30 abr. 2012

La existencia puede ofrecerte el paraíso aquí ahora, pero tú lo pospones

     "El hombre necesita un cuerpo mejor, un cuerpo más sano. El hombre necesita un ser más consciente, más alerta. El hombre necesita todo el confort y el lujo que la existencia está dispuesta a entregar.  La existencia puede ofrecerte el paraíso aquí ahora, pero tú lo pospones: lo pospones para después de la muerte.
     En Sri Lanka estaba muriéndose un gran místico, venerado por miles de personas. Sus discípulos estaban reunidos junto a él.  Abrió los ojos; tan sólo le quedaban unos instantes para partir, para partir para siempre.  Todos estaban impacientes en escuchar sus últimas palabras.  Entonces el anciano dijo: "Toda mi vida os he estado impartiendo enseñanzas acerca de la felicidad, el éxtasis, la meditación... Estoy a punto de dejar este mundo, ya no podréis disponer de mí por más tiempo.  Me habéis estado escuchando, pero nunca habéis practicado mis enseñanzas.  Siempre lo habéis dejado para mañana.  Ahora ya no tiene sentido seguir posponiendo, estoy a punto de partir... ¿Hay alguien dispuesto a venir conmigo?".
     Hubo un silencio sepulcral.  Todos se miraban los unos a los otros pensando que, tal vez, aquel hombre que durante cuarenta años había sido su discípulo, quizás él estuviera dispuesto... Pero él, a su vez, miraba a otros; nadie se levantaba.  Un hombre que estaba en las últimas filas alzó la mano.  El místico pensó: "Al menos hay una persona lo suficientemente valiente".
     Pero el hombre dijo: "Por favor, déjame aclararte por qué no me he puesto de pie.  Solamente he alzado la mano.  Quiero saber cómo puedo alcanzar la otra orilla; porque, desde luego,  hoy todavía no estoy preparado. Tengo que acabar de solucionar muchas cosas: acaba de llegar un huésped a mi casa, mi hijo más joven se va a casar, hoy está claro que no puedo ir...porque tú dices que no se puede regresar de la otra orilla.  Algún día, con toda seguridad,  iré y nos encontraremos....Si pudieses explicárnoslo una vez más  -aunque nos lo hayas explicado durante toda tu vida-, sólo una vez más, cómo alcanzar la otra orilla.  Pero recuerda que hoy no puedo ir;  solamente pretendo refrescar mi memoria en espera de que llegue el día adecuado..."
     El día adecuado nunca llega.  Esta no es solamente la historia de este pobre hombre, es la historia de millones de personas, de la inmensa mayoría.  Están esperando a que llegue el momento adecuado, la constelación adecuada... Consultan al astrólogo, consultan al quiromántico... intentando averiguar por diferentes medios qué sucederá mañana.  Nunca sucede nada mañana, nunca ha sucedido.  Es solamente una estrategia estúpida para posponer.  Lo que sucede es siempre hoy".

Osho, De la medicación a la meditación
http://osho-maestro.blogspot.com/

29 abr. 2012

Un amor a la fuerza no es amor. Si tienes que besar a alguien a punta de pistola, ¿qué clase de amor es ese?

Enamorarse es muy fácil. ¿Por qué es tan difícil desenamorarse? Discusiones, peleas, lágrimas, miedos...No quiero herir a la persona con la que he estado, porque no es que ya no quede ningún sentimiento, pero me siento confuso. ¿Puede decir algo al respecto?

