23 mar. 2012

Observa constantemente, no permitas que nada pase sin observarlo

     "Obsérvate en todos los distintos estados de ánimo: cuando estés triste, obsérvate; obsérvate cuando estés alegre, obsérvate cuando sientas indiferencia, cuando sientas desesperación, cuando estés rebosante de esperanza; obsérvate en el deseo y en la frustración.  Hay millones de estados de ánimo alrededor de ti; obsérvalos todos, deja que cada uno de ellos sea una ventana por la que mirar hacia tu interior.  Obsérvate desde los colores del arco iris; obsérvate cuando estés solo, cuando no estés solo.  Vete a la montaña, quédate aislado y obsérvate; vete a la fábrica, a la oficina; y observa cómo cambias, en qué cambias.
     No relajes la atención ni por un momento. El Buddha dice: "Y luego, cuando te vayas a la cama, sigue observando. Cuando estés a punto de quedarte dormido, observa cómo te duermes". Observa constantemente, no permitas que nada pase sin observarlo.  Porque este recuerdo del sí, este estudio de sí mismo, lo hará todo. No te hace falta preguntar: "¿Y qué hago después de observar?", porque la respuesta es nada, no necesitas hacer nada. Una vez que observas tu odio totalmente, desaparece...
     Tú no desaparecerás por observar; de hecho la observación te revelara a ti mismo. Sólo la oscuridad desaparece, la oscuridad de la ira; la oscuridad del sentimiento de posesión, la oscuridad de los celos...; todo eso desparecerá. Y sólo quedarás tú en tu pureza prístina, sólo quedará tu espacio interior, vacío".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/