy agradable que haya sido, cómodo, conveniente, seguro. El niño puede tener una gran nostalgia del útero, de esos hermosos y eternos nueve meses. Sí, digo eternos, porque el niño los siente como una eternidad, no como nueve meses. No tiene ni idea de calcular el tiempo, esos largos y largos nueve meses de tanto calor, de tanta protección, de tanta despreocupación, de tanto descanso y relajación. La nostalgia se cierne sobre él. Al niño le gustaría volver al útero, pero no es posible.

Volver no es posible en absoluto; no está en la naturaleza de las cosas. Uno siempre tiene que ir hacia adelante. Y cuando se mira hacia adelante todo es tan desconocido que surge un gran temor.

Uno nunca sabe dónde está. Uno pierde su identidad, pasa por una gran crisis de identidad. Lo conocido ya no está ahí para aferrarse, y lo desconocido parece inasible.

Pero no mires atrás; lo que no puede suceder no puede suceder. ¡Mira hacia adelante! Y no interpretes lo nuevo y lo desconocido como algo inseguro. Interprétalo en términos de aventura, exploración. Interprétalo como una gran libertad. Buda habla una y otra vez sobre la libertad.

Es la libertad del pasado, la libertad de la madre, la libertad de los padres, la libertad de la sociedad, la libertad de la iglesia, el estado.

Lo que te estoy dando es libertad absoluta. Sí, el miedo puede surgir, pero el miedo surge debido a tu interpretación. En el fondo, en algún lugar del inconsciente, todavía te gustaría volver, para cerrar los ojos al nuevo amanecer. Te gustaría volver aunque no hubiera nada muy valioso, nada significativo, pero al menos uno estuviera a salvo.

El territorio era familiar; uno vivía rodeado de muros. Lo llamamos prisión, pero tú lo llamabas tu hogar; y te he sacado de tu hogar porque no era tu verdadero hogar, era sólo una fantasía. Esta libertad, este éxtasis que está surgiendo, es tu verdadero hogar.

Ahora, si te aferras al pasado, lo cual ya no es posible, y no permites que el futuro ocurra sin problemas, el dolor puede continuar, la agonía puede continuar, durante meses, durante años. Y te dividirán: una parte de ti aferrándose al no-más y una parte de ti anhelando el no-todavía.

Ahora sé valiente. ¡Da el salto cuántico! Así como la serpiente se escapa de la vieja piel...Ha cumplido su función, te ha llevado a lo nuevo. Despídete de ella con gratitud y sumérjete en esta exploración que se está volviendo valiosa para ti.

Sumérgete en esta inseguridad, en este peligro, porque la vida está donde está la inseguridad; la vida está donde está el peligro. No hay manera de vivir totalmente a menos que aprendas a vivir peligrosamente --más peligro, más vida; menos peligro, menos vida.

Y estoy poniendo a tu disposición picos y picos. Esta es una cadena interminable. Alcanzarás un pico pensando que es el final y ahora puedes descansar, pero para cuando hayas descansado un poco, serás consciente de que un pico más alto te está desafiando, te está llamando. Un nuevo peregrinaje comienza. Y esto sigue y sigue.

La vida es un peregrinaje eterno. No hay una meta, es un viaje puro. De ahí su alegría. Si hubiera una meta, eso significaría un punto final en tu vida. Entonces, ¿qué vas a hacer? Después del punto final no hay nada, nada más. La vida no sabe nada de puntos. La vida es un continuo, una canción que nunca termina, una historia que sigue desarrollándose”.

Osho,  The Dhammapada: The Way of the Buddha, vol. 6