     ¿Acaso hay algo que decir? ¡Se ha acabado y ya está!
     Es fácil caer en cualquier cosa. Puedes caer en una zanja, y lo difícil es salir de ella.  Pero tienes que salir, porque una vez desaparecido el amor, la zanja se convierte en un infierno. Empiezan las peleas, las discusiones, el dar la lata por ambas partes. Ninguno de los dos quiere herir al otro, pero como él hace daño y ella también sin darse cuenta descargan sus sentimientos heridos el uno en el otro...
     Hay que comprender algo muy sencillo:  el amor  -el amor del que hablas-  no está en tus manos. Has caído en él. No estaba en tu poder no caer, de modo que cuando llega, te arrastra con él.  Pero es como la brisa, que va y viene.  Y buena cosa es que vaya y venga porque si se queda siempre donde está, envejecerá.
     Hace falta un poco de comprensión por ambas partes, comprender que ya no existe pero que no hay necesidad alguna de odiarse, porque nadie ha destruido el amor.  Nadie lo había creado: surgió como una brisa, disfrutasteis de ciertos momentos; tenéis que estar agradecidos, y ayudaros mutuamente a salir de esa zanja...
     Pero nadie me pregunta antes de enamorarse. ¡Qué raro!  Llevo treinta y cinco años esperando a que alguien me pregunte cómo enamorarse, cómo caer presa del amor. Nadie me lo pregunta, porque si me lo hubieran preguntado, habría contestado: "No caigas presa del amor. Intenta elevarte". Y elevarse en el amor es una cuestión completamente distinta.
     Elevarse en el amor supone un aprendizaje, un cambio, una madurez. Elevarse en el amor te ayuda, en última instancia, a ser adulto. Y dos personas adultas no se pelean, sino que intentan comprender, resolver cualquier problema que surja...
     Elevarse en el amor es algo espiritual.
     Caer en las redes del amor es algo biológico.
     La biología es ciega, y por eso se dice que el amor es ciego.  Pero el amor del que yo hablo es la única idea accesible para todo el mundo. Sólo se necesita un poco de esfuerzo.
     El amor debería surgir del silencio, de la atención vigilante, de la actitud meditativa. Es algo suave, sin cadenas, porque, ¿cómo se va a encadenar a la persona amada? Supone darse libertad mutuamente, más y más libertad.  A medida que al amor se hace más profundo, aumenta la libertad.  A medida que el amor se hace más profundo, empiezas a aceptar a la persona tal y como es, dejas de intentar cambiar al otro.
     Uno de los grandes suplicios de este mundo es que los amantes siempre intentan cambiar al otro. No se dan cuenta de que si el otro realmente cambia, el amor desaparecerá, porque no se han enamorado de la nueva persona...
     Al ascender en el amor te das cuenta de que la otra persona tiene su propio territorio, y que no debes invadirlo.
     Si el amor se transforma en libertad, no hay necesidad de separarse. Surge la idea de la separación porque empiezas a pensar que te estás convirtiendo en un esclavo, cada día más, y a nadie le gusta la esclavitud.
     Pero siempre me preguntáis cuando ya estáis metidos en la zanja y no podéis salir...
     Yo sólo puedo decir una cosa: os habéis dado momentos maravillosos el uno al otro, de modo que debéis sentiros agradecidos. La despedida no debería ser fea si el encuentro fue tan hermoso...
     Yo predico una clase distinta de amor. No acaba en la amistad, sino que empieza en la amistad. Comienza en el silencio, en la atención vigilante. Ese amor es vuestra propia creación, no algo ciego. Ese amor puede durar para siempre, hacerse más y más profundo...
     Esta clase de amor no necesita nada de la otra persona. Se siente agradecido de que el otro reciba algo cuando él o ella lo ofrece.  Nunca se siente en cautiverio, porque no existe el cautiverio...
     Un amor a la fuerza no es amor. Si tienes que besar a alguien a punta de pistola, ¿qué clase de amor es ese?... Ayudaos mutuamente a salir del agujero... y despedíos con dignidad. Y en la siguiente ocasión, intentad, en lugar de caer, elevaros. No dejéis que os domine la biología. Quien debe dominar es la consciencia".

Osho, El libro del sexo. Del sexo a la superconsciencia
http://osho-maestro.blogspot.com/

28 abr. 2012

¿Y de qué te sirve el éxito si no estás contento?

¿Qué significa realmente el éxito? Cuando hablas del éxito, ¡algunas veces suena como si estuvieses en contra de él!

