12 ago. 2013

La sociedad puede ser una prueba de fuego para saber si la rebelión es pura imaginería o si es un crecimiento espiritual

     "Yo no quiero que mi gente deje el mundo,... es hora de que la gente se refuerce en su consciencia para que viva en la sociedad sin comprometerse. Aunque es mucho más difícil, es un gran desafío vivir en la sociedad sin ser parte, vivir en la sociedad pero no dejar que la sociedad viva en uno.
     Esa es mi aportación particular a la experiencia religiosa y a los seres humanos rebeldes. Antes, huían del sistema, pero eso mostraba cobardía, miedo. Estar en la sociedad y vivir según la consciencia propia, cualesquiera que sean las consecuencias. Es mejor sufrir esas consecuencias que huir y mostrar miedo, porque el miedo estorba para subir a la última altura.  La sociedad puede ser una prueba de fuego para saber si la rebelión es pura imaginería o si es un crecimiento espiritual. Los que son rebeldes por su crecimiento espiritual no tienen que temer a ser parte de la sociedad establecida...
     En la vida, las personas se comprometen sin saberlo, no sólo con la sociedad sino también con su familia. Hasta los que te aman te exigen compromisos. A nadie le gusta el individuo, todos quieren sofocar a los otros, dominarlos. El marido quiere dominar a la esposa y ella, por su parte,  trata de dominar a su esposo. Los padres dominan a los hijos y los hijos tienen sus propios medios para dominar a los padres. Es una lucha constante que ocurre de muchas maneras y en la que nadie puede ser él mismo, en la que la individualidad es un delito.
     Pero aceptar el reto y ser uno mismo, contra todos los pronósticos, es una gran alegría. Mantener intacta la individualidad, endemne en una sociedad en la que todos tratan de dominar... No me parece que esté bien huir de esa sociedad. En el Himalaya, en lo hondo de los bosques, una persona puede creer que es ella misma, pero se trata de una noción falsa, porque no hay un contexto en el que pueda ponerse a prueba.
     La sociedad es una prueba a cada momento...La gente aprende muy lentamente a no andar erecta, sino a arrastrarse por el suelo. En esta sociedad, mantenerse vertical e íntegro, sin arrogancia, sin ego, sólo con el silencio, sólo con  la consciencia, es una experiencia y un experimento tremendo".

Osho, Rebelión, revolución y religiosidad. La meditación trae la utopía a la Tierra
http://osho-maestro.blogspot.com/