10 abr. 2012

Tan sólo en la aventura, en la aventura constante, crece la vida a plenitudes más elevadas

     "El Nuevo Hombre estará dispuesto a arriesgarse. El Viejo Hombre era muy formal, nunca estaba dispuesto a arriesgarse: el riesgo era un anatema, la seguridad era su objetivo. Pero con la seguridad empiezas a morir. Tan sólo en la aventura, en la aventura constante, crece la vida a plenitudes más elevadas, alcanzas cimas himaláyicas.
     La nueva persona será una persona espontánea: impredecible, dispuesta a arriesgarse con lo nuevo, dispuesta a menudo a arriesgarse a decir o hacer algo audaz, raro. Creerá que todo es posible y que todo puede intentarse. No se aferrará a lo conocido, permanecerá siempre asequible a lo desconocido, incluso a lo incognocible. Y no se sacrificará por ningún futuro porque no será un idealista. No se sacrificará por ninguna idea, ideal o ideología abstractos. Tiene confianza en su propia experiencia y una profunda desconfianza en toda autoridad externa.
     El Nuevo Hombre sólo confiará en su propia experiencia...El Nuevo Hombre sólo creerá si él lo sabe. Esta es la verdadera confianza: confiar en las propias posibilidades, en el propio potencial".


Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com