     "No estoy en contra de nada ni a favor de nada. Lo que ocurre, ocurre. Uno no necesita elegir, porque con la elección, viene la desdicha. Si quieres triunfar, tendrás que seguir siendo desdichado. Puede que triunfes, o puede que no; pero una cosa es segura: seguirás siendo desdichado.
     Si quieres triunfar, y triunfas por suerte, por casualidad, no te sentirás satisfecho, porque la mente funciona así. Lo que tienes se vuelve insignificante, y la mente empieza a ir por delante de ti. Desea más y más. La mente no es otra cosa que el deseo de más. Y se trata de un deseo que no se puede cumplir nunca, porque, por mucho que tengas, siempre puedes imaginar más. Y la distancia entre ese "más" y lo que ya tienes siempre se mantendrá constante...
     Así pues, si quieres triunfar, puede que lo hagas, pero no estarás contento. ¿Y de qué te sirve el éxito si no estás contento?. Y si triunfas, será por casualidad; lo más probable es que fracases, porque no eres el único que persigue el éxito; hay millones de personas que lo persiguen. En un país de seiscientos millones de personas sólo una puede ser el presidente, pero hay seiscientos millones de personas que querrían serlo. Pero sólo una lo consigue, todas las demás fracasan. Hay más probabilidades de que fracases; matemáticamente, el fracaso parece más seguro que el éxito.
     Si fracasas, te sientes frustrado; toda tu vida parece un puro desperdicio. Si triunfas, nunca triunfas; si fracasas, fracasas; así es el juego...
     No estoy en contra del éxito. Por eso estoy en el mundo, de otro modo habría huido. No estoy ni a favor ni en contra. Lo que digo es que seas un tronco a la deriva; lo que quiera que ocurra, deja que ocurra. No tengas una elección propia. A lo que sea que aparezca en tu camino, dale la bienvenida. Algunas veces es de día y otras veces es de noche; algunas veces hay felicidad y otras veces hay desdicha. No hagas elecciones, simplemente acepta cualquiera que sea el caso.
     Eso es lo que yo llamo cualidad espiritual en un ser. Eso es lo que yo llamo conciencia religiosa. No estar ni a favor ni en contra, porque si estás a favor, estarás en contra; si estás en contra, estarás a favor. Y en cuanto estás a favor de algo o en contra de algo, has dividido la existencia en dos. Has adoptado una elección, y la elección es el infierno. No ser electivo es estar libre del infierno.
     Deja que las cosas sean. Simplemente, sigue adelante, disfrutando de todo lo que esté a tu disposición. Si hay éxito, disfrútalo. Si hay fracaso, disfrútalo, porque el fracaso también trae consigo algunos placeres que ningún éxito puede traer jamás. Y una persona que no tiene ninguna idea propia es capaz de disfrutar de todo, ocurra lo que ocurra. Si está sana, disfruta de la salud; si está enferma, descansa en la cama y disfruta de la enfermedad...
     "¿Qué significa realmente el éxito?". Mi punto de vista es: si puedes ser ordinario, eres triunfador.
     El paciente se quejaba a sus amigos: "Después de un año y tres mil dólares en psiquiatra, va y me dice que estoy curado. ¡Vaya cura! Hace un año, yo era Abraham Lincoln, ahora soy un don nadie".
     Esto es lo que significa tener éxito para mí: ¡sé un don nadie! No necesitamos Abraham Lincolns, no necesitamos Adolf Hitlers. Sé ordinario, un don nadie, y tu vida será inmensamente dichosa. Sé sencillo. No crees complicaciones en tu entorno. No demandes. Todo lo que venga, sea lo que sea, recíbelo como un regalo, y disfrútalo, deléitate en ello. Y son millones las dichas que están siendo derramadas sobre ti, lo que pasa es que tu mente demandante no puede verlas. Tu mente tiene tanta prisa por tener éxito, por ser alguien especial, que te pierdes toda la gloria que está a tu disposición.
     Ser ordinario es ser extraordinario. Ser sencillo es haber llegado a casa.
     Pero eso depende: sólo con oír la palabra "ordinario", empiezas a sentir un mal sabor de boca. ¿Ordinario? ¿Tú, y ordinario? Puede que todos los demás sean ordinarios, pero tú eres especial. Esta locura, esta neurosis, está en la mente de todo el mundo...
     Depende de cómo lo interpretes. La palabra "ordinario" tiene un gran significado, ¡pero, depende! Si entiendes...los árboles son ordinarios. Los pájaros son ordinarios. Las nubes son ordinarias, las estrellas son ordinarias. Por eso no están neuróticas. Por eso no necesitan ningún diván de psiquiatra. Están sanos, están llenos de vida y energía. ¡Simplemente, son ordinarios! Ningún árbol está lo bastante loco como para ser competitivo, y a ningún pájaro le preocupa en lo más mínimo quién es el pájaro más poderoso del mundo. Simplemente, se dedica a lo suyo, y lo disfruta...
     Entonces, toda lucha, todo conflicto, desaparece. Simplemente, empiezas a disfrutar de la vida tal como va viniendo, tal como se va desarrollando. Disfrutas tu infancia, disfrutas tu juventud, disfrutas tu vejez, disfrutas tu vida y también tu muerte. Disfrutas de todas las estaciones del año. Cada estación tiene su propio encanto, cada estación tiene algo que ofrecerte, algún éxtasis particular".
 


Osho, Fama, fortuna y ambición. ¿Cuál es el verdadero significado del éxito?
http://osho-maestro.blogspot.com/

