30 ene. 2017

La muerte es bella solamente para aquellos que han vivido su vida maravillosamente, aquellos quienes no han tenido miedo a vivir, que han tenido el coraje para vivir –que amaron, que danzaron, que celebraron.

“Todo regresa a su fuente original, tiene que regresar a su fuente original. Si entiendes la vida entonces también entiendes la muerte. La vida es un olvido de lo que es la fuente original y con la muerte se recuerda nuevamente. La vida se aleja de la fuente original, la muerte regresa a casa. La muerte no es desagradable, la muerte es bella. Pero la muerte es bella solamente para aquellos que han vivido su vida sin obstáculos, sin inhibición, sin represión. La muerte es bella solamente para aquellos que han vivido su vida maravillosamente, aquellos quienes no han tenido miedo a vivir, que han tenido el coraje para vivir  –que amaron, que danzaron, que celebraron.

La muerte se convierte en la suprema celebración si tu vida es una celebración. Déjame decírtelo de esta forma: Sea como sea tu vida, sólo la muerte revela esto. Si has sido infeliz en la vida, la muerte revela infelicidad. La muerte es un gran revelador. Si has sido feliz en la vida, la muerte revela felicidad. Si solamente has vivido una vida de confort físico y placer físico, entonces, por supuesto, la muerte será incómoda y desagradable porque hay que dejar el cuerpo. El cuerpo es sólo una vivienda temporal, un  serai, en el cual pasamos la noche y tenemos que dejarlo en la mañana. No es tu vivienda permanente, no es tu hogar”.

Osho, The Art of Dying