1 jun. 2010

El opuesto trae renovación

"Debe haber un ritmo de unión y separación, de estar juntos y después estar solos... En eso radica la armonía invisible de los opuestos.

Lo frío se calienta, lo caliente se enfría.
Lo mojado se seca, lo seco se moja.

Debido a la enfermedad, la salud es bienvenida...

Por consiguiente, a veces la enfermedad es muy buena. No tiene nada de malo. La persona sana debe enfermar de vez en cuando. Pero tenemos una concepción diferente y totalmente absurda, pues creemos que una persona sana no debe enfermar nunca. Eso es imposible. Sólo un cadáver no enferma nunca. La persona sana debe enfermar a veces. A través de la enfermedad, recupera la salud y esa salud es nueva. Al pasar por el opuesto, por la enfermedad, la salud se renueva. Observa. Después de una fiebre prolongada sientes una renovación, un rejuvenecimiento total del cuerpo.

Si permaneces sano durante setenta años consecutivos, tu salud será como una enfermedad, como una muerte, porque no hay rejuvenecimiento. El opuesto trae renovación... A veces, la enfermedad es hermosa. No digo que hay que permanecer en cama constantemente; eso también sería malo. La enfermedad constante es mala. Todo aquello que adquiere permanencia es malo. Todo lo que se mueve y fluye es bueno, es vida".

Osho, La armonía oculta. Conversaciones sobre Heráclito
http://osho-maestro.blogspot.com/