26 abr. 2012

Es un hecho que amas a un hombre y odias al mismo hombre

     "No te preocupes por la perfección. Sustituye la palabra "perfección" por "totalidad".  No pienses en término de tener que ser perfecto, sino en términos de tener que ser total. La totalidad te dará una dimensión diferente. Éste es mi mensaje: sé total, olvídate de ser prefecto. Hagas lo que hagas, hazlo con totalidad, no perfectamente, sino con totalidad...
     Recuerda, el perfeccionista dice: "No te enfades".  Y ¿qué haces?  Te reprimes, te tragas tu rabia, te vas envenenando poco a poco... El enfado como un estallido de tanto en tanto tiene su razón de ser, tiene su belleza, es humano.  Una persona que no es capaz de enfadarse es una persona débil, no tiene coraje. Una persona que no es capaz de enfadarse tampoco es capaz de amar, porque para ambas cosas se necesita pasión... Una persona que no es capaz de odiar tampoco es capaz de amar, son inseparables. Su amor es un amor frío...
     Una persona que ha perdido la pasión está apagada, decaída, muerta, y siempre está enfadada. No puede expresarlo y se sigue reprimiendo... Puedes ver a cualquiera de tus mahatmas o santos y te darás cuenta de que están enfadados. Creen que han controlado su ira, pero ¿qué se puede hacer con una ira controlada? Lo único que puedes hacer es tragártela. ¿A dónde irá? Es tuya y forma parte de ti, sólo puede quedarse ahí sin expresar.
     Siempre que expresas ira te estás liberando de ella. Después del enfado puedes volver a sentir compasión; después del enfado pasa la tormenta y de nuevo sientes el silencio del amor. Entre el odio y el amor, la ira y la compasión, hay una cadencia. Si renuncias a una, la otra desaparece. Y la paradoja es que te tragas todo aquello a lo que renuncias. Pasa a formar parte de tu organismo...
     Cuando digo que sustituyas la perfección por totalidad, me refiero a que te enfades con totalidad. Sé la ira, la ira en estado puro. Tiene una belleza. El mundo sería mucho mejor si aceptáramos la ira como una parte del ser humano, como una parte en el juego de las polaridades. Oriente no existe sin Occidente, la noche no existe sin el día, y el verano no existe sin el invierno. Hay que aceptar la vida en su totalidad. Hay una cadencia, hay una polaridad...
     Fíjate en la vida. Si en la Tierra sólo hubiese hombres no habría música, si en la Tierra sólo hubiese mujeres no habría música. La música se produce entre dos polaridades: hombre y mujer, ying y yang, Shiva y Shakti.  Sólo las almas tensadas -entre dos polaridades- pueden hacer música.  Un hombre que puede enfadarse y estar totalmente enfadado, también podrá estar totalmente enamorado.
     Es otra cosa que hay que comprender: es un hecho que amas a un hombre y odias al mismo hombre. Amas y odias a la misma persona... Los amantes se pelean, son profundos enemigos. Cuando desaparece la lucha también desaparece el amor. El amor no puede existir sin lucha.
     Es una dinámica interna. Cuando amas a alguien quieres estar cerca de esa persona, quieres tener una relación de profunda intimidad. Pero luego también quieres separarte, alejarte. Después de comer quieres ayunar, sino te pondrías enfermo. Puedes amar y tener intimidad durante un período de tiempo determinado. No puedes estar comiendo las veinticuatro horas del día, como tampoco puedes amar...
   Cuando comas, disfrútalo totalmente. Pero luego necesitas ayunar de seis a ocho horas para volver a tener hambre. Lo mismo sucede con el amor. Cuando amas a alguien, te acercas a esa persona; comes de él y él come de ti, los dos participáis en el ser del otro. Te acercas cada vez más, hasta que llega un punto en el que no es posible acercarse más. Entonces, empieza el proceso inverso: tienes que alejarte para volverte a acercar, tienes que ayunar para volver a comer...
     Amistad y soledad, ésa es la polaridad".

Osho, La revolución. Sobre la poesía y las canciones de Kabir
http://osho-maestro.blogspot.com/

21 abr. 2012

Si amas lo que haces... no habrá aburrimiento

Anoche hablaste del aburrimiento. ¿Cómo podemos abrigar la esperanza de una sociedad iluminada cuando para mantener la sociedad la mayoría de la gente desempeña tareas aburridas, monótonas y repetitivas?

     De nuevo: nada es aburrido, nada es repetitivo y monótono; tú lo eres, y llevas tu cualidad a todo lo que haces. Ningún acto es monótono en sí mismo, y ningún acto puede ser aburrido en sí mismo; eres tú el que lo hace aburrido o no. Y el mismo acto puede ser un aburrimiento para ti en este momento y al momento siguiente puede volverse algo lleno de dicha.  No es que el acto haya cambiado; ha cambiado tu estado de ánimo, la cualidad que llevas al acto...
     Eso es lo que quiero mostrarte: la distinción. Para un amante no es repetitivo; para una prostituta es repetitivo.  De modo que, en realidad, el acto mismo no es repetitivo; es tu cualidad, y la pones en él.  Hagas lo que hagas, si lo amas, nunca será repetitivo. Si amas lo que haces... no habrá aburrimiento...
     He oído que un niño pequeño fue a la iglesia con su padre y su madre un domingo, y luego otro y otro. El tercer domingo este niño le preguntó a su padre: "Dios debe estar aburriéndose, porque siempre hay las mismas caras en las iglesias todos los días. Hemos estado viniendo tres domingos...¡Las mismas caras! Dios debe estar aburrido viéndoles aparecer una y otra vez todos los domingos".
     Pero Dios no está aburrido. Toda la existencia ha estado repitiendo continuamente. A nosotros nos parece repetición, pero si hay un ser, un ser total, algo como un Dios, no está aburrido. Si está aburrido no hay necesidad de continuar. Puede parar. Puede decir: "¡Ya basta!". Puede decir: "Se acabó". Pero no está aburrido. ¿Por qué?
     Porque ama: todo lo que está sucediendo es su amor. Es un  creador, no un trabajador, no un obrero. Es un creador.
     Un Picasso no está aburrido: es un  creador. Si tus actos se convierten en creación, no estarás aburrido. Y tus actos se vuelven creación si los amas...
     Pero no amas, y la fuente no es amada, de modo que los productos de esa fuente no pueden ser amados. Hagas lo que hagas  -puede que seas ingeniero o puede que seas médico o químico o un científico-, hagas lo que hagas llevarás el odio a ello. Tu odio lo vuelve repetitivo. Lo odias y sigues encontrando excusas por las que lo estás haciendo. Dices: "Lo estoy haciendo por mi mujer, por mis hijos".  Y tu padre lo estaba haciendo por ti, y su padre lo estaba haciendo por él, y tus hijos lo harán por sus hijos, y nadie disfrutará de la vida.
     Éstos son trucos. Eres simplemente un cobarde. No puedes escaparte de ello, porque te da seguridad, certidumbre, ingresos, un saldo bancario. Porque eres un cobarde, no puedes dejar de hacerlo y no puedes empezar a hacer lo que amas. Entonces sigues haciendo responsables de todo a tus hijos, a tu mujer, y ellos también están haciendo lo mismo.
     Pregúntale al niño. Él va a la escuela; está aburrido. Dice: "Voy por mi padre. Le hace feliz. Si no voy se siente muy desgraciado".  ¿Y tu mujer?  Ella está haciéndolo todo sólo por ti y los niños.  Nadie está existiendo realmente para sí mismo. Nadie se ama a sí mismo lo suficiente para existir para sí mismo. Entonces todo va mal. La fuente está envenenada, y entonces todo lo que sale de esa fuente está envenenado.

