3 dic. 2009

Ni un carpintero es inferior ni un matemático superior; el matemático disfruta haciendo su trabajo lo mismo que el carpintero.

"Tenemos que buscar una educación para el mundo que sea humana; la que hay es muy inhumana. Tenemos que encontrar formas para que los niños puedan jugar al sol y a la vez puedan aprender matemáticas. Se puede hacer, siempre que sepamos y hayamos decidido que las matemáticas no son tan importantes como jugar al sol. Se puede enseñar un poco de matemáticas, es necesario. No todo el mundo va a ser un Albert Einstein. Y quienes vayan a serlo, no se pondrán a jugar al sol, sino que encontrarán su mayor felicidad y poesía en las matemáticas. Eso es otra cosa, es completamente distinto; no te están obstaculizando en tu crecimiento ni te están inculcando un sentimiento de culpabilidad.

A mí mismo nunca me interesaron demasiado los juegos cuando era niño, pero nadie me impedía jugar. Me interesaba más la buena poesía, la filosofía, la religión... ése era mi juego, era mi forma de divertirme. Pero eso es otra cosa. Si alguien disfruta con la poesía, déjale; si alguien disfruta trabajando en un taller de carpintería, déjale; que cada cual haga lo que necesita hacer.

No se debería decir que alguien es superior a otro. Ni un carpintero es inferior ni un matemático superior; el matemático disfruta haciendo su trabajo lo mismo que el carpintero. Si tuviéramos que decir algo, diríamos que quien es feliz está haciendo lo correcto y quien está triste no.

Todo lo que le aporte felicidad a tu vida es bueno..."

Osho, La revolución. Sobre la poesía y las canciones de Kabir
http://osho-maestro.blogspot.com/