14 mar. 2012

Si quieres renunciar a cualquier cosa, vívela hasta el final

   "A menos que logres renunciar a la distracción causada por los objetos externos, no podrás viajar a tu interior, porque los objetos te llamarán constantemente, sin descanso. Es como si estuvieras meditando y en la sala de meditación hubiera un teléfono que no dejara de sonar; ¿cómo podrías meditar? Tendrías que descolgar el teléfono...
   ¿Cómo renuncia uno a las distracciones? ¿Puedo uno simplemente hacer un voto: "Ahora renuncio a mi interés por las riquezas",  o  "Renuncio a mi interés por las mujeres -o por los hombres-"?  No es algo que pueda conseguirse haciendo un voto; de hecho,  si haces un voto, ocurrirá exactamente lo contrario. Si dices: "Renuncio a todo interés por las mujeres", tu mente se llenará de imágenes de mujeres, las visualizarás todavía más...
   Cuando vienen a verme sannyasins ya mayores, siempre me preguntan: "¿Qué puedo hacer con respecto al sexo?  Me martillea la mente todavía más que antes. Y he renunciado, así que no sé lo que voy a hacer ahora".  Cuanto más renuncies sin comprender, sirviéndote sólo de la fuerza de voluntad, más se complicará todo. Hace falta comprensión, no fuerza de voluntad, pues la voluntad forma parte del ego...
   ¿Cómo renuncia uno,  entonces?  Renuncia cuando ha comprendido, renuncia cuando ha experimentado, renuncia con madurez, no con un voto. Si quieres renunciar a cualquier cosa, vívela hasta el final.  No tengas miedo, llega hasta el fondo de ella, para poder comprenderla; y una vez que la hayas comprendido, podrás desecharla sin ningún esfuerzo de la voluntad...
   Por un simple destello de comprensión tácita, ten la certeza de que la vida es una escuela por la que hay que pasar; no tengas prisa. Si sientes que todavía queda en ti cierto deseo de acumular dinero, es mejor que no reces.  Ve, acumula dinero, y pon fin al capítulo.  El dinero es insustancial, de modo que, si eres inteligente, pronto pondrás fin al deseo de acumularlo; y si no eres lo bastante inteligente, tardarás un poco más, pero la experiencia te dará la inteligencia necesaria.  La experiencia es el único camino; no hay atajos.  Tal vez tardes mucho tiempo en comprender, pero no se puede hacer nada...; el ser humano es un ser desvalido, y tiene que conseguir inteligencia a base de experimentar.  Todo lo que conozcas bien, podrás desecharlo. De hecho,  decir que podrás desecharlo no es muy apropiado: se anulará por sí mismo".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/