     Y no pienses  que si cambias de trabajo, lo amarás. No; llevarás también tu cualidad a tu nuevo trabajo. Puede que al principio sea emocionante, algo nuevo, pero tarde o temprano te asentarás y será lo mismo.  Cámbiate a ti mismo, ámate a ti mismo, y ama todo lo que hagas; no importa lo pequeño que sea, da igual...
     Si te amas a ti mismo, si amas tu trabajo, vives en un entorno diferente. En ese entorno nada se repite. La repetición sólo le aparece a una mente aburrida...
     Pero mira la vida: la vida disfruta con la repetición. Las estaciones se mueven en círculo. El Sol se mueve en círculo; sale cada día, cada mañana. Y llega el verano y llega el invierno y llegan las lluvias y siguen pasando. En un sentido profundo, toda la existencia sucede repetitivamente. Parece que la creación es como un juego de niños. Los árboles no están aburridos, el cielo no está aburrido. El cielo nunca dice: "¿Otra vez las nubes?"... ¡Mira la vida! Es repetitiva...
     Has oído acerca del rey Midas: todo lo que tocaba se convertía en oro. Tú también eres un rey Midas: todo lo que tocas se convierte en aburrimiento. Tienes un toque alquímico: puedes convertirlo todo en aburrimiento; todo, digo.
     No pienses en cambiar de trabajo, de acciones; piensa en cambiar la cualidad de tu consciencia. Ámate más a ti mismo. Lo primero que hay que recordar es ser más amoroso con uno mismo... A no ser que te ames a ti mismo no puedes amar a nadie...Sólo si te amas a ti mismo puede tu amor rebosante llegar a alguien...
     El amor debe suceder primero en casa -tú eres la casa-, y sólo cuando se desborda puede llegar a los demás. Y cuando se desborda, se desborda en tus actos, en todo lo que haces. Ya pintes o hagas un zapato o cualquier cosa  -simplemente limpiar la calle-, independientemente de lo que hagas, si amas hondamente, si te amas profundamente a ti mismo, fluye en todo lo que haces. Fluye incluso cuando no estás haciendo nada. Sigue fluyendo, se vuelve tu existencia misma, y entonces nada es aburrido...
     Nada es una repetición si sabes penetrar, ser amoroso y estar alerta. De lo contrario, todo es repetitivo. Estás aburrido porque tienes una consciencia que crea aburrimiento. Cambia la consciencia,  y no habrá aburrimiento. Pero sigues cambiando los objetos; eso no cambiará nada".

Osho, El Libro de los Secretos
http://osho-maestro.blogspot.com/

17 abr. 2012

Si te puedes preguntar en medio de un sueño, ¿es real?, el sueño desaparecerá inmediatamente

