31 dic. 2014

¿Cuántas personas ven la luna llena?...¿Cuántas personas ven las flores?

          "Cuando eres testigo de algo, la mente está presente, pero no está trabajando todo el tiempo. Tu identidad se rompe. Tú eres el observador; la mente es observada. Es un mecanismo fabuloso, uno de los mejores que te ha otorgado la naturaleza. Puedes usarlo cuando lo necesites para la mente fáctica, para recordar números de teléfonos, direcciones, nombres o rostros. Pero no es necesario que esté presente las veinticuatro horas del día. Te está torturando incluso cuando duermes, provocándote pesadillas. Hay toda clase de pensamientos incesantes, relevantes e irrelevantes.
          Esto es perjudicial en dos aspectos. Primero, porque pierdes tu pureza como testigo y dejas de ser un espejo. Tu espejo está tan empañado de pensamientos que empiezas a cerrarte a la existencia sin poder reflejarla. Aunque hay luna llena, tu espejo no podrá reflejarla. ¿Cuántas personas ven la luna llena? Y aunque la estén observando, realmente no la ven, su visión no tiene valor. No están disfrutando. No bailan. ¿Cuántas personas ven las flores? Ahora mismo los pájaros están cantando, pero ¿cuántas personas se dan cuenta de que hay pájaros y de que el viento sopla entre los árboles?
          Cuando la mente no está asediándote constantemente, puedes darte cuenta de la infinita belleza, de la verdad, de la celebración que hay en la existencia. Pero la mente existe; déjala a un lado y enciéndela cuando la necesites...
          La mente seguirá existiendo pero tendrá un nuevo estatus, una nueva manera de funcionar. Estará bajo tu control: tú serás el amo, y no la mente. La utilizarás cuando sea necesario...
          Y la segunda desventaja es que al tener que trabajar las veinticuatro horas del día, desde que naces hasta que mueres, la mente se vuelve mediocre, se atonta. Nunca tiene energía suficiente, se debilita y por eso se vuelve impotente. Si la mente tuviera tiempo de descansar, se repondría y volvería a estar como nueva.
          La mente de un buda siempre está fresca, siempre es joven. Y responde invariablemente con una lucidez y una originalidad que nos parecen increíbles".

Osho, Ven otra vez, ven. Celebrando la alegría de la vida
http://osho-maestro.blogspot.com/