21 jun. 2010

El valiente avanza a pesar del miedo, mientras que el cobarde se paraliza a causa del miedo

"La diferencia entre un valiente y un cobarde no está en que el primero sea intrépido y el segundo miedoso. No, esa no es la diferencia. Los dos sienten miedo en la misma proporción. Entonces, ¿dónde está la diferencia? Está en que el valiente avanza a pesar del miedo, mientras que el cobarde se paraliza a causa del miedo. ¡Ambos temen!

¿Cómo poder decir que una persona valiente no tiene miedo? Sería una máquina, no un ser humano...

Ser valiente significa sencillamente poder actuar a pesar del miedo. Aunque la persona tiemble y trepide, no por ello se detiene, sino que utiliza el miedo como puente. Aunque temblorosa y amedrentada, no se detiene en su marcha hacia lo desconocido.

En todos los seres humanos conviven las dos posibilidades: la valentía y el miedo. Todo depende de cuál de las dos escojan. Nunca elijan el miedo porque mutila y paraliza; destruye sin permitir la más mínima posibilidad de resurrección. Aunque la valentía también puede destruir -destruir la forma que tienen ahora- es una forma creadora de destrucción puesto que abre la posibilidad de renacer.

Tanto el miedo como la valentía destruyen, pero el miedo simplemente destruye. La semilla se pudre. Cuando se siembra en el suelo la semilla de la valentía, aunque también muere, no se pudre. Muere para convertirse en un nuevo fenómeno: el retoño.

La valentía mata tanto como el miedo; pero el miedo mata sin proporcionar una nueva vida. La valentía brinda una vida nueva. Elijan ser valientes siempre.

Si bien es duro, también es toda una aventura. Si bien es difícil, incómodo e inconveniente, trae consigo un gran éxtasis. Y ese éxtasis tiene su precio".

Osho, El miedo. Cómo comprender y aceptar las incertidumbres de la vida