     "Todas las noches, cuando te vayas a dormir; cuando estés justo en el vértice en el que la cortina del sueño va a caer sobre ti, sigues recordando algo, todavía no te has sumergido en la oscuridad del sueño, sigue habiendo un poco de conciencia, y está llegando el sueño;  en esos momentos, en esos intervalos entre la vigilia y el sueño, haz una pregunta en tu mente y sigue realizándola a medida que te vayas quedando dormido. Una pregunta muy sencilla: ¿Es real? ¿Es real?  Sigue repitiendo esta pregunta a medida que te vayas quedando dormido, de modo que un día en sueños te puedas preguntar: ¿Es real?  Ese será un día muy dichoso.
     Si te puedes preguntar en medio de un sueño, ¿es real?, el sueño desaparecerá inmediatamente.  Preguntas y el sueño desaparece.  De  repente tiene lugar un gran despertar en tu interior. En el sueño te vuelves alerta.  El sueño continúa; el cuerpo permanece dormido, la mente permanece dormida, pero hay algo más allá del cuerpo y de la mente que se vuelve alerta; surge un testigo en ti...  cuando te estés quedando dormido, no dejes de hacerte esta pregunta: ¿Es real? ¿Es real?  Duérmete repitiendo esta pregunta.
     Al cabo de un período de tiempo, entre tres y nueve meses,  un día ocurrirá; surgirá de repente la pregunta en el sueño: ¿Es real?  Y tendrás una de las experiencias más profundas de tu vida.  En el momento en que haces esa pregunta, el sueño inmediatamente desaparece, y hay un absoluto vacío y silencio. El sueño está ahí,  pero a pesar de ello, ha tenido lugar una pequeña llama de consciencia".


Osho, Sueños. Atisbos del inconsciente
http://osho-maestro.blogspot.com/

15 abr. 2012

No te dejes engañar nunca por las apariencias

     "Basta una sola flor de champak para que la casa se llene de fragancia. Sólo una flor en el jardín y todo el jardín queda perfumado. Y es una pequeña flor.  En apariencia no es bella, su aspecto es muy normal, pero que no te engañen las apariencias.  Si te cruzas con una flor de champak, verás una flor normal que no merece mirarse dos veces. Sin embargo, es la más valiosa de todas las flores. Contiene el más intenso perfume posible. De modo que recuerda, la apariencia no es el factor determinante en la vida.  El continente no es lo importante sino el contenido.
     Puede que el cuerpo del hombre sea ordinario, casero, pero a pesar de ello puede que tenga un alma que esté más allá de la comprensión. Puede que el cuerpo del hombre sea muy bello y esté completamente vacío, sin alma.  Eso ocurrirá muchas veces en tu vida;  te encontrarás con gente bellísima que no tienen alma y te encontrarás con gente muy normal con unas cualidades increíbles.  No te dejes engañar nunca por las apariencias. Mira siempre más profundamente, busca más profundamente. Mira al centro, no a la circunferencia".

Osho, Meditaciones para empezar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/

14 abr. 2012

Yo enseño la aventura, el coraje, el riesgo. Yo enseño a estar vivo

     "Si ocultas la flor en una habitación donde no le da el sol, donde no le llega el aire, quizás pienses que la estás protegiendo, pero la estás matando, estás cometiendo un asesinato. Lo haces con buenas intenciones por supuesto, es por el bien de la flor, fuera hay viento y hay demasiada lluvia y demasiado sol y quieres proteger el delicado brote. Para que se pueda convertir en una flor la ocultas en tu habitación y cierras todas las puertas y las ventanas. Se morirá.
     Sólo se puede abrir cuando está conectada con el sol, sólo se puede abrir cuando danza al viento, sólo se puede abrir cuando puede disfrutar de bañarse en la lluvia, cuando dialoga con las estrellas.  Pertenece al todo; sólo se puede abrir si está completamente arraigada en el todo.
     El hombre sigue siendo un brote, su dicha permanece siendo un brote por la sencilla razón de que está demasiado preocupado por la seguridad, tiene demasiado miedo del peligro, de la inseguridad, del riesgo. De modo que se mantiene a sí mismo dentro de ciertos límites y se encierra a sí mismo con un muro protector.  Así es como se convierte en un prisionero.
     La vida sólo se puede vivir como inseguridad, la vida sólo se puede vivir como peligro; no hay otra manera. Sin embargo, en nombre de la seguridad nos perdemos toda la oportunidad de abrirnos. Nos perdemos la inmortalidad porque tenemos miedo a la muerte.  Si aceptamos el peligro y nos sumergimos en él, nos regocijamos en él, lo convertimos en una aventura, entonces la vida es dicha.  Y sólo estas almas aventureras han conocido lo que es Dios. Yo enseño la aventura, el coraje, el riesgo. Yo enseño a estar vivo".


Osho, Meditaciones para empezar el día
http://osho-maestro.blogspot.com/

10 abr. 2012

No hay nada en la vida que puedas obtener sin pagar por ello

Dices que hay que pagar por todo en la vida. ¿No hay ninguna excepción?

