15 jun. 2010

La compasión está oculta en la ira como el árbol está oculto en la semilla

"Cuando surja la ira,
no digas que está mal.
De hecho,
no digas siquiera que es ira,
porque en la misma palabra ira
ya hay una condena....
Tienes prejuicios hacia la ira;
siglos de condicionar esa ira son malos.
Simplemente mira,
observa,
contempla:
la ira también es energía;
que quizá no se mueva en la dirección adecuada,
pero, aún así, es energía...
Mírala.
Obsérvala.
Y con solo mirarla y observarla
verás que la energía se está transformando.
La observación es alquímica.
Cambia la energía,
sus propiedades.
Y pronto lo verás:
la misma energía que iba a ser ira
se ha transformado en compasión.
La compasión está oculta en la ira
como el árbol está oculto en la semilla;
sólo hace falta una visión profunda".

Osho, La búsqueda. Charlas sobre los Diez Toros del Zen