29 dic. 2014

Nuestro escaso estado consciente es el problema...Es cuestión de proporción: a un mínimo de estado consciente corresponde un máximo de problemas; a un máximo estado consciente, un mínimo de problemas. Con estado consciente total, los problemas sencillamente desaparecen.

          "Yoga, tantra y todas las técnicas de meditación se basan en una premisa diferente. Dicen que los problemas están ahí, alrededor de ti, pero que tú nunca eres el problema. Puedes trascenderlos, mirarlos como un observador ve un valle desde la colina. Su testimonio puede resolver el problema. En realidad, con sólo atestiguarlo se soluciona la mitad, porque si lo observas de manera imparcial y sin comprometerte, puedes hacerte a un lado y mirarlo. La mera claridad que proviene de este testimonio te da la pista, la llave secreta. Y casi todos los problemas existen porque no hay claridad para entenderlos. No necesitas soluciones, sino claridad.
          Un problema entendido correctamente está resuelto, pues surge de una mente que no entiende. Creas el problema porque no entiendes. Así que lo básico no es resolverlo, sino promover más entendimiento. Y si hay entendimiento y claridad, el problema puede afrontarse imparcialmente como si perteneciera a alguien más. Si creas distancia entre el problema y tú, se resolverá.
          La meditación crea distancia, da perspectiva y permite ir más allá del problema. El nivel del estado consciente cambia... Conforme avanzas  en la meditación te ubicas cada vez más alto. Puedes empezar a ver que tus problemas se quedan abajo. Están en el valle y tú en la colina. Desde esta perspectiva, cualquier problema se ve diferente. Y cuanto más crece la distancia, más los observas como si no te pertenecieran...
          Freud decía, en los últimos días de su vida, que el hombre era incurable...Después de cuarenta años de experiencia con seres humanos concluyó que no puede ayudarse al ser humano, que por naturaleza somos desdichados y que así seguiremos.
          Pero la meditación no dice que el ser humano sea incurable; nuestro escaso estado consciente es el problema. Crece en estado consciente, increméntalo y el problema disminuirá. Es cuestión de proporción: a un mínimo de estado consciente corresponde un máximo de problemas; a un máximo estado consciente, un mínimo de problemas. Con estado consciente total, los problemas sencillamente desaparecen, al igual que el sol se eleva en la mañana y el rocío se desvanece. Con estado consciente total no hay problemas, porque no pueden aparecer...
          No me preocupan tus problemas. Hay millones y es inútil continuar resolviéndolos, porque eres su creador y sigues intocable. Resuelvo un problema y creas diez. No pueden ser derrotados, porque el creador se mantiene tras ellos. Si continuo resolviendo, tan sólo perderé mi energía.
          Aparto tus problemas y sencillamente trataré contigo. El que los crea debe cambiar. Y una vez hecho esto, los problemas en la periferia disminuirán...
          A menos que tu ser fundamental cambie, nada lograrás son resolver problemas. Tienes un potencial infinito para crearte nuevos líos. La meditación es un esfuerzo para hacerte independiente, primero, y después para cambiar tu tipo y calidad de estado consciente. Con una nueva calidad de estado consciente los viejos problemas no pueden existir, simplemente desaparecen...
          La meditación no es análisis, es crecimiento. No se ocupa de problemas, sino del ser".

OSHO, El libro de la comprensión. Trazando tu propio camino hacia la libertad
http://osho-maestro.blogspot.com/