     "Escucha esta anécdota...
     Un americano le preguntó en París a un taxista la dirección de un buen burdel. Fue allí solo, eligió a su pareja y pidió la cena. Después, entrada la noche, después de haber satisfecho todos sus caprichos, completamente exhausto, el caballero bajó y le pidió la cuenta a la madame.
     "Es gratis, monsieur", dijo la señora de la casa. Sorprendido, pero no dispuesto a discutir el asunto, el caballero se fue.  La noche siguiente volvió al burdel y repitió su actuación de la noche anterior.  Sin embargo, cuando se disponía a irse esta vez, se quedó horrorizado cuando le dijeron que su cuenta era de ochocientos francos.
     "¡Imposible!", gritó el americano. Estuve aquí ayer por la noche, me dieron de todo y no me cobraron un céntimo".
     "Ah", dijo la madame, "pero ayer por la noche estaba usted en la televisión".
     Sí, a veces puede que consigas algo gratis, pero ten cuidado: puede que estés en la tele.
     En realidad no hay nada en la vida que puedas obtener sin pagar por ello, y sólo consigues tanto como lo que estés dispuesto a pagar por ello. Cuando estás listo para pagar con tu vida, consigues a cambio la vida eterna.  Nada es gratis, nada puede ser gratis".


Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com

Tan sólo en la aventura, en la aventura constante, crece la vida a plenitudes más elevadas

     "El Nuevo Hombre estará dispuesto a arriesgarse. El Viejo Hombre era muy formal, nunca estaba dispuesto a arriesgarse: el riesgo era un anatema, la seguridad era su objetivo. Pero con la seguridad empiezas a morir. Tan sólo en la aventura, en la aventura constante, crece la vida a plenitudes más elevadas, alcanzas cimas himaláyicas.
     La nueva persona será una persona espontánea: impredecible, dispuesta a arriesgarse con lo nuevo, dispuesta a menudo a arriesgarse a decir o hacer algo audaz, raro. Creerá que todo es posible y que todo puede intentarse. No se aferrará a lo conocido, permanecerá siempre asequible a lo desconocido, incluso a lo incognocible. Y no se sacrificará por ningún futuro porque no será un idealista. No se sacrificará por ninguna idea, ideal o ideología abstractos. Tiene confianza en su propia experiencia y una profunda desconfianza en toda autoridad externa.
     El Nuevo Hombre sólo confiará en su propia experiencia...El Nuevo Hombre sólo creerá si él lo sabe. Esta es la verdadera confianza: confiar en las propias posibilidades, en el propio potencial".


Osho, El secreto de los secretos. Charlas sobre el secreto de la Flor Dorada
http://osho-maestro.blogspot.com


5 abr. 2012

Cuando el ser humano es consciente, se convierte en un Dios

     "Cuando el ser humano es consciente, se convierte en un Dios. A menos que alcances ese estado, habrás desperdiciado tu vida entera.  Vivimos como si estuviéramos ebrios.
     Cuando una persona empieza a meditar, sale poco a poco de la larga embriaguez de innumerables vidas. Por primera vez, a uno le cuesta creer que hasta ese momento haya vivido como lo ha hecho. Por eso la gente ni siquiera intenta ser consciente, porque el primer vislumbre de consciencia destruirá por completo toda la vida que hasta entonces uno creía que tenía sentido; su vida entera le parecerá ahora absurda, insignificante. El miedo a ser consciente es el miedo a que resulte evidente que tu vida entera ha sido un error. De ahí que sólo las personas auténticamente valerosas traten de meditar, traten de ser conscientes; el resto sigue girando en el mismo círculo vicioso, de los mismos deseos, de los mismos sueños y los mismos pensamientos, y retorna una y otra vez a la vida, y muere una y otra vez: de la cuna a la sepultura...
     No puedes hacerte consciente porque has invertido mucho en tu estupidez, en tu ignorancia, en tu falta de atención; en este dormir, en este soñar, has invertido tu vida y muchas otras cosas, y en cuanto aparezca el primer rayo de consciencia, sentirás que tu vida entera ha sido un derroche. Todavía no tienes suficiente valor. Por eso la gente se dedica a cambiar los efectos -ya que eso no supone ningún peligro-, pero nunca toca la raíz.
     Aunque sabes dónde debes buscar, todavía tienes miedo, así que sigues buscando en otros lugares, sólo para mantenerte ocupado. Sigues buscando en el dinero, en el poder, en el prestigio, pero nunca buscas dentro de ti, nunca buscas en tu ser interior. Tienes miedo; temes quizá que, si miras dentro de ti y no encuentras nada, caerás muerto. Pero quienes han buscado dentro de sí, siempre han encontrado más de lo que podían siquiera imaginar. No hay ni una sola excepción, no ha ocurrido jamás que alguien haya mirado dentro de sí y no haya encontrado el tesoro... Pero uno tiene que mirar, y para eso se necesita ser valiente. Has organizado tu mundo fuera de ti; tu amor, tu poder, tu dinero, tu fama, tu buen nombre están todos fuera de ti, y aquel que quiera viajar a su interior tendrá que abandonar todas esas cosas, tendrá que cerrar los ojos... Y uno se aferra a ellas hasta su último aliento.
     La vida sigue frustrándote, lo cual es una bendición. La vida te frustra una y otra vez; te dice: "Ve a tu interior". Toda frustración es siempre indicio de que estás mirando en la dirección equivocada, y es que la plenitud sólo es posible cuando miras en la dirección correcta. La vida te frustra para que te hagas consciente de la gran bendición que es la vida, ya que, si el exterior te dejara satisfecho, estarías perdido para siempre, nunca mirarías dentro de ti".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/

4 abr. 2012

Los milagros no existen

     "Pregunta: ¿Por qué tengo tanto miedo a envejecer? Enséñame la manera de deshacerme de este miedo.

     La vida que se vive con rectitud, que se vive de verdad, nunca tiene miedo de la muerte. Si has vivido tu vida, darás la bienvenida a la muerte cuando llegue; y llegará como un descanso, como un gran sueño. Si has alcanzado la cima, el clímax de tu vida, la muerte será un bello reposo, una bendición; si no la has vivido, entonces por supuesto la muerte te dará miedo.  Si no has vivido tu vida, indudablemente sentirás que la muerte te arrebata tiempo de las manos, te quita todas las oportunidades de vivir que hubieras podido tener en el futuro. En el pasado no has vivido y no va a haber futuro, luego tienes miedo. Pero el miedo no surge a causa de la muerte, sino de una vida no vivida.
     Y debido a ese miedo, aparece también el miedo a la vejez, puesto que es el primer paso hacia la muerte. De no ser por ese miedo, la vejez es igualmente hermosa; es la madurez de tu ser, la plenitud del crecimiento.  Si vives momento a momento, si haces frente a todos los retos que te presenta la vida, si tomas todas las oportunidades que la vida te da y te atreves a aventurarte en lo desconocido, a lo que la vida te llama y te invita, entonces la vejez es madurez. Cuando no es así, la vejez es enfermedad...
   Pero ¿por qué dejamos que la vida nos pase de largo? ¿Por qué envejecemos, en vez de madurar? Algo hemos debido de hacer en alguna parte; en algún momento hemos debido de tomar el camino equivocado..., o hemos consentido en que se nos llevara por el camino equivocado. Hay que desautorizar ese consentimiento, hay que quemar ese contrato. Por eso lo llamo sannyas. Sannyas es la comprensión de que hasta ahora he vivido de forma equivocada; he hecho tantas concesiones que no he vivido en realidad...
     Has accedido a ser alguien diferente de quien eres, y por eso has errado el camino. Tu madre quería que fueras de una manera; tu padre, de otra, y la sociedad, de otra distinta. Poco a poco decidiste no ser tú, desde entonces has vivido fingiendo ser alguien que no eres.
     Ésa es la razón de que no puedas madurar; ¿cómo puede madurar en ti alguien que no eres tú? Es un personaje falso, una máscara...¿Cómo va a madurar una máscara, si es un objeto inerte? Puede madurar mi rostro, pero la máscara no. Y, sin embargo,  es sólo tu máscara la que va envejeciendo; detrás de ella, tú sigues sin crecer, sigues sin madurar, porque sólo puedes crecer si te aceptas a ti mismo, si estás dispuesto a ser tú, y nadie más.
     Intenta comprender. Sé valiente y toma tu vida en tus manos; verás cómo de repente tienes una subida de energía. En el instante en que decidas: "Voy a ser yo, y nadie más que yo. A cualquier precio, voy a ser yo mismo", en ese instante notarás un gran cambio; te sentirás vital, sentirás que una energía torrencial te llena y late en ti...
     Vive, estate vivo en todo el cuerpo. Acéptalo con amor, enamórate casi de él, y entonces no tendrás miedo a envejecer, porque empezarás a madurar. Madurarás gracias a tus experiencias, y la vejez no será ya una enfermedad sino un acontecimiento muy bello...
     Y nunca esperes que ocurra un milagro. Tendrás que hacer algo para conseguir lo que quieres. La mente dice que sucederá alguna cosa que lo resolverá todo, pero no va a suceder de esa manera. Los milagros no existen".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo

http://osho-maestro.blogspot.com/                    

2 abr. 2012

No seas un cobarde; sé valiente y acepta la vida en su totalidad, en toda su intensidad

"Vive la vida en su totalidad, 
pues la meta está oculta en la vida en sí.
Danza, 
porque a cada momento Dios 
se manifiesta de infinidad de maneras distintas, 
de millones de maneras; 
llega a ti desde todas las direcciones.  
Cuando te digo que vivas la vida en su totalidad, 
me refiero a que vivas la vida como si fuera Dios, 
en el que todo está incluido.  
Cuando digo vida, 
todo está incluido en ella: 
el sexo, el amor, la ira, todo. 
No seas un cobarde; 
sé valiente 
y acepta la vida en su totalidad, 
en toda su intensidad".

Osho, El libro del Yoga II, Más allá del espacio, el tiempo y el deseo
http://osho-maestro.blogspot.com/